[xyz_lbx_default_code]

Antimarianismo, crece y se afianza

.

Es un concepto con la cualidad de estandarizar criterios entre partidos o grupos que antes eran distantes. ** Napoleón… alegre el titular de Segob de llevar ese sobrenombre

neto_napoleon_Ordoniez1

 

 

Se trata de líneas paralelas, de intereses distintos y hasta tiempos contrastantes: el marianismo, de los números alegres y los proyectos familiares de afianzamiento a próximos presupuestos… y sin más preámbulos: el antimarianismo, una corriente al alza que así como nace en el Revolucionario Institucional, tiene semilla en cada instituto invadido, parte de cuyos militantes envileció, atraída por el incontrolable apetito de las transferencias mensuales para seguir dando vida artificial a esta aspiración sexenal.

En el primero se haya la creencia de la imagen inmejorable, ante la gente y ante su superior, en el contexto presidencialista al cual rinde tributo.

El segundo es un poco más amplio.

Por más de tres años ha sobrepuesto frentes abiertos bajo la inexplicable metralla que sustenta el incontrolable temperamento de un tipo inmerso en el culto a sí, y a causa del cual pierde toda dimensión, insisto, en esa línea paralela que por ejemplo hoy, al PRI lo hizo un incansable distribuidor de cajas de pollitos, cuando su función original era la siembra de ideas.

El simpático dirigente estatal del tricolor no se cansa de distribuir aves de postura. Debe ser una línea tirada por su propietario (el de él). Y si eso lo hace feliz, qué bueno… es de celebrarse porque así será menos la pena cuando realice el necesario balance de sus acciones.

Frentes abiertos a rabiar

Policías, personas de la tercera edad, pensionados y jubilados, desempleados y otros tantos sectores, de los cuales hoy abordaremos el sindical.

Para no variar, la ex alcaldesa de Zacatelco, Blanca Águila Lima, ha regresado por sus fueros a dirigir uno de los sindicatos más poderosos, por cierto, con el antimarianismo consistentemente tatuado.

Este caso nos ilustra la visión, un poco más extensa, de otras agrupuaciones sindicales, otrora fieles al tricolor pero hoy, con razones de peso para guardar una sana distancia.

Creo que el Siete de Mayo, podría encabezar la lista. Y el del Cobat, de los Cecytes, y de tantos otros que lejos de ser sus aliados se convirtieron  en precursores del antimarianismo.

Pero la militancia del PRI, limitada hoy a aplaudir las tareas del pollero García Portilla, debe tener un sitio más que destacado entre grupos y liderazgos sodomizados en una, dos y van por la tercera elección.

Esos frentes abiertos son los que marcan la diferencia con el presidente Enrique Peña Nieto, de quien se advierte la antipatía de multiplicar las enemistades, por minúsculas que parezcan y recoge la cosecha de su controversial Pacto por México.

A diferencia, aquí con la oposición el pseudo pacto por apuntalar al marianismo pende del delgado hilo que sostiene los pagos mensuales a un puñado de vividores, sedicentes miembros de la oposición hechos comparsa.

Pero hablar de una coordinación de grupos, sindicatos y liderazgos, mediante un sólido quehacer axiomático, se limita al pago puntual de las incubadoras que calientan pollitos pero no generan ideas.

La frivolidad de la SEGOB

Le alegra que lo llaman napoleón, o el chaparro… o chapis.

Es el secretario de gobierno, Ernesto Ordóñez Carrera.

Yo diría, en las manos del chaparro… chapis… o napoleón (de petatiux) se halla nuestra estabilidad interna.

No es para alarmarse.

Hemos estado peor.

Sí para preocuparse, pues de la constante diarrea verbal exhibiendo personalísimos conceptos del bullying por ejemplo, surge la mano dura traducida en un tris, en granaderos sedientos de repartir garrotazos a sus paisanos.

¿Y los asesinatos?

Pronto se cumplirán dos semanas del horrible homicidio perpetrado contra el ex secretario de finanzas, y de otras personas, acaecidas en aquella jornada trágica.

De no ser por las puntadas de napoleón Ordóñez, el silencio priva, lastima, alimenta a la incertidumbre y da al traste con el concepto de empresarios nacionales o extranjeros.

¿Qué capitalista en su sano juicio invertiría en el estado de las ejecuciones a las que el secretario de gobierno adereza con su personal e intragable humor negro?

 

Etiquetas:, ,