[xyz_lbx_default_code]

El carro completo… el PRI y su delegado; evocaciones nostálgicas, revivir a Don Fidel

.

De qué otra manera podría congratularse el delegado del CEN del PRI, que avizorando carro completo en la elección de julio… claro, cuando se le requirió porque fue publicada la adhesión del hoy gobernador de Tlaxcala al PAN, entonces hizo mutis.

Este martes, durante la protesta de los candidatos tricolores al Congreso de la Unión, el delegado del CEN, Enrique González González, cayó en la tentación de usar el micrófono con el estilo de los años cincuenta: “¡vamos por el carro completo!”, se animó a gritar.

Qué otra le queda al enviado del Revolucionario Institucional que en Tlaxcala cobró celebridad por hacer mutis cuando la prensa descubrió que desde febrero de 2009, el hoy gobernador Mariano González Zarur y su hija Mariana, eran miembros adherentes del PAN.

De ideas zanconas y lengua larga, González Glez, dibujó el caso particular que para el PRI representa el estado de Tlaxcala, escaso en votación, con un mandatario insufrible e imposible de asumir acuerdos y compromisos (según dichos por el propio Enrique Peña Nieto) e irremediablemente inclinado a despertar tiempos idos… “el que se mueve no sale”… y para variar: “vamos por el carro completo”.

Si esa es la intención del partidazo y su particular delegado del centro, el consejo tricolor de sabios debería concentrar su mirada en dos zonas neurálgicas: Apizaco, con doña Lupe Sánchez, y Zacatelco, con Émilio Minor, pues en sendos distritos electorales federales, es probable que el carro completo esté varado y nada más el delegado del CEN sea incapaz de advertirlo.

Y no es para menos.

Digo, el papelazo de doña Lupe Sánchez, de cerrar la puerta de su radiodifusora a la competencia, lejos de beneficiarla la colocó en un ardoroso tercer sitio (siempre y cuando no veas las encuestas en manos del delegado Glez).

Y en el caso del tercer distrito, para nadie es ajena la sorpresa y falta de acondicionamiento de todo tipo, dentro de los cuales se hallaba Minor, cuando fue avisado que las santas manos del amo habían decidido posarse en su persona.

He aquí sendos ejemplos de lo que el tiempo nos dirá si fueron derrotas negociadas o apuestas sin ganas del mismísimo padre del coordinador de la campaña de Peña Nieto, sí señor…

¿Entonces de dónde saca mister Glez, aquello del carro completo?

No vale tomar el pelo a los priístas.

La elección en tercios, un término chocante, pero muy cercano a la realidad que vive el estado más pequeño del país, tan inocuo en términos de aportación magra que el candidato telenovela lo escogió para grabar los mensajes que Televisa se encargará de saturar, como ocurrió con la carota de Héctor Bonilla, con cuyas tremendas patas de gallo, la causa del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se volvió insufrible para millones de televidentes.

De todas formas hay la influencia del PRI en los tres partidos que han de compartir al estado.

Adiós Arzaluz… ¡regresa…!

Oiga usted, se nos va de Tlaxcala la señora Alma Arzaluz Alonso. Nos cambia la ingrata por una candidatura a diputada federal por la vía plurinominal… o sea: ¡la matahari del verde, directo a Neza!

¿Será que se cansó de ganar con unos y con otros?

Durante los años de su estancia aquí… nadó de muertito y bien que negoció con Ortiz, como hoy se clavó en el gabinete con la productiva bandera de ambientalista, tan efectiva como las patrullitas ecológicas en el cementerio de las infamias del Verde.

La seño del partido que pide pena de muerte ha levantado el puesto y nos deja, nostálgicos ante su partida, aunque curiosos porque nunca de su boca escuchamos algo medianamente creíble respecto a la muerte de peces en Apizaco, al funcionamiento impune de empresas de la talla de Dow, y hasta dejó en manos de otros las jornadas de limpieza del río Zahuapan.

Enhorabuena a Almita Arzaluz… ¡que talento, para pasar unas largas vacaciones en Tlaxcala, y ahora que ya nos acostumbramos a que haga bulto aquí, sus cuates allá le levantan el castigo y nos privan de su extraordinaria presencia… qué crueles, ¿por qué se tardaron tanto?

Son lenguajes distintos

Una de las formas en que el PRI comparte sus centavos con Televisa (digo, creían que el apoyo es gatis) es contratando los servicios de Información y Vinculación Corporativa de la presidencia de la poderosa televisora.

Resulta que el director de dicha oficina es René Casados… sí el curita ese sobra actuado que aparece todas las noches en el canal de las estrellas. Y es tan buen actor (si, claro) que en su haber, asesoró a Luis Donaldo Colosio y a Ernesto Zedillo.

Ni tardo ni perezoso el PRI mandó algunos abanderados suyos con el tal René Casados.

Y ya sabe usted… el tipo es estresante; soportarlo más de quince minutos es una proeza, misma que definitivamente es negada a personajes chapados a la antigua y ya son ánimos de convivir con este tipo de, maestros de la actuación.

Nombre… así como les cuento, el hoy candidato a senador Joaquín Cisneros, se dijo a sí mismo: “myself, por qué tenemos que estar aguantando a este loco de Casados… yo mejor me voy a España con mi mami…”

Y abandonó las instalaciones donde el curita sobreactuado de Televisa, pasaba la charola a candidatos del PRI y de otros partidos… como especie de flitro para que eventualmente aparezcan en la pantalla de la formidable televisora de los jodidos, como decía don Emilio Azcárraga Milmo.