LA CORTE DE LOS MILAGROS

Gobernador, no deje que lo engañen

.

No quisiera contradecir al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, pero mucho me temo que alguien lo está engañando diciéndole que en la Cuarta Transformación poblana la corrupción ya casi se eliminó y los pocos casos que se han registrado corresponden a funcionarios de tercero o cuarto nivel.

La verdad es que no, que en su administración hay funcionarios que le mienten, que se coluden en las licitaciones y hasta manipulan los fallos ya publicados en Compranet con tal de salvar el pellejo y responsabilizar a otros de sus yerros y transas.

Un claro ejemplo es la licitación pública nacional GESALF-007-630/2019 que aquí le he comentado para la compra de instrumental y equipo hospitalario, cuyo fallo se adjudicó el viernes 29 de noviembre a dos empresas, una de las cuales obtuvo un contrato de casi 11 millones de pesos, no obstante ofertar bienes de origen chino y paquistaní, lo que expresamente estaba prohibido en la convocatoria y que claramente se reiteró en la junta de aclaraciones del 13 de noviembre. 

Tras lo publicado aquí, el gobernador Miguel Barbosa y las secretarias de Administración, Rosa de la Paz Urtuzuástegui Carrillo, y de la Función Pública, Laura Olivia Villaseñor Rosales, exigieron una explicación a los funcionarios involucrados en este concurso, y el subsecretario de Administración, Juan Pablo Cortés Córdova, optó por deslindarse de las fallas y de responsabilizar a quien esto escribe, mediante una carta aclaratoria, de proporcionar datos falsos y tendenciosos para dañar su imagen.

Nada más alejado de la realidad.

Para subsanar su error, y las violaciones legales en que incurrió al favorecer a la empresa Surtidor de Materiales Hospitalarios, Medicinales y Quirúrgicos JERILAP SA de CV, el subsecretario le mintió al gobernador y —lo más grave— alteró el acta de fallo del concurso, sustituyendo dos de las 27 hojas.

Al gobernador Miguel Barbosa le dijo que los instrumentos y equipos propuestos por la firma ganadora —ligada por cierto al grupo de Eduardo Alfonso Letayf Acar— eran nacionales, y no chinos y paquistanís como lo publiqué, por lo que en ningún momento se violentó el artículo 28 de la Ley de Adquisiciones, ni el 35 de su Reglamento.

Y en Compranet no sólo modificó las hojas 25 y 26 del acta de fallo, sino que falsificó la firma de uno de los participantes de la licitación. En la parte donde se describen los bienes de cada una de las 22 partidas que ganó Surtidor de Materiales Hospitalarios, Medicinales y Quirúrgicos JERILAP se alteró la procedencia de las piezas, y en 18 se sustituyó con la palabra México donde decía China, Pakistán y Reino Unido.

La mentira es tan burda que hay instrumentos y equipos hospitalarios descritos en el acta de fallo que ni siquiera se fabrican en México, ni tienen un 65% de componentes nacionales como cualquier empresario del ramo lo podría confirmar.

Aquí las evidencias. 

 

Así de grave esta transa, esta corruptela que no fue cometida, como le hacen creer al gobernador Miguel Barbosa por funcionarios de tercer o cuarto nivel, sino por prominentes funcionarios de su administración, en tiempos de la Cuarta Transformación poblana, coludidos —quién lo iba a decir— con empresarios y grupos de interés económico del morenovallismo como Eduardo Letayf Acar, quien fue director de Operación e Infraestructura de la Secretaría de Salud cuando el titular de la misma fue Jorge Aguilar Chedraui.

Ahora si no que como diría el clásico: ¡Pero qué asquerosidad es esto, eh!

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Popups Powered By : XYZScripts.com