[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Gisela Rubach’

… y la terna del ITC fue llevada en sobre cerrado por la propia Esperanza

.

La crónica se ubica hacia el medio día, cuando de algún despacho se proveyó  la tarjeta con los tres nombres propuestos para el relevo de Sabino Yano.

Digamos que lo más llamativo en torno a la crisis por la que atraviesa el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura fue el sobre con la terna propuesta por los asesores en materia cultural al gobernador Héctor Ortiz.

Este sería llevado por el personal de más confianza del ejecutivo tlaxcalteca a la casa de Gobierno. En los códigos propios del gobierno, fue Esperanza la encargada de entregar personalmente esta información.

El estado de quiebra de esta dependencia habría sido solventado a través de medidas extraordinarias para no emular lo que acontece con los burócratas de Panotla y la inexplicable conducta del más conflictivo de los alcaldes, Xavier Santacruz.

Se supo que tras el relajamiento –así lo describe un informe detallado – en los números de esta institución, comenzaron a aparecer los motivos del colapso: decenas de nuevas plazas creadas en forma arbitraria, ante la mirada impotente de quienes por años habían sostenido con discretas partidas una actividad creciente.

El problema ya se veía venir. Y no surge las demostraciones etílicas del todavía director, Sabino Yano Bretón, saliendo  una y otra vez en estado inconveniente del Jardín Plaza; data de la cuidadosa observación realizada por Consultores y Marketing Político (de Gisela Rubach).

Se da, estoy cierto,  como una eventualidad de carácter político principalmente que, en este momento debe tener en una condición semejante a otros personajes en activo, pero con dobles cartas credenciales.

Sí, me refiero a Alejandro García Arenas en la SECTE y a Ignacio López Sánchez en la gerencia del Fideicomiso de Ciudad Industrial Xicohtencatl.

Estos, que son momentos harto delicados en torno a eso que en política llaman definiciones, lealtades y tiempos, dibujan sostenido por alfileres a don Sabino Yano y su muy particular estilo de ser funcionario.

Nadie duda de sus capacidades. Muchos han visto hasta los desplantes entre divos de la cultura (como ha ocurrido entre Sabino y Milena Koprivitza por ejemplo), situaciones que le dan sabor a esto de expresar los conocimientos en esta rama, con el plus de hacer denso el ambiente al que dignen engalanar con sus crecientes presencias.

Eso es parte del espectáculo.

Lo que no supera la prueba es el contexto de valemadrismo para romper, armar a conveniencia, subir, bajar y, al final de cuentas, despertar el sospechosismo ante los excesos que con el tiempo, se convierten en actividad habitual.

Lo mejor es no retirar el ojo escrutador de lo que acontece en el ámbito de la cultura. Estar ciertos que los cambios ya se ven venir; que por iniciativa no paramos sino por el desastre administrativo, demandante con urgencia al día de hoy, de un relevo con la necesaria habilidad como para interrumpir la prolongada parranda con lapsos de lucidez, otros de franca genialidad pero, también de excesos, sin tener a cambio lo que los creativos a lo largo de la historia han sido capaces de entregar a los proveedores de la riqueza, necesarios para mover este complejo aparato.

La decena trágica (o sea los mejor ranqueados del orticismo)

.

Como Gisela Rubach ya descalificó a Mariano, Adriana y Minerva, veamos ahora quiénes serían los mejor posicionados, según la gurú de los priístas, pagada por el gobierno panista de tlaxcala.


La constante evaluación de personajes mediante la precisa lente de Gisela Rubach, (Consultores y Marketing Político), es parte del Gran Hermano que al gobernador Héctor Ortiz, le da elementos para emitir juicios de valor en contra de quienes levantaron la mano porque quieren gobernar Tlaxcala.

Con más tiempo en este proyecto, la senadora perredista Minerva Hernández Ramos, tiene amarrada la candidatura de su partido, el cual considerará al método de las encuestas, la manera efectiva de medir a candidatos de otros partidos, con miras a conformar una alianza.

Según Ortiz, la perredista no alcanzaría ni los tres puntos. El equipo de Minerva, claro, tiene una apreciación diametralmente opuesta. Y creo que es el único caso que se presta al debate.

Primero porque hay una propuesta de gobierno, acompañada de un papel consistente en el quehacer parlamentario, lo que no puedo decir del papel demostrado por Adriana Dávila y Mariano González, ambos, demandantes de la candidatura aunque sin propuesta y sin respaldo parlamentario.

De los diez que según Ortiz hacen la caballada gorda en su gabinete, bueno, el número se me hace muy elevado y creo que la cifra va de la mano con el factor misterio, latente hasta el último día de su gobierno, pues no quiere generar expectativas que le resten poder.

A reserva de que enfrentamos una cantidad sacada de la manga, tratemos de hacer una lista de la decena gordita.

1.- Julián Velázquez Llorente. Diputado federal electo que aspira a la presidencia de la Comisión de Salud de la LVI Legislatura. La versión de que su suplente fue cambiada en el último minuto, de Prudencia Juárez Capilla a Guadalupe Lozano Tovar, me hace pensar en una carambola de tres bandas.

2.- Perla López Loyo. Diputada federal con el mayor grado de confianza de parte del gobernador Ortiz. Tanto es el apoyo que se olvidó su ruta perdedora de dos procesos hasta que, a un elevado costo se le hizo ganar una elección. Algunos la consideran el plan B del orticismo.

3.- Sergio González Hernández. Digamos que es el panista auténtico que combinó el tono azulísimo del traje con el que suele hasta dormir, con el orticismo que le ayudó a consolidar su sueño de ser legislador. Su agradecimiento es perenne y las ganas de ocupar el sillón de terciopelo rojo no deja de retumbarle en la cabeza.

4.- Alejandro Aguilar Durán. Ex diputado federal, gestor de lujo (así lo ve el orticismo) discreto, disciplinado y con la virtud de abrir la boca solo cuando es necesario. Actualmente se desempeña como secretario de Desarrollo Económico.

5.- Antonio Velázquez Nava. Es el cachorro del orticismo. Ahorita anda por las Europas pero no tarda en regresar a seguirle a su chamba de secretario de Fomento Agropecuario.

6.- Enrique Padilla Sánchez. Le acaba de caer la maldición tricolor, o sea, corre la versión de que puede ser el candidato de Beatriz para impulsarlo (a perder) como abanderado del PRI al gobierno. A veces es cínico, como cuando le renta a Lemus su edificio para mudar la subsecretaría que preside, pero otras, más, sobre todo si se trata de medir alardes y cercanías con la autora de sus días (en la política) la ex gobernadora doña Bety.

7.- Adolfo Escobar Jardínez. Es el último en darse cuenta que ya lo alcanzó la moda de los tics (esta moda la trajo ASA cuando cerraba el ojo, después Ortiz, apretando los labios y ahora Adolfo, haciéndole igualito) tal vez, porque últimamente ha pegado unos corajes a causa de los reparos de su creación, Alberto Jiménez Tecpa, el muchacho desobediente que lidera al PAN.

8.- Serafín Ortiz Ortiz. Rector de la UAT, hermano del gober y por lo tanto con la desventaja del apellido (al menos en el corto plazo) Habrá de ser mandamás en dicha institución hasta 2011, cuando le será posible tomar alguna decisión, digamos para buscar una senaduría en la elección de 2012.

9.- Guadalupe Lozano Tovar. Quien pretenda ignorar que la esposa del gobernador brilla con luz propia anda equivocado. Si es cierto que es la suplente de Julián Velásquez, resulta que en menos de seis meses podría convertirse en presidenta de la Comisión de Salud de la LVI, y de ahí, que dios nos agarre confesados….

10.- Orlando Santacruz Carreño. Si no lo incluimos hace berrinche.


Colima, Herrera Murga, Beatriz Paredes… ¿le dicen algo estas palabras?

.

No es lo mismo mandar a Daniel a Colima que a Enrique Padilla a Guerrero… es como el ser y el no ser…


Consejo y tostón del panismo-orticismo de Tlaxcala a la mega urgida campaña de Martha Leticia Sosa Govea, a gobernadora de Colima es, digamos el valor agregado que el hábil aunque no menos añoso gobernador ex priísta, Héctor Ortiz, aporta a la relación con el calderonismo, a cuyo auto promovido baluarte, hemos dejado de ver y escuchar, como resultado de su inmolación para evitar, a la espiral descendente a la que le lleva el peso de su boca, como al pez que por ese órgano, muere.

Ello es sinónimo de lo sobrado que anda esta administración en los temas electorales para salir a la conquista de nuevos territorios, ya sea en tanto plazas receptivas a la labor de personajes como Daniel Herrera Murga, uno de los más connotados mapaches del orticismo, al cual le conviene hacer boxeo de sombra mientras llega 2010, cuando se dé la hora de la verdad.

Será a partir del lunes seis de julio cuando, a todo vapor se manejen con mayor ahínco los nombres de quienes quieren ser el sucesor de Héctor Ortiz. Mientras llega la fecha, Daniel “el travieso” Herrera Murga le anda asestando puntapiés al pesebre del cual se surtió prácticamente toda su vida de priísta, a la zaga de Beatriz Paredes.

Hoy, sin embargo, son otras las órdenes, otro el directorio y ya ve, la agenda es muy distinta. Mas la eficacia es la misma. Digamos que cumple con el perfil requerido para dar la batalla. Es una ficha más del prianismo del que, cosa extraña, el PRI es factor de sacrificio y el PAN, empoderado, recurre a todo con tal de ganar, recuperar y arrebatar, si así fuese necesario.

Sentarse a la modosita mesa del Presidente sería muy incómodo para el mandatario que el fin de semana así lo hizo, a invitación de su compadre Rolando Romero a comer tacos de carnitas. He ahí el ambiente propicio para que se sienta bien. Pero eso de andarse codeando con los aseñoritados ministros del sexenio no resulta atractivo. Mejor sería demostrarles otras artes, en las cuales andan en pañales, una de las cuales puede ser el mapacherismo.

Créame que a estas alturas ser operador electoral se acompaña con doctorados y encuestas como las de Gisela Rubach, acompañadas por sugerencias tan precisas para alcanzar el éxito que, por eso a la europea se le considera la gurú del priísmo. Guardando la proporción –sí porque ella es una académica y Daniel es un mapache cínico – los dos aportan importantes resultados a la causa que se les encargue.

Pero en el caso de Colima la senadora panista con licencia, Martha Leticia Sosa Govea, es un caso difícil. Creo que aquí el PRIAN poco tiene que hacer contra un PRI definido y fortísimo a la sombra del gobernador Silverio Cavazos Cevallos. Gracias a él, a la fecha su delfín, Mario Anguiano Moreno, quien por cierto no es santo de la devoción de Beatriz, por lo que el papel de los tlaxcaltecas con la encomienda presidencial es más que interesante.

Beatriz podría hacerse de la vista gorda y dejar que fructifique un posible juego sucio, única forma de doblegar al candidato tricolor. Y como ya comenzaron a circular los panfletos con descalificaciones, no digo que el autor sea Daniel el Travieso, pero pues quien se siente capaz de decir lo contrario.

Pero también podría sentir que le pican la cresta enviando a un gallo que se hizo en sus corrales. Entonces, creo que lo mejor es no perder de vista el desarrollo de la campaña al gobierno colimense porque, usted ya sabe qué paisano nuestro anda haciendo y deshaciendo con tal de que la sosa Martha se mueva por lo menos unos puntitos.