[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Guadalupe Sanchez Santiago’

Hunde Sánchez Santiago el puñal de la deslealtad a quien la sacó de su soterramiento

.

En el PRI carecía de oportunidad alguna para sobrevivir en esta otoñal parte de su carrera; Adriana Dávila la reinventó, la hizo candidata, pero hoy debe estar muy arrepentida

Guadalupe Sanchez Santiago, Traiciona Pan, Adriana Davila Fernandez, Defraudada, Humillada, Caricatura

Pero qué cara resulta la candidatura plurinominal del PAN a Guadalupe Sánchez Santiago, cuyo pragmatismo de ayer sirvió para pisotear la memoria de su padre, el priísta recalcitrante Emilio Sánchez Piedras y también a los principios del partido del cual ha vivido durante todo su desempeño en la política.

Hoy, con la mano en la cintura, la ex aspirante a la candidatura tricolor al gobierno, asegura seguir siendo priísta. Pese al compromiso signado cuando hizo el mérito. El mismo que al paso de las semanas lo convirtió en una apoyo aislado a la candidata del PAN a la gub ernatura, Adriana Dávila Fernández.

Y genera un conflicto por la posible sobrerrepresentación, en caso que persista en sus deseos de no dejar al tricolor.

Guadalupe construyó, con el concurso de Adriana, su caballo de troya para invadir a un PAN con demasiada gente aguardando la oportunidad que esta política, tuvo por alguna razón –tal vez el convenio con la radiodifusora de la que es accionista- tuvo con facilidades inauditas.

Lo peor es que aún no llega y ya está renegando.

La lideresa moral de ese partido debería fajarse muy bien y aplicar los principios de su partido, porque a partir de esta muestra de la arrogancia priísta de la Sánchez Santiago, vendrá sin duda  una etapa de inestabilidad en el blanquiazul.

¿Por qué no sustituirla?, ¿No puede o no se atreve?

Se suponía que el PAN había ganado a una experimentada mujer con una importante trayectoria y con la convocatoria necesaria como para robustecer la votación a favor de la apizquense.

Pero el tiro le salió por la culata.

Además de burlado, Acción Nacional enfrenta la peor humillación de su historia.

No ha sido necesario llegar a la fecha de las votaciones para que Guadalupe Sánchez, usase su cuenta en Facebook y se carcajeara de los panistas, incrédulos, impotentes, sometidos.

La apuesta tricolor, un voto escaso

En medio de las ruindades de la elección, detectadas una por una, aparece el fantasma del abstencionismo como método infalible para desincentivar la participación en una contienda descaradamente dispareja.

Unos, los del partido en el poder, lograron una candidatura común, pero quitaron a los demás esa prerrogativa. Esos mismos, respaldados por organismos electorales a modo, gozan de tolerancia en los plazos, y han podido remediar candidaturas, suplencias, sobre las rodillas aunque fuera del tiempo legal.

Es un fraude adelantado. Solo una tragedia podría cambiar un destino más que arreglado, pero en el contexto de una aparatosa simulación.

Hay consejeros electorales que actúan como verdaderos activistas. Y poco les interesa que su actitud destruya la credibilidad de quienes tienen en sus manos la organización de la jornada.

Es el día en que no vemos ni escuchamos alguna forma de promover el sufragio. La redistritación es una tarea con más desinformación y confusión que puntos positivos para quienes la impulsaron.

Faltan seis semanas de campaña y el desencanto es notorio.

Y en eso mucho tienen que ver todos los candidatos.

Lo que va del proceso se dedicaron a un boxeo de sombra… a intercambiar frases de soberbia: yo tengo mejores operadores que tú… los del otro lado no tienen proyecto…

Todo pronóstico se focaliza en activar el cinco de junio muy temprano la operación de rellenar urnas a como dé lugar.

La relación entre candidatos y ciudadanos ya dio de sí. La liga se estiró lo máximo y evidenció el desencanto, que ha de convertirse en una baja votación.

A eso le apuesta un PRI con un supuesto voto verde de mayores dimensiones que el de castigo, por los marianazos y la pésima conducción del país. Pese a esta realidad, el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, dice que no se trata nada más de ganar, sino de contar con gobiernos robustos, cachetones para lograr los cambios que se necesitan.

Otras incongruencias

Hace poco, Adriana confiaba en las encuestas porque los números de que disponía la colocaban en el podio de los ganadores.

Hoy, cuando las encuestas cambiaron, las descalifica.

Lo hace respaldada por dos perdedores, como Santiago Creel Miranda y Josefina Vázquez Mota.

Tiene la Dávila una facilidad admirable para convocar personalidades. La tuvo también para ganar la candidatura, aunque en ello haya acabado con medio partido.

Pero a esa mitad que le queda, hay que sustraerle las 25 candidaturas a alcaldías, aún sin definir.

Lejos de reparar el desastre en que convirtió a su partido, opta por tomarse la foto con Creel y Vázquez Mota.

Está metida en diálogo de sordos. La sinfonía de la elección lleva un ritmo. Ella tiene el propio. Y lo usa sin pena alguna.

Y para cerrar con broche de oro, Guadalupe Sánchez Santiago ya le mostró el puñal de la deslealtad.

Comienzan a repartir el juego… el PRI sigue paralizado

.

¿Quién gana, quién pierde con los dos movimientos difundidos ayer?… ganadoras, está por verse, perdedores sí: Mariano González Zarur y Marco Antonio Mena Rodríguez.

Lorena Cuellar Cisneros, Adriana Davila Fernandez, Guadalupe Sanchez Santiago, PAN, PRD, Traiciones, Caricatura, Tlaxcala En Linea

La dimisión de Serafín Ortiz Ortiz (PAC) y el cambio de chaqueta de Guadalupe Sánchez Santiago (antes PRI radical, hoy reciclada en el PAN), son el arranque formal de una batalla electoral donde las fichas aparentan moverse con una lentitud notoria, mas los autores o autoras intelectuales han calculado el impacto con precisión de cirujano.

La descendiente del gobernador Emilio Sánchez Piedras, usó su paz interna para detonar lo que había retrasado generación tras generación. Nunca antes fue capaz de librar al fardo su ex cuñado, Mariano González Zarur, colocado enfrente de ella para bloquearle intento alguno de crecimiento.

Soñó con heredar el nivel de su padre pero, mujer del sistema como es, generalmente antepuso la comodidad a sus convicciones y aguardó hasta ver marchitos aquellos gestos de joven-rebelde-bien, mejor en el extranjero que en el rancho; mejor en la arrogancia de la sangre azul que socializando, como hoy lo hace, y de buena forma. El tiempo sin embargo, es implacable.

Serafín desmonta

El académico se pasó por un exigente filtro. No alcanzó los niveles que esperaba, y mejor ha puesto los activos propios y los del grupo comandado por su carnal, el ex gobernador Héctor al servicio de algún proyecto, que por lo menos sea una oposición real a Mariano, pues esa ha sido la condición puesta a sí mismo: me bajo, pero para tirar al bigotón…

Hecho lo anterior le llegó el momento de cotizar.

¿Que significaría reactivar aquella alianza Calderón-Dávila-Ortiz? Bueno, por lo menos algo difícil de creer aunque no imposible, primero por el pragmatismo de Adriana Dávila Fernández, quien antes sentenció que el PAN mejor solo que mal acompañado, luego sombrereó a los Ortiz y acabó dando la joya de la corona albiazul a una política que ni al caso.

Dicen que en el ánimo de los orticistas esa posibilidad dividiría los 60 mil votos que representan. Tal vez una fracción pasaría por alto volver a hacer equipo con la Dávila, pero una mayoría parece recordar los momentos difíciles de 2010, cuando Adriana se convirtió en una extensión de los desplantes del presidente Felipe Calderón Hinojosa y nunca pensó en la posibilidad que los votos no la favoreciesen.

Ya había mandado su avanzada

Tal vez ustedes coincidan con que la presencia de los orticistas Daniel Herrera Murga y Víctor Cánovas Moreno, no ha sido fortuita en el equipo de Lorena Cuéllar Cisneros.

Obligada por la autodestrucción perredista a conformar su propia estructura para no ser ni subastada, ni vendida mediante el ejercicio natural de ese partido, pudiera Cuéllar sacar raja política de su eventual alianza con el orticismo.

Al día de hoy carece de un coordinador formal de su campaña, y las desconfianzas entre las que subiste la dotan de un protagonismo absoluto. Por eso digo que Jesús Ortega Martínez, el vendedor más grande de México y su auto nombramiento como principal de este proyecto, equivale a la mirada perdida de un Agustín Basave Benítez, un cuate que no da una como líder de la Izquierda progresista de México.

¿Quién pierde?

Claro que Mariano González Zarur, cuyo nostálgico tono de despedida ayer durante la carrera de la familia, comenzó a mostrarlo con el deseo profundo de que alguien se faje bien los pantalones y logre su partida porque aquí su ciclo tiene rato de haber concluido.

La alianza de Guadalupe Sánchez Santiago con Adriana Dávila Fernández, dio a la senadora panista la oportunidad de exhibir al proyecto fallido de estadista en que devino el criador de toros. Y si otrora fueron aliados, hoy la guerra está declarada. Y la de Apizaco ha subido a su carro a una de Tetla (allá están los orígenes de los Sánchez Santiago), y con ello se da la oportunidad de hablarse de tú con esos machos antimujeres.

Pierde Marco Antonio Mena, porque cuesta abajo como va con ese discurso, indefinido y pusilánime, ayer llegó al límite cuando los panalistas ni siquiera hicieron por difundir las palabras suyas dadas durante la protesta como abanderado de esa candidatura común PRI-Verde-PANAL- Peredo.

Pierde porque la mago Peredo Aguilar, ha tomado tal fuerza pese a lo que electoralmente es, que hoy se le ve alardeando de encabezar la operación para el triunfo de Marco Antonio.

No me cabe la menor duda que el PRI está tocando fondo y, solo algo extraordinario lo podría salvar de la dolorosa derrota cantada con meses de anterioridad.

Goleada

Dos anotaciones se dieron en el marco del tricolor: la muy probable conformación de una alianza importante con Lorena Cuéllar y los Ortiz, y la forma grotesca en que dejó al PRI aquella miembro de una familia realmente priísta.

Lo peor es que el PRI permanece inamovible.

Y eso detonó el replanteamiento de nutridos grupos que, una vez conocido el juego dado ayer, decidieron reorientar la suma suya para acudir a las urnas.

Entiendo que ha sido doloroso para esta causa tricolor observar el éxodo de liderazgos y potenciales votos.

Insisto, esta es la guerra. Nadie está contra su voluntad en ella. Se disputan cinco años de poder.

Mientras las mujeres se mueven, el hombre candidato helo ahí, congelado.

Y eso que aún no se da la dimisión de Edilberto Algredo.

La cosa es hacer bulto.

Pelean a muerte los cachorros de Mariano tras su rara decisión de arrojarlos al ring

.

Cari Col

Martín Ruiz

Tanta preparación, tantos atropellos. Y los abusos. ¿Para qué? Para dar paso a la telenovela Cuna de Lobos. Unos a otros se atacan. Mariano González cosecha su genética de perversidad y ambiciones.

Ricardo García Portilla y Marco Antonio Mena, disputan la candidatura. El primero se conduce como un oportunista. Dejó al hoy ex presidente estatal del PRI hacer el trabajo sucio, abrir brecha. Seguramente le regocijaba ver que no subía en las encuestas.

Él no andaba mejor. Entre los dos no suman ni la mitad, por ejemplo, de la puntuación alcanzada por Guadalupe Sánchez Santiago, quien hoy tiene un pie fuera del PRI, molesta, muy molesta con su primo Mariano, soberbio y ciego con su partido.

La convocatoria se daba a conocer. Eran de dominio público las renuncias o las licencias de Marco y Ricardo. Otros, como Noé Rodríguez Roldán, concurrían a la Secretaría de Gobernación (Segob), donde Luis Enrique Miranda, el poderoso subsecretario de Gobierno, seguramente le daba instrucciones para aprovechar esta crisis provocada por el hacendado gobernador.

El hacendado se empeñaba en seguirse viendo como el más poderoso de Tlaxcala. Ayer se dio cuenta, ya no es ni su sombra. Sus cachorros soltaron sus correas y se muerden pese a ser de la misma camada. Que se cuide el libanés porque en un abrir y cerrar de ojos lo van a atacar.

Mariano llevó al PRI al atolladero que antecede una nueva etapa de alternancia.

Lira y Ortega 8, se daba a conocer la convocatoria. Nestor Flores, teléfono en mano describía los detalles a su patrón. Suponíamos que estaba de lado de Marco Antonio. Las porras de ambos le impedían sostener una conversación audible.

Las miradas se intercambiaban.

Las preguntas obligadas: ¿y el gober con quién va a jalar?, ¿y Marianito… a penas hace unos días daba la vida por Mena, y hoy?

Lo que deberían cuestionarse es: ¿y la militancia no estará desencantada con estos desfiguros?

¿Y el rasposo delegado, tiene alguna observación?, ¿Le dio tiempo cobrar el aguinaldo?

Plaza entregada

Quien se conduzca con la mínima suspicacia advertirá que González Zarur está entregando la plaza.

Gastó hasta el cansancio el dinero de los tlaxcaltecas para generar división entre los opositores, y lo consiguió.

Hizo lo propio para comprar en subasta a los diputados panistas. Y los tiene comiendo de su mano.

Pero la maniobra suprema la perdió.

Y eso es música para los oídos de presuntos opositores suyos como la senadora Adriana Dávila Fernández, cuya ventaja en las encuestas nos llevan a ser malpensados, acaso viendo algo así como el pacto por México, pero versión de petatiux para garantizar la continuidad… el cuidado de las espaldas de quien no ha de tener la conciencia tranquila.

Hay otros competidores a quienes estos desfiguros del tricolor les dan la tranquilidad que habían perdido tras las embestidas del temperamental.

La senadora Lorena Cuéllar Cisneros, seguramente verá incrementado el número de seguidores, del PRI, molestos por esta mascarada de Mariano.

La otra senadora, Martha Palafox Gutiérrez, pues también estará muy alegre al ver como se vino abajo el castillo de naipes de un marianismo que hoy nos hace dudar de su lealtad al PRI.

Ni modo que Mariano González no supiera la catástrofe electoral que ocasionaría con su autismo ante aquellos con auténticos derechos a aspirar a la candidatura.

Si Guadalupe Sánchez Santiago se va del PRI, le va a hacer un boquete importante. Su votación alcanzada en las urnas podrían dejar al tricolor miles de votos, tal vez decenas de miles, según lo respaldan las encuestas.

Lo mismo pasará con Noé. Su convocatoria no es despreciable, cientos o miles de simpatizantes priístas suyos estarán dispuestos a dejar al PRI de Mariano hecho un caos.

¿Dudan ustedes que Anabell Ávalos haga lo propio para cobrar las ofensas y desplantes padecidos por un Mariano que, como cirio viejo, ya casi deja de estar encendido?

El dedazo de Peña o el de Mariano

.

Cada vez crece más el rumor de que el gobernador vencerá al presidente en el proceso de designación del candidato a la gubernatura.

EPN y MGZ

El trabajo de parto en el PRI para nominar a su candidato inició y las primeras mediciones serias que existen sobre el posicionamiento de los aspirantes darán la pauta para establecer una mesa de negociación que busque la unidad.

Será en los primeros días de diciembre cuando se publique la convocatoria que establecerá los lineamientos y los tiempos para que la maquinaria se ponga en marcha y se cumpla con las formalidades para disfrazar el dedazo del presidente Enrique Peña Nieto o el de Mariano González Zarur,  pues al menos en una parte del imaginario colectivo y del círculo rojo existe la creencia que el hacendado gobernador impondrá su voluntad al primer priista del país.

Aunque la posibilidad de que el PRI en Tlaxcala sufra una fractura o división por ese proceso se ha minimizado, lo cierto es que la dirigencia nacional y el propio González Zarur lejos de establecer una estrategia de control de daños, parece que alientan el rompimiento como si en ese partido la corriente marianista fuera la mayoritaria y la única a la que se le debe garantizar posiciones.

Entre los aspirantes existe confusión e incertidumbre. Guadalupe Sánchez Santiago asegura que va bien y que encabeza las encuestas. Noé Rodríguez Roldán sigue operando y sus principales colaboradores han dejado correr la versión de que podría buscar la gubernatura por la vía independiente. Anabell Ávalos Zempoalteca le apuesta a la lealtad y a la disciplina, pues nadie duda que la ex secretaria de Gobierno goza de buen posicionamiento y aceptación social.

Los delfines del marianismo Marco Antonio Mena Rodríguez y Ricardo García Portilla juegan en la sucesión más por ser las cartas del hacendado gobernador que por tener el arraigo y el trabajo que se requiere para ganar por sí solos la candidatura del PRI al gobierno del estado.

Hay confusión entre los marianistas al no saber si el bueno es Mena o García, ya que hace unas semanas la estructura estaba volcada hacia el líder del PRI y en los últimos días parece que la instrucción cambió y ahora la consigna es apuntalar al bufón y mal bailarín que se desempeña como diputado federal.

Si los delfines marianistas no despuntan en los estudios demoscópicos es porque los ciudadanos los perciben como políticos cercanos a los intereses del hacendado Mariano González, quien prácticamente está reprobado en materia de aceptación y aprobación de su gobierno, al grado que esa situación será la principal arma que utilizará la oposición para desacreditar al PRI en los próximos comicios.

Los días de poder absoluto de González Zarur están contados y pronto dejará de ser el amo que controlaba todo.

Es cierto que hasta el día de hoy el PRI como partido encabeza las preferencias electorales, sin embargo no debe confiarse porque hay militantes que abiertamente han dicho que si el abanderado no es de su agrado apoyarán las aspiraciones de la perredista Lorena Cuéllar Cisneros, quien dejó muchos aliados y amigos en el tricolor cuando optó por dejar a ese instituto político en el 2012 por culpa de Mariano González.

Las incongruencias del PAN

Resulta tonta y hasta torpe la decisión del PAN de exigir la destitución de rector Narciso Xicoténcatl Rojas como rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala, tras ser detenido y encarcelado por el presunto delito de fraude en contra de una empresa local.

El diputado local del PAN, Roberto Zamora Gracia, pidió ayer en tribuna la conformación de una Comisión Especial que investigue minuciosamente el actuar del rector, del personal directivo, docente, administrativo y de servicios escolares de esa Universidad, pero se le olvida que los legisladores de su partido aprobaron la cuenta pública de esa institución al no encontrar observaciones del Órgano de Fiscalización Superior.

El PAN debería ser congruente, pues no se vale que primero avale todas las transas y luego que salga a decir que ciertos entes fiscalizables son un nido de ratas.

O si tanto interés tienen en combatir la corrupción porque no dicen nada del carpetazo que se le dio a la investigación del robo millonario de toneladas de fertilizantes o de las anomalías que imperan en las secretarías de Salud, Educación, Obras Públicas Desarrollo Urbano y Vivienda y en el mismo Despacho del Gobernador.

Es triste ver como el PAN carece de rumbo en el Congreso del estado, porque cada vez pierde más credibilidad y calidad moral para hablar de ciertos temas.

Obligado Mena a recuperar al PRI y guardar una sana distancia del gobernador

.

Presumir los logros marianistas le provoca un grave desgaste, no tiene más alternativa que abrazar a la militancia y soportar los reclamos que decantarían en un verdadero liderazgo.

(etlaxcala) Marco Antonio Mena, Ventaja Chueca PRI, Noe Rodriguez Roldan, Anabell Avalos Zempoalteca, Guadalupe Sanchez Santiago, Mariano, Caricatura, Tlaxcala

Una vez definidas las instrucciones recibidas por el diputado Marcos Mena Rodríguez, una de las principales acciones que tiene enfrente es identificarse con los militantes de su partido.

No es tarea fácil. El PRI ha sido vapuleado desde que Mariano asumió el poder. Hubo quienes equivocadamente se ilusionaron… “hoy que ganó el partido, seguro Mariano me apoya”.

Qué equivocados estaban. A penas iniciaban el viacrucis que en nada mejoró al partido en comparación con su etapa opositora. Siguió sin recursos –dicen que siempre les dieron matanga con la centaviza- y las decisiones cupulares sustituyeron a la ilusión que con el triunfo de 2010 habían llegado buenos momentos.

Ese es el reto de Marco Antonio. Dar su justa dimensión al tricolor y procurar deslindarse de su inventor pues flaca ayuda le prodigan sus acciones.

A cualquiera le quita el sueño. Mariano es intenso, absoluto, pero debe entender que su tiempo se agota. Al menos debería aparentarlo. Mucho le generaría una actitud, por lo menos una, en los terrenos de la apasibilidad, de la paz interna.

No pierde porque Mena le es totalmente leal. No lo enfurecerá –como a menudo lo hace Junior- ni dirá que lo hizo famoso –como Napoleón, cuando la Conago y las copitas que se le subieron.

Si alguien lo ofendía cada que presumía sus presuntos títulos de doctor, pues era el hoy diputado Ricardo García Portilla (no ha mostrado esos títulos), sabiendo que al contador privado manchis, lo diplomaron –corre la versión- los institutos Patrulla.

En cambio, Mena Rodríguez se ha mostrado obediente y derecho.

Incluso, tiene que poner el ejemplo, renunciando al cargo de diputado local antes del cinco de diciembre, de tal forma que cumpla al pie de la letra con el artículo sesenta de la reforma electoral, uno de cuyos numerales es claro con los 180 días de separación del cargo, en cada aspirante a la candidatura a gobernador de Tlaxcala.

Por las mismas está la delegada de Sedesol, Anabell Ávalos Zempoalteca, y el delegado de Gobernación en Puebla, Noé Rodríguez Roldán.

A Guadalupe Sánchez Santiago esa reforma no la afectará… prácticamente culminó su tiempo de diputada federal.

Los plazos fatales

Y serán ciento cincuenta días los que deben mediar entre la elección de 2016 y aquellos alcaldes chapulines con deseos de contender por el fuero de diputados locales. Así, serán historia exactamente antes que inicie el penúltimo ejercicio de la gestión a la que están dejando trunca y no podrán meter la nariz en esa cuenta pública.

Según el contenido de la ley recién aprobada, los diputados que le quieran llegar a las alcaldías, tienen que dejar la curul noventa días antes de la elección.

Como ustedes ven es interesante el contenido de la manchirreforma, por cierto por culpa de la cual los panistas, mohínos como ellos solos, se hallan preparando una denuncia penal por difamación en contra de su colega Baldemar Cortés, de Movimiento Ciudadano.

Ya saben, este tipo de denuncias es como el llamado a misa. Primero, porque Baldemar goza de fuero constitucional y segundo porque la difamación… y la carabina de Ambrosio. De todos modos la quemada respecto a las fortunas recibidas a cambio de dar ese súbito y sorprendente voto a la Ley mariana, ni dios se los quita.

La inconformidad de los maestros

Crece y aunque e la Segob han de creer que mientras los líderes reciban sus mesadas a tiempo no va a haber purrún, nada de eso. Las manifestaciones recientes reflejan el profundo enojo de este gremio, el cual a velocidad vertiginosa nos une a la franja de estados en abierta oposición a la reforma educativa, primero porque su patrimonio está en riesgo y luego porque rechazan la evaluación.

Tomar esta inconformidad a la ligera es un grave riesgo de un marianismo agotado; dedicado a organizar su año de hidalgo, y también desconcertado porque los grupos se preguntan hacia dónde jalan.

No se habían visto coincidir a los institucionales y a los integrantes de la Coordinadora. Y con la fuerza el gobierno de Mariano no va a intimidar a los profesores.

Lo malo para el hacendado es la fecha en que se da este movimiento. Hoy está debilitado, agoniza políticamente, y no puede dedicar su tiempo a organizar elecciones y recomendar a su delfín, también le pagamos por resolver problemas, como el planteado por el Magisterio.