LA CORTE DE LOS MILAGROS

Lecciones electorales: los favoritos del gobernador no siempre ganan las intermedias

.

Ahora que ha quedado claro que el diputado Gabriel Biestro Medinilla es el preferido de Casa Aguayo para la presidencia municipal de Puebla, habría que recordar lo que ha sucedido con otros candidatos que siendo los predilectos de los gobernadores en turno perdieron las elecciones en la capital.

Habría que comenzar la historia con el senador Germán Sierra Sánchez, quien en 1995 fue postulado por el PRI con todo el respaldo del gobernador Manuel Bartlett Díaz.

Germán aspiraba a suceder en la presidencia municipal al también priísta Rafael Cañedo Benítez y a los llamados Hombres del Cambio, en un escenario de crisis económica nacional por la devaluación del peso y el alza de gasolinas en el inicio del sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León.

El candidato de Bartlett a la presidencia municipal perdió las elecciones de 1995 frente a un candidato ciudadano que el PAN arropó en ese proceso, dueño de la empresa de computadoras Ábaco y dirigente de los colonos de San José Vista Hermosa, Gabriel Hinojosa Rivero.

El triunfo de Gabriel Hinojosa fue histórico, pues fue la primera vez que el PRI perdió la capital poblana y que hubo alternancia partidista en el ayuntamiento de Puebla.

La historia se repitió en la segunda mitad del sexenio de Melquiades Morales Flores con la postulación del que fuera su secretario de Gobernación y delfín para sucederlo en el cargo, tras la muerte del senador Rafael Cañedo Benítez, Carlos Alberto Julián y Nácer.

En noviembre 2001, el panista y ex presidente de la Cámara de Comercio de Puebla, Luis Eduardo Paredes Moctezuma, venció al preferido del gobernador Melquiades en los comicios intermedios, en una contienda marcada por el ascenso del PAN tras el triunfo de Vicente Fox Quesada en las elecciones presidenciales de un año atrás y el resquebrajamiento del PRI.

Otro político priísta que también era de los consentidos del gobernador saliente Mario Marín Torres y que fue impulsado por éste para la presidencia municipal de Puebla en 2010 fue Mario Montero Serrano.

Montero había sido compañero de banca de Mario Marín en la Universidad, su secretario general en el ayuntamiento de Puebla, el dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI cuando aquel fue postulado a la gubernatura y su secretario de Gobernación.

Mario Marín a diferencia de sus dos antecesores en la gubernatura, Manuel Bartlett y Melquiades Morales, no perdió las elecciones intermedias en su sexenio, las ganó. Pero tampoco impuso a uno de sus predilectos en ese proceso de 2007.

Se inclinó por una mujer: Blanca Alcalá Ruiz, quien había sido secretaria de Finanzas con Manuel Bartlett, directora del Instituto Poblano de la Mujer con Melquiades Morales y su subsecretaria de Desarrollo Regional en la Sedesol del estado.

En las elecciones intermedias de 2021, el gobernador Luis Miguel Barbosa parece inclinarse por uno de sus favoritos para que Morena y sus aliados lo nominen a la alcaldía capitalina: el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del estado, Gabriel Biestro Medinilla.

Barbosa y el diputado Biestro tienen varios problemas. Uno es que los dirigentes locales de Morena no los apoyan, otro es que la actual presidenta municipal Claudia Rivera Vivanco, enfrentada con Biestro, aspira a reelegirse con el respaldo de Morena; y otro más es que el delfín del gobernador no ganaría los comicios de 2021, según varias encuestas electorales.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y

rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Deja un comentario

Visitas : 4350
Popups Powered By : XYZScripts.com