LA CORTE DE LOS MILAGROS

Memo Velázquez, de mal en peor

.

Un político panista que ha venido de más a menos, devaluándose ante sus escasos o mediocres resultados y descomponiéndose desde que llegó a mal gobernar la presidencia municipal de Atlixco, es José Guillermo Velázquez Gutiérrez.

El exdiputado federal cobró notoriedad en 2018 cuando el PAN fue arrasado por Morena en las elecciones de ese año, y Atlixco se convirtió en la alcaldía más importante gobernada por un militante panista.

La ola AMLO fue de tal magnitud que las principales ciudades de la entidad, como la capital, Tehuacán, San Martín Texmelucan y las Cholulas terminaron siendo gobernadas por Morena. Sólo Atlixco se salvó de ese tsunami.

Por tal circunstancia Guillermo Velázquez comenzó a ser percibido como una de las posibles cartas fuertes del PAN para la gubernatura de Puebla, en los comicios locales del 2024.

Sin embargo, la oportunidad le llegó mucho antes de lo previsto, después de que la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo, junto con su esposo el senador Rafael Moreno Valle, muriera en un trágico accidente aéreo el 24 de diciembre de 2018.

Fue entonces que la ambición comenzó a perderlo. Memo Velázquez buscó el cobijo de la dirigencia nacional del PAN para que ésta lo hiciera su candidato a la gubernatura en las elecciones extraordinarias de 2019.

En febrero de ese año pidió licencia al Cabildo de Atlixco, después de que la Comisión Permanente del PAN lo propusiera como posible contendiente de Luis Miguel Barbosa Huerta. Y ahí, en el Cabildo, tuvo su primer tropiezo, ya que sus pares no dejaron que el regidor de Gobernación, Rogelio Flores Mejía, quedara como presidente interino; estos aprobaron su licencia, pero nombraron en su lugar al regidor de Salud, Abraham Morales, con fama de incompetente y borrachín.

La Comisión Permanente Nacional del PAN también le dio la espalda y le pidió bajarse de la contienda para nombrar —como parte de un acuerdo cupular con Movimiento Ciudadano y el PRD— al exrector de la Universidad de las Américas, Enrique Cárdenas Sánchez.

A Guillermo Velázquez no le quedó más alternativa que regresar a la alcaldía de Atlixco, donde tuvo un pobre desempeño y una gestión entre mediocre y gris, al grado que en los comicios intermedios de 2021 no pudo reelegirse por tres años más.

Mordió el polvo frente a la candidata de la coalición Juntos Hacemos Historia, la morenista Ariadna Ayala Camarillo.

Trató de cobijarse en los brazos de la entonces presidenta del CDE del PAN, Genoveva Huerta Villegas, quien lo hizo parte de su planilla en las elecciones internas celebradas en noviembre del año pasado.

Sin embargo, volvió a equivocarse. Genoveva no lo llevó como compañero de fórmula, pero sí como parte de su equipo con la peregrina idea de que le quitaría votos a la planilla de los yunquistas que terminaron venciéndola.

Ya en la picota, con todas esas derrotas a cuestas, el expresidente municipal de Atlixco trató de colarse como tesorero del ayuntamiento de San Pedro Cholula, pero la alcaldesa panista Paola Angón Silva, enterada del posible quebranto financiero que le heredó a la morenista Ariadna Ayala, optó por dejarlo fuera de su administración.

***

Correos electrónicos  [email protected] y [email protected]

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://www.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Deja un comentario

[pvcp_1]

Popups Powered By : XYZScripts.com