Compártelo en tus redes sociales

Las primeras mediciones a través de diferentes estudios de opinión que se han llevado a cabo para ubicar a los probables candidatos a una diputación federal han empezado a arrojar datos que para algunos resultan inexplicables y para otros una sorpresa, debido a que los favoritos o los que se sentían seguros simplemente no aparecieron o su posicionamiento es tan bajo que están a punto de ser descartados.

En Morena, el partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, los aspirantes naturales a la diputación federal que actualmente se desempeñan como coordinadores de la Secretaría de Bienestar en cada uno de los tres distritos electorales resultaron una decepción, pues quedó claro que su trabajo de acercamiento y contacto personal con los ciudadanos y las ciudadanas fue nulo.

Los morenistas Baldemar Cortés Meneses, Isela Rojas Amador y Jorge Atristain San Germán, coordinadores  del gobierno federal en el estado para los distritos federales electorales uno con cabecera en Apizaco, dos con cabecera en Tlaxcala y tres con cabecera en Zacatelco, respectivamente, no crecieron ni despuntaron en su posicionamiento, de ahí que es muy probable que sean descartados como aspirantes a una diputación federal.

Otros funcionarios federales que andan más que interesados en buscar la candidatura a una diputación pero que no despuntan son el ex priista Carlos Augusto Pérez Hernández, coordinador administrativo del programa de pensión para el bienestar de las personas adultos mayores y su jefe Carlos Luna Vázquez, el ex perredista y ex alcalde de Amaxac.

Se dice que ambos políticos que constantemente mantienen una abierta promoción obtienen bajos porcentajes en los estudios de opinión, al grado que sus números no resultan ni atractivos ni competitivos para la elección federal.

La lista de los morenistas que resultaron mejor posicionados y con posibilidades de disputar las candidaturas está guardada en un caja de siete llaves, sin embargo trascendió que el diputado local Víctor Castro López apareció con buen ranking en el distrito uno y que el diputado federal Rubén Terán Águila estaría en condiciones de buscar la reelección por el distrito dos, lo cual no sucede con la diputada federal Claudia Pérez Rodríguez por el distrito tres donde salió con bajos niveles de competencia.

Un priista que salió bien clasificado en las mediciones para la diputación federal por el distrito uno con cabecera en Apizaco es el actual titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado  (Secte), José Luis Ramírez Conde, quien estaría ubicado en zona de competencia y con una diferencia importante sobre “el candidato oficial” Arnulfo Arévalo Lara, responsable de la Secretaría de Fomento Agropecuario, quien desde hace meses sostiene, con ayuda de los recursos de su dependencia, una abierta campaña para obtener dicha nominación.

Ramírez Conde que ha optado por un bajo perfil y trabajar a ras de tierra porque si le interesa ser aspirante a la diputación federal. El ex diputado local sale tan bien posicionado que incluso algunos partidos políticos han buscado acercamiento para coquetear y dejarle entrever que si el PRI no lo registra ellos lo recibirán sin problemas y con los brazos abiertos.

Pero no crea que José Luis Ramírez es el único priista con buen posicionamiento rumbo a los comicios del próximo 6 de junio, pues también figuran otros que, en caso de no ser avalados por su partido, estarían en posibilidades de aparecer como abanderados de otros institutos políticos incluido Morena, de ahí que muchos esperan que el ofrecimiento del primer priista del estado se cumpla en el sentido de entregar las nominaciones a los militantes con mejor nivel de competencia.

Seguramente en las siguientes semanas habrá sorpresas y sorprendidos.