“EL SORTEO” Parte dos.

.

Meten la mano al sombrero del juez los apoderados, o representantes de cada torero en el mismo orden en que alternaran en el ruedo, para sacar cada uno su papelito, mismo que para desdoblarlo, en una maniobra que Avilés describe como hecha con la paciencia de un fabricante de “cerámica japonesa”, primero se santiguan, antes de meter la mano; luego ya con el papelito en la diestra se persignan, otros sacan de la cartera alguna imagen y frotando el rostro de la estampita contra el papel hecho bola invocan a la buena suerte, algún otro restriega la pelotita contra un medallón del rostro del Cristo del Gran Poder o la Guadalupana que junto con un manojo de medallas pende del cuello en gruesa cadena. Imagine usted – nos invita el autor que venimos siguiendo en el tema, Aviles – lo que ocurriría si alguno de los apoderados fuese musulmán; en cuclillas, arrodillado, con la bolita entre las manos clamando y orando, con las puntas de los dedos hacia La Meca. Viene ahora la minuciosidad de miniaturista para desdoblar los múltiples pliegues del papelito y cantar los números del lote que les toque en suerte.

Cantados los números, autoridades, cronistas y aficionados de pura cepa harán las anotaciones correspondientes, restando ahora que sean los mismos apoderados o peones de confianza quines señalen cuál es el orden de lidia de los toros que les ha tocado en suerte, es decir, en que orden lidiaran a sus toros.

El reglamento contempla también y señala que en caso de que los apoderados no lleguen a ponerse de acuerdo, será el juez quien indique como se conforman los lotes y también será el juez quien sortee por algún torero cuyo representante no se encuentre puntualmente en el sorteo. El mismo reglamento acepta que en caso deque exista común acuerdo entre los actuantes sobre la distribución de las reses, el sorteo no procederá, aceptándose lo que dicte el común acuerdo, situación está, muy frecuente en las alternativas en que se permite al toricantano escoger el toro de ceremonia y una vez seleccionado éste, se le completa su lote con la sugerencia y participación de los demás y los dos alternantes; padrino y testigo sortean el resto de toros.

Por último, afirmamos que el sorteo, los sorteos deben llevarse a acabo a “puerta abierta”, permitiendo el acceso de público, aficionados, prensa e interesados, tal como ocurre con muy buenas entradas en nuestras plazas, Aguascalientes, Morelia, allí en ocasiones el sorteo se ha realizado en el centro del ruedo por el “entradón”, Puebla, Tlaxcala. Caso contrario suele ocurrir en La México, que estando anunciado el sorteo a la doce horas, al abrirse las puertas y permitir la entrada de verdadera multitud que acude, al bajar por las rampas hasta el sitio, cerca al patio de cuadrilla ¡Oh sorpresa! Resulta que el sorteo ya se realizó ¡A puerta cerrada!

***

¡A propósito de los sorteos!

Para rematar la descripción de los sorteos, un par de interesantes anécdotas que ilustran lo que puede ocurrir en ellos, en relación a que desde siempre se ha aceptado que si los espadas están totalmente de acuerdo el sorteo procederá en tal forma que se acepta el acomodamiento de los lotes de acuerdo a lo que digan los actuantes: Curiosa e ilustrativa nota, al respecto publicó en el año de 1904, el 23 de octubre el periódico El Imparcial en esta gacetilla, la víspera de la corrida que lidiaron en la antigua Plaza México: Francisco Bonal “Bonarillo”, Joaquín Hernández “Parrao”, quienes alternaron con Arcadio Ramírez “Reverte Mexicano”, con toros de Santín: “Bonarillo” y “Parrao”, en consideración de que torean por primera vez con “Reverte Mexicano”, nos manifiestan que tienen el gusto de que Arcadio elija los dos toros que más le gusten para él (si en ello no tiene inconveniente) antes de que se haga el apartado en los chiqueros, para designar el orden en que han de lidiarse y siempre y cuando la autoridad y el ganadero lo permiten, supuesto que son los que tienen potestad para ello. “Reverte” quien actuaba repitiendo al triunfo de su presentación el domingo anterior, “asegundo” con un nuevo y gran triunfo.

Toreaban Ignacio Sánchez Mejías con Juan Silveti, el primero de la dinastía que hoy, ya va en su cuarta generación; Juan “El Meco”, Juan “El Tigre”, David “El Rey” y Diego, después de larga discusión sin llegar a un acuerdo al lotear, los apoderados hubieron que llamar a los matadores, y al presentarse estos a la plaza la discusión se acaloró hasta que Juan masticando nerviosamente el puro y tirándose el famoso mechón preguntó a Ignacio: “En resumen, ¿Qué toros quieres tú?” Y después de escuchar sus argumentos sobre la mejor manera de hacer lo lotes y el que mejor le agradaría, que era el de menor tamaño, Juan Dijo: “¡Échenle a éste esos toros para que vaya a gusto y a mí dejan los otros!” ante el asombro de sus allegados. Resultando, como suele ocurrir en estos casos, que el lote del gran Juan resultó mucho mejor que el del Sevilla.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario