LA CORTE DE LOS MILAGROS

Sahad Lorelei, la punta de la hebra

.

Un personaje clave para comenzar a jalar la hebra de la madeja de la corrupción que envuelve a ciertos funcionarios y colaboradores de la actual administración es Sahad Lorelei Bandera Camacho, una abogada poblana que en 2018 fue comisionada a la ponencia del magistrado Juan Carlos Silva Adaya, para participar en el recuento de votos de la gubernatura de Puebla ordenado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

La cita es importante fue allí donde Sahad Lorelei entró en contacto con quien más tarde sería su jefe, primero en asuntos electorales y más tarde en la compra y contratación de bienes y servicios para el gobierno del estado.

Aunque formalmente nunca ha tenido un puesto relevante como funcionaria pública en la administración estatal, su nivel de vida sí ha experimentado una notable transformación desde que llegó a laborar a la Secretaría encargada de administrar el patrimonio del estado, de realizar las compras y contrataciones de bienes y servicios que requieren las dependencias y de efectuar los procedimientos de adjudicación en materia de obra pública y servicios relacionados con la misma.

De su prodigioso éxito como servidora pública hay suficientes evidencias en sus redes sociales, principalmente en Instagram (sahad_bandera), donde suele postear sus vuelos en helicóptero y avión, sus viajes a Tepoztlan lo mismo que al extranjero y sus paseos por ciudades como Nueva York.

Sin embargo lo que más llama la atención de sus compañeros de trabajo es cómo en menos de año y medio pudo hacerse de una residencia de 622 metros de construcción y 1,092 metros cuadrados de terreno en el exclusivo fraccionamiento Bosques del Atoyac con valor de 9.5 millones de pesos.

El caserón consta de estacionamiento techado para tres autos, cuatro recámaras, cinco baños, cuarto de servicio, jardines interiores, un despacho, un bar, un desayunador con patio interno y fuente, y una palapa con asador. Y un detalle no menor: la casa de dos niveles colinda con un área verde de 1,000 metros cuadrados.

La residencia es conocida por algunos de sus “amigos” y compañeros de trabajo, quienes el pasado 29 de mayo fueron invitados por la propia Sahad Lorelei a festejar su cumpleaños.

Los enterados aseguran que en realidad la bonanza económica de la actual delegada de la Secretaría de Gobernación del estado se la debe a su anterior jefe, y al rol de enlace o intermediaria que desempeñó —o sigue desempeñando— entre distintos proveedores y contratistas del gobierno del estado.

A la fecha, refieren estos mismos, Sahad Lorelei continua haciendo negocios para su jefe, y haciéndole llegar sus generosas comisiones en unos de los pisos de Torres Arts, ahí en la avenida de Cúmulo de Virgo 1306 de la Reserva Territorial Atlixcáyotl.

Pero esa, será otra historia.

***

Correos electrónicos  periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://www.facebook.com/RodolfoRuizOficial

 

Deja un comentario

[pvcp_1]

Popups Powered By : XYZScripts.com