LA CORTE DE LOS MILAGROS

Archiv para 11 junio, 2020

Monumento a la opacidad

.

El portal de transparencia sobre los gastos y compras que ha realizado el gobierno del estado para atender la emergencia provocada por el Covid-19 es un monumento a la opacidad, una burla para los ciudadanos que han realizado solicitudes de información pública para conocer cómo y en qué se han empleado los recursos del erario para apoyar a los afectados de la pandemia, para dotar a los hospitales y al personal de salud de equipo, materiales e insumos necesarios y en acciones encaminadas a la prevención de contagios.

Lo único que sabemos —y eso por declaraciones del gobernador Luis Miguel Barbosa— es que el gobierno se gastó en los primeros 100 días de la contingencia 1 mil 45 millones de pesos, de los cuales 703 millones los ejerció la Secretaría de Salud y 301 millones de pesos el Sistema Estatal DIF.

Sin embargo si usted quiere saber a qué proveedor y a qué precio la Secretaría de Salud le compró los materiales y equipo de protección desechable estéril y no estéril como guantes, cubrebocas, cubre calzado, uniformes de cirujano y mascarillas, por un monto de 147 millones de pesos entre marzo y mayo, esa información no está disponible en el portal.

En el sitio tampoco se especifica qué equipos médicos y de laboratorio o cuántas piezas o unidades de cada cosa se adquirieron.

El portal se limita a informar, sin precisar cantidades de ventiladores adquiridos para adultos o niños o de qué marca son, que estos costaron más de 207 millones de pesos.

Igual sucede con las pruebas de laboratorio clínico, química clínica y electrolitos, biometría hemática, coagulación, perfil infeccioso y carga viral. Cuántas pruebas de cada una se compraron, es algo que tampoco puede encontrarse en el portal. Éste sólo refiere que la Secretaría de Salud ha desembolsado por concepto de tales pruebas 47 millones.

Del Sistema Estatal DIF se publica que este ha gastado 279 millones de pesos en insumos para paquetes alimentarios como atún, sopa de pasta, café, arroz, azúcar, etcétera, pero sin que aclare cuántos kilos o toneladas de cada producto o el costo unitario por despensa.

Pese a las peticiones de quienes integran el Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción y diversas organizaciones empresariales y civiles —que tienen como propósito el combate a la corrupción y la rendición de cuentas— para que la información del gobierno de Puebla sobre los recursos destinados para la emergencia sanitaria se publicara en formatos de datos abiertos, especificando presupuesto asignado, mecanismos de comprobación de gasto y de transparencia en su ejecución, el portal de transparencia Covid-19 de la administración barbosista es omiso en estos aspectos.

No dice bajo qué mecanismo se hicieron las adquisiciones (adjudicación directas, invitación a mínimo tres proveedores o licitaciones públicas), qué empresas vendieron los bienes y servicios contratados, por lo que no es posible saber si éstas se dispersaron o se concentraron en unos cuantos proveedores; y tampoco incluye un apartado donde puedan revisarse los contratos y el detalle de las partidas o requerimientos que se hicieron a las empresas favorecidas.

El sitio sólo ofrece en la pestaña de Presupuesto un listado de las oficinas, secretarías, organismos e institutos que han dispuesto recursos públicos para la pandemia, con los montos autorizados y el periodo en que éstos se han usado.

Al entrar a revisar los gastos de cada dependencia, en formato de Excel y PDF, la información es también genérica. Esta se despliega a cuatro columnas: Concepto, Descripción del Gasto, Importe Ejercido y Periodo.

Sin embargo, no hay cifras que detallen el número de piezas o equipos adquiridos, ni datos sobre las marcas de éstos o la compañía que los suministró, o documentos que acrediten que los bienes y servicios se recibieron en tiempo y forma.

Por eso le digo que el portal Transparencia Covid-19 es un monumento a la opacidad y una tomadura de pelo.

***

El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta decidió este jueves prescindir, en plena cresta de la pandemia por el Covid-19, de Jorge Humberto Uribe Téllez como secretario de Salud, nombrando en su lugar a José Antonio Martínez García, quien se ha desempeñado como subsecretario de la dependencia.

Las causas de la decisión no son claras.

Sin embargo el ajuste no deja de llamar la atención por dos circunstancias. La primera es que Jorge Humberto Uribe llegó Puebla por recomendación del presidente Andrés López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller, después de que de último momento Guillermo Ruiz Argüelles declinara la invitación del gobernador Barbosa para ser secretario de Salud.

La segunda tiene que ver con el sustituto de Uribe Téllez, el subsecretario José Antonio Martínez García.

Este es hijo del que fuera director general del Issstep en el sexenio de Melquiades Morales Flores, el doctor Miguel Martínez Villalpando y el hermano de uno de los notarios demandados por el gobierno de Barbosa, Miguel Martínez García, quien en el sexenio de Moreno Valle fue subsecretario de Turismo.

Miguel Martínez fue uno de los personajes más cercanos al ex secretario de Turismo, Ángel Trauwitz Echegueren, al grado que se decía que la notaria 10 de Cholula en realidad era de éste, pues aquél sólo era el testaferro.

***

Finalmente, cómo se lo había adelantado, el personal de confianza del ayuntamiento de Puebla tendrá que aportar voluntariamente a fuerza el 20% de su salario, para ayudar a los damnificados por la pandemia.

Los empleados cobrarán esta quincena su salario íntegro pero deberán entregar el 20% a su jefe y depositar dicha cantidad en la cuenta 1110044454 de Banorte a nombre del Sistema Municipal DIF.

Tal cooperación tiene muy inconformes a decenas de empleados municipales.

***

El dirigente del Comité Municipal del PAN en la capital del estado, Jesús Zaldívar Benavides, intentó este día responsabilizar a la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco de futuras inundaciones, como consecuencia de la acumulación de basura en las calles y avenidas de la ciudad.

Y para ejemplificar su dicho subió fotos a Twitter de inundaciones en la capital, pero tuvo que eliminarlas al poco tiempo ya que las imágenes correspondían a la época en que gobernó el municipio Luis Banck Serrato.

¡Láaastima Margarito! 

***

Correos: rruiz@e-consulta.com

periodistasoy@hotmail.com

Twitter: @periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial

Visitas : 0
Popups Powered By : XYZScripts.com