[xyz_lbx_default_code]

Archiv para 2 julio, 2020

Las inconsistencias en torno a la pandemia de Covid-19

.

A seis meses de que la pandemia de Covid-19 apareció en el mundo nadie ha creado una vacuna ni se ha comprobado que exista un tratamiento médico 100 por ciento efectivo para lograr la recuperación de los infectados, de ahí que el secretario de Salud de Tlaxcala, René Lima Morales, debería ser más responsable y moderado en declarar que el amalgama de fármacos denominado TNR4 es eficaz si los pacientes lo toman durante los primero cinco días de haber sido contagiados.

Decir que es efectiva ese tipo de fórmula compuesta por cuatro medicamentos que ayudan a regular la respuesta inflamatoria del cuerpo ante el virus porque se ha entregado a 978 pacientes tlaxcaltecas, de los cuales no se sabe si todos se recuperaron y ninguno fue intubado o falleció por coronavirus, es hablar a la ligera de un tema que necesariamente requiere pruebas científicas y un seguimiento puntual de la evolución de los infectados.

De entrada habría que demostrar que ese número de tlaxcaltecas tenía el virus de Covid-19, para lo cual a cada uno se le debió aplicar una prueba de laboratorio que comprobara ese diagnóstico, porque si no es así el doctor René Lima está especulando y evidenciando una vez más su enorme necesidad de llamar la atención.

En Tlaxcala los números de personas contagiadas y fallecidas por esa enfermedad siguen a la alza y demuestran que el tratamiento TNR4 a lo mejor si es efectivo en ciertos casos, pero no en todos los pacientes.

De ser tan efectivo el tratamiento TNR4 por qué no se dio a los elementos de la policía municipal de Chiautempan, donde según la información disponible hoy en día se habla que están enfermos de coronavirus una docena de uniformados.

O por qué no se ha dado a las enfermeras que han resultados contagiadas, mismas que han llevado ese virus a sus familiares que también han dado positivo de Covid-19.

La información que maneja el gris secretario de Salud tiene muchos asegunes porque no siempre resulta creíble o porque en otros casos es confusa, como sucedió ayer en su conferencia de prensa semanal sobre la pandemia.

El mediocre funcionario informó que Tlaxcala registra, hasta este momento, dos mil 478 casos positivos, mil 659 personas recuperadas, 348 defunciones, 3 mil 496 casos negativos y 771 tlaxcaltecas se encuentran en espera de resultado.

De acuerdo con el reporte, la Secretaría de Salud confirmó ayer 64 casos positivos más y 2 fallecimientos de Covid-19 en Tlaxcala que se registraron en hospitales de la SESA.

Pero después agregó que en el acumulado de lamentables fallecimientos se suman 19 casos que fueron confirmados con posterioridad, de los cuales 10 se reportaron en el IMSS, 8 en la SESA y uno en el Issste.

Sin embargo, parecen muy sospechosos los 19 registros extemporáneos. De cuándo son. Entonces la verdadera curva de contagiados y muertos es irreal o por cuántos días se encuentra desfasada.

Que ayer se haya dado a conocer por parte de las autoridades el reporte de 2 muertos por Covid-19, pero que al final fueron 21 porque se sumaron los 19 fallecimientos que no se habían registrado al no tener la certeza de que la causa fue ese virus resulta de lo más extraño y confuso.

Urge conocer quiénes son los médicos encargados de la emergencia sanitaria en Tlaxcala para saber si tienen o no experiencia en contingencias. Es necesario saber si su preparación profesional que debe estar en sus currículums les permite tomar decisiones acertadas y crear tratamientos como los que se presumen.

Qué información es la que recibe el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez. Ésta reflejara la realidad. Con esos datos el mandatario tomará decisiones en torno a la próxima reanudación de actividades en el estado, lo cual resulta preocupante porque si están sustentadas en referencias erróneas pueden terminar afectando a cientos de tlaxcaltecas.

Deseamos que el equipo médico que está al frente de la pandemia en la entidad tenga la preparación que se requiere, pues sería lamentable que se conociera que los encargados de enfrentar la contingencia son egresados de la Maestrías en Salud Pública, “posgrado patito” que hace unos años se repartió como pan caliente en la UAT.

Sobre la pandemia debe prevalecer la seriedad, algo que no se ve muy claro en Tlaxcala. O no