[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘columna’

Del puente hundido al auditorio inconcluso: obra pública, el talón de Aquiles

.

Comenzaron a aparecer las obras deficientes e inconclusas que, ni mandadas a hacer para el próximo gobernador, pusieron en charola de plata la vulnerabilidad del actual régimen.

La administración Ortiz, enfrenta severos desafíos en obra pública: se hunde en el río Zahuapan un puente carretero del libramiento con un costo multimillonario, el auditorio para cinco mil en la Plaza Cultural del Bicentenario duplicó su presupuesto y parece que no se culminará, el recinto ferial de Chiautempan infló sus costos a manos del polémico Wilfrido Domínguez, se cancela el proyecto de las nuevas oficinas de la Secretaría de Salud.

Pese a los contenidos deseos de venganza del gobernador ubicado en la sala de espera, al cambio de chaqueta de cientos de tipos que aún cobran en este gobierno pero, se aprestan para solicitar su ingreso al próximo y sobre todo, a que las cosas no salieron como estaban planeadas el pasado cuatro de julio, la pasividad ha impuesto condiciones.

Lejos de un cierre dinámico de actividades para aquello que se llama “transición de terciopelo”, se puede palpar una especie de cansancio indolente que, no llega a advertir el enorme riesgo de bajar la guardia, en el momento preciso que los cuidados deben ser extremos pues, nuevas voluntades se encuentran ávidas de tomar el control en sus manos.

Entre hoy y el 15 de enero de 2011 hay un universo. No deben los funcionarios suponer que el tiempo transcurrirá en un abrir y cerrar de ojos, como cuando les asistía la suficiencia presupuestal y no había riesgos de que el poder marcase fechas fatales para desaparecer.

El libramiento carretero, obra polémica en cuya adquisición de terrenos hubo grandes beneficios para ciertos personajes, enfrenta –como decíamos al principio – el hundimiento de un puente tan caro como lo podría ser el nuevo edificio de la Secretaría de Salud.

¿Sabe?, una obra de semejante importancia no puede ser construida sobre pilotes sembrados con deficiencias. Para eso existen los laboratorios dedicados a estudiar el comportamiento del subsuelo. Y sin ser perito en el ramo, le puedo adelantar que dicho hundimiento obedece a la indolencia, de los residentes al secretario responsable –desde luego, pasando por el dueño de la constructora – para satisfacer los protocolos de ingeniería.

En consecuencia, decenas de millones de pesos habrán de ser derruidas. A no ser que un verdadero milagro permita que esos pilotes broten como plantas de maíz y nos deslumbren a todos con un resplandor celestial, como seguramente lo querrían los responsables.

En otras palabras, colapsó ese libramiento, magna obra de la actual administración.

Cuando a los trabajadores de la Secretaría de Salud se les ofrecieron mejores condiciones para el desempeño de sus labores, en un nuevo edificio, no se previó que a la hora de la verdad, el valemadrista secretario de Salud, Constantino Quiróz Pérez, habría de reconocer que no hay presupuesto para ese proyecto.

O sea, quitaron a los burócratas de una zona donde se erigiría otra obra soberbia (la plaza cultural del bicentenario), derruyeron un edificio funcional y, hoy no tienen dinero para construir otro.

Ah, pero pagan cantidades monstruosas por concepto de renta de un edificio aún peor del que fueron desplazados.

Eso es un exceso.

Como lo fue el prespuesto mega inflado por Wilfrido Domínguez, el escandaloso ex titular de la Secretaría de Obras (Secoduvi) incapaz de cumplir con el encargo ante el Gobierno Federal, y por consecuencia, responsable directo de la devolución de cantidades millonarias, como si a Tlaxcala le sobrara el dinero.

Este es otro exceso.

Y qué, ¿suponen que el mandatario electo no toma nota de cada muestra de vulnerabilidad?

Oigan, qué delicada situación enfrentan estos funcionarios. Vamos, ni mandados a hacer para los intereses del anunciado gobierno priísta que viene, lleno de soberbia y deseos de venganza.

Sabemos de otros servidores públicos, sobre todo aquellos dedicados a cuestiones administrativas, concentrados en cuerpo y alma para que cuadren los números. Pero con wilfridos y constantinos es imposible lidiar.

Héctor Ortiz y Mariano González, ¿se vieron o no se vieron?, he ahí el dilema

.

Dicen que al divo le salen como ronchas nomás de pensar que se tiene que reunir con el gobernador Ortiz. Otros aseguran que ya se vieron y lo que trataron fue lo del reparto de las notarías… a, pillo, no das paso sin huarache…

Ya no sabe uno a quién creerle. El gobernador Héctor Ortiz asegura que ya se entrevistó con su sucesor, Mariano González, y este asegura a sus íntimos que no quiere ver al que todavía despacha ni en pintura porque, siente que nomás de verlo, se quema ante sus amistades y ante el respetable…

De veras, así se las gasta el divo.

Si alguien no le cae, no para hasta humillarlo.

A ver, si quisiera ya se hubiese deslindado de los huevazos lanzados a los patiños, digo a los dirigentes de medio cuño de Convergencia el día que se animaron a venir a Tlaxcala a destituir ante los medios a Rubén Flores Leal.

Ya nos hubiese dicho que la supuesta charla en corto (o a través de un propio) tuvo que ver con el asunto de las notarías y su agandallada distribución dominada por los cuates de Héctor.

Pero no. Nunca lo hará. Prefiere matarnos de la curiosidad (ajá) y tenernos así, para comenzar cinco meses y medio. Y luego los próximos seis años.

Entonces qué. A poco nos vamos a esperar tanto tiempo para saber que a la peseta no se le va a hacer la secretaría de gobierno y que la más comentada es Anabel Ávalos. A poco nos vamos a quedar con las ganas de saber que a Turismo va a llegar uno de confianza de Joaquín Cisneros y que a la gente de Beatriz le van a cerrar las puertas al gabinete porque ella tuvo manga ancha en presidencias municipales y diputaciones.

Acaso no tenemos derecho a saber que Alejandro Guarneros, es el médico que puntea en la lista de aspirantes a suceder a Constantino Quiroz Pérez en la Secretaría de Salud.

O qué, de plano nos cree tan mal informados para no saber que una de las cuotas para su primo Poncho Sánchez Anaya, es colocar al otro Poncho, Brito Sánchez en la coordinación de información y relaciones públicas.

Pero como dice don Mariano, “si me molesta lo que dicen los periódicos, pues no los leo”.

Igual nosotros. Nos choca que nos tengan en ascuas. Entonces mejor no nos preocupamos si los datos estos que le platico ya los palomeó Mariano o, aunque no los palomee, de todos modos se van a dar.

Está bueno.

Es su oportunidad de sacar la frustración por el ayuno de doce años en el poder. Oye, doce años sumados a los ya corridos casi sin aceite de la bola de políticos, listos como perro afuera de la carnicería para cachar lo que sea, aunque se trate de un trozo de tortilla dura.

Y qué chistoso es escuchar las pláticas de, por ejemplo “el profesor y licenciado” (¿?) Femín Sánchez Varela, cuando dice cosas como, “no, ps.. nunca perdimos, nomás les dimos chance de darse las tres así, tantito…”

O de los cuates esos que bien que le hacen la barba al gobernador, pero conservaron su chamba votando por Mariano y nadando de muertito… uta, de estos hay así, así, que por un lado te dicen, “no, qué te pasa, si yo siempre he sido fiel a la causa orticista”, pero por el otro, te gritan: “oye, no manches… si yo siempre he sido priísta…”

Ajá, hijos de su Pink Floyd…

Ya tenemos la lista de gandallas, nadadores de muertito que ahí los ves cobrando puntualmente cada quincena, pero a la hora de saludar a Mariano, lo menos que le dicen: “amo, siempre estuve con usted, hágame lo que quiera, tome lo que guste de mi casa y mi familia (¡!) pero no me deje fuera de la nómina… a ver, déjeme besarle sus delicados piecesitos de hacendado… yo nunca diré que usted es un vil cacique… preferiría que un rayo me partiera o de plano que un toro me cogiera (un toro de lidia, verdad)”.

Orlando Santacruz rema contracorriente

.

Como Orlando quedó indefenso, no tiene de donde asirse… en consecuencia, Apizaco, el primer dolor de Cabeza para Mariano * Los ausentes en la fiesta del gober *¡Corrieron a las hermanas de Perla, qué barbaridad!

Orlando Santacruz, rema contracorriente. Por lo menos dos problemas lo tienen sin dormir.

Primero, su triunfo en la elección municipal de Apizaco se sostiene con alfileres. En la Sala Electoral Administrativa (SAE) se percibe el aroma a derrota panista. Nada más para darnos una idea, la defensa orlandista se habrá declarado incapaz de pelear en contra de la peor acusación.

¿Recuerda usted el programa de bacheo en Apizaco?, ¿que dispuso de un presupuesto superior a los ochenta millones de pesos?, ¿que dispuso también de una penetrante campaña mediática para convencer a los ciudadanos de su incuestionable conveniencia?

Pues resulta que ello enrareció al proceso electoral, al comprobarse que significaba una tremenda ventaja para el panista. Y conste que se trata de recursos federales.

Y también la difusión provino de la Capital. Yo creo que fue víctima del impulso de operadores panistas de esos que andan perdidos en la inmensidad del país, suponiéndose capaces de descubrir el hilo negro, o de sorprendernos gracias a la creatividad de sus escasas neuronas.

Esa elección no tiene más destino que anularse.

Brincan jubilosos Reyes Ruiz (el zar del WC) y Arturito Rojas (el gallo polvos). Pero esa anulación no permitirá que alguno de los dos gane. Hará de este municipio el primer problema político al que se enfrente el gobierno de Mariano González Zarur.

Sabe qué, le apuesto lo que quiera a que se la juega.

La otra bronca es peor

Por alguna causa, antes de los comicios la secretaria particular del secretario de Finanzas (o sea, la esposa de Orlando) quedó fuera del gobierno.

¿Fuera?…  ah caray, ¿no que muy cuates?

Así comenzó una guerrita. Inició con habladas, siguió con cuestiones de centavos y le siguió hasta con votos para Reyes Ruiz.

¿Cómo la ve?

O sea, Orlando quedó descobijado del lado del gobernador y, nunca lo ha estado de lado del otro gobernador. Esta perdido. Como dicen los chavos, está “pelas”.

Hagan sus apuestas señores. Por el partido rojo, el gallo polvos. Por el verde, el zar del WC. Al otro partido ya no lo aceptaron en este palenque porque es tramposo.

Los ausentes en las pachangas del gober

Claro, la primera ausente fue Perlita, quien se buscó otra casa y otro que le grite. Ni modo, ella se lo perdió. Igualitito como sus hermanas perdieron la chamba… cada una, así como lo oye. Ahora, hay que considerar que nada más son cinco meses y medio. Porque de seguro el amo Mariano (el de ellas) las va a recontratar.

El segundo: Víctor Cánovas (virolo)… quien también se acaba de conseguir otra chamba, nada más que con Rafa Moreno Valle, gobernador electo de Puebla.

Lo curioso en este asunto es que Cánovas cumple años el mismo día que Héctor Ortiz y, también le apuesto que en lo subsecuente va a cumplir años el mismo día que el Rafa… va a ver…

En casa de gobierno, ya sabe usted, las filas interminables de burócratas esperando su turno de besar la mano del gober, muy de pants nuevos, cafecitos y hasta con la etiqueta colgando del ziper. Y en los tres distritos, sendas pachangas organizadas y costeadas por los diputados Julián Velázquez y Oralia López Hernández.

Que alguien regale a Domingo Fernández un catálogo nuevo porque al sombrerito de Eliot Ness ya se le ven hoyos de tan viejo. Le urge un cambio de look…

Felicidades a Prudencia Juárez Capilla

Porque ayer miércoles, el diputado Julián Velázquez Llorente, entregó la solicitud de licencia para dejar su curul en San Lázaro, pues tiene la encomienda de presentarse en breve, muy de traje y muy boleadito a la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tlaxcala.

Y qué va a hacer ahí uno de los operadores políticos más eficientes del PRIAN. Eso tiene jiribilla para 2012.

Afrenta a Adriana Dávila

Cómo que Sergio González y Benjamón Ávila disputan a la ex candidata de progresopatlax la presidencia del CDE del PAN. Acaso están operados de la cabeza?, ¿no saben que Adriana tiene el record histórico de 193 mil votos y también las puertas abiertas de las delegaciones federales para hacer un gobierno paralelo al de Mariano?

Ah, si serán guajes estos dos que no dan su lugar a quien lo tiene bien ganado.

A ver, dígame, cuándo el Benja ha tenido derecho de picaporte con Calderón… pues nunca. Y, cuando Sergio González (el superagente 86) ha tenido alguna misión importante de parte del jefe (el suyo, o sea Calderón), pues nunca.

Ahí está verdad. No nos quieran dar atole con el dedo tratando de disfrazar la llegada de la inminente y obligada lideresa panista. Otra no se las pasamos. Ya ven cómo somos capaces de razonar nuestros votos cuando quieren burlarse de nosotros, como cuando nos quisieron enjaretar a la Mine.

Los consejeros electorales cambiaron una estrella por un tache

.

Ante las inconsistencias y anomalías registradas en la elección para presidente municipal de Apizaco, no se descarta que los comicios sean declarados nulos y se convoque a nuevas elecciones para alcalde.


Si bien los consejeros electorales de Tlaxcala estaban en posibilidades de presumir su trabajo con la organización de los comicios del 4 de julio una vez que el triunfo como gobernador de Mariano González Zarur no fue impugnado, lo cierto es que conforme avanzan los días se conocen más errores en la operación del IET que lejos de dar certeza y certidumbre genera dudas y abren la puerta a conflictos postelectorales.

Los consejeros electorales ya no se vieron en la necesidad de integrar ningún expediente en la elección de gobernador, por lo que quizá pensaron que su trabajo había terminado y optaron por dejar al personal del Instituto Electoral de Tlaxcala la resolución de los casos pendientes con las consecuencias que hoy conocemos.

El PRD en Tlaxcala impugnará ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la resolución del Instituto Electoral de Tlaxcala por cual realizó la distribución de las diputaciones plurinominales, pues en opinión de los líderes del sol azteca su partido resultó afectado en ese proceso.

La Sala Electoral de Tlaxcala desechó la impugnación del PRD porque el expediente fue mal integrado por un error involuntario de la Dirección Jurídica del órgano electoral, según reconoció el presidente del IET, Salvador Cuahutencos Amieva.

Sin embargo, la pregunta obligada es ¿es el único error sin dolo?.

La respuesta es probable que se conozca en los próximos días, pues en la actualidad los diferentes partidos revisan sus documentos para verificar si ellos no fueron víctimas de otros errores involuntarios.

Por lo pronto sería sano que el presidente del IET informe que sanción se aplicará a la persona responsable de ese error, ya que los afectados  -los ex candidatos a diputados plurinominales en los lugares tres y cuatro, Efrén López y Ernestina Ramírez, respectivamente- ya presentaron una denuncia en contra de quien o quienes resulten responsables de alterar el expediente promovido ante la Sala Electoral.

Se repetirá la elección en Apizaco

Aunque el abogado Orlando Santacruz Carreño, candidato de PAN a la presidencia municipal de Apizaco, confia en que la Sala Electoral-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia ratifique su triunfo del 4 de julio, lo cierto es que podría llevar se una sorpresa.

Ante las múltiples anomalías registradas en los comicios para alcalde, las autoridades ya han abierto la posibilidad de declarar nula la elección y solicitar al Congreso del estado que convoque a un nuevo proceso.

Si bien la diferencia entre el supuesto ganador de la elección Orlando Santacruz y su más cercano contendiente, Reyes Ruiz del PT, es mínima, lo cierto es que  el comportamiento registrado en algunas casillas pone en duda la credibilidad de los resultados.

Es decir, nadie ofrece una explicación convincente de cómo en las casillas de la zona urbana de Apizaco gana Reyes Ruiz y cómo en las urnas de la periferia logra el triunfo Orlando Santacruz.

Ese comportamiento atípico puede derivar en la anulación de la elección.

¿De veras el cuatro de julio los votos fueron por un cambio?

.

Ya pasaron tres semanas de la jornada, pero el gobernador electo vive una permanente campaña de proselitismo; en cambio, temas como el presupuestal, avizoran frustraciones pues en la gestión nada tiene que ver, “el PRI de antes”.


A Mariano González Zarur, gobernador electo de Tlaxcala, le aguarda una larga temporada para mantener vigente su imagen, ante la necesidad suya de protagonismo. La acción podría realizarse o no. Y nada relevante ocurriría, porque presenciarla me traslada a la etapa de campaña.

Ahora, con hechos, producto de acuerdos con quienes en su momento fueron adversarios o, simplemente no comulgaron con este proyecto, el estado aguarda para los tan anunciados cambios, en tanto formidables escenarios congruentes con, “el retorno del viejo PRI”.

De manera institucional ya hubo contacto, con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, y con el gobernador Héctor Ortiz Ortiz. Resultado de ambos, el discurso cambió. Y en decenas de actos considerados como agradecimiento del antes candidato y hoy mandatario electo, se busca con afán algún tema que refresque al monólogo construido, por cierto, con la vieja escuela tricolor, de un culto a la persona que evidencia desde penosas distracciones, hasta temas que por su insistencia pueden caer en la frivolidad.

Este es el tiempo de la construcción de un gran gobierno, pero la circunstancia es distinta a aquél régimen de Sánchez Piedras, al cual el gobernador electo insiste en reproducir, como si hoy no existiera el Congreso de la Unión y, una compleja estructura administrativa, a las cuales debe atender, al tiempo de dejar atrás la premisa aquella de su padre político, en el sentido que a Tlaxcala no se le puede dar trato de iguales, y con ello reconocernos como una entidad en desventaja.

Lo grave es que situaciones desventajosas provienen de la soberbia de un personaje no dispuesto a despojarse de grandes cantidades de auto elogios, y sustituirlas por agilidad indispensable que nos aleje de le muy probable inconformidad, porque a Tlaxcala no se le dé el trato merecido en el ámbito presupuestal.

Van a cumplirse tres semanas y, no vemos que el gobernador electo conforme un equipo sólido con los diputados federales de Tlaxcala –salvo Perla López, tan menudita a la hora de la gestión – en cambio, se dan largas sesiones de una inexplicable campaña, pese a que la elección ya pasó, y a que las autoridades electorales ya dieron su veredicto.

Escuchamos ofertas genéricas, pláticas imprecisas, románticas historias de un tricolor que dejó de gobernar, por la voluntad de los electores, porque sus integrantes pasan la mitad de su vida en la cubeta de los cangrejos, impidiendo el progreso de sus iguales.

Eso no es un cambio

No hemos escuchado un verdadero compromiso de honestidad. No vemos la creación de aquella contraloría en verdad independiente del poder ejecutivo, ante la cual las cuentas sean realmente claras.

¿Cómo le hará el nuevo con la obra inconclusa del que se va?

¿Supone acaso que como en tiempos de Sánchez Piedras, las cosas se arreglan con una visita al señor presidente?

El triunfo de Mariano es inobjetable. Pero su actualización urge.

Y por lo pronto, no sería nada incómodo que con el verdadero activismo ante cada instancia que se requiera, el indiscutible mandatario nos diese un poco de certidumbre, hablándonos de logros concretos en materia presupuestal, y dejar para mejor momento el tema ese de viejo priísmo de regreso al poder, tema aquí entre nos de pésimo gusto.

El riesgo de ir a Chiautempan

Hasta donde tenemos información, la presencia del gobernador Héctor Ortiz en Santa Ana Chiautempan, para inaugurar la feria entró en una fase de análisis muy serio, pues comerciantes y transportistas resultan, a estas alturas, impredecibles, pese a la presencia de decenas de granaderos.

El alcalde perredista-panista de este municipio, Alberto Flores Guevara, cede, permite, concesiona, y ha de suponer que en medio de sus particulares titubeos, merece la presencia de las autoridades estatales.

La feria en esta demarcación se convirtió en cíclica oportunidad para que irresponsables líderes cobren viejas facturas por reafirmarse como los grandes vividores del raquítico presupuesto municipal, a costa de una constante extorsión. Desde cerrar calles hasta gritar verdades al malquerido perredista-panista, hunden a este polo turístico y artesanal en las catacumbas del caos, investidas – en pleno siglo XXI – de un desbordado fanatismo religioso y una conducta política que sólo entienden los que la protagonizan.

La torre de babel que rompe barreras

.

Si sigue el jaloneo de unos y otros esta que se supone es la cargada, los resultados se avizoran de pronóstico reservado, y es aquí donde hace se siente la ausencia de la casta…

La lucha por la sucesión es una carrera de aguante. A 52 días de los comicios, parece que la experiencia de los más curtidos en estas lides se impone y, al contrario, de quien asomaban visos de brillantez, brota la modorra y la sosedad se impone, paradójicamente en un entorno muy elaborado.

O sea, a cinco días de campaña prevalece el estilo Ortiz de operación. ¿Cuál es? El dominio absoluto. En este caso, con la difícil labor de aparentar una robusta ayuda, por momentos extrema, pero, a lo mejor la mano negra de ciertos operadores también lleva voz cantante con otros candidatos.

Cualquiera dedicado a esto de aspirar a gobernador ya hubiera encendido las luces rojas. En todo caso la oportunidad no es ganar por ganar una elección, sino hacerlo en forma legítima a través de un verdadero liderazgo. Y he aquí donde aparecen los asegunes.

Los claroscuros de esta parte del proceso electoral cambian cada minuto. Haga de cuenta que observamos un sistema coloidal donde en este momento irrumpe cierto agente llenando con sus tonos un cierto espacio. Y al ratito ocurre algo similar por el otro lado. Claro, la hipótesis es que dicho coloide tenga tanta contundencia que,  por más irrupciones de agentes externos quede incólume la columna vertebral.

Intuyo que es en este momento cuando la disputa por el poder se halla en una de las partes más altas. Tomemos en cuenta que se trata de una cargada. ¿Dónde está la gente?.. . pues donde hay regalitos. ¿Y es gente convencida que garantiza su voto el cuatro de julio? Eso, nada más ellos lo saben, porque aquellos que aspiran a gobernar Tlaxcala tienen que vestir el hábito que les da tal personalidad.

Si se cuenta con un eficiente sistema de espionaje político –reconocido por los mismísimos encargados de monitorear llamadas, agendas, reuniones, similares y conexos-, habrían llegado al hartazgo con su política kagebesca y, lograrían conocer el lado perverso de quienes no tienen el poder del gobierno federal, pero tampoco están aniquilados.

Oiga, se trata de la extinción de toda una doctrina (el orticismo) que por seis años abrigó el sueño de su afianzamiento transexenal.

Y en que puede uno darse cuenta de la dilación, inducida o no, de la enemiga a vencer.

1.- Marianoglez fue el primero en hablar de conducirse dentro del imperio de la Ley. Que lo haga o no es otro cantar, pero digamos que es su frase de batalla. La fuerza que rompe barreras tardó cuatro días en hablar de recorrer esos caminos.

2.- Minervahdez está muele y muele con el asunto de la declaración patrimonial. Y yo creo que ya les movió el tapete. Unidosportlax y progresoparatlax se vieron bien lentos cuando aparece esta propuesta.

3.- Rosyperedo se reencontró con los pobres y pone, con su original activo de la pobreza el cascabel al gato proponiendo el seguro del campesino. ¿Cómo no se nos ocurrió antes?, parece decir el equipo fuerzarompedoradebarreras.

En consecuencia, si el fantasma de la pachorra sigue rondando por las oficinas de Adri, los resultados son de pronóstico reservado. Decía líneas arriba, esto es una carrera de aguante, pero también que demanda reflejos oportunos. Haga de cuenta que dos ejemplares híbridos de la raza criollita-caballar tiran en direcciones opuestas atados con una cuerda.

Que si una de las mulas se apellida Girón, pues a lo mejor, verdad. Que si la mula del otro lado está recibiendo unos cates de la vida para acopiar mayores niveles de experiencia… ojalá.

Y aquí es donde demandas la casta. Queda bien el ejemplo de las manzanas. He ahí un platón con esos frutos; unos de penetrante perfume y rojos profundísimos vienen muy bien presentadas y se pueden vender aquí y en China. Las otras pertencen al grupo de las panocheras. Conclusión: las de California y las panocheras, son manzanas. Nada más que unas son de California… y las otras… panocheras. (perdón por ser tan ma…).

Los golfos de la política ó, a los que les llegó sin esperarla…

.

Resulta que Lorena Cuéllar es la única con chamba segura en la próxima legislatura, ah, y en eso anda Ubaldo… creo que no tienen vergüenza.

De la que se libró Lorena Cuéllar, al no ser ungida candidata del PRI a la gubernatura; de enfrentarse a los gobiernos federal y estatal, en perversa alianza, hoy solo tiene que esperar el paso de las semanas para convertirse en diputada local.

Parece que Cuéllar aprendió que en política es de sabios poner los huevos en varias canastas, para no perder todo, como le ocurrió a su tío, Joaquín Cisneros en 1998, frente al perredista Alfonso Sánchez Anaya.

Incluso, hay versiones que la dibujan muy en alianza con el gobernador Héctor Ortiz, en proyectos que para nada vislumbraban la realidad de hoy, con Adriana Dávila al frente de la coalición Progreso para Tlaxcala, mediante la cual pretende el PAN un sonoro triunfo en la elección de gobernador.

Así que la lucha no fue tan honesta.

Lorena, parece haber sido un instrumento de contrapeso en contra de Mariano González, impulsado primero por Ortiz y, luego por la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel.

Para ellos, que nunca pierden, el objetivo a dañar, no sólo a vencer, se apellida González Zarur, quien por su lado, se dedicó a dar rienda suelta a su obsesión operativa y, logró reunir a decenas de grupos, claro con la asesoría de su muy querido Alfonso Sánchez Anaya, y el ala perredista afín a AMLO, aunque en casos extremos se trata de puros apestados.

Mariano, hubo de sufrir la escisión de Rosalía Peredo Aguilar, como el presente más dañino de su hermana sanchezpiedrista, Beatriz, quien de esa forma tuvo “el fino gesto con sus amigos los panistas, de regalarles un ¿cinco por ciento? de la votación llevada al extremo de cuatro participantes”.

O sea, cada quien se procura su lugar en la nómina. Lorena como la segura diputada priísta; Beatriz, a través de sus delegados (Elia, Alejandro, Daniel, Adalberto), además de su acostumbrado emisario mensual, Rodríguez Cámara.

Ahora falta ver qué le van a dar a Rosalía. Oiga, el golpe bajo al divo no es de gratis.

Esto significa que Mariano no puede aflojar su paso ascendente un solo minuto. Se enfrenta a muchos. Y su temperamento es el culpable. Tiene que cuidarlo, porque sobre él descansa la responsabilidad histórica de doblegar al Yunque, que ve a Tlaxcala como una posesión ahí un poco maltrecha, pero al fin y al cabo parte del patrimonio con el que se habrá de quedar, consciente de la crisis que les espera en 2012.

Y para muestra de la gravedad de sus enemigos, nada más eche usted un ojo al interior de su partido. Ubaldo, también asegurando su futuro inmediato con otra diputación plurinominal; además, cobrando 20 mil pesos a cada aspirante a presidente municipal.

El divo tiene que fajarse los pantalones y poner orden, pero si levanta la voz a determinado grupo, entonces lo amagan con hacerle lo que Rosalía, o de plano se asumen todos unos triunfadores, como la adrianista Lorena Cuéllar, a quien la política ha comenzado a sonreírle.

¿Para eso detenta el PRI una ventaja, de lo relativo a lo importante?

¿Sabe el tamaño del reparto que les aguarda a los electores a través de los dineros estatales y el que administran los indeseables delegados federales?

Oiga usted, mientras esto acontece, vemos con simpatía que una tercera opción, Minerva Hernández Ramos, hace intentos de remontar el vuelo. Azotada por sus múltiples enemigos, comenzando por ASA y los peones de Mariano, la de Texoloc ha reiniciado su paso, también con la responsabilidad de combatir al Yunque-Calderón y ahora por la fuerza, Ortiz.

EL BURRO HABLANDO DE OREJAS

A pesar de que la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado de Tlaxcala hace mención de que los diputados que integran la actual Legislatura Local tienen la obligación de asistir puntualmente a las sesiones ordinarias, y en caso contrario aplicárseles el descuento correspondiente por inasistencias, tal parece que algunos legisladores entre ellos, Roberto Núñez Baleón, tienen tiempo para otras actividades de tipo partidista, que cumplir con la responsabilidad que como representantes populares la ciudadanía tlaxcalteca les ha conferido.

Esto, en razón de que el legislador de extracción socialista, en las últimas semanas se ha ausentado de sus tareas legislativas, y sin embargo, se da tiempo para criticar el hecho de que el Pleno no ha llamado a los suplentes de los nueve legisladores que solicitaron licencia por tiempo indefinido para ausentarse del cargo, por lo que el Pleno se encuentra incompleto al igual que las comisiones ordinarias.

Sin embargo, como muestra de su incongruencia, él, en lo que va del periodo ordinario de sesiones, ha solicitado permisos de manera casi consecutiva, sin importarle, cumplir con la responsabilidad encomendada.

Los aciertos de los tres candidatos a la gubernatura de Tlaxcala

.

La elección la ganará el candidato que cometa menos errores durante la campaña constitucional. En mayo se comprobará que tan ciertas son las lealtades que hoy todos se dicen tener.

Las campañas de los candidatos a la gubernatura de Tlaxcala deberán ser manejadas quirúgicamente a partir de este momento, pues un error en la estrategia y en la operación podrá significar la derrota.

Si  bien diferentes estudios de opinión realizados para medir el posicionamiento e intención del voto entre los habitantes de Tlaxcala revelan que tanto Adriana Dávila, Minerva Hernández y Mariano González pueden ganar los comicios, lo cierto es que ninguno puede presumir una ventaja que sea determinante para sus aspiraciones.

Los tres políticos tlaxcaltecas han tenido aciertos hasta este momento. Adriana Dávila mostró posicionamiento y presencia electoral por si sola sin la ayuda de la estructura del gobernador Héctor Ortiz . Minerva Hernández ha mantenido su trabajo a ras de tierra por todo el estado y logró una alianza del PRD con Convergencia y el PT pese a los intentos oficiales por reventar esa coalición. Mariano González se alzó con la candidatura en el PRI sin que ese proceso provocara fracturas, aunque habrá que ver si tan grave o no resulta la ruptura con Rosalía Peredo.

Los procesos internos de los partidos son diferentes y en la campaña constitucional se observará una nueva realidad. Los discursos serán diferentes, la imagen de los candidatos cambiará y las estrategias para captar el voto de los indecisos serán determinantes, así como las alianzas que se pacten y que se traduzcan en compromisos reales.

Por ejemplo, dicen los que conocen a Beatriz Paredes Rangel, que si la líder nacional del PRI apoya a Mariano González con el mismo coraje y determinación que utiliza para impulsar la candidatura de María de las Nieves García a la presidencia municipal de Oaxaca, es factible que Tlaxcala sea gobernada nuevamente por el tricolor.

Si Beatriz Paredes tiene su corazon puesto en Oaxaca donde enfrenta al gobernador priista Ulises Ruiz Ortiz, quien pretende que la nominación a la alcaldía de esa ciudad sea para su ex secretaria de Turismo, Beatriz Rodríguez Casanovas, lo lógico sería ver que la lideresa nacional del PRI también siente algo por su estado natal y que buscará derrotar a la candidata del gobernador Héctor Ortiz y del preisdente Felipe Calderón.

Las campañas iniciarán formalmente el 6 de mayo y desde ese momento se verá quienes simulan apoyos y quienes están comprometidos con los proyectos que dicen respaldar. Obvio esto incluirá al mismo gobernador panista Héctor Ortiz, quien en la lucha por la gubernatura puede ser el que incline la balanza, pues a pesar de su nivel de rechazo hay que reconocerle que es un buen operador electoral.

El deslinde, desde los rastreros hasta los valiosos

.

Se puso de moda entre los rastreros, negar a quien los inventó y por años les dio de comer, para ellos murió el rey… viva la reina!!


Semanas antes de que el presidente Calderón viniese a Tlaxcala a reafirmar a Adriana Dávila como la candidata del PAN, y a exigir “de manera diligente” al gobernador su contribución para hacerla gobernadora, grupos afines a la corriente del mandatario, veían en sus acciones de corto plazo deslindarse de quien dentro de poco dejará de ser su jefe.

Solo así dejarían de ser arrastrados por la imagen negativa de quien se encuentra en el ocaso de su gobierno que, encuestas como la elaborada por la empresa de Liébano Sainz-Milenio, retratan como el factor lesivo para el nuevo proyecto panista.

Sin el mínimo rubor, Rolando Romero y Leonor Sevilla, cambiaron la sintonía de su rastrerismo por Ortiz y lo convirtieron en loas hacia Adriana. Para ellos, ¡Murió el rey, viva la reina! Y sólo ellos olvidaron su hostilidad previa hacia la hoy abanderada. Y también echaron tierra a quien los cobijó luego de hacer de su vida un infierno.

Más o menos es lo que pasó con el vocero Domingo Fernández, obsesionado con ser diputado –le urge inmunidad -, motivo por el cual, sin perder el tiempo se puso a la orden de la Dávila. Luego le mandó a decir que para él sería preferible ser incluido en la lista pluri. Entonces, la candidata expresaría que al ex funcionario orticista lo primero que le falta es valor para, si quiera pedir de frente las cosas.

Seamos realistas. Estos tres orticistas por conveniencia, reflejan la urgente necesidad de deslinde de la mano que durante años los alimentó. Otros orticistas fueron menos rupestres en su cambio de chaqueta. Aguantaron hasta el último momento y ya, cuando no hubo remedio, como San Pedro, negaron tres veces al que fue su querido compadre y con quien hasta llegaron a planear su arribo al nuevo gobierno.

Creo que es lógico. Los cansó la pachanga de la que formaron parte. Comenzaron a aburrirse de ganar y ganar, obedeciendo a quien de varias formas les dijo, “yo los hago ganar elecciones, pero recuerden que soy yo y, después de mí, no hay nada”.

Del carro completo que se preveía sólo llegaron ocho orticistas a candidatos a diputados locales. Heladia, Lémus –el de las tremendas rentas-, Domingo, en fin, el número se redujo considerablemente. Insisto, prevaleció el deslinde en aras de seguir pegado a la ubre presupuestal. ¿Y qué pasó con el monstruo burocrático de mil cabezas? Pues que cada quien verá para su santo.

Es más, ahí tiene usted a Perla López y el tremendo coraje que le dio el haber sido sacrificada (conste que desde un principio lo sabía pero luego se la creyó). Ella y su peón, Luis Girón, serían los últimos en abandonar el barco, y es que están muy comprometidos. A lo mejor por eso al dirigente del Partido Alianza Ciudadana (PAC) le valen las críticas. Dice que estando bien arriba, le vale madre lo que ocurra en con los demás. Pero desde hoy que es jueves, le puedo adelantar que Girón y López habrán de negar a quien los inventó. Así es su genética.

Ahora bien, el deslinde más importante es el que tiene que hacer Adriana Dávila. ¿Cómo pintar su raya con un gobernador del que siempre estuvo distante?, ¿Cómo negar a alguien por quien no le mueve el mínimo afecto?, ¿Cómo remontar los números que, líder pirata del PAN, Benjamín Ávila, explica como un empate técnico, partiendo de la (rara) lógica (foxista) de que, caballo (sería yegua) que alcanza, gana.

Si Adriana inicia una campaña de ataques contra el gobernador Ortiz, golpearía a su propio partido y, por añadidura se haría daño a sí misma. Si al contrario, elogia su administración, perderá credibilidad. Aún peor, si alardea de ser la recomendada de Calderón, se hace con una ventaja casi inmoral. Tanto más si presenta a sus operadores del CEN como la médula de su trabajo en pos del voto.

Es de reconocer que Adriana se ha tenido que inventar ella misma. Negando sus orígenes políticos, así como al gobernante en turno, ha tenido que ser auténtica. Por sobre la imparable locuacidad, comenzó a darse una toma serena de decisiones. Y ante el desconocimiento de los enviados del CEN, optó por convencer y hacer equipo con los verdaderos grupos de poder.

Vaya, hasta cobijó al tal Rolando y compañía, que tanto daño le causaron.

Eso, señores, es el deslinde con formas de desmantelamiento. El orticismo como fuerza convocante de grupos en un momento importante, ha tenido que convertirse en el adrianismo, como factor de exterminio del primero para colocar su bandera en terreno alto, a la vista de todos, para facilitar el efecto de atracción en este momento, vital para sobreponerse al “empate técnico”.

Si Beatriz y Mariano, los hijos peleoneros de Emilio Sánchez Piedras tuvieron la gran ayuda de Calderón, desbaratando al orticismo, Adriana ya comenzó el abordaje del barco con el que piensa ir a altamar a batirse con los priístas, que tan no creen en nadie que, hasta son capaces de mandar a su líder estatal a pasar siete horas de relax, en Natívitas (ajá).

El recuento de daños no es catastrófico. Lo encontrado por Liébano-Milenio 27.3 Mariano, 23.8 Adriana, más que un empate técnico, es el despertar de una prolongada pesadilla en la que las traiciones y el doble lenguaje fueron aplastados como cucarachas por el presidente Calderón quien, luego dijo a la candidata: “adelante chaparrita, el escenario es tuyo… acábarlos”.

Nada más que, no le manda con qué. Ha de ser otra prueba, de esas que te hacen sangrar.

Girón, Perla y el desamor del PAC, ¿Harán que el PAN se hunda?

.

Mariano González se ha repuesto a mil obstáculos de quien más lo subestima: Beatriz, quien está obligada a tomarle la protesta y aceptar su error.


El dirigente del Partido Alianza Ciudadana (PAC), Luis Girón, tiene un alto grado de responsabilidad del desplome de Adriana Dávila, la candidata de la alianza Progreso para Tlaxcala (PAN-PANAL-PAC) en las preferencias electorales, quien de acuerdo con la encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica-Milenio, ocupa la segunda posición, con 23.8 unidades, frente a 27.3 del priísta Mariano González Zarur.

Girón es la muestra fehaciente del colectivo desdeñoso y soberbio al cual el gobernador Héctor Ortiz, acusa dificultades para guiar sin que de por medio haya gritos y sombrerazos.

Bueno, ya los hubo hace unos días en que Ortiz encabezó la primera reunión con Perla López Loyo y su equipo (claro, encabezado por Luis Girón). Ahí el mandatario les dijo que no es momento de caprichos y los llamó a integrarse con Adriana. Por supuesto que en esta comparecencia, Ortiz aceptó que las cosas no salieron como las había planeado.

En efecto, nunca quiso aceptar la existencia de Adriana Dávila, la subestimó una y otra vez, hasta que su jefe, el Presidente, le recordó que era obligación suya apoyar a la Dávila, primero para hacerla candidata y luego para ganar la elección constitucional.

La naturaleza humana mostró en aquella reunión de Ortiz con el PAC a una diputada Perla, muy molesta, porque de veras se creyó con posibilidades de ser la sucesora de su jefe político. Pese a su nulo perfil, la diputada de los folders vacíos aprovechó la ocasión para chillar enrabietada ante su protector, teniendo como testigos a muchos orticistas del PAC.

Su raro chantaje, sin embargo, carece del mínimo valor. Así que su peón, Girón, ha de reaccionar, porque de seguir de contentillo, desencadenará la furia del gobierno federal y, en un mal rato hasta en la cárcel va a ver a quien ni en pesadillas imagina.

Ortiz ya tenía reportes del comportamiento imbécil de Girón. La propia Adriana se lo dijo en una de las varias reuniones sostenidas hace unos días, allí donde la Dávila hizo caer a Ortiz cuando le pidió (mañosa, eh) conocer a los integrantes del Consejo General del Instituto Electoral (IET)… la respuesta del desgastado Ortiz sería un: “yo me encargo de acercarla con ellos”, y fue en el mismo sentido de llamar al imbécil Girón para que se pusiese a las órdenes de la apizaquense.

Todo esto es parte del espinoso proceso interno panista, que refleja las inseguridades de Ortiz, para dar brillo a personajes que lo sucederían. Empecinado en ser el capo di capi, ahogó a personajes que habían creído en él (Julián Velázquez) pero que ahora lo prefieren de lejos o, hasta aceptaron que para ellos ya no existe.

Y acostumbrado como estaba, a servirse primero, las mejores y más abundantes porciones, fue incapaz de crear líneas paralelas de sucesión y, prefirió la sumisión e incondicionalidad de Perla, una verdadera afrenta a quienes aceptaron ser parte del orticismo aportando cacumen para labrar en piedra maciza lo que con el tiempo se convirtió en arcilla.

Simultáneamente, Mariano González Zarur, se sobreponía a los obstáculos colocados por gentes como Beatriz Paredes, otra partidaria de la subestimación.

Dedicada su agenda a perjudicar al divo, la Paredes tiene hoy el primer desengaño al ver a su objetivo de destrucción con una considerable ventaja sobre la candidata de Calderón y obligadamente de Ortiz.

Dice Mariano que en su ir y venir por Tlaxcala, se encuentra con un estado maltrecho, sin inversión, sin empleo, sin campo… y anuncia una administración con lupa.

Ahora bien, el criador de toros ha de saber de la existencia de un tema común con Beatriz: el discurso de hurgar ante “un gobierno caracterizado por la corrupción, la deshonestidad y los excesos”, según se lo dijo a los aspirantes, simpatizantes suyos, en el salón presidentes del CEN tricolor, reunión a la que Mariano no fue convocado.

No le quedará de otra. Tendrá que perseguir a su antecesor. Es la voluntad de quienes al menos por dos años detentan el timón del país. De otra forma, Mariano no conseguirá los recursos para atender ese desempleo, ese campo abandonado, como lo describe el propio priísta.

A estas alturas, la maniobra de Rosalía, creo que le resultó a la inversa. Ver su nombre en la boleta se habrá de tomar como un desesperado y no pedido gesto solidario con la candidata panista (recordará que fue senadora de e

se partido), pero según se ve, de poco le servirá el desplante.