Compártelo en tus redes sociales

El mediocre secretario de Educación Pública en Tlaxcala, conocido como “El Profe” Florentino Domínguez Ordoñez decidió descuidar su burda precampaña en busca de la candidatura del PRI al gobierno para ponerse su traje de plomero y operar la cancelación de la junta de gobierno del Instituto Tlaxcalteca de la Infraestructura Física Educativa (Itife) programada para ayer, pues se enteró que por lo menos tres integrantes de ese órgano tenían previsto exigir la renuncia de la responsable de esa dependencia Anahí Gutiérrez Hernández.

Florentino Domínguez es un limitado funcionario estatal que ha logrado mantenerse y avanzar en la actual administración gracias a su ridícula lambisconería y obediencia ciega a su jefe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Su incapacidad y falta de visión para atender y solucionar problemas de su incumbencia lo llevaron a tomar la decisión más fácil en el espinoso caso del Itife, donde la corrupción brota y se sigue solapando la desastrosa administración de Anahí Gutiérrez.

Resulta que esa funcionaria más vinculada al marianismo que al actual grupo en el poder, se comprometió hace unas semanas a convocar para noviembre pasado a una sesión extraordinaria de la Junta de Gobierno para aclarar el presunto robo de casi 100 millones de pesos de una de las cuentas bancarias del Itife registrado en el 2018 y su supuesta recuperación, así como aclarar los faltantes de otras partidas y los motivos por los cuales no son solventadas cientos de observaciones realizadas por el Órgano de Fiscalización Superior y la Auditoría Superior de la Federación.

El llamado nunca llegó y “El Profe” que estaba enterado no hizo nada para que esa funcionaria que es su subordinada cumpliera su promesa. Sin embargo, para cerrar el año y acatar la ley, la descarada Anahí Gutiérrez citó a la Junta de Gobierno para el 10 de diciembre, pero para sorpresa de Florentino Domínguez los integrantes de ese cuerpo colegiado no sólo se organizaron para asistir puntualmente, sino para exigir la renuncia de la titular del Itife.

El diputado morenista Ramiro Vivanco Chedraui representante del Poder Legislativo ante la Junta de Gobierno sería uno de los encargados de pedir el cese de la funcionaria, lo malo es que en su corazón aún hay amor al PRI y al parecer el mismo alertó al secretario de Educación de la exigencia que se haría en esa reunión, lo que obligó a cancelar esa sesión de trabajo bajo el argumento de que “El Profe” necesitaba más tiempo para que le expliquen con manzanas las transas en esa dependencia.

Los días de Anahí Gutiérrez como titular del Itife están contados. El malestar de los integrantes de la Junta de Gobierno es monumental y “El Profe” poco o nada podrá hacer para evitar la salida de esa pésima funcionaria que ya logró poner a todos en su contra.

El Itife en manos de Anahí Gutiérrez acumulaba hasta hace unos meses 1,163 observaciones por parte del Órgano de Fiscalización Superior que abarcan los años 2016, 2017 y 2018, de las cuales sólo se habían solventado 109 y 1,054 seguían pendientes.

Según el informe sobre el estado que guardan las observaciones emitidas por los entes fiscalizadores al Itife, se sabe que esa dependencia tiene 27 recursos de la Auditoría Superior de la Federación, de los cuales ninguno ha sido atendido o solucionado, pese a que éstas inconsistencias financieras y administrativas datan del 2015 hasta el 2018.

El Itife en la actual administración ha funcionado en un total desorden y nadie lo puede negar. Mientras en el 2016 esa dependencia acumuló 12 observaciones en materia de obra y 119 en asuntos financieros, para el 2017 el número de observaciones en obra crecieron al ubicarse en 207 y las financieras pasaron a 80, pero para el 2018 las observaciones en obras fueron 675 y en materia financiera 70, lo que explica las razones que obligaron a los diputados locales a reprobar sus cuentas públicas.

En los estados financieros del 2018 se detectó un probable daño patrimonial de 99 millones 93 mil 744.13 pesos, equivalentes al 22% de los recursos ejercidos.

El primer año del gobierno de Marco Mena, es decir durante el 2017, los legisladores también ubicaron anomalías por 70 millones 207 mil pesos.

Estas cifras y datos son las que dice no entender y comprender el “plomerito” Florentino Domínguez, quien en el caso del Itife está empeñado en dejar su mote de “El Profe” para tratar de tapar y esconder el cagadero que existe en esa dependencia con recursos tan chafas como suspender de un día para otro la sesión de la Junta de Gobierno.

La estupidez de ese funcionario lo dibuja de pies a cabeza. Y así quiere ser gobernador de Tlaxcala.