[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Tlaxcala Enlinea’

Encuestas… los contactos… el negocio, las interesantes coincidencias

.

Conque ya vimos cómo se fraguaron los bisnes entre candidatos y encuestadoras; aunque lo interesante es que al final campean los empates técnicos

Rosalia Peredo Destapa Beatriz Paredes 2018 Eleccion, Tlaxcala Enlinea

Hay que ver el comportamiento de los candidatos en las cada vez más coincidencias entre casas encuestadoras. Por ejemplo, El Universal y su encuesta en hogares, encontró hace tres semanas –del dos al seis de abril- a la panista Adriana Dávila con 19.3; en segundo lugar a la perredista Lorena Cuéllar con 18.7, en tercero al priísta Marco Mena con 17.6, en cuarto a Martha Palafox, de Morena con 7.9. Edilberto Algredo, de Movimiento Ciudadano está en quinto sitio con 2.3.

Hay que tomar en cuenta que estas cifras corresponden a una fecha previa al debate, incluso antes de las dos movilizaciones, primero del PRD en un Parque de Apizaco repleto de simpatizantes y tres días después, de los priístas en la Plaza de toros, cuando se registró la pifia –Marco Adame– dicha con toda saña por Manlio Fabio Beltrones.

Otra encuesta a la que tuvo acceso el columnista José Ureña, dio a conocer el 26 de abril que Adriana puntearía con 19 unidades, seguida de Lorena con 18.5, y Mena con 17.9.

Según este analista, a quien gane Tlaxcala le habrá sido posible con una votación entre 25 y 27 por ciento del padrón (820 mil electores), y eso es un presagio de los porcentajes con los que en 2018 se defina la elección presidencial.

Hay que consultar también la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) de Liébano Sáinz y Federico Berrueto, con Lorena al frente alcanzando 20.6, luego Adriana con 19.2 y Mena con 17.6. Aquí el negocio lo fraguan Lorena y Milenio a través de estos dos personajes, que dicho sea de paso no fueron requeridos en el CEN del PRI, y bueno, pues tienen que buscar clientela.

En el caso de la panista con El Universal, nos dicen que el contacto habría sido del controversial Ciro Gómez Leyva, y su súbito activismo albiazul, al menos para impactar en el estado más chirris de la República.

Y la centaviza del CEN tricolor se mantiene en el más absoluto misterio. Dicen que Manlio no suelta prenda. Yo no sé de dónde salen números tan alegres. Hasta parecen hechos en una oficina de Insurgentes, sin dinero –pues se lo acabó Cesar Camacho- y usados más como estrategia para filtrarlos, aunque carentes de un respaldo metodológico.

Según el propio Ureña, en la encuesta en poder del PRI los datos son distintos: con una holgada ventaja para el tricolor, con 19.1, seguido del PRD con 16 y Acción Nacional con 13.1.

Hoy, las encuestas son el gran negocio. Considerarlas como cifras definitorias es arriesgado.

A Tlaxcala sobre todo, las empresas de este tipo la consideran un fácil botín, donde se gana mucho, se influye mucho y se invierte poco. Todo depende del cristal con que se mira. Por ejemplo, Mariano González Zarur sostiene que su gobierno tiene una desaprobación de 47.9, promedio uno de los más bajos a nivel nacional. Solo falta ver el dato paralelo, pero sin el financiamiento oficial, cuyo indicativo de desaprobación llega a 65.9, es decir el peor gobernador evaluado.

Eventos como el debate, por ejemplo costarían entre tres y cuatro puntos a Lorena Cuéllar. La pasividad de Adriana con que inicia la campaña la pone en un tobogán. La arenga hecha en casa de Gobierno por Mariano González a grupos y liderazgos de su partido, advirtiéndoles del inminente riesgo, hacen subir a Mena luego de formar a los priístas, quienes antes se encontraban entre desconfiados y pasivos.

Di no a las alianzas

Todo depende del ángulo con que se vea la alianza entre el PRI y el PAN. La negativa de Adriana Dávila para ver en Lorena Cuéllar a quien encabezase a un proyecto aliado entre ambos partidos habría sido un golpe demoledor para el Revolucionario Institucional y para el gobernador Mariano González.

Pero vino la estóica defensa adrianista de lo que consideró su legítimo derecho a negar cualquier alianza que pudiera desplazarla del protagonismo con el que suele actuar.

No mostró hambre de triunfo colocándose como un factor de poder tras el trono.

Lo mismo opera para Lorena. En ningún momento consideró posible que su homóloga panista liderara el proyecto.

Y es precisamente en la competencia de ambas donde radica el boleto ganador de lotería de un PRI que a partir de ese rechazo entre políticas toma bocanadas de oxígeno, logra credibilidad para su abanderado y forma a todos a trabajar, como los autómatas que son.

En este momento de transformaciones, el propio CEN del PRI toma al toro por los cuernos, desplaza a Ricardo García Portilla en la coordinación de la campaña y comprueba como Manlio Fabio Beltrones no tenía razón cuando expresó su decepción por el candidato Mena y lo dio por muerto en puntillosos comentarios… Tlaxcala y Veracruz están perdidos, dijo a Joaquín López Dóriga.

Insisto, de esos tres, quien se caiga en lo que resta de la decena trágica –termina la semana entrante- difícilmente volverá a la pelea.

Según Ricardo Alemán, en Milenio, para que la oposición gane en Tlaxcala Adriana o Lorena, tendrían que hacer una cumbre, de la cual saliera una al frente y la otra en suma.

Falta una nueva gira de Andrés Manuel López Obrador, seis y siete de mayo. Tal vez de los ocho puntos alcanzados por Morena y su abanderada Martha Palafox, haya un avance notable. En las cifras el Movimiento de Regeneración Nacional, es damnificado del despegue tricolor que, según se ven las tendencias está en un contexto de crecimiento sostenido, a diferencia de la panista, en franco declive.

La falta de credibilidad del TET

El Tribunal Electoral de Tlaxcala (TET) fue vergonzosamente exhibido por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ante acciones parciales como aquella de perdonar al PRI por usar accidentes geográficos para pintar su propaganda.

Lo había denunciado el PAN, los integrantes del TET lo tomaron a la ligera, pero una instancia como el TEPJF nunca dejó de monitorearlo y por unanimidad los integrantes acabaron por reprenderlos.

Vicios del TET tienen en las juergas desenfrenadas de los amigos del vocero la forma de atender primicias, pero estas, de parte de una institución sin credibilidad no valen.

Para tira cómica

Una le ayuda a la otra. Bueno, una inventó a la otra. La cosa es que hace poco los priístas pusieron en cuarentena a Rosalía Peredo, al descubrir que sustraía información para mantener al día a su amiga la embajadora de México en Brasil.

Tuvo que pasar la titulación un poco complicada de la paisana en la UNAM –ahora sí le podemos decir lic- para que la política con el mote de barril sin fondo se apresurara a destaparla entre los cuates como la buena para el PRI en 2018.

Mariano, hoy añora a los operadores que ayer trató con la punta del pie

.

Los ojos se le salían de sus órbitas, al leer la lista de gente despreciada por él, maltratada, escupida, pero que hoy conforma el cuarto de guerra de su oposición

(etlaxcala) Manlio Fabio Beltrones, Olvida Nombre Candidato Tlaxcala, PRI, Caricatura, Tlaxcala Enlinea

Tan en serio ya la vio Mariano que, convocó a sus fuerzas vivas a la Casa de Gobierno –encabezaba la fila Marco Adame, perdón, Marco Mena– y les cantó derecho… yo ya me voy, y si perdemos, ahí ustedes a ver cómo le hacen. Fue en la víspera de la retacada plaza de toros en Apizaco, donde se vio a un PRI ya consciente que sus acostumbradas pereza, soberbia y gula, le puede costar un puntapié en el trasero en la elección del cinco de junio.

Tan en serio la vio que, ordenó comprar a los candidatos a alcalde o diputados que sea necesario, a cambio de contar con promotores del voto diferenciado… mientras gane Marco Antonio, habrá que anticipar jugadas de sacrificio. Conste que la presencia de Mena convalidó dicha operación jaraquiri.

Así que el libanés, atrás dejó la medallita de San Pedro con la que le fue cómodo negar públicamente a Marco Antonio -¿quién es?… yo ni lo conozco, dijo el bigotón a la prensa-. Hoy, retomó las riendas de la campaña. Y en esta parte de la película hay que destacar la ausencia de Mariano González Aguirre, a la reunión esta que les platico.

Ahora sí, la combinación de regaño-diálogo que suele acompañarlo desde tempranito se sintió en todo su apogeo. Lo interesante fue el momento por el que atravesaban sus subordinados. Todos con cara de regañados, pero a todos les llegó la arenga, sí señor. Se pusieron las pilas, y al día siguiente, no les quedó más que poner la plaza de toros hasta el copete.

Una de las pesadillas del señor manchis tuvo que ver con la lista de operadores reclutados por su competidora, la abanderada del PRD, Lorena Cuéllar Cisneros. Los ojos casi salieron de sus cuencas al ver, uno tras otro, los nombres que hoy, tanta falta le hacen.

Imagino la crítica auto infligida de un manchis a quien queda claro que sus modotes, resentimientos y desplantes, sirvieron para alejar a muchos de esos en el directorio de la Cuéllar.

Nada más falta al bigotón hacer su quinto paso, y pedir perdón a todos los ofendidos para ver la posibilidad de obtener su perdón… y sus listas de líderes con auténtica convocatoria.

Se los dijo a los presentes en Casa de Gobierno (para eso es la Residencia, pues para qué otra cosa sirve).

Los astros se alinean

Bajo la constante de abyección mariana, hay ciertas cosas de reconocer.

El tipo muere en la raya defendiendo sus razones. Y ha sido capaz de cambiar la actitud del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de su partido. Y hasta el líder nacional, Manlio Fabio Beltrones, tuvo que tragar sus malos augurios para Tlaxcala (y también para Veracruz) y casi estoy seguro, venir a la fuerza a Apizaco, a mostrar esas equivocaciones, tres para ser precisos, que van de lo… distraído, a los malos modos, como de una doméstica que rompe platos porque no tenía ganas de lavarlos.

Oigan, que al perverso entre los perversos del PRI le haya dado por confundir los nombres de Marco Antonio Mena Rodríguez, con el de Marco Antonio Adame, fue un lapsus de un Manlio, con una cruda de carretonero, con ganas de joder al candidato y a su inventor, o con toda la maldad para dejar claro el mensaje: ni el líder nacional del PRI sabe el nombre de su abanderado en Tlaxcala.

Y en la misma plaza, el sonorense recibió la rechifla de una militancia que parece haber comenzado a memorizar el apellido de quien en su representación se apresta a contender por la gubernatura este cinco de junio.

Partido de la legalidad

Si es así, el PRI tiene la obligación de comprobar que no superó el tope de campaña con tras la concentración del sábado anterior.

Claro, tenía que sacarse la espina clavada por Lorena y su movilización en el Parque de Apizaco.

Y así como contaron banderitas, mantas y hasta calcularon el costo de las sillas y del templete, bueno pues en esa misma proporción tendrán que ser honestos y detallar uno a uno los gastos para reunir a tanta raza.

Porque ahora resulta que a los inteligentes del INE se les dificulta distinguir entre un autobús estacionado casualmente cerca de la plaza de toros y otro atiborrado de acarreados, sencillamente porque a las unidades no las decoraron con las tradicionales cartulinas: “Seisión tal de Terrenate”, “Red BAL apoya a Marco” no, ahora los autobuses llegaron sin distintivo alguno.

Y como los señores del INE son miopes –o nos quieren hacer creerlo- pues prefirieron no contabilizar autobuses. Qué casualidad, verdad.

Injusticia laboral en el ITE

Bueno, mientras los consejeros elevan sus niveles de colesterol en sus venas, porque ahora sí comen con manteca, al personal de tropa, de a pie, a los verdaderos héroes anónimos del organismo, los tienen trabajando jornadas que comienzan a las ocho de la mañana y culminan hasta las diez de la noche.

Cuidadito y alguien se oponga a cumplir con ese irregular horario porque, el área administrativa les aplica tal nivel de sanciones, que en la quincena en lugar de recibir su paga, reciben muestras de solidaridad porque ya no alcanzaron ni máiz de paga.

El debate

El foro es inmejorable: Teatro Xicohténcatl, la fecha, 24 de abril.

Será entonces cuando candidatas y candidatos a la gubernatura de Tlaxcala se den cita en el escenario de un lugar bello, aunque de limitada capacidad.

Quien modere el evento, eso está en veremos.

También la temática y el tiempo del que dispondrán los candidatos para defender sus razones.

¿Y el plan B?

Parece que esa estrategia pasó a mejor vida, porque los ojos preocupones de Mariano, mostraron a un cuate ya como que librado de la tentación de chamaquear a su partido, pensando en Adriana Dávila Fernández, como la alternativa para contar con alguien que le permitiera ocultarse bajo sus naguas, si los resultados de junio no fueran los esperados.

Cada chango a su mecate. Mena por su lado, hasta con la opción de llamarse distinto y Adriana con el suyo, y la muy discreta dinámica de arranque de campaña.

La manchi lista de candidatos al Congreso, una sumisión más de Marco Mena

.

¿Cómo incluir en esa manchilista a personajes que le hicieran sombra a marianito, si él va como abanderado por el Cuarto Distrito?… si esta legislatura fue, malita, aguarden la que viene

Lorena Cuellar Cisneros, PT, Mariano Gonzalez Zarur, Quico, Alberto Anaya, Manlio Fabio Beltrones, Caricatura, Tlaxcala Enlinea

Uno ve la lista tricolor de candidatos a diputados locales, y automáticamente relaciona la sumisión de Marco Antonio Mena Rodríguez al continuismo de Mariano González Zarur. ¿Acaso el PRI carece de nuevos rostros, ganadores, jóvenes o maduros, pero no cínicos mapaches, fardos en la entrada de Lira y Ortega 8 afianzados al suelo como los dueños temporales de la que ya sienten esa legislatura cómplice para animar el cuesta abajo de un estado que elección tras elección se vuelve más una familia cínica.

En el distrito uno, Eréndira Cova Brindis, el eterno proyecto con más ganas que capacidad, pero lista para soltar la garra. En el dos, Eduardo Vázquez Martínez, una vulgar cuota para alargar al mismo sujeto que vende protección a obreros y campesinos. En el tres, José Martín Rivera y el interesante triángulo que hace de la región oriente una de las rutas más inseguras del país, según la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar).

Bueno, de Mariano González Aguirre, se dicen tantas cosas… baste ver el gris grupo de individuos con un asterisco cuando uno trata de encontrar algo positivo en ellos. Pareciera que la línea es no opacarlo, al contrario propiciar una especie de alivio cuando en lugar de mirar a Fabiola Sue Nava, y sus traiciones en el OMPRI, trata uno de no manchar los conver’s de lona al atravesar este jardín minado.

Hay quienes ni mención merecen. Pero enterarse del enésimo contraataque de Enrique Padilla Sánchez, hoy por el distrito siete luego de haber dejado la delegación de la SEP, sin siquiera dar una explicación creíble, a uno le provoca uno como zica de la desvergüenza. Todo el respeto para Gabriela del Razo Becerra, en el ocho, y solo la pregunta ¿no hubo alguien con menos millas recorridas en el camino de la sumisión a Mariano González?

Digo, estos abanderados deberían tomar en cuenta que hoy la opinión de jóvenes, mujeres, mamás solteras, y en general gente en la miseria gracias a un sistema excluyente y bastante chueco como el del señor manchis, va a ser fundamental para hacerlos llegar o para mandarlos por un tubo con todo y sus despensas o su lanita envuelta para regalo y con el moño del cinismo.

¿Quién puede dejar de ser negativo en un análisis donde se ha de mencionar el nombre de Arnulfo Arévalo Lara, o del de la hija pródiga Eladia Torres Muñoz, una seño a la que nada más le hace falta militar en el partido de los pulqueros (saludo para nuestros amigos tlachiqueros y aguamieleros). Y si acaso un poco deja de ser vergonzante con abanicos como estos, hay que pensar en Madaí y su mala decisión de dejar el deporte para dedicarse a hacer fortuna como política, una tentación no mala, sino lamentable para aquellos a quienes en algún momento volteó a verlos un público plural, al que los colores no lo aflijan como sí en cambio que a Tlaxcala y a sus deportistas les vaya bien.

Perdón por los que faltó mencionar pero como dicen los jóvenes, hacerlo de plano da güeva…

¿Cómo que se les hizo tarde?

Los petistas se la hicieron buena a la senadora perredista con licencia, Lorena Cuéllar Cisneros. les salió plomo en las patas y en el derriere porque teniendo un día así de grande y luminoso se fueron presentando a la una cuarenta y siete de la madrugada.

Ayer compartíamos con ustedes el raro proceder de los petistas, encabezados por el pragmático Alberto Anaya Gutiérrez, un cuate dispuesto a ponerse de tapete para que Manlio Fabio Beltrones no se ensucie el calzado. Es que le debe el registro de su partido. A lo mejor hasta le hizo un bien a esta expresión de PRD que impulsa a Cuéllar, porque siendo Tlaxcala un laboratorio en junio podría hasta perder el registro los dos institutos políticos.

El caso es que en Tlaxcala, el PT y sus patas de plomo, obró igualito que en Oaxaca, donde el mismo partido decidió ayer romper con el PRD la alianza que apoyaba a José Antonio Estefan Garfias. Y nada más falta que en Puebla también rompa con Rafael Moreno Valle para quitar el apoyo a Tony Galy para que el cuadro esté completo.

Bueno se echaba de ver, en Puebla el trato con Rafita es que le pegue a AMLO hasta que se canse. Si cumple esa tarea y además crece su imagen camotera, será bienvenido a las grandes ligas y podrá también desquitarse de sus eternos enemigos panistas, Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala.

Ni hablar, ahora sí se la hicieron a Lorena. A estas alturas, el que se enoja pierde.

Sorpresas

Por cierto, ya ven que uno se entera de cada cosa… resulta que en unos días se hará pública la incorporación del futuro ex priísta Noé Rodríguez Roldán, a la causa de la candidata perredista al gobierno. ¿De qué tamaño es el enorme capital político del que presume? Eso lo veremos, como no lo vimos ahora que en el PRI le cerraron la puerta.

Otra que tiene un pie en el PAN, nos dicen, es la super priísta de cepa Guadalupe Sánchez Santiago. Filtraron que le andan proponiendo una plurinominal en el partido que de plano fue incapaz de satisfacer el equilibrio de género, en eso que suelen llamar paridad, y hoy se dedica al reciclado de personajes que ya deberían pensar en el retiro.

Bueno es que a Lupita le pasa lo del pastorcillo aquél que de tanto gritar, ¡el lobo, el lobo!, ya nadie le cree.

Ah, con la suplente de la senadora Martha Palafox

La seño Vero González Rodríguez, algún día va a aprender a leer, chance y ahora que sus ingresos tienen hartos ceros, en su nueva chamba: ocupar la curul de la senadora con licencia Martha Palafox Gutiérrez, la ya candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la gubernatura de Tlaxcala.

A Vero González la acusan los socios de su hermano, Ángel Santos González, de ser depositaria de una fortuna mal habida.

Para empezar Ángel Santos González, falsificó firmas y actas del consejo directivo de Combustibles de Huamantla SA de CV. Para ello contó con el concurso del director del Registro Público de la Propiedad y Comercio, Cuauhtémoc Lima López, quien no contestó las denuncias en su contra y por consecuencia se declaró confeso de tales falsificaciones. En las mismas se encuentra la Correduría Dos en el estado de Tlaxcala, donde también ayudaron a Ángel Santos, a falsificar firmas y a obtener copias certificadas alteradas de asambleas donde el singular empresario quitó sus acciones a quienes hoy tienen el fallo a favor de parte de la autoridad.

Se trata del Juez Tercero de Distrito en el estado de Tlaxcala, Juan Pablo Rivera Juárez, quien sentenció a los González –bueno, la senadora suplente es solidaria con su carnal- a devolver acciones, pagar ingresos y aguardar la cárcel al haber tronado como ejote en el juicio ordinario mercantil 91/2014.

Los denunciantes, Hilda Gerardo Alfaro y Rodrigo Rangel Luna, son apenas la punta del iceberg de los negocios chuecos que, aquí entre nos hasta acabaron con la salud del señor padre de los traviesos hermanos González, de plano su progenitor dejó de existir al darse cuenta de la ruindad de su hijo y la complicidad de su hija, por cierto hoy muy sentada en una curul del Senado de la República.

La pregunta obligada es: ¿Qué va a pasar con Cuauhtemoc Lima López, y sus manos en la masa, como fue sorprendido por el Juez Rivera Juárez? ¿Qué va a pasar con la Correduría Dos de Tlaxcala, cuya titular también está hundida en este lodazal más arriba de su cintura?

De todo entre los candidatos: tibios, pseudo críticos, autistas y pusilánimes

.

Pero es muy buen tiempo para que pese a sus limitaciones, presenten sus respectivas declaraciones patrimoniales, y además nos digan qué actitud asumirán ante los manchi abusos

 (etlaxcala) Hector Yunes Landa Veracruz, PRI, Marco Mena Rodriguez, Deslinde Gobernador, Tlaxcala Enlinea, Caricatura

Pasaron de ser aspirantes al gobierno de Tlaxcala, a formales candidatos de sus partidos o alianzas de institutos políticos: Adriana Dávila Fernández (PAN), Lorena Cuéllar Cisneros (PRD), Martha Palafox Gutiérrez (Morena), Marco Antonio Mena Rodríguez (PRI-Verde-Panal), Serafín Ortiz Ortiz (PAC), Edilberto Algredo Jaramillo (MC).

Es tiempo de hacer superficialidades a un lado: “soy la mejor”, “yo, mis viejitos”, “continuar con el progreso”, y de poner sobre la mesa los datos duros que la gente quiere conocer.

1.       Qué van a hacer los candidatos ante la disposición de recursos públicos para adquirir –probablemente con sobreprecio- cientos de miles de chamarras y cobertores. No valen las sentencias retóricas. Aquí hacen falta denuncias concretas. En Nuevo León, por ejemplo, renunció un subsecretario de Gobierno, de la administración de Jaime Rodríguez “el Bronco” porque fue sorprendido pagando de más por cobertores. ¿Acaso en Tlaxcala no somos capaces de exigir cuentas, señoras y señores candidatos, al titular de la USET, Tomás Munive, y a su jefe el gobernador, respecto a los criterios usados para adquirir, con un diseño y colores alusivos al PRI, los mencionados chamarras y cobijas?

2.       ¿Serán capaces de volverse comparsas de la desaparición de 11 mil toneladas de fertilizante, a lo que la administración parece haber dado la vuelta a la página, y en ese mismo asunto, de dejar impune el asesinato de la mujer policía que trató de impedir el robo de una computadora con información, la cual de todos modos fue sustraída de la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa)?

3.       ¿Pasarán por alto los informes de un titular del Ejecutivo local, perdido en el narcisismo y culto a sí mismo, para cuya ejecución dispone de importantes recursos. Hay que ver la danza de helicópteros, el besamanos, la paralización de una capital para celebrar un acto fuera de protocolo con el que se da gusto un gobernante incapaz de presentar en la tribuna del Congreso, el estado que guarda la administración depositada en él?

4.       Tlaxcala es de los pocos estados que devuelve dinero a la Federación por falta de proyectos, por falta de organización y sobre todo por la mala fe de un mandatario a quien algo debe mover a dejar al estado en indefensión ante el crimen, pues renunció a equipo y armamento, regresando nada más en el rubro de seguridad pública más de 2 mil 500 millones de pesos.

Así que los flamantes abanderados al gobierno de Tlaxcala, “el laboratorio político” tienen tareas que realizar, a no ser que les acomode nadar de muertito, confiando su destino a las encuestas y a la buena voluntad de los votantes, en un escenario donde triunfe el menos malo.

No se dan cuenta, señoras y señores candidatos, que esa es la razón por la cual nos encontramos sumidos en un pantano de mediocridad, el cual ni siquiera alcanza el superlativo en la crítica, como para llamar la atención de instituciones como la Auditoría Superior de la Federación, dando pie a verdaderas investigaciones donde caigan desde los peces gordos que se enriquecen de la calidad blandengue de un estado sometido a tal por grupos y liderazgos determinados a no dejar el poder.

A la fecha, solo Serafín Ortiz (PAC) y Martha Palafox (Morena) han tenido expresiones abiertamente críticas contra la forma de conducirse del gobernador Mariano González. La Promotora de la Soberanía Nacional en Tlaxcala, Palafox Gutiérrez afirmó hace una semana que Tlaxcala se prepara para sufrir los embates de una elección de Estado, organizada por el grupo en el poder.

El resto de los candidatos van desde, nadar de muerto, hacerse desentendidos ante atropellos y abusos, y en el colmo de las decepciones –incluso para sus propios compañeros militantes del PRI- a un abanderado tricolor, Marco Antonio Mena Rodríguez, hablando de continuidad y alabando lo que llama la plataforma que Mariano González ha preparado para el despegue de Tlaxcala.

Deben saber que lo extraordinario de esta elección es la tecnología de la comunicación en manos de la gente. Hoy no es necesario que transcurran días enteros para que las informaciones se propaguen. Ya es posible comunicar las mismas en tiempo real; viralizar comentarios, imágenes o videos que antes debían aguardar para ser mutiladas o maquilladas.

Hoy, con velocidad vertiginosa la gente sabe de abusos cometidos por los gobernantes o, de dirigentes de partidos –como está pasando ahora miso-. Y una vez conocido el tema, la gente puede opinar. Se acabó la mordaza. De eso deben estar conscientes los candidatos, varios de los cuales se esmeran en construirse imágenes melosas, priorizando resultados de encuestas que solo ellos conocen. Sirven a intereses superiores manipulando a la gente. Pero no se quieren dar cuenta que los sorprendidos a final de cuentas serán ellos.

Lo pesado de las comparaciones

Pero a veces muy conveniente, como lo que ocurre en Veracruz, con el gobernador Javier Duarte de Ochoa, a quien ayer un nutrido grupo de pensionados no le permitió entrar a reunirse con ellos en el icónico Café la Parroquia. “Fuera, fuera”, gritaban los pensionados, molestos por la política asumida por el priísta, a quien poco interesa el futuro de quienes en esta etapa de la vida verán o disminuidas o desaparecidas sus pensiones. (¿dónde he visto un escenario muy parecido?)

En cambio aquí nos domina una especie de lástima y miedo. Y eso permite al gobernante que ya va de salida burlarse de los militantes y hasta del propio priísta que pretende sucederlo en el gobierno. “Soy una estrella que se apaga, Mena, una que se enciende”, dijo el apizaquense en la convención de delegados donde ratificaron al pusilánime.

Pero, por algo será que el CEN del PRI ha comenzado a recomendar a sus candidatos alejarse del gobernador. Así lo hizo con Héctor Yunez Landa, en Veracruz donde el abanderado tricolor se desmarcó de la administración de Duarte de Ochoa, “no somos iguales”, atajó al explicar que llegó a la candidatura pese a la oposición del regordete.

¡Ay!, ¿cuándo veríamos eso en Tlaxcala, con un abanderado tan delicado que primero se marchita antes que lanzar la mínima crítica a su creador, Mariano González?

Pregonar con el ejemplo

A propósito del reto planteado aquí para los candidatos al gobierno de Tlaxcala, creo que es tiempo para que los y las políticos aludidos presenten su declaración patrimonial.

Recuerdan aquellas lindas frases de Mariano, cuando nos ofrecía gobernar dentro de una caja de cristal, mandando al carajo a sus parientes. Todo resultó un pitorreo, una mascarada en la pachanga del año de hidalgo de González Zarur.

Borrego

¿Quién dijo que Serafín Ortiz acabaría por declinar a favor de cierta candidata? Que nosotros sepamos, el ex rector de la UAT está firme en su proyecto de buscar el gobierno de Tlaxcala.

La alianza PAN-PRD frustrada; sus graves daños colaterales e irreversibles

.

Es evidente el desconocimiento de la plaza de los líderes nacionales de esos partidos, situación aprovechada por dos protagonistas locales para exhibir su egolatría

(etlaxcala) Alianza PAN PRD, caricatura, Ricardo Anaya, Agustin Basave, Tlaxcala Enlinea

PAN y PRD se han desgastado de tal forma que al día de hoy son los partidos de la especulación rumbo a los comicios de junio. Sus dirigentes nacionales, Ricardo Anaya Cortés y Agustín Basave Benitez, han sido incapaces de acudir a mesas de acuerdos una vez superadas sus respectivas diferencias internas. Y de dichas propuestas sólo se conoce el mensaje de sus virtuales candidatas, reacias a ceder a una alianza dados sus respectivos roles protagónicos.

La senadora perredista Lorena Cuéllar Cisneros, tuvo inicios muy positivos para su causa. Poco a poco se fue perdiendo en ese mar de declaraciones y desacuerdos con la senadora panista, Adriana Dávila Fernández, cuyos amagos de aparecer en las boletas, con o sin el apoyo del PAN, echaron por tierra los avances de Anaya y Basave respecto a la alianza.

A estas alturas, ni Cuéllar ni Dávila, tienen el antídoto para aliviar los bombardeos mutuos. No fueron capaces de aliarse, pero hoy tampoco son capaces de orientar discurso y acciones hacia la racionalidad demandada por un universo de votantes, hastiado de escuchar las porras de una y las porras de otra, y demandante de conocer las claves con las que piensan sacar a Tlaxcala de la parálisis, económica, social.

Qué daño les significó la falta de conocimiento de sus líderes nacionales. Basave Benítez hacía números alegres. Pronosticaba alianzas en por lo menos ocho estados y llegaba al regocijo del reparto del pastel: cuatro para el PAN y cuatro para nosotros –decía- y todo lo tenía solucionado.

Fue incapaz de asomar la nariz a cada una de las plazas para disponer de información amplia y confiable que le permitiese conformar una bitácora sustentada en la realidad. Tenía que darse cuenta que al menos aquí en Tlaxcala dos senadoras eran las mamás de los pollitos en su corral, y ni pensar que una cediera el nido a la otra. Al contrario, en tal caso llegarían a aniquilarse.

El resultado hoy lo vemos. La senadora Adriana Dávila, dispone sólo de una parte del panismo tlaxcalteca. Su propuesta es ir sin aliados, pero cómo hacerse competitiva solo con el porcentaje de partido que le asiste. La sigue Adolfo Escobar, pero la combate Aurora Aguilar. ¿Qué parte del albiazul tiene, el 40 por ciento, el sesenta por ciento? Eso lo vamos a ver en la urna.

Por cuanto a la senadora Lorena Cuéllar Cisneros, no tardaron en llegar las disputas de dirigentes y líderes que van tras su futuro inmediato. La gubernatura –se ve- no es su prioridad, sino asegurar posiciones para sí. Actuaron con la confianza de quien se sabe con sobrada ventaja y se dedicaron a dilapidar lo poco que esfuerzos mil, las circunstancias y el activismo de la legisladora habían conseguido.

Pero tuvo que llegar Agustín Basave y su desconocimiento de la plaza. Y ahí tiene usted a la precandidata única del PRD con los números más bajos de lo pronosticado. Esa, su calidad de única, es lo que dio al traste en el comportamiento de vivales como Santiago Sesín, como Gelacio Montiel, para hacer trizas lo logrado. No se trata de elementos dispuestos a armarse para ir a la batalla. Los muy ladinos repartieron los cargos con antelación.

Los otros candidatos

Concentrada en una estrategia distinta, la segura abanderada de Morena, senadora Martha Palafox Gutiérrez, priorizó la distribución masiva de su informe de actividades en la Cámara Alta. Su estrategia consta de recorrer el interior del estado, acompañada por Andrés Manuel López Obrador. Y sus números son consistentes.

El ex rector Serafín Ortiz Ortiz, virtual candidato del Partido Alianza Ciudadana, es otro caso que merece la pena analizar. Al día de hoy es el único con una crítica sostenida y un discurso que lo retrata como el académico que es. No tiene los grandes despliegues como los que tan caro han costado a azules, amarillos y tricolores, pero tiene el pulso que en el trayecto de la fecha fatal le puede permitir acuerdos basados en votos diferenciados, y enfilados a los proyectos convenientes a su causa.

Qué decir de un PRI castigado por el estigma de quien se llena la boca afirmando que él hizo a Marco Antonio Mena Rodríguez. Pero en la primera oportunidad lo niega.

Esa no es división, es mala leche de un político decadente que se empeña en mantener cerrados los ojos para advertir hasta dónde está hundido.

La consecuencia son los números que no crecen. Y al igual que antes de la designación de Mena, se hallan muy por debajo de lo esperado. Como partido puede que sus expectativas sean altas. Pero la elección consta de una multiplicidad de elementos, todos con cifras sobresalientes. Es la diferencia entre ganar… y perder.

La vergüenza del sexenio

Igual que Puebla y otras siete entidades, las fuerzas de seguridad de Tlaxcala están reprobadas en las evaluaciones aplicadas por el Gobierno Federal.

Bueno, aquí tenemos personal de custodia personal de un gobernador, que uno de tantos días decidieron accionar sus armas y matar a un agente federal, y herir a su hermano. Lo peor es que el jefe de aquellos parece haber iniciado una campaña en contra de los familiares de las víctimas.

Aquí también tenemos cabezas de los acreditables inmiscuidos en el delito de secuestro. Capturados con las manos en la masa.

Tenemos cifras alarmantes en el delito de extorsión, muy a menudo aparecen muertos incluso con huellas de tortura, pero la declaración constante es que Tlaxcala es uno de los estados más seguros de la República.

Lo grita lo que queda de un gobernador en su besamanos organizado para los cuates. Y lo presenta de tal forma que hasta los invitados lo creen.

Con los millones de pesos devueltos por falta de proyectos. Con la permisividad de un mando más interesado en seguir medrando que en ejercer un poder responsable, pues la evaluación no debería sernos extraña.

En materia de seguridad estamos reprobados.

O sea, no somos el estado más seguro, como se emepeñan en difundir las autoridades.

Pone sus ojos el PRI en otros estados, menos complicados que Tlaxcala

.

Adriana se impone, ganan Felipe y Margarita a Moreno Valle; pero el plan original tenía otro guión; hoy, los otrora aliados definirán hacia donde decantan sus cultos a sí mismos.

(etlaxcala) Espionaje Manlio Fabio Beltrones, Mariano Gonzalez, Adriana Davila, Caricatura, Tlaxcala Enlinea

El PRI no ha reparado en meterse hasta la cocina en las doce entidades que eligen gobernador, para disponer de la suficiente información que le permita palomear a su mejor opción. Y convertirlo en el candidato del presidente Enrique Peña Nieto.

Por ejemplo, Ignacio Ayala en Colima, cuyo triunfo sobre el perredista Jorge Luis Preciado, en la elección extraordinaria de ayer domingo parece irreversible; por ejemplo la senadora Blanca Alcalá en Puebla, que emparejó la competencia con Tony Galy, delfín del gobernador Rafael Moreno Valle.

El tricolor no esconde las ganas de dar la pelea en 2016 y quedarse con la mayoría de las gubernaturas en disputa. ¿La mayoría? Sí porque parece que algunas plazas podría estimarlas material de sacrificio, para no llevarse el pastel completo, y con ello la rechifla de los electores que insisten en ver el vaso medio lleno de la democracia en México.

Claro, hablo de Tlaxcala. Mil mensajes fueron enviados al terco coordinador de los esfuerzos para imprimirle un poco de sensibilidad sobre quién sería la candidata de Peña Nieto. Mas las viseras a lado de sus respectivos oclayos le han impedido una visión panorámica. Y se concentró en el surco en dirección del cual ara su alianza aldeana.

Paralelamente en el CEN panista culmina el agarrón entre Margarita Zavala y su marido Felipe el expresidente, en contra del gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle, mano en la comisión nacional permanente y precursora de alianzas con el PRD. Ello alumbra en el sentido que la candidata del PAN va a ser Adriana Dávila Fernández.

De nueva cuenta va a tener la oportunidad de demostrar de qué está hecha, con qué porcentaje del PAN va y hasta dónde el voto de los tlaxcaltecas por el albiazul puede ser tan abundante como para permitirle un sonoro triunfo el cinco de junio.

Las cosas ocurren a la inversa del plan original escrito bajo la siglas adri-manchis. Se suponía que el de Apizaco quedara fuera de escena para poder apuntar sus baterías a la causa de su paisana. Pero sin perder el control. Escondido entre las naguas de una gobernadora que casi todo se lo debiera a él. Y de nuevo, el fantasma de la traición invade el recinto de estos dos… ¿Cuál lo merece, cuál habrá de mandar? Eso no estaba en su guión.

Nada es cosa del azar. Hasta pareciera la manota del big brother Manlio Fabio Beltrones, metido hasta el tuétano de los actores y constante en el flujo de cualquier cambio.

Solo estaba disponible la habitación 1408 (terror, 2007 dirigida por Mikael Hafströn) y puede que enloquezcan poco a poco, presas de la desesperación porque todo comenzó por salir de su control y, al paso de las horas nuevas complicaciones surgen. El más vulnerable es al que le tiembla la mano, o sea, espantado ya andaba. Este susto es una raya más al tigre.

Al mal tiempo

He ahí la plaza para quien la pueda tomar. Como una contribución de un tricolor satisfecho en sus acciones de colocar trampas y cebos.

¿Quién dice yo?, ¿Adriana, Lorena, Martha, Serafin?

Facilita este escenario la insistencia de Marco Mena por no quitarse de enfrente al estorbo que lo siente su subordinado. Y luego lo niega.

Digamos que este es el anexo de la habitación 1408, operada por un tal manchis con la creencia que organizando el nuevo cochinero en 2016 le van a permitir el uso de los colores del PRI para afianzar el puente que le permita salvar el pellejo.

Como veo las cosas Tlaxcala tiene ya su lugar ganado, pero en el limbo, donde hasta ahorita, nada para nadie, salvo que algo extraordinario ocurriera:

  1. El cuasi cadáver político que le estorba a Marco Mena, podría renunciar y llevar su vibras malas a lugares donde no provoque los daños que aquí.
  2. Se podría fingir enfermo. Ándale, hacer como que la mano de los temblores ya no le permite apariciones en público.
  3. Pedir clemencia pese a lo avanzado del brete en el que por su necedad se metió.

Mire que un cuate en el contexto del presidencialismo y sedicente respetuoso de los protocolos del partidazo, no debió dar rienda suelta al instinto, que embiste y bufa sin control, aunque después se arrepienta. Pero, palo dado ni Dios lo quita.

 

 

Adriana, fundamental para la renuncia de Agustín Basave al PRD

.

Pese a que la acción no ha sido formalizada por el Consejo Político de ese partido, este es el momento de triunfo entre Calderón-Dávila y los porros amarillos encabezados por los chuchos

(etlaxcala) Renuncia Agustin Basave Benitez, PRD, Fracaso Alianzas PAN, Caricatura, Tlaxcala Enlinea

A Agustín Basave Benítez, el Consejo Político del PRD no le ha aceptado la renuncia a la dirigencia nacional, que presentó hoy pasadas las tres de la madrugada. La alianza con el PAN, con la mayor oposición en Tlaxcala, es lo que mantiene en vilo a ese partido pues aparejada a la resistencia que encabeza la senadora Adriana Dávila Fernández, también se encuentra Puebla.

A mediados de diciembre comenzaron los amagos del aún líder nacional amarillo. Y no han sido en vano. Ya formalizaron alianzas en Veracruz y Oaxaca. Pero a Tlaxcala se le cuece aparte porque, a los oídos tapados de la Dávila los secunda el activismo de Margarita Zavala y su esposo el ex presidente Felipe Calderón, enemigos declarados del gobernador poblano Rafael Moreno Valle.

El mandatario vecino preside la comisión nacional permanente creada para impulsar las alianzas entre amarillos y azules. Moreno Valle no es profeta en su tierra, ni en Tlaxcala.

Ya veremos si la inercia aliancista generada en los dos mega estados, oaxaqueño y jarocho, llegan a tener alguna influencia en el corredor Puebla-Tlaxcala, donde la necedad adrianista se basta y sobra para dejar solo a un PAN del que, entre otras cosas presume una copiosa votación en 2010, pero no aclara la participación del orticismo para poder conseguirla. Y esa corriente, desde luego que hoy no la secunda.

Urgencias en el tricolor

Ni Anabell Ávalos, Noé Rodríguez y Guadalupe Sánchez Santiago, han aceptado –y tampoco los han buscado- para aplicar la necesaria operación cicatriz de un Revolucionario Institucional hoy en manos de Marco Antonio Mena Rodríguez.

Pero el candidato sigue sumido en la ambigüedad de la continuidad y la sana distancia. Y mientras no decante por lo segundo habrá de enfrentar el desprecio colectivo motivado por el cadáver gobernante, genio y figura (más bien desfiguro) del bocón, bravucón hacendado, cuya esperanza hoy no se finca en el continuismo sino en el salvamento del pellejo, tras el desafío a los líderes, el formal y el real del partido al que ha saqueado a la voz de encabezar el proyecto ciudadano que hoy nos tiene como estamos.

No hay duda que el cuasi libanés es uno de los principales problemas.

El otro es la pasividad de Mena. Hablar de continuismo es ofensivo hasta para el más priísta de los militantes. Mas el miedo que le despierta el espasmódico le impide tomar la decisión a la cual debería considerar inaplazable.

Basado en aquella reunión de unidad convocada por el líder nacional tricolor, Manlio Fabio Beltrones Rivera, el candidato Mena debiera involucrar, personalmente, a los tres resentidos por su imposición, y acabar de entender que por más que los minimice, representan una cantidad muy respetable de votos. Y las elecciones se ganan con votos.

Mena es la reaparición de Joaquín Cisneros Fernández. Mena es uno de sus hijos putativos, cuya preparación académica, dentro y fuera del país obedeció al gran proyecto que, cosa curiosa dispuso en su momento de una de las más generosas proveedoras de chambas y posiciones, ni más ni menos que la hoy senadora Lorena Cuéllar Cisneros.

Tras la desaparición del reconocido político Antonio Mena Montealegre, sus hijos Marco y Fabricio fueron cobijados por la familia Cisneros.

Entonces pensar en el rompimiento con Mariano es complicado. Está de por medio la hermandad con Joaquín. Y la verdad pensar en una traición –como en cambio el hacendado ni lo dudaría- es directamente proporcional a la desventaja de un partido afectado por el tufo de cadáver del que se empeña en pensar que a todos nos toma el pelo con entrevistas como la más reciente, donde dice desconocer el proyecto de Mena, cuando en realidad lo tiene postrado.

Vergüenza les había de dar

En su habitual recepción de lisonjas, en la emisora de Apizaco, el cadáver político del sexenio, presumió de tener en su gabinete a elementos valiosos por los cuantiosos lustros sobre sus hombros. Por ejemplo, dijo, tenemos en Finanzas al secre de oro, Jorge Valdez Aguilera, de acuerdo, entrado en años mas no por eso libre de recibir las pedradas por la voracidad mostrada durante toda su carrera.

También tiene al sinigual secretario de Educación, Tomás Munive Osorno, un político de la vieja guardia con muchas explicaciones por ejemplo a la PGR, donde existe al menos una denuncia –aquí tenemos copia- por el brutal enriquecimiento, una de cuyas manifestaciones más ofensivas se halla en Texoloc, donde un descomunal predio fue bardado como ha ocurrido con propiedades del Chapo Guzmán. Claro, esta pertenece al célebre doctor Tomasito Munive.

Otro viejo del que difícilmente podría sentirse orgullo es el vocero que, data de los tiempos de Tulio Hernández. Y de entonces a la fecha no dejó de medrar, entre lo indigno que es pertenecer a su cofradía y lo flama que resultó para hacer negocio, en el nombre de un gobierno con un aroma parecido al suyo.

Los hermanos panistas se desconocen

Resulta que el mayordomo azul, Carlos Carreón, cobra a precio de oro su rastrerismo ante Adriana Dávila Fernández. Y se apuntó como el number one, para exigir… no pedir, ¡exigir la candidatura pluri a la diputación local.

Ni siquiera se da cuenta del nivel suyo, digamos como para suplente de regidor o jefe de mantenimiento en alguna comuna chiquita.

En cambio, disputa la pluri a un político que creo, no es de su peso, como resulta el alcalde de Calpulalpan, Vicente Hernández Roldán.

Ya veremos qué decisión toma la señora senadora.