[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Meade’

La gran simulación llamada Pepe Meade

.

Cuando uno escucha y ve al candidato de la coalición “Todos por México” conformada por el PRI, PVEM y Nueva Alianza, José Antonio Meade Kuribreña, se explica muy bien porque se encuentra rezagado en el tercer lugar de la carrera presidencial y las razones por las cuales su gris campaña no enciende a nadie, salvo a los acarreados que fueron obligados a mostrar cierta emoción en el evento del partidazo.

La desesperación en el PRI es tan evidente y grande que a 37 días de las elecciones, el partidazo juntos con gobernadores y dirigentes priistas han optado por dar al desangelado José Antonio Meade el mismo trato que recibe el presidente de México, Enrique Peña Nieto, para que al menos crea que su campaña tiene nivel y que si no gana el 1 de julio, se consuele con la idea de que estuvo cerca de convertirse en el próximo mandatario del país.

La simulación priista para inflar al ex secretario de Hacienda rayó en lo ridículo.

Presumir que en Tlaxcala el abanderado priista a la presidencia tuvo un encuentro con empresarios tlaxcaltecas es de risa, sobre todo cuando se sabe que el sector privado es chiquito y limitado, sin ninguna capacidad de influencia y peso en lo político y en lo económico, como suelen tener los dueños del dinero en otros estados como Nuevo León o Puebla.

Beatriz Paredes Rangel, ex embajadora de México en Brasil, se sumó a la simulación, pues no le importó hacerla de edecán y guarura de Meade Kuribreña para aparentar que suda y trabaja para alcanzar el triunfo del candidato tecnócrata, quien forma parte de ese grupo que tanto desprecia la también ex líder nacional del PRI.

La ex gobernadora de Tlaxcala sabe que tiene una posición asegurada en la Cámara Alta al ocupar el quinto lugar en la lista de representación proporcional de candidatos al Senado que registró el PRI ante la autoridad electoral, de ahí que se dejó ver, organizar y apapachar por sus fieles seguidores con el propósito de presumir que aún le queda algo de power.

La versión oficial y controlada de la visita del rezagado José Antonio Meade Kuribreña a través de las plumas domesticadas y consentidas del sistema, dirá que en el acto de ayer los priistas mostraron músculo y un gran poder de convocatoria, pero omitirán las presiones que hubo hacia los empleados del gobierno del estado y de los ayuntamientos en manos del PRI para acudir a la explanada del recinto ferial, así como las amenazas que recibieron los beneficiarios de los programas sociales de la administración federal para asistir al acto proselitista.

Imagínese que tan gris es Meade Kuribreña que lo que más destaco de su evento fue el escenario, el sonido y las pantallas que se instalaron para la ocasión, pues se trato de equipo de primer nivel que se contrata sólo para los eventos del presidente Enrique Peña Nieto.

Los sobreprecios que se pagaron por la renta de esos equipos a empresas poblanas no importo. Lo fundamental era quedar bien con el abanderado del PRI que no ha podido dejar el tercer lugar en las encuestas, pese a su trillada perorata de que remontará y ganará los comicios presidenciales del 1 de julio.

La parte oficiosa presume que pudo reunir a 15 mil simpatizantes en el evento de la coalición “Todos por México”, sin embargo al recinto ferial no acudieron ni 5 mil personas que llegaron mentando madres y se fueron en las mismas circunstancias, por la sencilla razón de que fueron presionados y obligados a asistir al acto proselitista de Pepe Meade.

El PRI y su candidato presidencial están hundidos y es evidente que arrastrarán a la desgracia al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y a sus abanderados al Senado y a las diputaciones federales.

En el ambiente priista se percibe el olor de la derrota.

Meade, el PRI y sus circunstancias

.

Hoy José Antonio Meade Kuribreña pisará territorio tlaxcalteca y podrá palpar de propia mano el estado que guarda su campaña y la de los candidatos al Senado y a las diputaciones federales. Seguramente tratará de inyectar confianza y optimismo a los priistas, a los militantes de Nueva Alianza y a los del Partido Verde que apoyan su nominación y que se niegan a aceptar que las tendencias electorales no les favorecen.

Son pocos los que consideran que el PRI podrá conservar el 1 de julio de este año su hegemonía en Tlaxcala que en los últimos dos procesos electorales le permitió ganar las tres diputaciones federales y retener la gubernatura del estado en la figura de Marco Antonio Mena Rodríguez.

El partidazo que a finales del 2010 se encontraba en proceso de extinción luego de permanecer por dos sexenios fuera del poder logró revivir en Tlaxcala cuando el hacendado gobernador Mariano González Zarur recuperó la gubernatura.

Ya instalado en el poder, el PRI no pudo ganar la elección presidencial del 2012 en Tlaxcala pese a que tuvo como candidato al actual mandatario del país Enrique Peña Nieto. Lo más que alcanzó obtener en esos comicios fue la diputación federal por el primer distrito en la figura de la hoy panista Guadalupe Sánchez Santiago, hija del ex gobernador priista Emilio Sánchez Piedras.

En las elecciones locales del 2013 el tricolor volvió a sufrir al perder presencia en los municipios y dejar de gobernar los ayuntamientos más importantes del estado que pasaron a manos del PAN y PRD.

Tras esos descalabros, Mariano González decidió cambiar la estrategia y operar personalmente las elecciones federales intermedias del 2015 y su sucesión en el 2016, logrando resultados positivos que confirmaron la hegemonía de PRI en el estado.

Hoy, a 38 días de las elecciones existen dudas que esa hegemonía vaya a mantenerse. El gobernador Marco Antonio Mena tiene el control de la operación, sin embargo no goza del respaldo del grupo marianista que está concentrado exclusivamente en el triunfo de Mariano González Aguirre, hijo del ex gobernador y ahijado del candidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, que busca ganar la diputación en el primer distrito electoral federal.

Ex mandatario estatal Mariano González y Meade Kuribreña son amigos y los unen sus lazos libaneses. El hacendado tiene la radiografía exacta de las tendencias electorales del estado que gobernó y sabe que su compadre no podrá vencer a Andrés Manuel López Obrador en tierras tlaxcaltecas, quien está a punto de ganar por tercera ocasión la elección presidencial en el estado.

Pese a ese escenario, los discursos triunfalistas de hoy serán la constante y seguramente José Antonio Meade no se saldrá del guion que el publicista Carlos Alazraki le preparó para tratar de crecer en las preferencias.

Veremos qué tan real es el ánimo de los priistas que acudirán esta tarde a la explanada del recinto ferial de la ciudad de Tlaxcala para apapachar a Meade Kuribreña. Ojalá ahí soplen los aires de triunfo que al parecer se han alejado de los candidatos de la coalición electoral “Todos por México” integrada por el PRI, Nueva Alianza y el PVEM.

La operación política electoral está en manos del gobernador Mena y pronto comprobaremos que resultados entrega a su partido.

Las campañas y su ruta crítica

.

Tal y como sucedió en el primer debate, desde anoche los tres candidatos de las coaliciones que compiten por la presidencia de México se asumieron como los triunfadores de la segunda polémica realizada en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Baja California, sin embargo será en los próximos días cuando se conozca si las tendencias electorales sufrieron algún cambio tras ese ejercicio.

Nadie puede negar que las simpatías que logran los candidatos presidenciales se replican en las tendencias que se observan en las elecciones para el Senado y las diputaciones federales, por lo que si el PRI y sus aliados quieren obtener triunfos en los comicios del 1 de julio están obligados a redoblar esfuerzos en los próximos 40 días.

En el segundo debate presidencial prevalecieron las acusaciones y los insultos. También hubo propuestas, pero éstas nunca se aterrizaron. Los candidatos de las coaliciones “Por México al Frente” y “Todos por México”, Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade Kuribreña, respectivamente, se mostraron como los más preparados, pero es una realidad que no pudieron conectar un nocaut al abanderado de la alianza “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador.

Hasta ahora López Obrador, candidato de Morena, el PT y el PES, sigue encabezando las preferencias electorales y concentrando las opiniones de que será el ganador de los comicios presidenciales, pues el panista Ricardo Anaya y el priista José Antonio Meade aún no han podido ubicarse en una zona de real competencia, ya que la diferencia que les saca el puntero es de entre 15 y 6 puntos porcentuales, cifras que superan el error estadístico que establecen las encuestas.

Decir en este momento que Andrés Manuel López tiene ganada la elección sería un error, porque aún faltan 40 días de campaña y un tercer debate presidencial. Además hay que considerar el elevado porcentaje de indecisos que existe en todos los estudios de opinión, toda vez que se trata de ciudadanos que piensan votar pero que aún no deciden por quién lo harán, lo que sin duda puede modificar los pronósticos.

En Tlaxcala López Obrador es un fenómeno porque su arrastre es innegable. Ana Lilia Rivera Rivera, candidata al Senado por la coalición “Juntos Haremos Historia” tiene un pobre nivel de conocimiento que no llega ni al 5 por ciento, sin embargo encabeza junto con el ex gobernador del estado, José Antonio Álvarez Lima, las preferencias.

Aunque en los últimos días priistas de talla nacional han estado en Tlaxcala para apoyar las campañas de sus candidatos al Senado y a las diputaciones federales, es evidente que no muestran un optimismo desbordado y que sus declaraciones respecto a sus posibles triunfos han sido mesuradas.

Los abanderados de la coalición “Todos por México” al Congreso de la Unión no han tenido el impulso que suele dar el candidato presidencial. En la actualidad pelean por el segundo lugar en la elección para el Senado y en las diputaciones federales, lo cual resulta preocupante porque su crecimiento en los últimos días ha sido mínimo pese al impulso que han recibido por parte de la estructura gubernamental.

Por lo que respecta a los candidatos de la coalición “Por México al Frente”, estos no han podido conectarse con los ciudadanos ni lograr un despeje que los impulse para competir por las posiciones en la Cámara Alta y Baja.

Las propuestas y actos de los abanderados del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano pasan inadvertidas, al grado que de inmediato se percibe una gran diferencia en la preparación y discurso que muestra Ricardo Anaya con respecto a la imagen desgastada que se observa en la ex perredista y hoy panista Minerva Hernández Ramos que pretende convertirse en senadora.

Las campañas están por entran en sus rutas críticas y pronto veremos si las tendencias cambian o se mantienen. El segundo debate paso y dudo que tenga un efecto importante en las tendencias.

Sigue la insubordinación marianista en el TSJE

.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado, Héctor Maldonado Bonilla, decidió llevar su gestión por la ruta de la insubordinación que tarde o temprano le implicará problemas al interior y al exterior, porque el poblano se ha cansado de demostrar que su lealtad está con el marianismo que se atrincheró en el Poder Judicial donde cobra y hace negocios.

El comportamiento incisivo que ha tenido en los últimos tres meses y medio el magistrado Héctor Maldonado ha dañado sensiblemente las relaciones entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial en Tlaxcala.

Para nadie es un secreto que en febrero pasado los marianistas le ganaron al actual gobernador la facultad de designar al presidente del TSJE, pues los menistas fracasaron en su intento por obtener esa posición a través del magistrado Elías Cortés Roa.

Los aliados del menismo como la magistrada Rebeca Xicoténcatl Corona traicionaron el proyecto político del mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez y terminaron por refugiarse en los brazos del marianismo que apeló a la lealtad de los demás integrantes del pleno del Poder Judicial para consumar la llegada de Maldonado Bonilla a la presidencia del TSJE.

El gobernador tuvo que aceptar su derrota y comprobar que el TSJE poco a poco se ha salido de su órbita de influencia, lo cual quedó demostrado una vez más el viernes pasado cuando el magistrado presidente logró dos nombramientos en la estructura del Poder Judicial sin que éstos hayan sido consultados con el mandatario tlaxcalteca.

Héctor Maldonado puedo hacer que la michoacana Georgette Alejandra Pointelin González asumiera la influyente Secretaria Ejecutiva del TSJE y que María Angélica Temoltzin Durante fuera designada como directora del Centro Estatal de Justicia Alternativa del Estado.

La primera se ganó a Maldonado Bonilla y por esa razón pudo escalar a una posición de mayor relevancia en el Tribunal, pues antes de ocupar la Secretaria Ejecutiva se desempeñaba como responsable del Centro Estatal de Justicia Alternativa del Estado que le parecía poca cosa para su estatus e influencia.

A la magistrada Elsa Cordero Martínez le cortaron su último coto de poder que tenía con su incondicional José Juan Gilberto León en la Secretaria Ejecutiva, quien fue acomodado como proyectista de la Sala que dirige la ex presidenta del TSJE.

El ex gobernador Mariano González Zarur y su hijo Mariano González Aguirre habían considerado para la Secretaría Ejecutiva del TSJE a Hugo René Temoltzin Carreto, sin embargo éste perdió la oportunidad una vez que se comprobó que el ex contralor era el principal proveedor del Poder Judicial, por lo que decidieron mantener el negocio y dejarlo como coordinador de la campaña del junior a la diputación federal por el primer distrito.

Fue entonces que Héctor Maldonado hizo la propuesta de Pointelin González que fue avalada por el ex gobernador, quien a su vez aceptó la recomendación que recibió de su ex secretario de Gobierno, Ernesto Ordoñez Carrera, para incorporar a María Angélica Temoltzin a la nómina del Poder Judicial.

Está claro que los menistas son simples espectadores del reparto de posiciones y negocios que llevan a cabo los marianistas en el Poder Judicial.

Hasta hace unas semanas los marianistas aún controlaban los negocios y el personal en varias dependencias del gobierno estatal como el Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa, la Secretaría de Gobierno y otras, pero esa situación ha cambiado y los menistas han optado por desplazarlos para asumir el control del gobierno.

Y sino me cree le cuento que el pasado viernes fue despedido el marianista Arturo Sánchez Domínguez, quien se desempeñaba como director Administrativo de la Secretaría de Gobierno.

Las diferencias entre menistas y marianistas no tardarán en hacerse públicas y con ellas algunos escándalos de corrupción. Sólo es cuestión de tiempo para ver el pleito.

El PRI y sus dos realidades

.

Si algo hay que reconocer a los candidatos de la coalición electoral integrada por el PRI, Nueva Alianza y el PVEM es su optimismo, porque pese a los números adversos que enfrentan mantienen el discurso de que ganarán, el cual poco a poco está perdiendo efectividad porque para su desgracia la cargada se está dando para el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Dos versiones muy distintas existen sobre el panorama electoral que enfrentará el PRI en las elecciones del 1 de julio.

La primera que está basada en encuestas y análisis de prospectiva revela que el partidazo perderá la presidencia de México y se ubicará como la tercera fuerza política en el Congreso de la Unión.

La segunda que sólo existe en el discurso de los candidatos, dirigentes del partidazo y operadores de esa alianza electoral, se limita a repetir que van repuntando en las encuestas y que la elección de Estado les permitirá retener la presidencia del país y la mayoría de los cargos legislativos tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado.

Los números no mienten y hasta ahora no hay ni un solo estudio de opinión pública que le dé alguna posibilidad a José Antonio Meade Kuribreña, candidato priista de la coalición “Todos por México”, de lograr la victoria el primer domingo de julio.

El columnista del periódico El Universal, Raúl Rodríguez Cortés, ayer publicó en su espacio datos reveladores que ubican a Meade en el tercer lugar de la carrera presidencial. Los análisis de prospectiva indican que el ex secretario de Hacienda podría captar el día de los comicios alrededor de 8.8 millones de votos.

El probable ganador de esa jornada sería Andrés Manuel López Obrador, abanderado presidencial de Morena, el PT y el PES. La proyección es que el tabasqueño logrará sumar 24.2 millones de sufragios, mientras que el representante de la alianza electoral del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya Cortés, se situaría en el segundo lugar de la contienda con 15.5 millones de votos.

Sobre la futura conformación de la Cámara de Diputados, Consulta Mitofsky realizó una proyección que resulta desalentadora para el PRI porque en el mejor de los escenarios el partidazo llegaría a tener 72 legisladores que sumados a los de sus aliados (Nueva Alianza 14 y el PVEM 21) apenas si juntarían 107 diputados federales.

Esa cifra ni siquiera se acerca a la que Morena, partido que controla Andrés Manuel López Obrador, podría obtener y que es de 142 diputados federales que sumados a los del PT (54) y a los del PES (66) tendrían una presencia de 262 legisladores de los 500 que integran ese cuerpo colegiado.

Trascendió que el PRI nacional tiene catalogado a Tlaxcala como uno de los estados perdidos ante la fuerza de López Obrador, de ahí que a lo mucho solo espera la aportación un legislador federal.

Es un hecho que los priistas no aceptan los resultados de las encuestas ni los análisis de prospectiva, de ahí que seguirán con sus discursos triunfalistas que por lo que se ve sólo ellos se creen. O no.

Y ahora qué sigue después del debate presidencial

.

Desde anoche los equipos de todos los candidatos presidenciales que participaron en el primer debate mantienen la cantaleta de que ganaron, sin embargo ese ejercicio dibujó con claridad a la clase política mexicana que aspira a gobernar el país. Todos en su momento fueron ligados a asuntos de corrupción, nepotismo, de mantener nexos cuestionables y de proponer falacias con tal de ganar simpatías.

Ningún candidato presidencial aprovecho el debate para sobresalir o destacar con las mejores propuestas o proyectos. Ricardo Anaya Cortés, es aspirante de la coalición “Por México al Frente” integrada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano fue el que quizá obtuvo un mejor desempeño en ese ejercicio, sin embargo los analistas coinciden en que no fue suficiente para alcanzar en las preferencias a Andrés Manuel López Obrador que sigue a la cabeza con su alianza denominada “Juntos Haremos Historia”.

José Antonio Meade Kuribreña, el candidato ciudadano que representa al PRI, Nueva Alianza y al PVEM siguen sin emocionar y sin trasmitir ninguna señal de triunfo. Sin duda conoce los temas y muestra experiencia, pero su personalidad no le ayuda y se ve difícil que logre una mayor empatía con los electores en los 68 días que restan de campaña.

Los priistas fueron los únicos que dieron como ganador del debate presidencial a Meade, porque la gran coincidencia que hubo en los análisis del postdebate fue que el ex secretario de Hacienda del gobierno de Enrique Peña Nieto no explotó el momento para meterse en la contienda, que al parecer, será entre el morenista López Obrador y el panista Ricardo Anaya.

Los independientes Margarita Zavala Gómez del Campo y Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” simplemente estuvieron presentes. La primera con propuestas que buscan replicar el gobierno de su marido el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa y el segundo con ocurrencias que sólo pretenden hacerlo crecer en las encuestas para evitar el último lugar de la contienda que se definirá el 1 de julio de este año.

Las repercusiones del debate sobre las tendencias electorales se verán reflejadas en los próximos días, por lo que en breve conoceremos como se movieron los números. En Tlaxcala, los candidatos al Senado y a las diputaciones federales de la coalición “Juntos Haremos Historia” conformada por Morena, el PT y el PES deberán replantear su estrategia, porque júrelo que en un descuido serán alcanzados o rebasados por sus rivales, pues ya se demostró que López Obrador es vulnerable.

Los abanderados del PRI y sus aliados al Congreso de la Unión tendrán que romper el cordón umbilical con la campaña de Meade Kuribreña si es que quieren destacar en los siguientes días, porque corren el riesgo de quedarse anclados y perder la posibilidad de lograr los anhelados triunfos.

En una realidad que anoche se reforzó la percepción de que José Antonio Mede no tiene ninguna posibilidad de ganar las elecciones, lo cual es devastador para los candidatos de la coalición “Todos por México” al no tener el impulso que siempre aporta el abanderado presidencial.

Si bien Ricardo Anaya fue el que más lució en el primer debate, lo cierto es que en Tlaxcala su coalición carece de buenos candidatos que repliquen su liderazgo y preparación. Minerva Hernández Ramos, la ex perredista y hoy panista que se dice la candidata al Senado del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano hace intentos de realizar una campaña que no tiene tema ni discurso, pues sólo escupe ocurrencias que ni ella se cree.

En Tlaxcala no hay nada definido y las siguientes semanas serán claves para determinar que coalición electoral tiene más posibilidades de alcanzar la victoria el próximo 1 de julio.

Entramos a la cuarta semana de las campañas y veremos si para el segundo debate presidencial previsto para el 20 de mayo se confirma la ventaja de Andrés Manuel López Obrador o si el panista Ricardo Anaya crece y se mete a la disputa real por la presidencia de México.

Trascendidos primaverales y algo más

.

El ex mandatario de Tlaxcala, Mariano González Zarur quedó fuera de la lista de candidatos plurinominales del PRI a las diputaciones federales, pese a que coordina la quinta circunscripción -Colima, Hidalgo, Estado de México y Michoacán- de la campaña presidencial de su compadre el ciudadano José Antonio Meade Kuribreña.

Sin título-31

El futuro y destino de los priistas tlaxcaltecas depende sólo de ellos y ahora más que nunca están obligados a echar toda la carne al asador si es que quieren tener posiciones en la próxima legislatura federal, porque la única que tiene garantizado un puesto es la ex gobernador Beatriz Paredes Rangel, quien por fin cumplirá su sueño de convertirse en Senadora.

A la ex embajadora de México en Brasil si le alcanzó su capital político para ubicarse en un lugar envidiable de la lista de senadores plurinominales que el PRI registrará ante el INE.

La también ex presidenta nacional del PRI es la coordinadora de la tercera circunscripción de la campaña de Meade que comprende los estados de Campeche, Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán, donde el aspirante de Morena Andrés Manuel López Obrador tiene un gran respaldo de los electores.

Trascendió que el PRI en Tlaxcala concentrará su esfuerzo en el distrito electoral uno con cabecera en Apizaco, donde llevará como candidato a diputado federal a Mariano González Aguirre. Su intención es ganar esa posición y lograr al menos un senador como la segunda minoría en la figura de la ex secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela.

El hecho de que el abanderado presidencial priista Meade Kuribreña siga en el tercer lugar de las preferencias y sin señales de lograr un crecimiento importante en los próximos días que restan para la campaña, son un claro indicio de que el PRI enfrentará un pésimo escenario electoral que pone en duda sus triunfos.

Trascendió que el gobierno del estado podría enfrentar en los siguientes días un fuerte escándalo relacionado con el conflicto en el municipio de Ixtenco, en donde el alcalde Miguel Ángel Caballero Yonca y la síndico Lucia Rojas González mantienen posiciones encontradas.

Se dice que existe una grabación donde un alto funcionario de la Secretaría de Gobierno pide al alcalde Caballero Yonca la cantidad de 150 mil pesos para solucionar el problema.

El audio que es conocido por algunos diputados locales y colaboradores cercanos del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez fue obtenido antes del 14 de marzo, día en que se registraron los hechos violentos en ese municipio que dejaron varias personales lesionados y una docena de patrullas destruidas.

Sería grave para el gobierno de Mena que esa grabación se hiciera pública, porque si bien el mandatario se deslindó del conflicto y culpó de la violencia registrada al alcalde Miguel Ángel Caballero, lo cierto es que su administración podría ser acusada de omisa y otras cosas más al no intervenir luego que un alto funcionario solicitó dinero para arreglar el conflicto.

Trascendió que un funcionario de la Secretaría de Salud en Tlaxcala pronto podría enfrentar acusaciones de enriquecimiento inexplicable, pues tras su ingreso en esa dependencia inició la construcción de un lujoso inmueble en la colonia La Joya de la capital de estado.

Se trataría de Miguel Chávez, quien se dice presta sus servicios en el área de Recursos Materiales de la mencionada dependencia.

El edificio que construye ese funcionario tiene apantallados a sus vecinos, pero hasta ahora nadie se explica cómo le hizo para llevar a cabo tal obra en unos cuantos meses.

Trascendió que en el Departamento de Recursos Financieros de la Unidad de Servicios Educativos del Estado de Tlaxcala las cosas no andan bien, porque al personal lo están presionando para que valide todas las compras asignadas y que se llevaron a cabo sin cumplir con las disposiciones legales.

El titular de esa dependencia Manuel Camacho Higareda sería el responsable de ese hostigamiento que ya implicó el despido de algunos empleados, quienes en breve responderán por la vía legal.

No cabe duda que los escándalos de corrupción empiezan a tocar las puertas de este gobierno.

Mal empieza Meade en Tlaxcala con Álvarez como coordinador

.

Los excesos de elogios a Luis Miguel Álvarez Landa era de esperarse. Los expertos en la lambisconería destacaron su supuesta capacidad y experiencia en la operación política electoral. Obvio omitieron su pasado de eterno chalán de políticos de mayor categoría o rango como Mariano González Zarur y los michoacanos José Ascensión Orihuela Bárcenas y el soberbio Mario Armando Mendoza Guzmán.

landa_meade

Tuvieron que pasar varias semanas para que el candidato ciudadano del PRI a la presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, designara a su coordinador estatal de campaña, nombramiento que recayó en Luis Miguel Álvarez Landa, quien hasta ayer se desempeñó como Oficial Mayor de Gobierno en la administración de Marco Antonio Mena Rodríguez.

Alguna cualidad le habrá visto Meade para encargarle esa importante labor al ex chalán marianista que hoy se asume como el jefe de los menistas, porque si bien ha participado en la operación de algunas elecciones en Tlaxcala, lo cierto es que lo hizo bajo las órdenes del ex mandatario Mariano González Zarur que usaba eficientemente la estructura del gobierno para lograr buenos resultados.

El nombramiento de Álvarez Landa por parte de José Antonio Meade es legítimo, pero no la licencia que obtuvo para dejar la Oficial Mayor de Gobierno y aval que recibió de su actual jefe Marco Mena, porque es ilegal y trasgrede la Ley Laboral de los Servidores Públicos del Estado de Tlaxcala y sus Municipios.

A ese portento de la operación política y en su momento encargado de autorizar licencias a funcionarios estatales no respetó la ley que en teoría estaba obligado a acatar y hacer valer.

El artículo 36 de la mencionada ley establece claramente cómo opera las licencias que se otorgan sin goce de sueldo y bajo las condiciones siguientes:

I. Que el servidor público justifique plenamente las razones por las cuales la solicita y con una anticipación no menor de quince días naturales;

II. Que sean autorizadas por el titular del poder público, municipio o ayuntamiento y por el responsable de la administración del personal de la misma;

III. Que no se cause daño al servicio y no exceda de 90 días naturales, y

IV. Cuando se participe en procesos para ocupar cargos de elección popular, podrá otorgarse hasta siete meses de licencia.

De acuerdo con el comunicado oficial, Álvarez Landa solicitó licencia para realizar actividades de índole personal, es decir, coordinar la campaña del PRI del candidato a la presidencia de México, situación que no justifica plenamente las razones para autorizar ese movimiento administrativo.

Según la información difundida por el gobierno del estado, el funcionario gozará de una licencia efectiva del 28 de febrero hasta el 15 de julio de 2018, lo que viola la fracción tercera del mencionado artículo que establece un plazo no mayor de 90 días naturales, así como la fracción primera que dice que la solicitud debe presentarse con una anticipación no menor de 15 días naturales.

Nuestro operador de lujo en materia electoral logró una licencia de 137 días, 47 días más de lo que marca la ley, lo cual viola claramente la norma porque en su solicitud no estableció que dejaba temporalmente el cargo para participar como candidato a un cargo de elección popular, pues sólo en ese supuesto se autoriza una licencia de siete meses.

Es obvio que la licencia autorizada por el gobernador Marco Mena a Luis Miguel Álvarez es ilegal, por lo que deberá corregir ese error para evitar un golpeteo de la oposición que aprovechará todo lo que sea posible para demostrar la intervención de la administración estatal en los comicios federales y estatales.

Es probable que Fernando Montiel Andrade se mantenga por muy poco tiempo como encargado de despacho de la Oficialía Mayor de Gobierno, pues el gobernador tendrá que designar en los próximos días a un nuevo funcionario para evitar cuestionamientos, sobre todo cuando esa dependencia tiene una relación directa con todos los trabajadores del gobierno del estado.

Con esos operadores en Tlaxcala para que quiere Meade enemigos.

Alcalde cotizado

No lo cuente en voz alta pero el alcalde de Apizaco, Julio Cesar Hernández Mejía está muy cotizado en estos tiempos electorales, pues diferentes partidos políticos tratan de convencerlo para que los apoye rumbo a los próximo comicios.

Para nadie es un secreto que el panista se mantiene leal a su partido, pese a que le jugaron chueco en la designación del candidato a diputado local por el distrito con cabecera en Apizaco.

El PAN si quiere ganar esa posición tendrá que recomponer la relación con ese edil, porque en una de esas un partido lo convence y termina poniendo diputado en otra fuerza política.

El compadre de manchis

Si los diputados pudieron llevar a cabo un proceso transparente y legal en la designación del procurador de Justicia, porque no podrán replicar lo mismo con el nombramiento del contralor del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones (ITE).

Si los diputados llevaron a cabo una evaluación pública y optaron por la mejor opción, porque no hacer lo mismo en el caso del contralor. Seguramente porque si eso fuera quedaría un participante que ha mostrado mayor capacidad y conocimientos y dejaría en la banca al compadre del ex gobernador Mariano González Zarur el ex director Administrativo de Cobat, Mario Sánchez Domínguez.

El segundo procedimiento para nombrar al contralor del ITE ya tiene algunas inconsistencias que podrían provocar su anulación. De entrada porque de los cuatro diputados que forman parte de la comisión y que debieron participa en la evaluación de los aspirantes sólo se presentaron dos, el pegaazulejos panista Juan Carlos Sánchez García El Saga y el perredista Adrián Xochitemo Pedraza.

Los dos ausentes fueron los priistas Mariano González Aguirre y su chalán Martín Rivera Barrios.

De no existir cambios Mario Sánchez Domínguez asumirá el control de la contraloría del ITE.

Los marianistas abandonaron a José Antonio Meade

.

Los focos de alarma por la falta de crecimiento y el estancamiento que registra la campaña del ciudadano José Antonio Meade Kuribreña se han encendido en Tlaxcala, porque el virtual candidato presidencial del PRI, PVEM y el Panal no logra despegar y es la fecha que no tiene en el estado a ningún representante o coordinador oficial.

ads

Las tendencias electorales no mienten y los últimos sondeos para medir el posicionamiento de José Antonio Meade confirmaron que el ciudadano que encabeza a los priistas en este proceso está estancado en Tlaxcala con un rango de preferencias que oscila entre el 17 al 20 por ciento, cuando la tendencia que obtiene Andrés Manuel López Obrador se mueve entre 38 y 42 puntos porcentuales.

La alianza entre el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano que apostaron al panista Ricardo Anaya Cortés se ubica en el segundo lugar de las preferencias de la elección presidencial, sin embargo su rango que va de los 26 a los 30 puntos no le alcanza para disputar en estos momentos el triunfo al tabasqueño.

En Tlaxcala es imperceptible el trabajo político que quizá existe a favor del virtual candidato de PRI a la presidencia de México. La dirigencia estatal que controló por varios meses Florentino Domínguez Ordoñez se preocupó más por su promoción personal a fin de convertirse en candidato al Senado que en trabajar por las aspiraciones del ex secretario de Hacienda del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Roberto Lima Morales, quien desde hace unos días se desempeña como líder del PRI en Tlaxcala tampoco muestra un interés por la campaña de su abanderado presidencial, pues por lo que se ve está más enfocado en apapachar a los sectores y dirigentes del partidazo que en promocionar a Meade Kuribreña.

Los marianistas que el domingo 10 de diciembre del año pasado salieron a formarse y anunciar la creación del grupo “Tlaxcala con Meade” fue una llamarada de petate, porque aunque tenían el aval del ex gobernador Mariano González Zarur nunca recibieron la venia del actual mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez que optó por bloquearlos.

Ernesto Ordoñez Carrera, ex secretario de Gobierno con Mariano González era la cabeza visible de ese grupo, el cual se desarticuló a los pocos días de su presentación al ser excluido de la precampaña de José Antonio Meade, quien ha de estar arrepentido porque los marianistas de haber sido incorporados si estarían trabajando por su causa.

El precandidato priista que visitó Tlaxcala el pasado 29 de diciembre fue recibido por los empleados del gobierno estatal que fueron citados y trasladados al salón “Joaquín Cisneros” del recinto ferial para arropar al ex funcionario federal, lo cual sucedió pero no trascendió porque después de ese evento nadie se movió más para apuntalar la figura de Meade en la entidad tlaxcalteca.

Hoy un cercanísimo operador del gobernador anda visitando a los presidentes municipales en funciones para pedirles que apoyen al PRI y a su candidato presidencial a cambio de recibir apoyos para obras y otros programas sociales. Lo malo es que esos alcaldes que hoy reciben esas tentadoras propuestas fueron maltratados el año pasado por los funcionarios estatales cuando solicitaban alguna ayuda de la administración estatal, por lo que la mayoría tiene dudas en aceptar esos ofrecimientos porque además han comprobado que Meade tiene muy poca aceptación entre los ciudadanos.

En diez días más terminará el proceso de precampañas de los aspirantes a la presidencia de México y Meade Kuribreña deberá preocuparse porque en Tlaxcala muy pocos o nadie está trabajando para su proyecto que al parecer se empieza a hundir.

La sucesión del TSJE

De no existir alguna complicación de última hora será el magistrado Elías Cortés Roa el que asuma este día la presidencia del Tribunal Superior de Justicia, proceso que implicó una dura negociación entre menistas y marianista que terminó beneficiando a la aún representante legal del Poder Judicial Elsa Cordero Martínez.

Los detalles saldrán a la luz, pero antes habrá que confirmar si el dócil Cortés Roa se sienta en la silla principal del TSJE, posición que ocupará para tapar todo el cochinero que dejó la magistrada Cordero Martínez.

Cómo estarán las cosas en el TSJE que todos extrañan la forma de administrar y dirigir al Poder Judicial por parte del ex magistrado Justino Hernández.

Meade y el PRI en Tlaxcala desangelados

.

El precandidato ciudadano del PRI a la presidencia de México José Antonio Meade Kuribreña simplemente no puede despegar, lo cual resulta preocupante porque los días pasan y su nominación sigue sin prender a los electores, quienes en su gran mayoría consideran a Andrés Manuel López Obrador como la mejor opción para ganar las elecciones de este año.

1bdb92c4-b069-4438-9264-28cb62c90a9f

Un PRI selectivo y sin verdaderos operadores políticos fue el que llegó al salón Joaquín Cisneros el pasado viernes a arropar al precandidato ciudadano a la presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, lo cual no es buena señal si en realidad ese partido junto con sus aliados pretende superar los 250 mil votos que requiere para disputar el Senado y la elección presidencial en Tlaxcala.

Aunque los escribanos oficiales hablan de que el ex secretario de Hacienda conquistó a los priistas tlaxcaltecas, lo cierto es que la gran mayoría de personas que acudieron al evento oficial encabezado por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez eran servidores públicos de la administración estatal y de algunos ayuntamientos, quienes fueron obligados a asistir como porristas del precandidato.

A los auténticos militantes y operadores que acudieron por voluntad propia no se les permitió la entrada al recinto, pues alguien tuvo la brillante idea de aplicar un filtro para impedir que se colaran priistas identificados con otra corriente política diferente a la que hoy detenta el poder en el estado.

La burocracia estatal que asistió al evento buscó a los reporteros para dejar sentir su malestar no sólo porque fue obligada a echar porras en su periodo vacacional, sino porque su aguinaldo fue recortado sin ninguna explicación oficial. Con ese trato que recibimos no nos pueden pedir que respaldemos al PRI y a sus candidatos en los comicios de julio, fue la queja recurrente que externaron.

Los discursos fueron en exceso triunfalistas y sin perder el estilo priista hicieron referencia a realidades que sólo los dirigentes y gobernantes emanados de ese partido ven en el estado y a nivel nacional.

El mandatario estatal Marco Mena aseguró que el PRI ganará Tlaxcala y desdeño a la oposición. Ya se involucró abiertamente en el proceso electoral y sobre él recaerán los triunfos, pero también las derrotas.

José Antonio Meade sigue sin crecer y mantiene una enorme mediocridad. Simplemente tuvo temor de mencionar por su nombre a su amigo el ex gobernador Mariano González Zarur y recurrió a datos falsos en materia de seguridad.

El ex funcionario federal en gobiernos panistas fue incapaz de poner un tema propio en la agenda mediática y como ya es costumbre recurrió a la descalificación del Frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para defender la Ley de Seguridad Interna y así ganar nota en los medios nacionales.

Lo que cada vez es más notorio es que el precandidato priista debe recurrir a su esposa Juana Cuevas Rodríguez para tratar de ganar simpatías en eventos priistas y entre ciudadanos, sin embargo alguien debería decirle a Meade Kuribreña que los mexicanos votan por un presidente, no por una pareja presidencial.

O si de plano la esposa es más brillante, carismática e inteligente que José Antonio Meade, entonces que el PRI y sus aliados registren a la mujer como su candidata y que su marido regrese a ser el funcionario honesto que dicen siempre ha sido, porque su precampaña no enciende ni emociona a nadie.

Con esa mediocridad del PRI y su precandidato difícilmente darán pelea a Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de Morena en Tlaxcala.