Enrique Doger

.

Por Rodolfo Ruiz R.

De los aspirantes del PRI a la gubernatura de Puebla, Enrique Doger Guerrero, parece ser el más peligroso no solo para el morenovallismo, sino para el propio PRI.

El ex rector de la BUAP y ex presidente municipal de Puebla ha demostrado, a diferencia de la mayoría de sus compañeros de partido, arrestos para enfrentar al gobernador Rafael Moreno Valle en distintos terrenos además del electoral.

Uno de los mayores atributos del actual diputado federal es su combatividad en el plano mediático, acompañada de cierto cinismo para mentir, argumentar y salir airoso de polémicas públicas sobre cuestiones que para cualquier mortal resultarían embarazosas o desvergonzadas.

Esta condición lo convierte en el candidato ideal para participar en una contienda electoral altamente competida, como la que se espera en 2016, en la que se prevé que los rudos del morenovallismo echen mano de las campañas negras y la guerra sucia para debilitar y derrotar a su contrincante.

Doger1
Ninguno de los demás aspirantes del PRI tiene la cara dura de Enrique Doger, ni el temple requerido para resistir y contrarrestar los embates que los emisarios del morenovallismo en los medios de comunicacion han comenzado a enderezarle.

El ex rector de la BUAP es también un factor de alto riesgo para el propio PRI, pues las posibilidades de que Doger deserte de este partido y se convierta en candidato de otro, como Morena, parecen ser bastantes.

Como candidato del partido de Andrés Manuel López Obrador -Movimiento de Regeneracion Nacional-, es probable que Doger Guerrero no obtenga los votos suficientes para ganar la minigubernatura, pero lo que sí es seguro es que el PRI tampoco.

Si el ex rector de la BUAP fuera marginado de la nominación priísta, este partido seguramente lo perdería y con él seguramente la posibilidad de recuperar la gubernatura en 2016.

***

Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: Rodolfo Ruiz http://on.fb.me/1qovStQ

¿Despidos con dedicatoria?

.

Trabajadores de base del ayuntamiento de Puebla que hace un mes demandaron la celebración de una asamblea para que el actual Comité Ejecutivo del Sindicato Benito Juárez informara sobre sus ingresos y la aplicación de las cuotas sindicales, hoy comenzaron a ser presionados para que presenten su “renuncia voluntaria”.

Entre ellos María Tanya Rodríguez Méndez, con número de control 303149, quien el pasado 4 de junio presentó un oficio al secretario general del Sindicato Único de Empleados y Trabadores del H. Ayuntamiento de Puebla, Instituciones Paramunicipales y Organismos Descentralizados “Licenciado Benito Juárez García”, Daniel Ortiz Acevedo, solicitándole una asamblea en la que rindiera cuentas de la administración del patrimonio sindical.

Su petición está fundamentada en el artículo 373 de la Ley Federal del Trabajo y en el artículo 99 fracción III de la Ley de los Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento del Municipio de Puebla.

El primer artículo establece que las directivas sindicales están obligadas a rendir cada seis meses cuentas completas y detalladas de la administración del patrimonio sindical, y el segundo que el Sindicato debe informar cada tres meses a sus agremiados el estado que guardan las finanzas y la aplicación de los recursos de los trabajadores.

Pero si los anteriores artículos no fueran suficientes para que la dirigencia del Sindicato Benito Juárez encabezada por Daniel Ortiz rindiera cuentas, hay que decir que el artículo 104 de la Ley Burocrática del estado estipula que en caso de incumplimiento de los artículos 99 y 100 de la legislación en cuestión, “el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Municipio de Puebla podrá determinar la cancelación del registro de la Directiva o Comité Ejecutivo o del registro y reconocimiento del Sindicato, según corresponda”.

En este contexto resulta contradictorio que los empleados del Ayuntamiento que exigen cuentas a su líder sindical, estén siendo presionados a renunciar y más cuando la actual dirigencia logró encumbrarse y deponer al anterior secretario general del Sindicato, Israel Pacheco Velázquez, acusándolo de corrupción y enriquecimiento inexplicable con las cuotas de los trabajadores.

corte01

Y más que estas presiones y despidos estén siendo respaldados por la Secretaría de Administración del Ayuntamiento, que se encarga de convocar a los trabajadores identificados como críticos u opositores del actual Comité Ejecutivo para decirles que dejan de exigir cuentas a sus representantes sindicales o presentan su renuncia.

En la lista negra elaborada por la actual dirigencia sindical aparecen además de María Tanya Rodríguez, Ivonne Tello, Manuel Abraham, Guadalupe Herrera, Verónica Lavalle, Nayeli Sarmiento, Beatriz Rhodas, Cristay Aparicio y Carolina Munguía, ente otros.

Su pecado: exigir cuentas a un Comité Sindical que se encumbró con la demanda de la transparencia y la rendición de cuentas al destituido Israel Pacheco, que fueron delegados o tuvieron alguna cercanía con aquel o que hoy mantienen una posición crítica hacia los tres principales integrantes del sindicato Benito Juárez: el secretario general, Daniel Ortiz; el secretario de Trabajo y Conflictos, Humberto Sánchez Bustos; y el secretario de Finanzas, Orlando López Reyes.

Este último, por cierto, fue quien demandó a Israel Pacheco por los delitos de extorsión y enriquecimiento ilícito.

¿Cuántos trabajadores serán despedidos?

La cifra exacta sólo la tienen las autoridades, pero se dice que serán alrededor de 200 y que los primeros 50 saldrán esta quincena.

***

Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: Rodolfo Ruiz http://on.fb.me/1qovStQ

Popups Powered By : XYZScripts.com