[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘gobernador’

Lo vieron en Las Vegas, en su enésimo viaje internacional

.

Cuando a cabalidad se ha cumplido con el deber, qué mejor premio que ir a los mejores casinos, ¿pero deveras ha cumplido? ** Flores Leal al PRD

e1112

Varios de los mejores lugares en Las Vegas, recibieron la semana anterior una visita… digamos generosa… de una persona, eso sí, con poder y con dinero, ni quien lo niegue, y con ganas de desestresarse… porque oiga usted, en el pequeño estado donde es el mandón, no siempre le salen las cosas como quisiera.

Claro, eso acaba con los nervios. Agudiza la temblorina, y amarga el carácter.

Eso sí, hay que verificar si en un juego de ruleta o una tirada de dados, ¡no nos perdió!, porque verán ustedes, hace unos años, le valió la regañada de su vida haber roto el presupuesto, cuando innovó cotizando en la Bolsa.

Cómo olvidar que fue esa una de las causas que originaron aquella frase inmortalizada por Betty: «eres tan pen… tan pen… que ni siquiera te das cuenta de los pen…que eres».

Bueno, esperamos que no haya sido tan así, como para apostarnos, porque luego, imagínese, qué vamos a hacer al enterarnos que nuestro futuro fue jugado en una tirada de dados, o en una mano de pócker.

Regresando y haciendo coraje

¿Quién sería el junior que se quejó amargamente con su apá porque su primita le hizo el desplante, ora que quiso pasarse de lanza con ella, nada más para lucirse frente a unos cuates?

Bueno, pues para qué le digo.

El asunto es que después de haberlo rechazado -es que no son modos- sobrevinieron algunos improperios y hasta reclamos, porque el apá de ese junior no crea usted que ha hecho bien las cosas. Y así se lo gritó la enojada prima al primo pasado de la raya. Y pues en consecuencia, ándale, que la sacan del consejo político de un partido que ha estado pierde y pierde.

Ahora estuvo peor, verdad, por no dejar que le hicieran papachos cachondos, nomás pa presumir, hasta sin carrera política quedó. Esos no son modos.

Rubén… se nos fue

El ex notario -que no lo fue- aguantó hasta el engaño aquél  de ofrecerle la secretaría de gobierno; luego una candidatura, y ya saben, los peores calificativos porque tiene la virtud de tomar sus propias decisiones, y llevar sus influencias (que no son pocas) a la dirección que le conviene.

A partir de ya, nos dicen, Rubén Flores Leal, atrás dejó sus manchirrelaciones y decidió probar suerte como militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

De entrada, eso me suena a que va a mover cielo, mar y tierra, para hacerse candidato a diputado federal. En consecuencia, ya no se va a dejar que el marianismo lo siga viendo como su asesor (no sé porqué se hace casi indispensable en materia de transporte).

Como pueden ustedes apreciar, personajes con el expediente que le quiera usted poner, van configurando lo que en el futuro ha de ser, apoyar a tal o cual -yo creo que la jugada va por Lorena- ante la inminente llegada, primero de la elección de 2015… y luego la de 2016.

Una de diputados federales

La diputada tricolor, Guadalupe Sánchez Santiago -una de las que suena para la candidatura al gobierno- hizo varias gestiones, pero otro diputado, el perredista Humberto Vega Vázquez, se las quiere adjudicar, ya sabe, para incrementar sus activos en Santa Ana.

Como dicen en ese medio, Lupita bajó cinco millones de pesos para financiar la Reconstrucción del Ramal Santa Cruz Telela, pero como le informaron que Humberto se andaba parando el cuello, pues procedió a enviar el oficio CT/083/14, donde pide a las autoridades de ese municipio ponerse en contacto con la directora del Centro SCT, Hortencia Martínez Olivares, para dar seguimiento a dicha obra y evitar que la lana se pierda.

Curioso, verdad, la misma diputada, bajó un buen fondo de carácter social para Huamantla. ¿Qué creén?… ¡Desapareció!, en el caos de cuenta entregada por Carlitos Ixtlapale, el ex alcalde alegre que luego así llegaba a los actos solemnes.

Tragedia

Es una pena la desaparición del estudiante de la Politécnica, asesinado por el director de la carrera que cursaba. Pero lo es más la indiferencia de la institución y desde luego, de las autoridades educativas que, ni un gesto solidario con la familia del finado… vamos ni siquiera una postura a todos nos dé un poco de alivio.

Cocinan misógino despido, y exhiben el cochinero del Congreso

.

Los Mena no caben en el Legislativo, uno, el diputado, da la cara y frena los regaños; el otro lleva la doble contabilidad, fuga información y opera como lorenista-marianista

 

Hay más que una conciencia viviendo en los años setenta. Echar a la vocera del Congreso, cuyo nombramiento fue avalado por 28 de los 32 diputados, reviste una marcada saña del ejecutivo y del diputado de generación espontánea, Marco Antonio Mena.

Soltar así a los perros para acabar con una periodista porque colaboró en el anterior sexenio exhibe una rara ingenuidad del mandatario. A Judith hay que acabarla. No ofrece resistencia, porque además quienes la respaladaron hoy la han dejado sola.

En cambio a otros orticistas, como Roberto Romano Montealegre, los hicieron puntales del sexenio… nada más el secretario de obras. El saqueo de las mismas, y las maniobras para meter a Tlaxcala en trampas millonarias -como el lío contra Cemex en la Central de Abasto- parecen no afectar a quien tiene el gusto de tomar las decisiones y dar manotazos en los escritorios.

En ese caso particular no hay bronca. Al contrario, el gremio de los constructores habla hoy de diezmos y dobles diezmos. Y una serie de empresas con sospechoso expediente se han beneficiado con esta política que no deja títere con cabeza.

¿Por qué la saña contra la Soriano?

Yo creo que es miedo. Ha de ser tan talentosa que la misma estabilidad del manchisistema se encuentra en peligro… más que una mujer, ¡es un demonio!… ¡háganla trizas!, ¡dañen más al tejido social!, No es el primer caso de una mujer humillada en este sexenio.

A lo mejor por eso, la seño esa apodada la senadora, rapidito se llenó de cirugías… el hábito no hace al monje, aunque hoy le ha quedado la una facha como al estilo del desaparecido Michael Jackson.

¿Quién mejor para ejecutar este sacrificio?

Pues Marco Mena. Aunque sus vínculos con la senadora Lorena Cuéllar son innegables, vía su brodi, a la sazón cuñao de la susodicha y encargado de operar al super presidente de la Comisión de Coordinación y Concertación Política, lo que de plano desconoce pues, se ha enquistado en la administración del Legislativo.

Pero esos hoyos, Mariano no los ve. ¿Cómo?, si se enfrenta a uno de los tipos más mañosos, a un corre-ve-y-dile entre la Lorena y ese sistema al que Mariano cuida tanto que no da la mínima posibilidad para que dejen a alguien como la Soriano hacer una chamba, que por cierto le ha salido bien en sus varios años en este oficio.

Al brodi Mena Rodríguez deberían soltarle a los sabuesos. A ese sí, para que vean hay cola que le pisen. La doble contabilidad del Congreso, que destinó millones al pago de onerosos gastos, avalados por los panzones diputados que ya se fueron, saturados de colesterol y alcohol, más o menos como ya se están poniendo los de ahorita.

El tal Mena -recordando a Jolopo- defiende como perro los pesos del Congreso. Pero para él y sus intereses. Ni siquiera los del gobernador Mariano González Zarur. Pero como el patrón es tan ingenuo… tan víctima de si mismo, pues ni cuenta se da de cómo le comen el mandado, quiero decir los centavos.

De como ese tipo inició en el mismo ayuntamiento de Lorena Cuéllar con esa doble contabilidad, la llevó al Congreso, le salió bien, y hoy está a punto de salirse con la suya, burlándose de los gritos y manotazos de don Manchis, y reservando la marmaja para sí…

Creo que los dos hermanos Mena no caben en el Congreso. Uno da la delicada cara como subordinado del gobernador. El otro se ha dedicado a enriquecerse a costa de de la influencia de su carnal. Le estorba, es el peor obstáculo y no dudo en que pronto salga como tapón de sidra.

Este chisme de lavadero para echar a la periodista Soriano de la vocería, es la gota que va a derramar las porquerías que se cocinan en el Congreso, a contrapelo de aquél supuesto respeto en la relación entre poderes.

Los diputados indignos

.

¿Qué representante del pueblo con tantita dignidad estaría dispuesto a arrastrarse como lo hace este puñado para que no los echen de la nómina?

img4514

La metamorfósis de personajes de la talla de Eladia Torres, puso a muchos a pensar porque en su momento era capaz de desgarrarse las vestiduras por su inventor, Héctor Ortiz, mas la buena vida, el sobrepeso y el deseo de estar vigente la hicieron renunciar a sus orígenes y, al contrario, a actuar plenamente convencida de que su voto y su futuro tuvieron siempre de por medio unos bigotes cárdenos, o sea los de Mariano González.

Hoy anda apurada mandando currículas y fotos donde no se vea tan gordita, ya sabe usted, se las mandaron a pedir, para ver si cabe la posibilidad de que sus adulaciones y barberías, le son efectivas a la hora de palomear a las nuevas adquisiciones.

De Teordardo Muñoz nadie se sorprende. Hay evidencia de su comportamiento servil comprometiendo  al Poder Legislativo como parte de la pesadilla en que no deberían caer los gobiernos: complicidades, compromisos provocados a partir de los cañonazos millonarios que debieron utilizarse para fortalecer la infraestructura del estado, no para abultar las cuentas de los nuevos ricos.

Con un terrible expediente que a nadie haría orgulloso, el negociante de autos  que un día se dejó llevar por aquellos cantos naranjas de Convergencia que se dedicaron a saquearlo hasta donde se los permitió, otro día se dijo, pos creo que esto deja más siendo independiente… y que se declara independiente.

Y pasaron los meses y se tuvo confianza, hasta que otro día se dijo: ¿cuántos años perdidos con eso de los coches… si aquí está el pan?

Se le quitó el miedo de subir al palo ese llamado tribuna y le pasaron enfrente sus más acariciados sueños de pompa y poderío… poder, fama, dinero, bohemia, afectos… caracoles, su vida cambió.

Pero el sueño culmina, y está a punto de regresar a sus corrales atiborrados de BMW, Ferraris y otras chingaderas, para seguir fastidiando, digo, para seguir negociando con los inocentes que se atraviesan en su camino.

Claro, lo podrían hacer titular de adquisiciones del gobierno. ¿qué más quiere? Veremos si la caja mariana de cristal permite incrustárselo a quien toma las decisiones. ¡A lo que se expone!

Algo parecido ha de convocar al diputado verde, Gregorio Cervantes Díaz, y a otros representantes populares cuyos niveles de vida ya no puede retornar a la medianía que debieran procurarse.

Pero si quiere un caso de asombro, mire a Rafael Zambrano, ex líder magisterial, voz de la unión entre profes, pero vulnerable al golpe áureo que sale de allá enfrente. Sí, los compañeros valen mucho, el sindicato mucho más, pero el que yo y mi familia (así, yo primero) estamos a un tris de ser riquitos y si su magestá don Manchis lo ve con ojos de misericordia, nos pone en alguna dirección perrona de la USET.

Se suponían miembros del poder en cuyo actuar se halla el equilibrio.

Pero el estado ha sufrido demoledores golpes al ocupar ellos su curul.

¿Qué representante popular con una pizca de dignidad se arrastraría como lo han hecho estos para no quedar en la frialdad de rascarse con sus propias uñas.

De todos modos los 32 van a pasar unas fiestas navideñas a todas margaritas. Hayan o no hecho un papel respetable, se van a llevar sus 500 maracas. Ay de los inútiles que veremos mendigando dentro de unos meses.

Antonio Carvajal, nada para nadie

Las dos plazas con extraordinaria, el distrito XIII y Antonio Carvajal, registran candidatos atascados en un mar de palabras, números alegres, pero indicativos ínfimos.

Eso sí, con instituciones quebradas y faltas de certidumbre.

Del ataque personal a la dependencia de otros para apuntalarse en el ánimo de la gente. Esto apunta a una nueva anulación, pues el cochinero no tardó ni tantito en volverse a configurar.

Millones perdidos por el saqueo, por los pleitos… ahora, hay que terminar la Plaza Bicentenario

.

Fue la gran oportunidad para que los depredadores del momento hincharan sus bolsillos hasta casi reventarlos… en esta disputa perdimos todos.

img1428

Ha estado a medias, expuesta por tres años, como una de las manzanas de la discordia entre marianismo y orticismo, pero quienes hemos pagado los platos rotos somos los de a pie… los que desearíamos ver culminada una importante obra cultural.

He ahí el detalle: cultura.

El comportamiento del actual gobierno parece considerar los aspectos culturales como algo de muy poco interés. Gusta -según vemos- de negocios rápidos, donde la inversión sea mínima y el margen de ganancia, amplio y suficiente como para sentirse satisfecho.

Ubiquémonos en el simpático reparto de chamarritas escolares.

Suplantaron a los útiles escolares, con un costo muy superior, y sobre todo, socialmente oneroso porque quedó la duda respecto a quien negoció la hechura de esas más de 200 mil prendas. Fue Tonchis, dejaron correr en los pasillos de Palacio, tantito por indiscretos y otro poco por envidia (más de diez habrían sido felices haciendo la tranz(s)acción (perdón por la ortografía).

En el fondo, cuadernos y lápices que debieron entregarse por Ley, fueron sustituidos por tardías chamarras-negocio (aparte verdes, para hacer juego electoral con las manchigrecas).

El estilo mudéjar

No fue la estilizada construcción lo que disgustó al marianismo, sino haber sido privado del control absoluto, durante esos seis meses de hibernación previa asumir el mando. Tenían que haberle consultado para que él les dijera que no. Al no hacerlo, uno de sus primeros planes para confirmar su poder era ese: echar abajo la obra, pararla, exhibirla como trofeo de caza para mostrar a los tlaxcaltecas hasta dónde podía llegar su influencia.

A los ojos de un pueblo que votó por Mariano, aquello fue una inexplicable clausura. Después de tantos retrasos con Ortiz, lo que ricos y pobres deseaban era ver la obra terminada, pero no fue posible.

Entonces vino la depredación. Butacas, puertas, instalaciones eléctricas y todo lo imaginable en un edificio con semejantes características pasó por los dientes de infames roedores que actuaron aprovechando los sellos de clausura.

¿Quiénes serían? Yo creo que eso nunca se va a saber.

Pero el daño, el millonario daño dejó patente que esa disputa iba para largo.

A inicios del marianismo se dio una temporada en que todo juicio lo perdía. La disputa legal de la Plaza Bicentenario era un ejemplo. Si en los litigios fue superado no ocurrió así a la hora de aplicar la fuerza y poner sellos de clausura.

Con el tiempo, la justicia federal otorgó un amparo a la Universidad Autónoma de Tlaxcala, como legítima comodataria del inmueble. Pero el saqueo y el estrangulamiento presupuestal hacían inconveniente ejecutar la posesión del bien.

Entonces vino el discreto escándalo en voz del rector, Víctor Job Paredes Cuahquentzi: «no nos interesa».

Acaso salió del guión. No era lo que el Ejecutivo esperaría. Tal vez él y sus abogados se hallaban listos para mantener colocados los sellos de clausura, a sangre y fuego.

Y se toparon con el desdén de la Universidad.

Creo que a partir de ese momento, el marianismo se sorprendió con su propio juego… permitimos o alentamos el saqueo que a la postre nos pegó.

Acabar la plaza va a costar demasiados millones de pesos, sobre todo si se encarga el actual secretario de obras, sobre quien abundan pruebas de una corrupción que seguramente lo va a perjudicar.

Pero lo más grave fue que durante el marianismo ese mismo personaje fue el subordinado al cual se encargó diseñar  y ejecutar la obra. Al cambio de gobierno, se colocó otra chaqueta y vivió para analizar la forma en que hundiría a sus ex jefes.

En pocas palabras, servía a una mafia pero se pasó con la otra. Eso se llama traición. Lo quisiera ver traicionando al marianismo con el que viene… ¡claro que es capaz!

El recuento

¿Quién va a pagar esas millonarias pérdidas?, ¿Nosotros?, ¿No le parece injusto?

Ha costado millones de pesos pelear por una causa perdida como lo es la Plaza Bicentenario.

Los costos se fueron al cielo para demoler a los notarios orticistas. Fuimos capaces de gastar el dinero que habría alcanzado para transformar al estado para borrar a esos notarios.

¿Por qué dilapidar?, ¿Es el precio del desconocimiento?, Yo creo que sí, porque al de las decisiones lo mismo lo exprimen dentro que fuera de ese sistema al cual… manda.

Que los episodios culminen con semejante polarización y con este grado de resentimiento social nos habla de un liderazgo bizarro, ignorante y de mala cuna. El aquí y ahora. Medrar ahora que se puede. Descobijar hasta al amigo Tulio. Más o menos como la entrega de Pemex a la IP.

Se hace porque se hace. ¿Y quienes pierden?

La nueva versión de fraude… corte anticipado de cabezas: ¡camino despejado!

.

Mandar a la guerra a candidatos obesos, impopulares y pobres dejó de ser problema en esta plaza. Hay que desmembrar a sus oponentes y ¡listo!, como en caballo de hacienda… así serán buenos.

img9883

En un marco diametralmente opuesto a los pregonados aires democráticos del Revolucionario Institucional comandado por Enrique Peña Nieto, llegará a Tlaxcala el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de ese partido, Cesar Camacho Quiroz, quien viene a constatar el juego sucio mediante el cual en una plaza tan pequeña como esta, pueden generarse los escándalos más estruendosos del país.

Revocaciones de candidaturas horneadas en un tribunal unilateral… en un monólogo de legalidades al más puro estilo marianista, descorren el velo de una creciente inconformidad social, tras convertir a los actores políticos en meros testigos de su sepultura a través de un oneroso mecanismo que fragua  los incidentes electorales antes de ir a la urna.

En esta ocasión, se supone que los votos se contarán en presencia de todos los partidos políticos pero, ¿quién no se habrá dado cuenta que el daño ya se había hecho?

Si en Chiautempan la lectura oficial apuntaba al perredista Antonio Mendoza,como enemigo a vencer, pues había que hacer algo… tirar su candidatura es mejor que enviar a la batalla al desangelado ex diputado local, Francisco Javier Romero Ahuactzi.

Así, sin obstáculos en su pista le será más sencillo ganar la carrera. Así será bueno.

Ni qué decir del pleitazo entre los panistas María del Carmen Cervantes y Alejandro Aguilar, disputando la candidatura a la alcaldía de Huamantla. Un par de llamadas a la Sala Electoral Administrativa sirvieron para dejar en el camino al ex diputado local, muy a pesar de las protestas albiazules.

No sé porqué, pero las actitudes de dirigentes panistas como Rolando Romero López, despiertan las lógicas sospechas a las que todo iscariote está expuesto. Vamos, sin embargo a dejarlo al tiempo y a la alianza de facto entre panistas huamantlecos y seguidores del ex gobernador Héctor Ortiz, quien al ver el jaque mate contra Aguilar, así de rápido ordenó romper la alianza con el PAN, operar otra de facto con Nueva Alianza y aprovechar el poco más de un mes efectivo que queda a la campaña.

Ahora bien, siguiendo esta lógica del supuesto descontón desde la sala electoral esa que le platico, no pierda usted de vista al candidato perredista a la alcaldía de Tlaxcala, Paco Hernández, sobre quien pesa un par de ipugnaciones internas, bueno, una porque se supone que Rogelio Camarillo ya se incorporó a su equipo.

Como lo apuntábamos aquí arribita, nada más hay que hacer un par de llamadas… y ese candidato se cae.

Y si tomamos en cuenta que es Paco el enemigo número uno del marisnismo (vamos, decir Paco es decir Lorena y a González no le apetece en ningúna circunstancia que la senadora llegue a sucederlo) pues vaya usted haciendo sus cálculos.

De manera muy distinta a la abandonada elección federal, cuando lo que dependía de la votación era apuntalar el triunfo de Enrique Peña Nieto, hoy Mariano sí está operando.

No ha confiado las cosas ni las talegas a su retoño, a Mario Armando Mendoza lo puso fuera del gobierno (al menos así lo aparentan) y casi le advierte que un resultado adverso como el de 2012, le cuesta la cabeza, y ¡por Dios!, las pláticas persuasivas del primo Alfonso Sánchez Anaya, dibujando el inexorable pejetriunfo, dejaron de formar parte de sus principales líneas de acción.

Para que las cosas pasen hay que hacerlas uno mismo, parece haberse dicho don Mariano, y puso manos a la obra. Personalmente ha supervisado el rodamiento de las cabezas de Mendoza, Aguilar, el de Nopalucan y los que faltan.

Con toda seguridad cuida las crecidas uñas del delegado del CEN, Manuel Cavazos Lerma y su patiño, el dirigente apócrifo del Revolucionario Institucional.

Este es el entorno con el cual Cesar Camacho llega a encontrarse. Si es o no democrático, eso es lo de menos, lo que importa son los resultados. Que su jefe Peña Nieto, considere al juego limpio como garantía de la vigencia de su fabuloso Pacto por México, bueno pues eso es una utopía que para los temperamentos como los de este particular gobernador salen sobrando.

El compadrito Loncha

¿Se acuerda de Tonchis y su creciente papel de operador?… sí, el de las chamarritas chafas que le dejaron una carretada de… sí, ese… pues se ha convertido en un eficiente correveydile, como lo demuestra el mensajito enviado al compadre Jorge Luis Vázquez Soto, para que pusiera sus zapatos (y todo lo de arriba) afuera de la Sesa, en caso de no desistir en el apoyo a su hijo Jorge Luis, que se toma muy enserio eso de convertirse en el sucesor de Orlando Santacruz.

Dice que si no dejas de apoyarlo entonces te saques con todo y chivas. Digno, el compadre Loncha se fue. Antes, peló la piña a Tonchis. Dile que me liquide. Tengo deudas, Todavía debo el carro que acabo de mercar. En fin, la conversación fue intensa, pero el secretario de salud en términos reales (no nominales como el doc. Chucho) puso distancia de pormedio y como lo haría cualquier papá (bueno, no todos eh, conozco a uno que se enojó con su hijo porque se quedó dormido en un antro gay de Puebla) renunció a todo con tal de tender el brazo a su vástago.

Sanchez Piedras y el homenaje personal de Mariano

.

El rompimiento se dio al separarse de Beatriz Sánchez Santiago; y los afectos de Sánchez Piedras se terminaron, más no su tolerancia, su elevado concepto de la institucionalidad, su compromiso (real) con la sociedad de Tlaxcala.

A propósito de los valores que el gobernador Mariano González Zarur, inculcaba el pasado 24 de febrero a un grupo de niños reporteros, sería bueno referirnos al sanchezpiedrismo y su reiterada referencia, como punto de partida de un gobierno comandado por alguien con gratos recuerdos de aquella página en la historia de Tlaxcala.

El régimen de Emilio Sánchez Piedras, se desempeñaba a plenitud. Aquél mandatario depositaba toda su confianza en un tesorero (que así se llamaba entonces al titular de Finanzas) y, lograban importantes aciertos mediante una administración esmerada y la exigencia diaria al Gobierno Federal, para obtener de él mejores presupuestos.

A Tlaxcala tenía que darse un trato distinto desde el centro de la República dada su apremiante economía y su infraestructura en ciernes. Y así lo exigía Sánchez Piedras en sus constantes viajes a la capital, decíamos, tras haber depositado su confianza en hombres como Mariano González, como Alfonso Moreno (su secretario particular).

Se trataba de una burocracia eficiente y compacta. Sumada a la voluntad de hierro de Sánchez Piedras, ese sexenio tuvo momentos de mucho mérito, pues prácticamente con la mugre de las uñas, pero con un empuje bárbaro, comenzó la transformación de aquella entidad sin gracia, a otra, de industria creciente y progreso.

El rompimiento

Ni quien dude que, uno de los funcionarios más destacados en el sanchezpiedrismo se llamaba Mariano González Zarur. Vamos, hasta yerno era del gobernador.

Eran tiempos buenos. Tal vez a los que evoca el hoy mandatario.

Las causas sólo ellos las saben, pero el tan estimado yerno rompió con Beatriz Sánchez Santiago, joven y talentosa hija de Emilio.

Y el panorama se hizo gris.

El temperamental y atractivo tesorero dejó de contar con las consideraciones de Sánchez Piedras, quien tanto lo aprecio, pero tras afrenta, no lo volvió a convocar a alguna reunión cupular, como aquellas a las que el sujeto aquél estaba acostumbrado a asistir.

Le aplicaron la ley del hielo.

Y sin embargo, Emilio respetó su posición dentro del gobierno. Quizás pasó del funcionario con más afectos del sanchezpiedrismo, al cruel y despiadado hijo político cuyas debilidades narcisistas devinieron en la etapa frívola de su carrera, acompañado al paso de los años por Tulio, su inseparable compañero de mil batallas, priísta de hueso colorado, aunque hoy viviendo las apuraciones propias de quienes entregan su vida a la bohemia.

Creo, entonces, que las constantes referencias al sanchezpiedrismo, más que una doctrina en los quehaceres del actual mandatario, resulta un homenaje personal al padre político que, efectivamente le compartió las máximas que lo llevaron a ser un buen gobernador de su estado: la tolerancia, expresada al haber respetado su puesto de tesorero pese a la impronta cometida en contra de la propia familia de aquél querido gobernador.

Sin reserva, generó el ambiente propicio a través del cual logró un excelente nivel como profesionista en uno de los puestos más influyentes; le inculcó un respeto inquebrantable por la gente, el verdadero valor de un estado que puede o no avanzar en el terreno económico, pero poniendo siempre en alto a los tlaxcaltecas.

Algunas cosas las conservó. Pero otras, como el respeto por la gente, quedaron rezagadas.

Los diáfanos reporteros de la ceremonia a la bandera

La propia gente se encargará de afianzar lo que el mandatario hoy considera como valores.

Uno de ellos es la honestidad.

Advierto en el homenaje personal a Sanchezpiedras una pesada laja de sentimientos de culpa. Invocar a ese líder significa lidiar una lucha sin cuartel contra el pesado arte de expresar mentiras para hacer cuentos propios de los caminos que muchos conocimos.

Hacer del ejercicio de poder una catarsis para dedicar a un ser añorado, acciones de naturaleza cruenta pero en homenaje a su memoria, no me parece hablar con la verdad a aquellos niños cuyas preguntas, rotundas aunque dichas con la ternura de quienes en ese momento encarnaron al mismo pueblo de Tlaxcala, debería ser estimulante para el mandatario y su particular estilo de ver los valores.

Perdió la confianza de Sanchez Piedras, por tanto evocarlo en muchos de sus actos, puede resultar hasta ofensivo, cuando habla de reponer el tejido social, pero se encarga de lastimar a tantos desde el trono que, resulta una antítesis del estimado Emilio.

¿Irá al informe de Serafín Ortiz, en la UAT?

A los Ortiz, Mariano los hizo blanco de sus desdenes. Tal vez porque no ha podido exterminarlos.

Pero, ¿es acabando con su enemigo como podría lograr estabilidad para Tlaxcala?

De veras, espero que Mariano nos sorprenda.

Verlo en la universidad pública será noticia. Si deja sus resentimientos personales para mejor ocasión, copará esa acción los titulares. Si decide despotricar contra el grupo a cuya sede eventualmente llegue, también será motivo de análisis.

Insisto, ya es tiempo de que Mariano nos sorprenda sacando el genio creativo que debe tener dentro. Cierto… muy adentro de su ser.

Los dos yerros marianistas; Seguridad y C-4; caro le va a costar sostenerlos.

.

La primera actitud en este peldaño autoritario fue el mutismo; qué vendrá después, el manotazo intimidante para eliminar dudas, críticas… es un llamado a tiempo para revisar la eficiencia de sus decisiones, el pueblo está de pormedio.

Imponer a dos personajes con delicados señalamientos en sendas áreas estratégicas del rubro seguridad, es un grave yerro del marianismo, tras la euforia del aplauso en tumulto por desaparecer la tenencia vehicular (falta que lo aprueben los diputados) y, por no cambiar las actuales placas de circulación.

El general Valentín Romano López, en la secretaría de Seguridad Pública, y el ex diputado José Juan Temoltzin Durante, en la secretaría ejecutiva del Consejo Consultivo de Seguridad Pública, tienden a ser el lado obscuro de este incipiente régimen.

Y no ha lugar para cuestionarlos; ¿cómo?, podría entenderse como un síntoma de debilidad. Entonces, vuelve a utilizarse el mutismo para responder a las protestas de quienes, temerosos por una potencial crisis semejante a la vivida en el gobierno de Alfonso Sánchez Anaya, cuando una docena de familias enloqueció tras sufrir el secuestro en alguno de sus miembros.

El mutismo, decíamos, como primer peldaño en la escala del autoritarismo. Porque así como pintan las cosas, el próximo nivel podría ser un previsible golpe sobre el escritorio para madrear a quien ose cuestionar tales medidas.

Mientras, un organismo de inteligencia, con avances tecnológicos para practicar el espionaje –como lo es el CCSET, ¿duda usted que se use como el cierre de pinza con es esquema de acción de la secretaría de Seguridad Pública?

Yo no.

A pesar de la negación lógica verdad, del ya secretario ejecutivo. Pues claro, quién va a aceptarse como el malo de la película, si se ha incorporado al régimen por distintos y perversos atributos, pero no por estúpido.

Ambas áreas conforman el talón de Aquiles de lo que se nos presentó como portento de transparencia, honestidad y decisión.

Uno, el militar, con serios señalamientos en el ramo administrativo, sobre todo cuando fungió como subsecretario del ramo en Veracruz; el otro, con un pleitazo perenne a nivel familiar, no tan grave como sus presuntos nexos con grupos dedicados a lo opuesto del trabajo con decoro.

Fue, no hay duda el anuncio del no emplacamiento, un distractor para golpear distraído a un pueblo sin mérito para tal castigo.

Hoy, con suficiente anticipación, ponemos en la mesa de la discusión el terrible error marianista de llamar a escena a dos actores realmente malos.

Ojalá nos equivoquemos. Sería el mismo infierno que, de súbito, raras faltas se registren en el estado, “más seguro del país”, sí cómo no.

Invitados indeseados con el secuestro, el robo, el atraco a camiones con mercancías, las bodegas clandestinas y claro, la extorsión.

El gobernador Mariano González Zarur, ha de tener sus razones de peso, para haber tomado ambas decisiones.

Muchos, muchos, tienen esa acción en la mira. Dentro y fuera de Tlaxcala.

Hurra panista en Baja Sur

No la pelaban mucho. Es más, el equipo de Marcos Covarrubias, el virtual gobernador de Baja California Sur, preguntaba sobre el origen de una seño de locuacidad imparable y gesticulación sobreactuada.

Es la candidata que perdió en Tlaxcala.

Ah, es Adriana Dávila, dijo uno medianamente enterado.

Allá andaba la funcionaria de Hacienda, celebrando el gane del ex perredista Covarrubias. Lo bueno es que no todos la conocían.
De no ser así, la fiesta se hubiera aguado.

Inexorable adaptación marianista a los nuevos tiempos de gobernar… el dinosaurio se resiste

.

El nuevo líder tiene la obligación de seleccionar a los mejores hombres y mujeres para incluirlos en su gabinete; cuasi delincuentes no deben formarse, como complemento del silencio ¿autoritario?, de quien en cinco días tendrá que romper su molesto silencio.

A diferencia de estados como Oaxaca, donde los gobernadores entrante y saliente se hacen acompañar por odios irreconciliables, incluso cargados de venganza, en Tlaxcala somos testigos de la toma de posesión de Mariano González Zarur, en evidentes condiciones de paz social, pese a rumores y comentarios, alimentados por los propios mandatarios y sus respectivos equipos, esos sí chafas y ausentes de tacto.

Para muestra un botón.

Está confirmada la presencia del gobernador Héctor Ortiz, al acto de protesta de su ex compañero de partido, Mariano González Zarur, dos de cuyos principales invitados –además de Manlio, Gamboa y su inseparable Jackson- serán el nuevo presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Humberto Moreira, y por supuesto el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Para el PRI, recuperar Tlaxcala –aunque en realidad triunfó el menos malo en la contienda- es una deuda pagada por Beatriz Paredes, a petición de Enrique Peña, quien habilidosamente la emplazó en su momento, a despojarse de los históricos y perniciosos rencores, padecidos durante meses por un Mariano, avejentado y hasta flaco en aquél trecho, previo a la candidatura tricolor.

Otro que también ya tiene boleto de primera fila es el rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, Serafín Ortiz Ortiz. Tras el efecto Perla López Loyo, por su escandaloso alejamiento del orticismo, se veía muy lejos una buena relación entre el académico número uno de Tlaxcala y el jefe del marianismo.

Pero el tiempo todo lo cura.

Sí, pero de no ser por la intervención de los medios, los políticos del momento seguirían dejando correr el esquema de incertidumbre, tan nocivo para la gente, como indiferente para ellos.

Eso no se vale en estos tiempos, en que los otrora candidatos apelaron a la voluntad ciudadana en un marco democrático.

Nada más se sintieron con fuero y se olvidaron de la oferta de campaña.

Antes, recurrieron a mil malabares para ganar la confianza de los electores, pero hoy lo que estos sientan o piensen, poco o nada les interesa.

Y yo creo que esto tiene relación directa con el inminente valemadrismo hacia lo que la gente opine cuando llegue la hora de los nombramientos.

Aquí es donde el señor ganadero gobernador debe sensibilizar su proceder como suele tenerlo hacia matadores y empresarios de la fiesta brava.

Cierto, el estilo personal de González, no es más que la pimienta en este importante banquete, pero sus decisiones tendrán que pasar por el veredicto de quienes lo llevaron al triunfo.

Es muy cómodo desaparecer del escenario, desconocer el compromiso con el elector y, luego enviarle mensajes codificados, advirtiéndole que sus decisiones no aceptan discusión.

Imagine usted en puestos de gran poder a personajes con una mala reputación  bien ganada a lo largo de su trágica carrera política.

Que su llegada se acompañe con la desafiante jefatura de un mandatario dispuesto a no escuchar razones y empeñado en difundir el surgimiento de un importante proyecto, cuando en realidad corremos el riesgo de ver entronarse a connotados personajes de mala fama.

En eso no quedamos, dirá el elector.

Yo no tengo compromiso contigo, podría responder el gobernador.

Ese no es el Tlaxcala resultante de la más competida elección cuyo fin llevó circunstancialmente al PRI, a asestar una pedrada al Presidente y a su insignificante incondicional.

Además, si Mariano piensa dedicarle tres días a la semana a sus relaciones nacionales para captar inversiones en Tlaxcala que se traduzcan en empleos y desarrollo, necesitará de un gabinete que le sea leal y que tenga la capacidad de mantener la paz social.

Se supone la llegada de Mariano, como el inicio de una página de justicia, progreso, equidad.

No de descontones y desvalorización de la voluntad popular.

Las dolorosas lágrimas del orticismo ante su propio cadáver…

.

Nunca el líder del orticismo pudo ponerse a salvo de la premisa a la cual debe su comportamiento: sumisión. Así actuó y así fracasó. Fue incapaz de alentar una oposición por lo menos digna en el colapso ocasionado por una decisión presidencial embrutecida.

La presencia de los diputados federales, priísta –Beatriz Paredes – y panista –Julián Velázquez Llorente- en la protesta de la presidenta del Brasil, Dilma Rousseff, dispuso seguramente de un lapso para reflexionar sobre el pasado proceso electoral, enrarecido para su proclividad de grupo empeñado en seguir asido al timón de este pequeño estado.

Uno de los temas sería el comportamiento de Héctor, el querido (para ellos) compadre, amigo, subordinado, jefe, compañero de causa…

¿Por qué semejante voluntad, inflexible en multitud de circunstancias, cedió a la sinrazón de cuyos odios cultivados surgió la nueva expresión de tlaxcaltecas, muy medianos, encajados en la administración federal, tras haber acariciado una oportunidad áurea para trascender en los terrenos locales?

Recuerdo la vez en que heridos en su dignidad, los dos que, viajaron a Brasil, rechazaron como propia la batalla que a final de cuentas apuntaló al menos malo de la contienda, por cierto, enfrentado a mil obstáculos, a los cuales sorteó mediante una plausible persistencia.

Fue en ese momento, incomprensible para ellos y sus simpatizantes, cuando el barco hizo agua, a través del boquete de la dimensión ventral de quien seguramente careció de más alternativas para solucionar el conflicto en su interior, del cual resultaron amargas lágrimas pese a un pretendido gesto impasible.

La histórica plática playera seis años antes, las bebidas incomparables por la grandeza del mar y de las miras que en 2004 generaron luz.

Aún más grande fue el temor de Héctor a trastocar, no la voluntad del señor presidente del aiga sido, sino a desconocer la premisa de sumisión tricolor con la cual se ha conducido a lo largo de su existencia. Y de ese miedo, a generar una oposición con por lo menos la oportunidad de hacer un papel digno en aquél nostálgico julio, cuando ganar sería derrotarse, como perder fue el fracaso absoluto.

De los afectos, pasaron a lo meramente material. Y de ahí, al desencuentro.

Hoy, a Héctor lo ha visitado una solícita Adriana, con la duda en sus acciones, para pedirle más apoyo, para el partido pasado por las armas, pese a la dimensión previa a conocer su verdad.

Ha quedado sólo como siempre estuvo.

Haciendo a un lado a los lisonjeros nuevos ricos, cuyos comentarios han de ser ofensas, el líder del orticismo ha quedado inerme.

¿Acaso tuvo que fajarse los pantalones y encarar, o engañar al michoacano de las decisiones embrutecidas?

Se le terminaron los arrestos para aspirar a semejante afrenta en el sistema de sumisión al cual no renunció.

El orticismo. Rodó devaluado como en su momento ocurrió al sanchezanayismo.

De ello se encargan de hablar los parlamentarios aquellos presentes en la fiesta de la extraordinaria sucesora de Inacio Lula da Silva.

El otro, tras la aventura navideña por Japón, tiempo habrá tenido para derramar una lágrima más al insuperable reto de no adorar a la sumisión.

De Seguridad

Personajes demasiado señalados por cada sector tlaxcalteca, no desperdician oportunidad para ufanarse de su cercanía con Mariano González Zarur, el gobernador de Tlaxcala a partir del 15 de enero de 2011.

Ni siquiera daré sus nombres porque son bien conocidos… tristemente célebres… unas verdaderas amenazas para la paz tlaxcalteca… amigos de la extorsión y hasta presuntuosos por el robo de autos y hasta de tráileres cargados con toneladas de mercancías.

El nuevo gobernador tiene la obligación de respaldar las palabras que le valieron votos en la elección de julio. Si incluye a alguno de estos peces gordos, sabremos que siempre hubo compromiso con ellos.

Eso es de temerse.

Ni Tlaxcala, ni nuestro destino lo merece.

Mejor, que los mantenga a buen resguardo. En la cárcel si se puede.

Martes de audiencia para Congreso y alcalde… ¿cuánto vale ser inconsistente?

.

El Congreso de Tlaxcala demostrará entre hoy y mañana ante la Justicia Federal, de qué material están hechos sus dictámenes, y qué tan comprometidos están sus integrantes con un dictámen que, debiera ser inapelable.

El Congreso del Estado de Tlaxcala, a través de su jurídico, nos dirá con la argumentación utilizada para suspender al alcalde de Apizaco, Alex Ortiz Zamora, qué tan coludido está en asunto de las gestiones paralelas (una, para castigar al edil y la otra para conseguir un amparo ante la justicia federal).

Propios y extraños concentran sus miradas en la respuesta del juez federal, ante la hipotética acción injusta del Poder Legislativo, contra una autoridad municipal.

A ver dime –seguramente planteará aquella autoridad al representante de la legislatura – y este, convencido de la justeza de tal dictamen lo defenderá como perro (… se acuerda de JLP?), a no ser que sea este un grotesco acto de simulación (lo cual no sería nada raro).

El ejecutivo local ya pintó su raya. Héctor Ortiz consideró justa la suspensión de Alex y los otros dos alcaldes, de Calpulalpan y Teacalco. Incluso su área jurídica (ya bien instalada en sus oficinas, tras el triunfo de julio, casualmente en Apizaco), echó más leña a la hoguera de su equivalente en el Legislativo…

Si el juez encuentra inconsistencias en la argumentación del ongreso tlaxcalteca, ni la duda nos debe caber que, siempre hubo mano negra. Y así como esta tomadura de pelo, imagine usted las que hubo a lo largo de su vigencia.

Tenía que llegar este momento. Las complicidades muy bien simuladas tenían que llegar a un término en el que fuese tal la presión de fuerzas favorables y opuestas que, el pueblo entero se percatara de los niveles de engaño o efectividad a los que sus diputados y diputadas los sometieron.

No me cabe la menor duda de la heterogeneidad de actitudes al interior del palacio de Allende 31, pero, por qué no denunciar este tipo de excesos, por qué no alzar la voz pese a la desaprobación de quienes resultaron beneficiarios de esta dizque alternancia.

Le digo una cosa. Disfrazado de proceso democrático este trecho significó un escandaloso retroceso, donde el debate de ideas se limitó a simples manotazos en la tribuna, pero sin un resultado tangible para la vida de los tlaxcaltecas.

Alcanzar acuerdos tras la confrontación de ideas bien definidas es la hipótesis de la alternancia. Pero aquí ocurrió algo muy particular. Ciertos personajes se arrogaron potestades sin fin y, una vez
cumplida la encomienda del poder superior, aprovecharon cualquier resquicio para buscar riqueza.

De las cuentas públicas a la asignación de consejerías, del concurso para nombrar procurador a la dación de notarías, corrieron ríos de dinero para conseguir las votaciones necesarias.

En eso no quedamos cuando dimos nuestro voto a quienes ahora preparan maletas para acabar, a ver cuando, los fajos almacenados a lo largo de los meses agraciados, de los meses en los que el esfuerzo se limitó a firmar pólizas o a recibir efectivo. Ah, eso es pesado, los fajos cansan…

Pero los ríos de efectivo no se dieron en una sola dirección.

De los municipios, como esta que nos ocupa, hacia el Congreso, ya se supo de los movimientos impresionantes de lana, en cantidades suficientes como para mover el tapete a un dictamen aprobado por una abrumadora mayoría.

Las nuevas autoridades deben tomar nota de estos excesos, pues ciertos municipios son una mina inacabable de riqueza. Estamos hablando de Apizaco, donde el dinero fluye, según vemos, las 24 horas del día, los 365 días del año.

La nueva legislatura no puede mostrarse ajena a esta situación. Debe crear nuevos mecanismos vigilantes y contables de los negocios del Estado sobre los cuales ni siquiera tenemos una idea.

En Apizaco, por ejemplo, es un próspero negocio el alquiler de sanitarios en los mercados, antes en manos de líderes. Es otro negocio, muy sucio por cierto, la aprehensión arbitraria de ciudadanos con apariencia de sospechosos. Si lo son o no, eso ya generó miles de pesos a las arcas municipales.

Ni qué decir del otorgamiento de licencias de construcción, por ejemplo en zonas de alto riesgo; del elevado costo de licencias de negocios y hasta la prostitución da forma al ayuntamiento y sus recursos humanos, de los primeros proxenetas del país con uniforme y licencia para justificar la explotación de mujeres y hombres susceptibles de extorsionarles.

Es acaso la gran ciudad del Altiplano, capaz de competir con demarcaciones como Tijuana, Nuevo Laredo, Monterrey?

Es un desorden con antecedentes de tal desde que el hoy gobernador electo fungió como alcalde. Hay tanto que recordar de aquellos negocios turbios que… lo dejamos para otra entrega.