LA CORTE DE LOS MILAGROS

Votar o no votar en la consulta del domingo

.

Varias son las razones que me llevan a concluir que no es conveniente votar este domingo en la consulta de revocación de mandato, lo cual no implica que uno renuncie o menosprecie esta herramienta democrática, consagrada en el artículo 35 de nuestra Constitución.

La primera es que nadie, salvo el propio Andrés Manuel López Obrador y su partido político, está solicitando que el presidente sea relevado y en su lugar la Cámara de Diputados elija un sustituto que concluya su sexenio.

La revocación de mandato es, sin duda, un excelente mecanismo democrático para quitar al presidente a la mitad de su periodo cuando éste no funcione, sea ineficiente o abiertamente incapaz, que no es el caso de AMLO.

En la consulta de este domingo no está en juego la continuidad del presidente, independientemente del resultado. De entrada, porque no hay ninguna posibilidad de que el 40 por ciento de los votantes inscritos en la lista nominal participe, por lo que la consulta no será vinculatoria, y porque aun cuando el resultado le fuera adverso el presidente, no se irá.

Ciertamente la revocación de mandato fue una promesa del presidente en su campaña del 2018, pero la reforma al artículo 35 constitucional se dio en septiembre de 2021 y no puede tener efectos retroactivos, es decir, aplica para los futuros presidentes, no para López Obrador.

La consulta tiene o tuvo en realidad otros propósitos: el más importante, que López Obrador salió hacer lo que mejor sabe, campaña política a favor de sí mismoa pesar de que legalmente estaba impedido; a polarizar a los mexicanos con ese falso discurso de buenos y malos, de liberales honestos y valientes, y conservadores ricos y corruptos; y a reprobar a quienes le estorban en su afán de convertirse en el fiel de la balanza y el gran elector en las elecciones presidenciales del 2024.

La consulta de revocación de mandato le dio al Ejecutivo la oportunidad de activar y movilizar a sus simpatizantes, de reencontrarse con ellos, y de poner a prueba a sus colaboradores y aliados. En suma: la posibilidad de relegitimarse y reposicionarse, aprovechándose de la debilidad de la oposición.

Otra razón que me lleva a creer que es mejor no votar en la consulta del domingo radica en el millonario costo de ésta. No se entiende que frente a las enormes carencias y necesidades que tiene el país, se destinen más de 1,500 millones de pesos a una farsa democrática, a un capricho presidencial y a un ejercicio inútil que no servirá de nada salvo para satisfacer el ego de López Obrador, y para que los operadores de éste compitan entre sí y midan fuerzas acarreando votantes a las urnas.

Participar este domingo en la consulta sería convalidar esta simulación; en cambio, no hacerlo, conscientemente, implica hacerle saber al presidente que no aceptamos este engaño, ni las violaciones legales en que ha incurrido para promocionarse y desacreditar al Instituto Nacional Electoral (INE).

*

Correos electrónicos: [email protected] y [email protected]

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://www.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Comentarios (7)

Deja un comentario

[pvcp_1]

Popups Powered By : XYZScripts.com