[xyz_lbx_default_code]

Archiv para diciembre, 2018

La semana triste de Báez López

.

Casi 100 días necesitó Víctor Manuel Báez López, presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, para comprobar que no sólo es un pésimo líder y político, sino que no tiene capacidad y el talento para conducir el Poder Legislativo y la bancada de Morena que en unas horas o días podría removerlo de la posición que detenta gracias al apoyo que aún le otorga su cómplice, Joel Molina Ramírez, líder del partido de AMLO en Tlaxcala.


Así como Hernán Cortés y sus soldados españoles enfrentaron la Noche Triste tras la derrota sufrida a manos del ejército mexica, el legislador morenista Víctor Manuel Báez padeció esta semana una serie de fracasos que lo han obligado a dirigir sus pasos hacia el patíbulo, por lo que no se descarta que pronto deje de tener los reflectores y el papel protagónico que por más de tres meses ha desempeñado de manera desastrosa.

A principios de noviembre durante una reunión que sostuvieron la mayoría de los diputados locales de Morena, el PT y el PES con el hoy subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo Aburto, se analizó la viabilidad de remover a Báez López de la representación de los legisladores morenistas y por consiguiente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado.

Entre las principales razones estaría el entreguismo que el ex presidente de Zacatelco habría mostrado hacia el mandatario priista y su cuestionable disposición para pactar con la chiquillada representada por el PAN, el PRD y el PRI.

Durante esta semana ha sido más que evidente el mal trato y desprecio que han enfrentado por parte del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez los diputados de Morena, el PT y el PES, así como la representante del gobierno federal en Tlaxcala Lorena Cuéllar Cisneros.

El martes durante el segundo informe del gobernador los diputados fueron marginados y desdeñados, empezando por Víctor Manuel Báez que después de ser un fiel y obediente aliado del mandatario fue enviado a la sexta fila, situación que le provocó una gran molestia al grado que abandonó el Centro de Convenciones de Tlaxcala.

El maltrato que sufrió Cuéllar Cisneros no pasó desapercibido en las oficinas del presidente Andrés Manuel López Obrador, ni tampoco el despreció que hubo hacia los legisladores locales que ganaron las elecciones junto con el tabasqueño.

Por esa razón, extrañamente el comportamiento de los legisladores de Morena, el PT y el PES fue diferente ayer jueves no sólo para con Víctor Manuel Báez, sino con el gobernador Mena a quien no le aceptaron la invitación para sostener un desayuno durante este día.

Báez López intentó hacer una de las suyas y sin tener el consenso de los legisladores buscó incluir en el orden día la propuesta para someter a votación una reforma que regresaría a los presidentes de comunidad el voto en los Cabildos, sin embargo los diputados no permitieron esa unilateral maniobra pese a que súplicas que recibieron de aún presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado.

La propuesta fue ignorada y Víctor Manuel Báez recibió los reproches de sus compañeros legisladores por su falta de seriedad y liderazgo, así como su entreguismo hacia el gobernador Marco Mena.

A los pocos minutos de iniciada la sesión ordinaria del Congreso, la presidenta de la Mesa Directiva, Luz Vera Díaz, dio a conocer formalmente el cambio de la coordinación de los diputados de Morena, cuya responsabilidad recayó en María Ana Bertha Mastranzo Corona, quien de inmediato recibió el apoyo de otros legisladores para presidir la Junta de Coordinación y Concertación Política que ilegalmente tendría el morenista-priista Báez López.

Pareciera que el equipo de López Obrador ha iniciado una fina operación para retomar el control de Poder Legislativo de Tlaxcala y evitar más la influencia e intromisión que el gobernador Mena había logrado a través del casquivano Víctor Manuel Báez, por lo que no sería extraño ver que en los próximos días se registren reacomodos y cambios en las comisiones del Congreso del Estado.

La relación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo está fría y tenderá a descomponerse aún más, aunque Arnulfo Arévalo Lara, el funcionario priista encargado de tratar con los diputados locales diga lo contrario.

El pacto de la parranda y la basca se cumplió

.

Cuando los marianistas se atrincheraron en el Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE) lo hicieron para controlar no sólo el negocio que implica la impartición de la ley en Tlaxcala, sino para beneficiarse de todos los recursos públicos que dispone ese poder, por esa razón ese grupo impuso al poblano Héctor Maldonado Bonilla como presidente y representante de los magistrados.

Hace unos días le conté el desagradable espectáculo que hizo en la Feria de Tlaxcala el presidente del TSJE, Héctor Maldonado, mejor conocido como “El Chupitos”, quien no tuvo la prudencia de ocultar su amistad y celebrar anticipadamente el negocio que quizá ese viernes de noviembre cerró con el ex contralor del estado Hugo René Temoltzin Carreto.

Como recordará el día en que ambos personajes al parecer amarraron un jugoso negocio que terminó con una parranda y unas monumentales vomitadas del Maldonado Bonilla, también se había realizado una etapa del proceso de licitación para contratar los servicios de intendencia y jardinería del Poder Judicial, en el cual estuvo presente la esposa de Temoltzin Carreto que impulsaba la propuesta de la empresa denomina Mom Tlax S.A de C.V, la cual tenía como representante legal a Aurelia Ramírez Gordian, quien es suegra del influyente ex funcionario marianista.

Después que se hicieran públicos los detalles de esa morbosa parranda, el nombre de la empresa que se perfilaba como ganadora desapareció del concurso, quizá porque Héctor Maldonado ya sobrio y sin el malestar que provoca las regurgitaciones por el excesivo consumo de alcohol, habría acordado con su amigo Hugo René Temoltzin retirar a Mom Tlax S.A de C.V para evitar un escándalo y confirmar lo que aquí se había manejado como un posible acto de favoritismo hacia esa compañía.

Pese a que en los documentos presentados por Mom Tlax S.A de C.V se acreditó como representante legal a Aurelia Ramírez, ésta supuesta empresaria no tuvo ningún problema para aparecer en la licitación pero ahora como persona física, situación que implicaba una clara violación a los requisitos establecidos por la Contraloría Interna del TSJE.

 

 

Y como si se tratara de un episodio de Pinky y Cerebro, ambos personajes marianistas operaron para que tres de las cinco empresas concursantes fueran descalificadas por no cumplir los requisitos que solicitó el TSJE, pues si bien su idea en ese momento no era apropiarse del gobierno del estado si del negocio que implicaba la limpieza y jardinería de las instalaciones del Poder Judicial, ya que forma parte de su complejo plan que tienen para arrebatar el poder a los Mena.

El fallo del concurso se conoció ayer y como los pactos de parranda y basca se cumplen, la ganadora de la licitación fue Aurelia Ramírez, suegra del ex contralor Hugo René Temoltzin, quien se embolsará la cantidad de 1,637,340,00 pesos al resultar la mejor propuesta económica, ya que cobró 500 pesos más barato de otra empresa tlaxcalteca que cuenta con experiencia y trayectoria en ese rubro.

Existe la versión de que uno de los concursantes se inconformó con el fallo al argumentar que existió favoritismo y que se violaron diferentes normas y requisitos, como es el hecho de que Aurelia Ramírez omitió la vigencia en su propuesta económica y que ésta también representó a la empresa Mom Tlax S.A de C.V.

No cabe duda que la borrachera que compartieron el presidente del TSJE «El ChupitoHéctor Maldonado y el ex contralor Hugo René Temoltzin si surtió efectos, ya que al parecer al segundo le permitieron manejar y manipular una licitación para garantizar el negocio que nadie puede disputarle a los marianistas.

Alguien puede creer que en Tlaxcala se combate y se castiga la corrupción.

Extra, extra

Finalmente, le cuento que el arzobispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, anda más que contento, pero no crea porque pronto terminará la reconstrucción de las iglesias dañadas por el sismo del 2017 o porque los feligreses tlaxcaltecas dejarán de usar enormes cantidades de pirotecnia para celebrar las fiestas religiosas, sino porque su hermano Roberto Salcedo Aquino ya asumió una subsecretaría en la nueva Secretaría de la Función Pública que desde el pasado 3 de diciembre controla Irma Eréndira Sandoval una vez que recibió la confianza del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La aparente buena relación entre el gobierno federal y estatal

.

Sólo el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y los diputados locales de Morena, el PT y el PES, así como los nuevos funcionarios federales sabrán cuánto más estirarán la liga para tratar de mantener el respeto y la armonía, pues difícilmente podrán seguir simulando una tersa relación y unidad que sólo existe en los discursos porque en los hechos es evidente su rechazo y su desprecio.

El mandatario Marco Mena sin duda aprovecho su segundo informe de gobierno para dejar en claro que él es el jefe político y administrativo en el estado y que si bien busca establecer una relación de trabajo y respeto con el nuevo régimen que encabeza al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no está dispuesto a someterse a la influencia de poder que detecta la “superdelegada” federal Lorena Cuéllar Cisneros, quien prácticamente fue ignorada en el evento oficial realizado ayer en el Centro de Convenciones de Tlaxcala.

Testigo de la descortesía que sufrió Lorena Cuéllar fue la actual secretaria de Cultura federal y representante de López Obrador en el informe de gobierno, Alejandra Frausto Guerrero, quien con elegancia una vez concluido el acto, rechazó la invitación para asistir a la comida que ofrecería el gobernador y que le hizo la lambiscona Anabel Alvarado Varela, encargada de la Comisión Organizadora de la Conmemoración de los 500 años del Encuentro de Dos Culturas.

Mena Rodríguez dejó en claro que su gobierno emanado del PRI mantendrá el mismo esquema de trabajo que con diferentes acciones logró tener en los dos últimos años ahorros por mil millones de pesos, recursos que le permitirán realizar obras emblemáticas en su administración como la ampliación y modernización de la carretera Tlaxcala-Apizaco, la construcción del nuevo Hospital General de Tlaxcala y la edificación del moderno estadio Tlahuicole.

Y para insertarse en la dinámica que tiene prevista en nuevo gobierno federal de dar prioridad a los pobres, el gobernador anunció que para el próximo año pondrá en marcha el Programa “Supérate”, el cual tendrá una inversión de 200 millones de pesos para atender a 74 mil tlaxcaltecas que viven en pobreza extrema.

El tema de la pobreza nunca había sido una prioridad para la actual administración estatal ni estaba en su línea discursiva, pues los ejes en que se venía moviendo el gobierno de estado eran el de la educación, el empleo y la salud, de ahí que llamó la atención que ahora hable de ese asunto y hasta se proponga un programa para atender ese problema que siempre ha estado presente en Tlaxcala.

La meta será mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan en las 173 áreas geoestadísticas básicas localizadas en los 60 municipios de Tlaxcala, donde vive la mitad de la población con mayores carencias.

Marco Mena optó por mostrarse como un gobernador tolerante, pero también marcó su distancia con los diputados locales emanados del Morena, el PT y el PES, mismos que no recibieron un trato especial ni fueron ubicados en lugares especiales en el Centro de Convenciones de Tlaxcala.

Lo anterior ofendió el enorme ego de algunos camaleónicos legisladores como el morenista-priista Víctor Manuel Baéz López, el perredista-priista Miguel Ángel Covarrubias Cervantes y el líder del PES, José Luis Garrido Cruz, quienes antes de que iniciara la ceremonia decidieron regresas a sus oficinas de la calle Allende para presumir que no aceptarían una falta de respeto del personal del Ejecutivo que los levantó de sus asientos de la segunda fila para reacomodarlos en la sexta donde estaban sus lugares.

Habrá que ver hacia donde se encamina la relación del gobernador Mena con los legisladores de Morena, el PT y el PES ahora que el primero solicitó una partida de 200 millones de pesos para el Programa “Supérate” y cuando los segundos ya dejaron entrever que meterán mano al proyecto de presupuesto que recibieron del Ejecutivo, más cuando los diputados locales ya comprobaron que en los últimos dos años el mandatario priista ha manejado casi 8 mil millones de pesos de manera discrecional.

Ese descubrimiento obviamente generará un conflicto y la negociación para el presupuesto será más que complicada.

La tersa relación que dicen tener el gobierno estatal con el federal tarde o temprano tendrá un punto de quiebre que dejará salir las diferencias y rencores que hasta ahora han sabido guardar y esconder.

La creciente ola de delitos violentos

.

Si en casi dos años de la actual administración Tlaxcala ha tenido cuatro secretarios de Gobierno, tres procuradores y dos comisionados de Seguridad Pública, entonces valdría la pena revisar si el desempeño de los últimos dos funcionarios estatales encargados de áreas sensibles del gobierno es el óptimo o es necesario un cambio que ayude a contener la creciente delincuencia.

Tlaxcala no ha escapado del fenómeno nacional del aumento de la incidencia delictiva registrado en los últimos meses, sin embargo aunque sigue siendo uno de los estados más seguros del país la realidad es que los maleantes cada vez recurren a más violencia para llevar a cabo sus ilícitos, lo cual ha crispado los ánimos de los tlaxcaltecas que han recurrido a los linchamientos para hacerse justicia.

De acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el estado ya se ubica entre las 10 primeras entidades que registra el mayor número de robos con violencia por porcentaje de incidencia.

Es decir, en Tlaxcala se cometen 134.20 robos con violencia por cada 100 mil habitantes, ubicándose por detrás de estados como Tabasco que tiene 366.62, la Ciudad de México con 342.70, el Estado de México con 338.82, así como Puebla con 244.61 casos.

Las redes sociales reflejan claramente el problema de la inseguridad y violencia que se padece en Tlaxcala, pues cada día se difunden denuncias sobre atracos cometidos con armas de fuego para despojar a ciudadanos de sus vehículos o de dinero retirado de instituciones bancarias.

La estrategia de seguridad que estableció Hervé Hurtado Ruiz, el primer comisionado de la Policía Estatal nunca se observó ni se percibió en Tlaxcala, al contrario los índices de hechos delictivos empezaron a moverse hacia arriba y el clima de malestar ciudadano se hizo presente.

El pasado 11 de septiembre Eduardo Valiente Hernández asumió el cargo de Comisionado Estatal de Seguridad. Su llegada generó expectativas porque se pensó que con él cambiarían las cosas, sin embargo a casi tres meses al frente de la corporación ni hay mejoría ni una estrategia diferente en materia de seguridad.

Simplemente los datos y los números confirman que la inseguridad avanza y que las acciones para tratar de contenerla han fracasado por más que se diga lo contrario.

Se habla que después del segundo informe de gobierno que este día se llevará a cabo en el Centro de Convenciones de Tlaxcala, el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez podría anunciar nuevos cambios de funcionarios con miras a consolidar las acciones y el rumbo de su administración, la cual que en unos meses más habrá llegado a la mitad del periodo para el cual fue electa.

Hasta ahora los probables ajustes y cambios son meras especulaciones, pero por el desempeño y limitados logros alcanzados por algunos funcionarios no sería extraño ver que se registre una mudanza de servidores públicos.

Un funcionario que está muy nervioso porque conforme pasa el tiempo se comprueba que es muy hocicón es el procurador de Justicia José Antonio Aquiáhuatl Sánchez, quien anda más preocupado en investigar y dar con las personas que filtran sus excesos y errores que en dedicarse a perseguir y detener a los delincuentes.

No pierde oportunidad para enviar a través de diferentes personas mensajes amenazantes a este reportero, porque según él se le ha maltratado con los señalamientos aquí escritos.

Cuando uno se topa con un procurador así es fácil entender porque la delincuencia florece y crece en Tlaxcala.

Del fracaso legislativo a grillas intestinas

.

Cuántos errores más tendrán que cometerse para que los dueños de Morena y los impulsores de la cuarta transformación del país opten por cambiar al ladino Víctor Manuel Baéz López como presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso, pues es evidente su falta de liderazgo y operación política.

Hace unos días le adelantaba que los diputados de Morena y sus aliados del PT y el PES estaban por hacer el ridículo una vez que su reforma constitucional para cambiar los tiempos de la presentación de las cuentas públicas fuera rechazada por la mayoría de los presidentes municipales de la entidad, quienes fueron sonsacados por la operación que llevó a cabo José Aarón Pérez Carro, secretario de Gobierno.

El cambio constitucional que los legisladores aprobaron hace unas semanas a propuesta de María del Rayo Netzahuatl Hilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización de la LXIII Legislatura local, quien por cierto se plagió la idea de otro diputado, buscaba que los alcaldes y los responsables de todos los entes fiscalizables presentaran la comprobación de sus gastos y de los recursos públicos que dispusieran de forma mensual y no cada tres meses como sucede en la actualidad.

Sin realizar alguna operación política, Netzahuatl Hilhuicatzi alentada por el morenista-priista Víctor Manuel Báez y el líder estatal de Morena, Joel Molina Ramírez, decidieron sacar y aprobar esa reforma que para su mala suerte no se hará efectiva una vez que al menos 41 alcaldes juntos con sus Cabildos ya se negaron a aceptar el cambio.

Aunque parezca increíble, los diputados locales fueron exhibidos por los ediles y el gobierno del estado que sin tener mayoría en el Poder Legislativo frenaron sin ningún contratiempo una iniciativa de la cuarta transformación.

Hasta cuando se solapará la omisión

Cuántos hechos violentos más como el registrado en Hueyotlipan tendrán que pasar en el estado para que el procurador de Justicia, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, decida hacer su trabajo y proceda a castigar a los responsables de esos actos, porque su omisión al igual que la de los elementos de la policía municipal y estatal es insultante, al grado que también deberían ser sancionados por no intervenir y sólo fungir como meros espectadores de ciertos comportamientos ilegales.

No es la primera vez que los habitantes del estado deciden hacer justicia por su propia mano ante la ineficiencia de las autoridades para garantizar el orden y la seguridad, sin embargo esas conductas no pueden estar repitiéndose sin que haya alguna consecuencia legal, de ahí que Aquiahuatl Sánchez debe hacer su trabajo o renunciar si es que no puede o no quiere aplicar el estado de derecho en Tlaxcala.

Los niveles de violencia en la entidad siguen escalando posiciones mientras que cada vez es más evidente la omisión de las autoridades estatales y municipales, situación que no es nada alentador porque pareciera que en Tlaxcala se pretende promover la ley de la selva ante un debilitado gobierno estatal.

Las grillas intestinas

Los asesores del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez que suelen lanzar sus intrigas y grillas desde la parte trasera del oído del hombre que hoy detenta el poder en Tlaxcala quizá no midieron el impacto de su veneno en torno a la salida de Luis Vargas González de la dirección general del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecyte), porque podrían abrir un frente innecesario al mandatario que al final saldrá golpeando en su imagen.

Lejos de optar por un comunicado oficial, el gobierno del estado filtró el supuesto despido del funcionario a quien ahora se le pretende de acusar de malos manejos financieros en el Cecyte y en el Sistema Estatal para la Promoción del Empleo y Desarrollo Comunitario (Sepuede), lo cual carece de sustento porque en la primera institución nunca se concretó la entrega recepción y en la segunda dependencia las finanzas están en orden y los resultados del trabajo realizado a la vista de todos para ser evaluado.

Dicen que la versión de que Luis Vargas fue cesado podría caerse en los próximos días porque los asesores omitieron que su jefe suele tener conversaciones a través del WhatsApp con sus funcionarios, de ahí que no se descarta que exista una con el hoy ex servidor público que demuestre que renunció y no que lo despidieron como se busca hacer creer a la opinión pública.

El caso de Luis Vargas podría destapar varias cloacas, por lo que hay que ver a quién salpica la caca.