LA CORTE DE LOS MILAGROS

Un rotundo fracaso el programa Monitor Vial que opera las fotomultas

.

 

 

Un tema opaco, por no decir oscuro en la Cuarta Transformación de Puebla, es el millonario contrato que el gobierno del estado firmó con la empresa Intecproof SA de CV para la prestación del Servicio Integral de Gestión Vehicular e Implementación de una Plataforma para la Operación y Administración de los Sistemas de Control Vehicular que le garantice el monitoreo de velocidad a través de radares, la administración de las infracciones, la detección de vehículos buscados por medio de matrícula y la actualización del padrón vehicular de la entidad.

A diez meses de la firma de ese contrato con la empresa jalisciense, por un monto de 773 millones 692 mil pesos, poco o nada se sabe sobre la instalación y operación de 157 cámaras de monitoreo vial de velocidad y 157 cámaras de detección de vehículos involucrados en delitos.

Las secretarías contratantes de este servicio, la de Planeación y Finanzas y la de Seguridad Pública, ambas del gobierno del estado, han sido omisas para informar sobre cuestiones básicas del contrato DABS/GESAL-053/SPF/079/2019, como las siguientes:

Cuántas cámaras en realidad se instalaron en la entidad, cuántos de esos equipos cumplen con las especificaciones técnicas que se solicitaron en la licitación, cuántas imágenes han captado de manera mensual los monitores de velocidad, cuántas infracciones se han derivado de esas fotomultas, a cuánto asciende el monto mensual recaudado producto de las pagos de las fotomultas, cuántas de esas cámaras funcionan en realidad y cuántas han sido vandalizadas.

Dónde se ubican las cámaras que monitorean vehículos conducidos a exceso de velocidad y dónde las que detectan por sus matrículas las unidades involucradas en delitos, cuál es la velocidad máxima que estos equipos puedan captar, hasta cuántos carriles pueden monitorear, y cuántas imágenes de reconocimiento de matrículas se han captado desde que las cámaras se instalaron y entraron en operación.

Qué efectividad han tenido los monitores de velocidad en la disminución de accidentes, cuántos accidentes viales se han registrado este año en comparación con los últimos tres, en qué vialidades principales donde se han instalado detectores de velocidad hay una baja sensible de accidentes vehiculares, en qué horario se cometen más infracciones por exceso de velocidad: en el matutino, el vespertino o el nocturno.

La negativa de las autoridades estatales de responder esta preguntas y las solicitudes de información que desde el 1 de julio se les han enviado, tienen una explicación:

El programa Monitor Vial es un fracaso, no funciona en los términos previstos en la licitación, además de que las cámaras instaladas no son las convenidas en el contrato, ni se encuentran calibradas.

Tampoco captan imágenes de calidad que permitan la identificación del vehículo infractor: Las fotos son oscuras y varias de ellas recortadas, lo que imposibilita reconocer con claridad el color de las unidades y las letras y números de sus placas de circulación.

EN CORTO

El senador Alejandro Armenta Mier podría ser responsabilizado por varios de sus homólogos de los contagios de Covid que se dieron en los últimos días en la Cámara Alta y hasta de la muerte del senador tlaxcalteca Joel Molina Ramírez.

Por lo pronto se sabe que algunos legisladores ya investigan la autenticidad del supuesto certificado que el senador Armenta Mier mostró en sus redes sociales, para justificar su asistencia a las sesiones de la Comisión de Hacienda y del pleno del Senado para aprobar la extinción de 109 fideicomisos.

El miércoles, Alejandro Armenta subió a su cuenta de Twitter @armentacontigo un escrito donde se aseguraba que ya no tenía Covid y que tenía el “100% de probabilidades de convivir con personas sin riesgo de infección o coinfección de otras personas hacia a él”.

Lo primero que les brinca es que ese supuesto certificado expedido por el doctor Marco A. Álvarez Romero, del Centro Hospitalario Mac de Puebla, no está firmado.

Y lo segundo es que el senador de Puebla no guardó ni 15 días de aislamiento o cuarentena.

El 8 de octubre Armenta informó que había dado positivo Covid, y el 19 de octubre ya estaba de vuelta en el Senado.

Entre los senadores más molestos figuran las panistas María Guadalupe Saldaña Cisneros y Martha Cecilia Márquez Alvarado.

Este lunes varios senadores acudirán a la sede de la Cámara Alta para aplicarse una prueba de Covid, cuyos resultados se conocerán el mismo lunes por la noche.

***

Nadie en su sano juicio puede cuestionar que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y su rector Alfonso Esparza Ortiz sean sujetos de auditoría. Eso no está mal, siempre que el propósito de las revisiones fuera garantizar el manejo honesto, claro y escrupuloso de los subsidios y recursos propios que recibe y obtiene la máxima casa de estudios.

Sin embargo, ese no es el objetivo de las fiscalizaciones de la Auditoría Superior del Estado (ASE) y su titular, Francisco Romero Serrano, que ha convertido este organismo del Congreso del Estado en un instrumento de venganza, en un garrote político y de acoso administrativo, traicionando su filosofía institucional que pregona los valores de independencia, imparcialidad, confidencialidad, objetividad, legalidad e integridad.

En contra del auditor general de la ASE viene integrándose un voluminoso expediente que pronto podría dejarlo sin autoridad moral como uno de los garantes en la entidad de la fiscalización autónoma e imparcial de recursos públicos y la rendición de cuentas.

***

Entre algunos funcionarios y colaboradores del primer círculo de la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, es creciente la desconfianza hacia el tesorero municipal Armando Morales Aparicio.

Algunos aseguran que éste mantiene acuerdos en lo oscurito con algunos enemigos jurados de la presidenta, entre ellos el diputado Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la LX Legislatura.

Otros no le perdonan haber jugado y haberse pronunciado a favor de Mario Delgado Carrillo en la puja interna por la dirigencia nacional de Morena, cuando Claudia Rivera y sus cercanos abiertamente apoyaban a Porfirio Muñoz Ledo.

Los más radicales incluso le cuestionan algunos tuits de su secretario técnico en la Tesorería municipal, Jesús Torres, quien el viernes por la noche después de que se supo que Mario Delgado había ganado la encuesta para definir al presidente nacional de Morena escribió: Ganamos!!!

En tono de ironía se preguntan: ¿Ganamos? ¿Cómo pueden decir Armando Morales y su secretario técnico gritar que ganaron cuando es de todos sabido que Claudia Rivera y los suyos estaban con Muñoz Ledo y no con Mario Delgado? ¿O es que el tesorero municipal ya juega en otro equipo?

 

 

 

***

Correos:

periodistasoy@hotmail.com

rruiz@e-consulta.com

 

Twitter: @periodistasoy

 

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Deja un comentario

Visitas : 3899
Popups Powered By : XYZScripts.com