LA CORTE DE LOS MILAGROS

La visita de Adán Augusto López y su anfitrión Ignacio Mier

.

La visita a Puebla del secretario de Gobernación federal, Adan Augusto López Hernández, al coordinador de la fracción de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velazco, tuvo un claro e inequívoco propósito: Hacer saber al inquilino de Casa Aguayo dónde están los afectos presidenciales.

La comida que ambos tuvieron en el restaurante La Noria no fue un suceso fortuito o improvisado. La reunión se planeó, y desde el viernes por la tarde noche el diputado federal acudió personalmente al lugar para hacer una reservación, anticipando quién sería su invitado.

El destinatario del claridoso mensaje del secretario de Gobernación no es otro que el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta y quien aparentemente se ha beneficiado del escándalo o “fuego amigo” contra Ignacio Mier: el senador Alejandro Armenta Mier.

Que el segundo del gabinete lopezobradorista haya dicho en Puebla que el diputado federal es su amigo, y que éste a lo mejor es víctima de una campaña de sus adversarios y del fuego amigo, tuvo un inequívoco receptor.

Suponer que el encargado de la política interior del país vino a Puebla para degustar un chile en nogada, o para afinar detalles de la agenda legislativa, la reforma electoral y las próximas iniciativas que enviará el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados resulta un tanto ingenuo.

Si así hubiera sido ambos se hubieran reunido en privado, y no en la ciudad de Puebla sino en la capital del país.

Adán Augusto López tampoco vino engañado a Puebla, por supuesto que éste sabía las consecuencias o los efectos que tendría su visita a la Angelópolis, sentado a la mesa con Ignacio Mier, en un lugar tan concurrido como el restaurante La Noria en plena temporada de chiles en nogada.

Por supuesto que también el legislador federal. De ahí que cuidó los detalles y personalmente hizo la reservación y escogió la mesa para cuatro en la que solo estuvieron ellos dos. En algún momento dos personas sentaron, ya en la sobremesa pero unos minutos, una de ellas fue Rafael Posada Cueto, de los principales accionistas de Grupo Proyecta y los desarrollos inmobiliarios de Lomas de Angelópolis.

Otro que no se sentó pero sí se acercó a saludar a ese par de comensales fue Ignacio “Taico” Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Puebla.

Esta señal no es la primera que el presidente de la República le envía al gobernador Barbosa sobre el coordinador parlamentario de Morena y próximo presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, pero sí la más explícita a través de su paisano y secretario de Gobernación.

López Obrador sabe que Miguel Barbosa no es un improvisado en las lides políticas y que éste sabrá entender y actuar en consecuencia de cara a lo que viene: las elecciones del 2024 y su propia sucesión.

***

Correos electrónicos: [email protected] y [email protected]

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://www.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Comentarios (1)

  • Dr José Plácido Jiménez Amigón

    |

    Justo a tiempo machetazo a Caballo de Espadas que entienda Barbosa y Alejandro Armenta que no gay Cabida en la Politica para Gente como ellis Generadores de Violenci

    Responder

Deja un comentario

[pvcp_1]

Popups Powered By : XYZScripts.com