LA CORTE DE LOS MILAGROS

Fracasa intento de Sindicato y también de auditoría en el Cecyte

.

Aunque la asamblea convocada este sábado para constituir un sindicato al interior del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Puebla (Cecyte) fracasó, por la poca concurrencia de docentes y administrativos, y porque los organizadores están lejos de representar una organización seria y profesional, entre el personal de esta institución es creciente el malestar por los aviadores solapados desde la Dirección General y el manejo discrecional que se hace de los contratos y las horas-clase que se asignan a cada profesor.

Pero también porque la supuesta revisión y auditoría que inició a finales de diciembre la Secretaría de la Función Pública del estado parece más encaminada a “regularizar” y justificar los yerros de su director general, Carlos Ignacio Mier Bañuelos, que a investigar y sancionar la existencia de unos 60 aviadores.

El malestar de los docentes y administrativos del Cecyte no es gratuito, pues el personal que cobra sin trabajar adscrito a oficinas centrales o en algunos de los 18 planteles del Colegio representa el 10% de la nómina.

Es decir, de los 653 profesores y empleados administrativos que oficialmente existen en nómina, unos 66 no sólo son aviadores sino familiares consanguíneos o políticos del director general y de algunos de sus principales colaboradores.

Esa es la raíz de la inconformidad, y de la cual algunos vivales de los planteles de Huejotzingo, Cholula y Magdalena Tetela —que figuran como promotores de la organización gremial— se están aprovechando para constituir un Sindicato, no que los represente y defienda sus derechos laborales, sino que les garantice las mismas prebendas y privilegios que a los familiares y recomendados de los últimos directores generales del Cecyte.

A la fallida asamblea del sábado efectuada en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Puebla acudieron menos de 50 trabajadores, y algunos de ellos ni siquiera eran docentes y administrativos.

***

A propósito.

No estaría de más que las autoridades educativas y de la Secretaría de la Función Pública tomaran nota de los negocios que viene haciendo el jefe de Recursos Materiales del Instituto Tecnológico de Puebla (ITP), José Edgar López Aburto, con el proveedor Jesús Eugenio López Rojas, con quien formalizó en junio pasado un compadrazgo de grado.

El hijo del proveedor, que además de vender diversos artículos y materiales al Tecnológico de Puebla se encarga del servicio de lavado de uniformes del personal, hizo su primera comunión a mediados del año pasado, y el padrino de ese sacramento y del fiestón en los jardines del hotel Las Calandrias de Atlixco fue ni más ni menos que el jefe de Recursos Materiales del Instituto, José Edgar López.

Y el director del ITP, Fernando Chapa Lara, al parecer ni enterado está.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Popups Powered By : XYZScripts.com