LA CORTE DE LOS MILAGROS

El Rey Midas al revés

.

Ahora que Ricardo Henaine Mezher decidió cerrar Valle Fantástico, bien valdría la pena que el gobierno estatal se planteara el rescate de esas 18.7 hectáreas que al empresario le fueron donadas a título –oneroso en las postrimerías del sexenio melquiadista– en 10 millones de pesos.

La administración marinista ganaría, de esa manera, no sólo legitimidad –que buena falta le hace–, sino la oportunidad de lograr lo que ninguno de sus dos antecesores en la gubernatura pudo: un auténtico parque metropolitano en la zona de Angelópolis.

La tarea no es muy complicada.

Para lograrlo, la primera acción del gobierno de Marín Torres sería revertir la donación a favor de Ricardo Henaine, devolviéndole lo que pagó en 2004, incluso con intereses, más los 7 millones que dice haber desembolsado desde entonces a la fecha por concepto de predial.

Motivos no deben faltarle, y menos cuando el también dueño del periódico El Heraldo de Puebla ha incumplido con la mayoría de los compromisos adquiridos en el convenio respectivo.

A su vez, Ricardo Henaine podría recuperar su inversión, deshaciéndose de un terreno al que nunca podrá cambiarle el uso de suelo para construir sobre él centros comerciales de lujo o exclusivos fraccionamientos residenciales.

Y menos después de que la subsecretaria de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio de la Sedesol federal, Sara Topelson de Grinberg, empeñó su palabra de que el Parque Metropolitano seguirá como parque metropolitano; y de que, a la par, un grupo de vecinos obtuvo un amparo de la justicia federal para impedir el cambio de uso de suelo de otras 30 hectáreas de preservación ecológica en la reserva territorial Atlixcáyotl-Quetzalcóatl.

Estas dos, más el reciente caso del Jardín de Arte, serían dos muy buenas razones por las cuales la administración estatal ganaría más convirtiendo Valle Fantástico en un pulmón metropolitano que empeñarse en saturar la zona de Angelópolis con nuevos comercios.

Si Ricardo Henaine decidió cerrar el parque de diversiones Valle Fantástico (mejor conocido en el argot periodístico como fraude fantástico) no fue para remodelarlo, como oficiosamente se ha dicho, sino para evitar mayores pérdidas económicas en ese negocio.

La especie de que el parque se transformará en un complejo de entretenimiento con salas de cine, una pista de hielo, mesas de boliche y un teatro libre para conciertos, no es más que otra de sus mentiras.

Henaine ofreció modernizar y equipar el aeropuerto Hermanos Serdán para que funcionara como alterno al de la ciudad de México y ha fracasado.

También prometió, en 2005, hacer de Valle Fantástico el mejor parque de diversiones de Puebla. Y lo cerró.

Así ha ocurrido con otros negocios locales en los que también tiene participación, como el Puebla de la Franja (perseguido por la sombra del descenso) y El Heraldo de Puebla, cuya circulación y tiraje van de mal en peor.

¿O no?

***
Simón dice:

“No merece respeto quien no sabe inspirarlo…”
Maximiliano de Habsburgo.

***
Correos electrónicos: rruiz@e-consulta.com.mx y periodistasoy@hotmail.com

Popups Powered By : XYZScripts.com