LA CORTE DE LOS MILAGROS

Universidades e institutos tecnológicos, de Guatemala a Guatepeor

.

Un personaje que podría causar un peor daño, del provocado por los gobiernos de Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali Fayad, en las universidades e institutos tecnológicos del estado es Noé Torralba Flores.

Este funcionario de la Secretaría de Educación Pública, dependiente de la subsecretaria de Educación Superior, América Rosas Tapia, no sólo pretende sindicalizar a empleados y trabajadores de estas instituciones, sino abrir espacios directivos, según sus dichos, a los operadores de la Cuarta Transformación poblana, que no son otros más que sus cuates de la BUAP.

Noé Torralba, quien oficialmente funge como director de los Institutos Tecnológicos del estado, se ha entrevistado con la mayoría de los rectores de las ocho universidades tecnológicas y tres politécnicas, para pedirles, en nombre de la 4T, cargos administrativos y de dirección de carreras, para gente que ni siquiera cumple con el perfil académico ni con los requisitos reglamentarios para el cargo.

Lo peor es que lo hace con el pleno conocimiento y consentimiento de su jefa, América Rosas y a espaldas del titular de la dependencia Melitón Lozano Pérez, quien también tiene interés de cambiar algunos rectores, comenzando por el de la Universidad Tecnológica de Izúcar de Matamoros, Miguel Choy López, quien se ostenta con el grado de maestro sin serlo.

Torralba fue un profesor de medio pelo en la BUAP, que en su momento trabajó como operador político del rector Enrique Doger Guerrero y su sucesor Enrique Agüera Ibáñez, pero que en los últimos años se ligó a Morena y algunos de sus dirigentes como el diputado federal Eudoxio Morales Flores.

En las campañas electorales de 2018 y 2019, Torralba embaucó a profesores jubilados de la BUAP, así como de algunas universidades e institutos tecnológicos y del Colegio de Bachilleres a respaldar la candidatura de Miguel Barbosa y de otros candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, a cambio de plazas y posiciones en la administración pública.

Foto: La Jornada de Oriente

Hoy que tales profesores le exigen cumpla sus promesas, éste ha comenzado a presionar a los rectores de las universidades tecnológicas para que le abran espacios “porque ha llegado el tiempo de la 4T”.

En los gobiernos de Moreno Valle y Gali Fayad las universidades e institutos tecnológicos no sólo fueron usados para desviar recursos públicos con fines políticos y electorales, sino como agencia de colocación de operadores partidistas del PAN, PRD y hasta del PRI.

Por lo anterior se entiende por qué estas instituciones nunca sobresalen ni sus directivos y docentes obtienen premios o reconocimientos académicos o tecnológicos, y por qué ningún investigador serio o acreditado por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI) opta por laborar en ellas.

Eso también explica por qué en los 27 institutos y universidades tecnológicas, interserranas, politécnicas e interculturales del estado, adscritos a la SEP, los encargados de dirigirlos no son ingenieros o especialistas en áreas técnicas o tecnológicas, sino abogados, administradores de empresas, contadores, politólogos, economistas y comunicólogos.

Ojalá y con la 4T poblana estas instituciones no empeoren más. Ojalá.

***

Correos: periodistasoy@hotmail.com y rruiz@e-consulta.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Popups Powered By : XYZScripts.com