[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Cobat}’

La guillotina podría llegar al IAIP

.

La paciencia está por agotarse y la decisión de remover a dos de los tres comisionados que integran el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales de Tlaxcala (IAIP) podría ejecutarse de un momento a otro, debido a que la actitud de esos funcionarios ha sido de franca rebeldía y de reto al estado de derecho.

comisionados IAIP 9

El diálogo que el gobierno del estado estableció como mediador en el conflicto que sostienen los comisionados del IAIP Marlene Alonso Meneses, David Cabrera Canales y Francisco Javier Morones Servín no ha prosperado, pues es evidente que uno de ellos se siente intocable y capaz de someter a todos a su estúpido capricho de ser el jefe aunque sea de manera espuria.

Ante el fracaso que tuvo la política y la negociación en ese caso, se ha llegado a la decisión de recurrir a la ley para poner orden ese organismo autónomo.

Los excesos cometidos por David Cabrera y Francisco Javier Morones que desconocieron a Marlene Alonso como presidenta del IAIP han agotado la paciencia del jefe político del estado, quien sin exabruptos mueve los hilos del poder para poner fin a esa disputa basada en una actitud revanchista y misógina.

Hasta donde se sabe, el Congreso del Estado ya tiene la instrucción de solucionar el problema que entra en su competencia y analizar los elementos jurídicos que permitan cesar de sus cargos al orticista Cabrera Canales y al panista de closet Morones Servín, quienes empezarán a vivir otra realidad una vez que han dejado de tener la protección de la influyente ex secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela.

La Procuraduría General de Justicia en el Estado sigue armando la carpeta de investigación iniciada contra ambos comisionados que fueron denunciados por Marlene Alonso, pero en especial contra David Cabrera, quien es acusado de usurpar funciones al ostentarse como presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales de Tlaxcala, cuando es obvio que nunca ha tenido el reconocimiento legal.

Se dice que hay elementos probatorios ante el Ministerio Público que demuestran claramente la violación a la ley por parte de Cabrera Canales, de ahí que el expediente es armado con facilidad al existir evidencias que encuadran el delito.

En las próximas horas se hará un último intento por encontrar una salida negociada al conflicto, pero en caso de no obtener un acuerdo entre los comisionados se optará por la guillotina que dejará al orticismo y al panismo sin posiciones en el Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales.

Pronto podríamos conocer una nueva faceta del gobierno de Marco Mena.

La consigan es no desembolsar ni un peso

Los académicos del el Colegio de Bachilleres de Tlaxcala tendrán la libertad de hacer paros técnicos y las manifestaciones de protesta que quieran para exigir el pago de prestaciones y adeudos salariales, porque la consigna que tiene la altanera directora general de ese subsistema educativo, Silvia Josefina Millán López, es no gastar ni un peso para satisfacer esas legítimas demandas.

La académica y experta en matemáticas fue adiestrada por su protector y amigo Manuel Camacho Higareda, secretario de Educación Pública, para dar largas a esa problemática y evadir cualquier compromiso que implique el pago de los adeudos reclamados por los docentes, bajo el argumento de que las finanzas del Cobat se encuentran muy dañadas.

Millán López difícilmente podrá lidiar con ese conflicto que tarde o temprano subirá de tono, porque su perfil “académico” y no político le impedirá enfrentar el malestar de los catedráticos que no están dispuestos a ceder en sus demandas.

Algo apesta en el Cobat porque no es posible que de un año a otro se haya matado la bonanza que existía. O no.

Silvia Josefina Millán, una funcionaria de adorno

.

A casi 10 meses de haber asumido el control del Colegio de Bachilleres del Estado de Tlaxcala (Cobat), Silvia Josefina Millán López ha demostrado que el cargo le quedó muy grande y que su amplio currículum académico no le fue suficiente para administrar y dirigir eficientemente un subsistema educativo que está a punto de entrar en caos.

josefina Cobat
Algo pasa en la actual administración estatal que muchos funcionarios nomás no pueden con la tarea asignada. Llegaron presumiendo enormes trayectorias y una amplia experiencia que tras varios meses no se ve reflejada en acciones concretas o en el control de las áreas que tienen bajo su responsabilidad.

Si para nombrar a un funcionario es necesario que pasen semanas o meses, para despedir o cambiar a algún miembro de la estructura de mando del gabinete legal o ampliado será necesario que ocurra algo extraordinario, de ahí que es muy probable que se siga tolerando y hasta solapando los errores e ineficiencias que algunos servidores públicos como Millán López han mostrado.

La directora general Cobat, Silvia Josefina Millán, tomó el control del subsistema educativo desde el pasado 8 de mayo del 2017, por lo que tuvo tiempo suficiente para conocer la situación legal y administrativa que tenía la Institución, así como enterarse de los excesos en que incurrió el ex director general David Flores Leal y que al final no merecieron ninguna investigación.

Es obvio que la académica lejos de conocer las extrañas del Cobat se dedicó en los últimos meses a tirar rostro en los 24 planteles y ante los 15 mil estudiantes inscritos en la Institución, con un afán protagónico que la hizo olvidar o marginar las relaciones que la parte institucional tenía con los docentes y los trabajadores administrativos.

Replicando las actitudes de cualquier cacique de pueblo, Millán López decidió imponer su ley y sus normas para empezar a dañar los derechos de los trabajadores y presumir que con ella se habían acabado los despilfarros.

Hasta antes de su llegada, era evidente que en el Cobat existían los recursos suficientes para cumplir con las prestaciones laborales que la Institución tenía con los trabajadores. Vaya hasta sobraban.

Para nadie es desconocido que en diciembre del 2016 el entonces director general David Flores después de cumplir con el pago de prestaciones a los trabajadores del subsistema entregaba abultados bonos a sus principales subordinados, demostrando la abundancia que tenían las finanzas del Cobat.

Sin embargo, algo pasó que en el 2017 que los directivos del Cobat no pueden esconder el desorden financiero que enfrentan y optaron por realizar descuentos indebidos en los aguinaldos y suspender el pago (debió cubrirse antes del 15 de diciembre del 2017) de los 16 días de salario convencional a los docentes que no hayan incurrido en faltas de asistencia, ni retardos injustificados durante ese año.

La nueva política administrativa tiene muy molestos a los trabajadores que exigen se respete las fechas de pago salarial en cada una de las quincenas y se actualice la retribución de la prestación de despensa a los docentes laboratoristas de inglés e informática, la cual por contrato a nivel nacional se debió homologar desde el 2008-2009.

Los docentes tendrían que ganar 900 y no 168 pesos que reciben actualmente por parte del Cobat.

Otra inconsistencia administrativa es la falta de pago de finiquitos de los jubilados, proceso que se adeuda desde el 2015 al 2017.

A lo anterior hay que sumar los adeudos millonarios que el Cobat enfrenta por el pago de laudos que la Institución se niega a cubrir a ex trabajadores que fueron despedidos injustificadamente y que cada mes crecen en su monto.

Al final de nada sirvió la llegada de una académica a la dirección general del Cobat porque es evidente que ese subsistema empeoró y está metido en un hoyo y en una crisis financiera que pronto podría convertirse en un dolor de cabeza para el gobierno del estado.

En el Cobat más de lo mismo

.

A casi seis meses de la llegada de Silvia Josefina Millán López como directora general del Colegio de Bachilleres de Tlaxcala ese subsistema educativo se mantiene igual. No hay cambios que se puedan destacar y lo que es peor la llegada de funcionarios con mala reputación puede ser la pauta para que se registren conflictos.

antiguo

Hasta el momento Silvia Josefina Millán López ha llevado a cabo los cambios de funcionarios que la acompañan con mucho sigilo, como si la intención fuera cubrirlos u ocultar sus antecedentes para evitar críticas o cuestionamientos.

El último nombramiento que hizo y que se podría confirmar en las siguientes horas fue la designación de Julián Otero Sánchez, quien a partir del viernes se hace cargo de la Dirección Académica del Cobat. Se trata de un personaje que poco o nada conoce de Tlaxcala y con muy mala fama.

Resulta que Julián Otero se venía desempeñando en el mismo cargo pero en el sistema de Colegios de Bachilleres del Estado de Puebla (Cobaep), puesto que ocupó por más de ocho años durante los cuales fue acusado de alterar las cargas horarios para beneficiar a maestros recomendados que carecían del perfil para las asignaturas que recibían.

En más de una ocasión fue cuestionada la calidad académica de los docentes del Cobaep, no sólo por los alumnos y maestros de ese subsistema que eran marginados por no ser amigos o recomendados de Otero Sánchez.

Además resulta raro que Silvia Josefina Millán haya invitado al Cobat a Julián Otero, cuando está comprobado que todo el personal directivo que cobra en la nómina de gobierno del estado de Puebla estaba obligado a trabajar y operar por el PAN y el ex mandatario Rafael Moreno Valle.

Pero antes de ser un operador del PAN, Otero Sánchez era un priista que se encargó de cuidar los intereses de los hermanos del ex gobernador Mario Marín Torres, quienes controlaban ese subsistema educativo en Puebla.

Lo anterior demuestra que la directora general del Cobat fue muy sincera cuando hace unos meses declaró a El Sol de Tlaxcala que no era política y que de ese rubro no conocía nada, pero también pone en duda sus credenciales académicas porque la designación que hizo es muy cuestionable por los antecedentes que tiene su recomendado.

Vaya, en más de una ocasión el sindicato de académicos solicitó a las autoridades del Cobaep la remoción de Julián Otero a quien calificaban como déspota en el trato a los empleados y poco honesto en el manejo de los recursos.

El nuevo director académico del Cobat tiene el estigma de ser un funcionario corrupto por el manejo de plazas que llevó a cabo dentro del Cobaep, pero también por la asignación de las cargas de trabajo a los profesores de los diferentes planteles. También tuvo que ver en la modificación del Contrato Colectivo de Trabajo que permitió escamotear prestaciones de fin de año y el pago de gastos funerarios a los trabajadores de ese subsistema educativo de Puebla.

Según Millán López busca erradicar los vicios y anomalías que prevalecieron en años pasados y en la gestión de David Flores Leal, sin embargo cómo hará eso posible si su nueva adquisición incurría en las mismas actitudes de las que se queja la directora general del Cobat, es decir, no respetar la normatividad vigente que establece que la única forma de participar en los procesos de asignación de horas-clase es a través de las convocatorias.

Veremos qué tiempo tarda Julián Otero en meter en problemas a su jefa Silvia Josefina Millán, porque tarde o temprano se presentará la inconformidad de los docentes del Cobat.

Y un asunto al que la directora del Cobat debería dedicarle tiempo y dinero, es al pago de los laudos que tiene perdidos con casi 90 trabajadores que a lo largo de casi seis años han litigado sus casos y que pronto estarán en posibilidades de embargar a la institución para cobrar lo que por ley les corresponde.

Chipichipi de problemas en el sector educativo

.

Reducción de salarios, plazas sin concursar y otros problemas son los que prevalecen en el sector educativo de Tlaxcala y que las autoridades responsables se niegan a atender y resolver, lo que demuestra que no hay sensibilidad ni ganas de romper con la inercia negativa que prevalece en el sistema educativo del estado.

reforma educativa

Las apariencias son malas y más cuando se piensa que evadiendo los problemas éstos se van a solucionar, de ahí que nadie se explica la actitud asumida por el actual secretario de Educación Pública, Manuel Camacho Higareda, quien pretende mostrar una realidad que no existe porque ni respeta la reforma educativa ni apoya con hechos a un sector que es prioridad para el actual gobierno.

 Hace unos días las autoridades presumieron la entrega de algunas plazas a maestros que ganaron los primeros lugares en el examen de oposición, sin embargo no se asignaron todos los espacios existentes y tampoco se incluyó a todos los docentes que obtuvieron las mejores evaluaciones.

 Dicen que entre los trabajadores del sector educativo existe gran molestia porque mientras hay cientos de docentes que buscan una plaza, corre el rumor que la hija y yerno del líder de la Sección 55 del SNTE, Ignacio Díaz Grande, ya obtuvieron un espacio y cobran como maestros sin enfrentar los trámites que cualquier simple mortal debe llevar a cabo.

 Para nadie es desconocido que en el Colegio de Bachilleres del Estado a cargo de Silvia Josefina Millán López un cierto número de maestros tramitó su jubilación y sus plazas lejos de ser entregadas a través de un concurso de oposición, se permitió que esas horas clases fueran asignadas de manera unilateral a los hijos de algunos catedráticos, así como amigos y familiares de algunos influyentes, proceso que se dio cuando ya estaba vigente la reforma educativa que establece claramente el procedimiento a seguir.

 Esa irregularidad que es conocida por las autoridades educativas no se ha corregido y lo que es peor se ha optado por solapar esos procedimientos que van en contra de la reforma educativa que tanto presume Manuel Camacho.

 Otro asunto que involucra al secretario de Educación Pública, es el que se vive en el Colegio de Tlaxcala, donde los investigadores y maestros que laboran han sufrido un nuevo descuento en sus salarios, situación que ha generado la molestia del personal de esa institución que empezó a ser maltratado desde el gobierno de Mariano González Zarur.

 Manuel Camacho debería mostrar sensibilidad e intervenir en el Colegio de Tlaxcala porque resulta lamentable el trato que están dando a los investigadores que generan conocimientos.

 A los problemas antes mencionados hay que sumar uno más y que tendrá que ver con la entrega de útiles escolares a los estudiantes. Es la fecha que no se sabe si la SEP compró esos artículos, cuánto se gastó, quién fue el proveedor y sobre todo cuando serán repartidos.

 Los padres de familias de alumnos que van a escuelas públicas están más que molestos por las elevadas cuotas escolares que pagaron y por el dinero que tuvieron que desembolsar para adquirir la lista de útiles solicitadas por los maestros, de ahí que cualquier falla que se tenga al inicio del próximo ciclo escolar será el pretexto para que se multipliquen las protestas contra las autoridades educativas.

 

Desconfianza, es lo que genera la clase política, por ejemplo en el Cobat

.

Nadie será capaz de amainar el juicio de un pueblo hastiado de políticos corruptos, y aun peor, de la defensa desatada para garantizar su impunidad.

Cobat, Queman Papeles, Sospechan Josefina Espinosa Cuellar, Miedo David Flores Leal, Hugo Rene Temoltzin, Tlaxcala Online

¿Se han dado cuenta que no son los documentos incinerados en el Colegio de Bachilleres (Cobat), lo que inquieta a la opinión pública, sino la desconfianza que despierta el comportamiento de la clase política?

La gente duda de sus autoridades. No se traga más los cuentos chinos, de princesas y dragones.

Por eso la opinión pública reprueba al presidente Peña Nieto. Y hace los mismo con gobernadores, diputados, senadores, alcaldes y… directores de subistemas educativos como nuestro Cobat.

Si de esa incineración Flores Leal tiene fotos, si hay respaldo digital de los documentos chichinados, entonces qué origina esta inquietud.

Primero, la burla de quitar a Espinosa Cuéllar del Cobat y pasarla a la delegación de Conafe. Luego, traer a Flores Leal, del Conafe al Cobat, en una maniobra para proteger la impunidad con la cual suelen moverse en estos niveles.

La señora Espinosa puede tener peores notas mientras dirigió al Cobat, empezando por el enfrentamiento con las representaciones sindicales, con el trato infame dado a la comunidad académica y los favores a sus recomendados o familiares, vamos hasta con el casamiento de una de sus hijas, en el que dicen, daría un profundo arañón al presupuesto de la institución.

Así que trasciende la tan comentada quema de papeles y las sospechas agobian a la Espinosa.

Cuestión de trasladarlo

Si la gasolina está más cara qué nunca, la gente voltea a ver al Presidente y a su brillante secretario de Hacienda. Si la inseguridad en estados como el nuestro va de mal en peor, la gente no duda en culpar de ello al gobernador, bueno con decirles que el papel del Instituto Nacional de Elecciones tiene más de 57 puntos en contra, es decir más de la mitad de los mexicanos duda que vaya a hacer un papel imparcial y eficiente en los próximos comicios.

El PRI a la cabeza

Profundizando en el tema de la percepción de los ciudadanos, vale ver la encuesta aplicada a nivel nacional por Reforma. Según este trabajo, aplicado a 62 mil personas, El PRI encabez las preferencias rumbo a los comicios para diputados federales del 7 de junio, con 32 por ciento de la intención de voto, siguen el PAN con 22 puntos  y el PRD con 14.

Según Reforma el cuarto lugar lo disputan Morena y el Partido Verde, que obtienen 8 y 7 por ciento respectivamente.

Ah, pero cuidado en el terreno local. Recordemos que somos el segundo estado en registrar una alternancia y uno de las dos entidades donde ya van tres de estas (el otros es Chiapas).

Percibo que aquí el PRI sufre los estragos de un marianismo convencido de anteponerse a cualquier triunfo, dejando a la militancia fracasos y derrotas.

Creo que Morena fue adquirido por el ex priísta Alfonso Sánchez Anaya (ya saben, después gobernó con los colores del PRD y finalmente se hizo más pejista que el Peje) y al menos en el primer distrito electoral federal pinta como ganador. Debe ser un caso extraordinario en el magro ocho por ciento detectado por Reforma a nivel nacional.

Fuera de lo común

Qué raro verdad, siendo el PRI el partido gobernante y, por añadidura al cual se cuelgan altos impuestos, depreciación del peso, y bochornosos actos como la Casa Blanca de la señora Angélica Rivera y la otra propiedad de Videgaray, de todas formas avizora un avasallante triunfo en la elección federal.

¿Cómo le hicieron para ganar la voluntad de la mayoría de los votantes?

Sus argumentos han sido: dibujar escenarios de paz al interior de las familias.

Pensar que con las reformas aprobadas, a las familias les va a sobrar el trabajo y su alacena estará llena podría no ser lo más acertado. Más la difusión, insistente y plena ha conseguido lo que la realidad describe como muy distinto.

Hoy, en que la percepción de tolerancia está por debajo de los cincuenta puntos, cuando con Fox superaba los setenta y con Calderón casi llegaba a cincuenta, a muchos mexicanos les acomodan las producciones televisivas que promueven escenarios inciertos para afianzar a este sistema como lo más conveniente para seguir gobernando México.

Destruir medicinas caducas

Saber que Alejandro Guarneros Chumacero es un secretario para cuya protesta hubo que reformar la Ley de Salud –porque carecía de título de médico cirujano con una especialidad- no ha sido tan lamentable como ver que cientos de kilos de medicamentos son destruidos porque se pasaron de tiempo en las bodegas de la Secretaría de Salud, y ya no sirven.

Hemos de estar bien sanos.

En los hospitales y centros de salud el abasto de medicamentos debe ser sobresaliente, porque oigan, para tirar a la basura esa cantidad de píldoras, nuestra salud ha de ser de las más robustas del país.

Sí, cómo no.

 

Un funcionario incondicional de la USET a la dirigencia sindical de académicos del Cobat

.

Escandaliza el cinismo con el cual las autoridades del poderoso Sistema Colegio de Bachilleres de Tlaxcala (Cobat) pretenden imponer al ex director de recursos materiales de la USET… por supuesto que no hay imparcialidad

Andrés Águila Rivera es el nombre clave para directores y demás personal del Colegio de Bachilleres de Tlaxcala (Cobat) en cuyas manos se encuentra su elección como nuevo líder de los trabajadores académicos. Si no logran imponerlo «democráticamente», en sus respectivos departamentos, están out… habrán demostrado su inoperancia para el sistema que al día de hoy ha tomado por asalto la voluntad de la comunidad bachiller.

Son la gran mayoría de los directores. Quince de 24 titulares de planteles, cuyos nombres nunca sabremos, y sin embargo son de carne y hueso, tan preocupados por estas demostraciones aplastantes de la directora general y su mando superior que, sencillamente no dan crédito a semejante intento de charrismo sindical.

Se suponía que simultáneo a la alternancia en los gobiernos estatales, el personal del Cobat había ido ganando terreno por cuanto a decisiones democráticas; que las tentaciones impositivas para hacer unos zombies de cada activista (que aquí abundan) se habían ido al archivo muerto y que el tráfico de favores personales, de plazas y otras herramientas coactivas habrían tenido un destino semejante.

Pero no. Conforme el tiempo avanza, la manipulación es paralela.

¿Como imponer a un líder que a penas hace unos días despachaba como director de recursos materiales de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala?

¿Quieren más muestras de parcialidad e incondicionalidad en alguien cuya responsabilidad sería representar los intereses de los trabajadores académicos?

Señores, eso es pitorreo. Un sujeto con ese antecedente erró el desafío. Tal vez fungiría con decoro como encargado del almacén (con el debido respeto para quien lo desempeñe), pero, ¿dirigente sindical?

Otro ejemplo de la (anti) democracia…

No dejan de sonar los teléfonos de quienes fungieron como precandidatos a alcaldes. De parte de un amable dirigente de su partido, el PRI, se comunica la promesa de devolverle a la brevedad su dinero.

¿Devolverlo?, ¿no era un acuerdo mutuo la cooperación voluntaria con el presidente interino (chocolate) y el delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN)

Pues trascendió que un tremendo jalón de orejas se dio con la visita de Ivonne Ortega, la secretaria general del partido al tomar la protesta a los ungidos. ¿Cómo es posible que hayan hecho de esto un negocio?, sería el reclamo.

Entonces los teléfonos que les platicamos comenzaron a sonar.

Claro, como muchas cosas que ocurren en el tricolor, las promesas se sobrepusieron a las acciones, pero varias dudas quedaron aclaradas.

1.- La devolución del dinero cobrado para la aplicación de encuestas, a través de la empresa Consulta Mitofsky, confirma que ello fue siempre un mito. No es cualquier cosa. Doscientos mil pesos por municipio. Se trata de dineros hurtados a gente ingenua. Y eso lo reprobó el CEN. Por eso las llamadas.

2.- Algún chismoso también fue al CEN con el chisme de la venta de las precandidaturas: 25 mil en los municipios grandes, de 15 a 20 mil en medianos y hasta las presidencias de comunidad costaban 10 mil varos. Un escandaloso fraude, cometido a propósito del legítimo deseo de muchos por participar. Hagamos cuentas, son sesenta municipios y cientos de comunidades.

3.- Si los dirigentes del partido han tenido este comportamiento hacia su miitancia, ¿qué se esperan sus adversario? Chapucerías, operaciones tamal, carrusel, compra de votos, en fin… total, nada pierden porque verán ustedes, el ex gobernador tamaulipeco Cavazos Lerma, de todas formas tiene un expediente de este tamaño por enriquecimiento inexplicable, entre otras gracias. Así que aquí nada más diplomó al muy voluntarioso Güicho González, quien por su lado, de presidente impuesto pasó a presidente interino, muy atento a defender cuanto documento rubricó, no vaya a ser la de malas e impugnen alguna candidatura, de esas que nadie debe remover, porque abajo de ellas, señores, perdón por la expresión pero está lleno de mierda.

Que no quede el regaño de Ivonne Ortega Pacheco, en promesas telefónicas de devolución de botines. Creo que es una obligación del partido en el gobierno convocar a una conferencia de medios para aclarar que todo ha sido devuelto.

Por cierto, será obligado que asistan si no todos, pero sí la mayoría de los perjudicados con la compraventa de candidaturas y el cobro adelantado de encuestas que nunca se hicieron.

Esto es calificado como un proceso interno ejemplar.

¿Qué habría ocurrido si el mismo partido y sus cuates no lo calificasen como nítido, transparente y a prueba de auditorías?.

Por cierto, que personaje se medio pelo está mas que interesado en regresar a Tlaxcala, la tierra de su papi, para llevar a cabo la operación de la contratación de publicidad a favor del PRI.

Es un negocio que ya conoce y que le deja grandes dividendos, por lo que muy pronto se le verá de nuevo por estas tierras.

Operó un orticista, el desmantelamiento del orticismo en el Cobat

.

Estorbaba la memoria y sobraban los afectos; se requería una tenebra de altura para decapitar a 18, incluido el líder sindical, a quien se preparó una caída espectacular… * ¿Feliz? día del periodista…

El Colegio de Bachilleres de Tlaxcala (Cobat) y el desmantelamiento del ala orticista, incrustada en él como antipático gesto de despedida, ha dispuesto de un esgrima eficiente en los hechos,  a manos del director de la institución.

Repetir este escenario en las demás áreas de gobierno habría dado invulnerabilidad al marianismo, como no la ha conseguido a través de los múltiples subordinados, unos riñendo con la generación espontánea, pero otros, posgraduados en la colonia Doctores, encargados de desmantelar al estado, para llevarlo en carretillas a su verdadero líder, el gobernador (del Estado de México).

Y de los priístas de cepa convocados por el marianismo para borrar toda huella de su antecesor, resulta que fue un priísta orticista (a la cabeza del Cobat) el único capaz de desactivar con destreza la influencia de su ex patrón.

Su ¿mérito?, fue aderezar dieciocho cabezas de orticistas en charola, con especias ad hoc al gusto del señor manchis, quien por lo menos aquí ha degustado el nutritivo caldo que exhibió a los maestros balines (antes tuvieron chambas importantes en el gabinete) y ahora, hasta se da el lujo de desmoronar al líder sindical, Enrique Portillo Cisneros, sancionando el haber cambiado su base por un puesto de confianza.

El mismo líder se hizo la maldad y ahora anda que no lo calienta ni el sol.

Así no se puede ser líder sindical, pues cómo…

Pragmatismo, conveniencia…

Aquí se trata de no tener memoria, para no recordar antiguos empleos y afectos improductivos.

Hay que trazar la línea para que el nuevo líder pueda seguirla y, al menos en esta institución, valore las acciones de un operador quien, con las mismas enseñanzas de su mentor, hoy ha sido capaz de colocar nuevos pavimentos en este accidentado camino, lleno de personajes más que indeseables para el amo manchis…

Quien niegue la influencia de Beatriz Paredes, para la inclusión del operador que nos ocupa, caería en la especulación sin rumbo.

Entonces, ¿por qué Ubaldo Velasco Hernández, no rinde igual si tiene la misma recomendación?

Ha de ser por el exceso de años.

Ah, y también de intereses económicos (porque este es un caso digno de quitar lo inútil al tipo encargado de la Función Pública).

Qué cosas, verdad… un orticista para desmantelar al orticismo incrustado en el marianismo.

De un lado se le ve como el muchacho de la película, eficiente, guapo (bueno, nada más eficiente) capaz de manejar con talento la tenebra del Cobat, para limpiarlo de tepocatas y así, cumplido un año quede listo el camino para el arribo de Maricarmen Ramírez.

Al menos ese sería el planteamiento original para dar rumbo al gobierno que a veces pone cara de aliado con Sánchez Anaya (de veras abundan los sanchezanistas/perredistas en esta administración priísta).

A lo mejor, si el señor manchis le hubiese visto las mismas hechuras al agente Guadalupe Ballesteros (por cierto en el frescobote) igualito le habría desactivado la rabia de la policía, qu tan caro costó política, social, pero sobre todo en la imagen del ciudadano, a quien los afectados no bajan de mala onda.

Bueno, esa era la tirada en otras áreas.

Por ejemplo, en obra pública. Recuerde que el actual secretario, Roberto Romano Montealegre, fungía como Inge residente en los hospitales de Huamantla y creo que de Nativitas.

Y de repente, ándale, lo nombran titular de la Secoduvi.

A diferencia del director del Cobat, este orticista ha resultado malito para la operación, porque de los líos en que se ofreció como verdugo, ha hecho un caos.

Perdió el litigio de la Plaza del Bicentenario (bueno el no tuvo toda la culpa, también tienen su mérito los abogados de quinta que usaron).

Le acaban de asestar una cachetada en el ayuntamiento de Xaltocan, donde las autoridades tiraron a la basura los oficios mediante los cuales la Secoduvi le ordenó suspender licencias y permisos de construcción.

Ya sabe usted que esto tiene el firme propósito de reanudar la construcción de la Central de Abasto de Tlaxcala, a cargo de la poderosa constructora de los místeres Zambrano, quienes entre otras cosas son dueños de chica fabricota de cemento (Cemex).

A los periodistas en su día

Unos se las ven difíciles. Otras peor.

Y cómo no, si el amo considera al gremio con un sub estrato, y alguna vez llegó a comentar su intención de changarrizar a los comunicadores para darles algo para que no mueran de hambre (bueno, en realidad no era dado, sino fiado, porque lo tenían que devolver).

Vea cómo les va en Coracyt con don Héctor Parker, el director inhabilitado que importó altos mandos del puerto jarocho, para dar la batalla a los reporteritos tlaxcaltecas (así nos ven).

Así es. A la voz de Batalla, responde la encargada de zarandear a reporteras y reporteros, en cuya agenda apareció formar parte del pull… todo con tal que llegue la quincena y puedan cobrar unos centavos, ganados en verdad don lágrimas y sudor.

Ha de ser bien duro celebrar con buenas notas las hazañas que no aceptan sino elogios, a riesgo –en caso contrario- de convertirse en bajas, sencillamente porque en este sexenio a aquellos se les ve como los esclavos entre los esclavos.