Y dale con la necedad de las vacadas y becerradas

.

José Alberto Vázquez Benítez

De momento, súbitamente se han puesto de moda en nuestro medio las ahora famosas “Vacadas” sin que exista antecedente notable de ello. Una explicación que se me viene a la cabeza, ahora que han proliferado Las Escuelas Taurinas, puede ser que los “maestros” que a eso se dedican, pues han encontrado ahí su modus vivendi: aparte del cobro de las colegiaturas, les venden a los alumnos los avíos, capotes, muletas, estoquinadores, ayudados, las bolsas o espuertas   para llevar todo; cachuchas tipo maletilla y la ropa de torear.

Entonces, echar a los alumnos o acartelarlos en una “vacada” puede ser una buena fuente de ingresos, pues obvio, el chaval o dicho de mejor manera, el papá tiene que pagar la vaca, y demás costos. Y a esa ganancia agregarle la venta de la carne. Por supuesto que los mismos chavales, sus a’apas y apoyadores tienen que participar activamente en la venta de boletos para el festejo.

Claro está que bien entendemos que todo es circunstancial, y que a veces, dadas esas circunstancias; quizá para un chaval con hartas ganas de ser torero le haga mucha ilusión verse anunciado en una “vacada”, festival o festejo, aunque sea con vacas, becerros o novillitos. Pero lo cierto es que – y eso es lo que deseamos señalar con estas líneas- la realidad NO es así.

Y lo más importante. Ningún ganadero de Buena Cepa, va a prestar, rentar, regalar o vender vacas de buen nota o de excelente reata para que sean toreadas por chamacos sin experiencia, aunque tengan muchas ganas.

Esta es, sin duda alguna la explicación de porque cuando nuestros paisanos aspirantes logran llegar a España, al encontrarse con la realidad de lo que les echan allá, la verdad es que nada más no pueden.

Y completamos el Post con fotos de los Toros – Toros, que allá suelen soltar en festejos callejeros, capeas y callejonadas para aficionados que se sumban verdaderos ejemplares y muy bien armados… y, esto, esto es en las calles. no se diga en las plazas formales.

20180619_121957

Con novillitos de escaso trapío, sin fuerza, verdaderos becerros se pretende hacer toreros a los chavales que torean muy distanciados.

 

20180619_121730

Con excesiva distancia; Novillos despuntados y con pitones enfundados, sin peligro alguno. Y, así quieren hacerlos toreros.

 

20171103_104046

Esto es lo que se sumban, aficionados prácticos en festivales.

 

20180607_203514

Los festejos callejeros se dan con toros de mucha presencia.

 

FB_IMG_1528729410518

Verdaderos arrimones, con autentica verdad y peligro.

 

20180620_084451

Este toro “encordelado” o amarrado, ocasionó la muerte de una aficionada.

Histórico: Una corrida por Boda Real

FB_IMG_1527996533968

De manera más que majestuosa, se celebró una Corrida Real para festejar la boda del rey Alfonso XIII con la princesa Victoria Eugenia.

Con motivo del matrimonio del Rey Alfonso XIII con la princesa de Inglaterra Victoria Eugenia, nieta de la reina Victoria, para celebrar esta boda real se montó una corrida Real. El 31 de mayo de 1906 fue este acontecimiento. Los desposados se trasladaron a la Plaza de Madrid, desde la iglesia de los Jerónimos en una carroza llevada por un tiro de hermosos caballos.

Participaron como espadas: Fuentes, Algabeño, Machaquito, Regaterin, y Bienvenida. Los toros fueron de diversas ganaderías, destacando y siendo considerado el mejor el de Miura. Ganadería que ya de entonces gozaba de gran prestigio y fama.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario