LA CORTE DE LOS MILAGROS

Preocupaciones sobre el naciente gobierno de la 4T de Puebla

.

 

Por la forma en que se ha venido armando el gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta es probable que éste no consiga legitimarse por la vía de los resultados, ni cumplir en el corto y mediano plazo con las altas expectativas generadas por la autoproclamada Cuarta Transformación.

En los hechos el gabinete no se integró con los políticos y operadores que estuvieron en su campaña, es más varios de éstos fueron excluidos y marginados, como Jorge Estefan Chidiac, Javier López Zavala, Maritza Marín Marcelo y Ardelio Vargas Fosado; tampoco con dirigentes y militantes destacados de Morena, con excepción del secretario del Trabajo, Abelardo Cuéllar Delgado; ni con profesionistas locales con trayectoria y experiencia en el servicio público, o de prestigio por sus méritos académicos o científicos. El profesionista más destacado que había llegado al equipo de Barbosa en la transición, Guillermo Ruiz Argüelles, tres días antes de la toma de posesión renunció.

En los casi 40 días que lleva la nueva administración, hay varias cosas preocupantes, a saber:

La llegada de políticos o servidores públicos foráneos que ocupan cargos clave en gobierno como secretarías, subsecretarías, coordinaciones y direcciones generales, que no conocen ni han vivido en Puebla, pero que además están incorporando en las dependencias a gente de la Ciudad de México y otras entidades.

El nombramiento de subsecretarios como cuña de los titulares de varias secretarías, muy marcadamente en Gobernación, con David Méndez Márquez; en Administración, con Juan Pablo Cortés Córdova; en Movilidad y Transporte, con Yassir Vázquez Hernández; en Educación con América Rosas Tapia y Alejandra Domínguez Narváez; y en la Función Pública con ex empleados de la Auditoría Superior de la Federación que documentaron la llamada Estafa Maestra.

El arribo al gabinete de personajes que el gobernador Barbosa no conocía, y con los cuales jamás había tenido mayor trato como las secretarias de Finanzas, María Teresa Castro; y de Administración, María Concepción Lugo; el secretario de Seguridad Pública, el vicealmirante Miguel Idelfonso Amézaga; el secretario de Salud, Jorge Humberto Uribe; y el consejero jurídico, Ricardo Velázquez Cruz.

Otro bloque que preocupa son los recomendados del gabinete, es decir, aquellos secretarios que fueron designados por Barbosa como cuota de partido como Lizeth Sánchez García, del PT, y Beatriz Manrique Guevara, del PVEM; o por recomendación del presidente López Obrador, su hijo José Ramón López Beltrán, o sus operadores financieros, los hermanos Chávez Gallegos.

Un secreto a voces en el naciente gobierno barbosista es que las grandes decisiones o las de mayor trascendencia están centralizadas en Barbosa y un reducido grupo, una especie de gabinete paralelo, integrado por su esposa María del Rosario Orozco Caballero; sus ex asesores en el Senado, sus operadores financieros y algunos miembros de su gabinete.

La burbuja del gobernador Luis Miguel Barbosa está conformada por aquellos que trabajaron para él como diputado federal, senador y presidente del Senado: Onel Ortiz Fragoso, quien además de ser su voz en Twitter y redes sociales, funge como su verdadero coordinador de asesores; Heliodoro Luna Vite, a quien nombró secretario de Infraestructura, después de las renuncias de Carlo Francisco Urbina Tanús y Francisco Josué Cortés Enriquez https://retodiario.com/noticia/OTROS-MEDIOS/%20El-Sigiloso-Equipo-Barbosista/161106.html; Verónica Vélez Macuil, coordinadora de Comunicación y Agenda Digital; David Méndez Márquez, subsecretario de Gobernación; Gabriel Biestro Medinilla, presidente de la Junta de Gobierno del Congreso; y Eric Cotoñeto Carmona, su operador de tierra dentro de Morena.

A este cerrado equipo hay que añadir los nombres del subsecretario de Transporte y ex presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Yassir Vázquez Hernández, y del ex secretario de Desarrollo Económico de Durango, Francisco Ortiz Fragoso, así como de dos jóvenes financieros oriundos de Oaxaca, los hermanos Didier y Manuel Chávez Gallegos.

Como el lector podrá advertir, la burbuja barbosista está dominada por fuereños, y eso es algo que a los poblanos molesta, pues en campaña se prometió lo contrario, pero que además preocupa por la curva de aprendizaje que éstos tendrán que recorrer antes de dar resultados.

¿Qué pasará si no hay resultados concretos y tangibles de la 4T antes de que Puebla se vea inmersa en las elecciones intermedias de 2021?

¿Quién cargará con esa responsabilidad: el gabinete legal o el gabinete paralelo?

¿Cómo exigir cuentas a los secretarios de despacho, si la mayoría de éstos no opera con la gente de su confianza, sino con los subsecretarios, coordinadores y directores generales palomeados por Barbosa y su burbuja?

¿Cómo creer o confiar en que no habrá corrupción, si entre los favoritos de la 4T hay personajes de oscuro y tormentoso pasado como Yassir Vázquez, pero que además no tiene ningún expertise en asuntos de movilidad y transporte?

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Popups Powered By : XYZScripts.com