LAS ALTERNATIVAS. Parte II.

.

El término Alternativa viene claramente del verbo “Alternar”, lo que significa que un torero se convierte en Matador de toros cuando alterna por primera vez en una corrida de toros con otros matadores. La ceremonia en si es de una gran simpleza y sencillez, pero que encierra un gran simbolismo y una representatividad enorme para el alternativado. Consiste – la ceremonia – en que en una corrida de tres alternantes, con 6 toros 6, al sonar los clarines, anunciando el tercer tercio o de muerte para el primero de la corrida, al momento de solicitar permiso a la Autoridad recibe cerca de tablas a un lado del redondel, del Primer espada del cartel y en este caso su “padrino” de alternativa los trastos de matar, la muleta plegada y la espada cruzada sobre el estaquillador que le son entregados con la mano derecha, mientras éste padrino, recoge con la izquierda el capote de brega del todavía novillero. Es usual en este momento, unas palabras de aliento y protocolarias hacia el toricantano. Y, de éste, de agradecimiento y reconocimiento y en algunos casos de admiración a quien le otorga la alternativa. La figura del otro matador es del “testigo” en la ceremonia.

Es en este momento, al recibir los instrumentos toricidas, que el novillero se convierte en matador de toros, y una vez que de muerte a su primer toro en calidad ya de matador, para la segunda parte de la corrida tomará el lugar que le corresponde “por orden de alternativa” y pasará a matar el sexto de la tarde, segundo de su lote.

Resulta importante señalar que aunque suele ocurrir raramente, la alternativa adquiere validez desde el momento en que el aspirante recibe los trastos de matar, es decir que en caso de que el nuevo matador no llegue a matar al toro de alternativa por algún accidente serio o cornada, la alternativa cuenta como otorgada. Caso contrario ocurre como en el caso de Luís Miguel Calvo, matador español que en la tarde de alternativa fue cogido por su toro entrando a la enfermería sin salir y por tanto no se realizó la ceremonia, aquella tarde.

Por último, resulta importante señalar que las únicas plazas en el planeta de los toros en que se reconocen alternativas y por tanto eso significa que toreros de ambos hemisferios al presentarse en ellas como matadores deben “confirmar” la alternativa, lo que requiere que la ceremonia se debe llevar a cabo nuevamente; son las Plazas de Madrid; México y Bogota.

*** 

 

¡Sacudiendo la choma!

Breve nota explicativa:

Se pronuncia “schhoma” y es un trozo de penca de maguey, verde, fresco, flexible que se acomoda como “jícara” para tomar el “neutle” o pulque, bien llamado “néctar de dioses” en el campo durante maniobras de embarque, en herraderos y demás labores; su ingesta además de vigorosa y reconfortante, resulta refrescante. Una vez servido, cada ración es de más o menos medio litro, debe tomarse de un solo trago y en forma de reto; un bebedor frente al otro, y terminado el gran y largo trago, con una mano se sujeta y se sacude violenta y enérgicamente la schhoma, para que suelte la hebra o baba, como se dice comúnmente, en el campo, “pa´ que suelte el alacrán”. Esta delicadísima maniobra de gourtmets de campo se le llama “sacudiendo la schomma”. Y en este breve espacio le utilizamos como expresión para un comentario sobre alguno de los aconteceres taurinos recientes.

Las “Otras alternativas”, resultan ser aquellas que tienen alguna, dos o más de las características que a continuación mencionamos: Son “Para la foto”, es decir, servirán para que a la fotografía del momento de entrega de los trastos de matar, se le harán múltiples copias y por supuesto ampliaciones, tamaño “sala de la casa” para se colgadas como testimonio de que el tal coletudo, efectivamente, alguna vez, se hizo “Matador de toros” aunque jamás haya vuelto a pisar una albero y mucho menos volver a matar toro alguno. La ceremonia, quedará en el olvido y la fotografía será testigo de lo ocurrido. La segunda causa que encontramos es: Para satisfacción de un ego, que no puede quedar trunco. Se trata de aquel individuo que a recorrido los caminos de “maletilla”, aspirante a novillero y novillero aspirante a una y mil oportunidades, que después de un buen tiempo de andar en el cuento del toro, — en estos casos, no importa la edad del aspirante que puede llegar hasta la cuarentena ó mas de años — logra, al fin la oportunidad deseada y acariciada de que algún cuate, matador agradecido por algún favor, o hasta empresario también en agradecimiento acepte “montar” la alternativa, aunque de antemano, se sepa que la coleta, que el coleta se ponga, casi por única vez, pronto también ira a ocupar un espacio en la vitrina que va en la sala junto a la foto del caso anterior. Y la tercera y última es por “Autofinanciamiento” esto ocurre cuando el aspirante, su padre, o algún tío carnal disponga en el banco de una liquidez, que permita cubrir de manera esplendida, por supuesto, los siguientes costos: honorarios, gratificación y “gastos” del padrino, los mismo para el testigo; el costo de la corrida, hablamos de 6 toros 6, generalmente toreables, es decir de ganaderías de garantía, costos de la plaza, cuadrillas, montaje, publicidad y desde luego los correspondientes sobres a la prensa y medios que se encargaran de decir que “Gitanillo” de Ixtapalapa llega a la alternativa, en medio de gran ruido y triunfos.

Es por esto y todo lo anterior que afirmamos que…

¡Hay de alternativas a…ALTERNATIVAS!

 ***

 

¡Alternativas para la historia!

Del libro “Armillita” de Paco Malgesto: El 6 de noviembre de 1938 Fermín cumplió un anhelo personal, al conceder la alternativa en la misma plaza de Puebla, a un novillero a quien había venido protegiendo y llevando con él a todas partes, enseñando e imponiendo, con sus amistades, por medio de su prestigio personal; ese novillero que con el tiempo llegaría a ser una gran figura del toreo, fue Silverio Pérez, el hermano de Carmelo, de quien se decía que se había hecho torero de rabia de ver en un muelle de Veracruz solitario y abandonado el cadáver de su hermano. Fue una tarde en general triste, no sólo porque a última hora una huelga de músicos nos dejó sin las alegres y toreras notas de las sabrosas dianas y los acostumbrados pasos dobles, y porque en vez del sol, brillaba en medio del cielo la luna, sino porque los toros de La Punta, grandes y fuertes, en general no se dejaron hacer fiestas, ni del ahijado, ni del testigo, que era Paco Corraéz, y uno de ellos proporcionó tremendo susto al padrino, al tirarle un hachazo que le partió la taleguilla, en el momento del descabello. Pero los ganaderos habían hecho a Fermín la promesa de que le regalarían un semental de La Punta si triunfaba en esa corrida, y Fermín cortó orejas y rabo en uno de sus toros, y todavía tiene en su ganadería el semental.

El aficionado y escritor Mariano Alberto Rodríguez, ha sido considerado una de las personas que más convivió con el Maestro Armillita, de su libro, del mismo nombre, tomamos lo siguiente: En aquella corrida de Puebla los toros fueron de La Punta y los Madrazo mandaron una corrida fuerte y grande. Fermín triunfó con uno de ellos. Los ganaderos habían ofrecido un semental para su ganadería si triunfaba y le hicieron bueno el ofrecimiento. A “Malagueño” quinto de la tarde le cortó Fermín las orejas y el rabo.

Etiquetas:, , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario