¡Que preciosidad… el hábitat natural de los toros de lidia!

.

Nuevamente, no nos cansaremos de hacerlo, vemos fotos maravillosas del Hábitat natural de los toros bravos, los toros de lidia que en el campo, sus dehesas, que por aquí llamamos potreros conviven en singular simbiosis de cooperación con otros preservadores  y cuidanderos de flora y fauna.

Foto 2

De la hermosura del paisaje colombiano, las dehesas de La cordillera Andina.

 En la imponente belleza de las colinas y montañas colombianas, en la corrillera Andina, por ahí pasen estos toros que han encontrado un verdadero paraíso para vivir, además, que el subir las pendientes le fortalece los miembros, que en los toros se les llaman “cuartos”.

Paciente vigilante, atento guardián, custodio de la biodiversidad. El toro bravo toma muy en serio su papel de guardián, como un Rey que en verdad es, y en la foto parece actuar de refere en una pela entre venados cuyas intrincadas astas se trenzas en el duelo o lucha.

De la hermosura del paisaje colombiano, las dehesas de La cordillera Andina.

Vigilante, atento guardián, custodio de la biodiversidad, parece referear un duelo entre venados.

Un buen chapuzón para refrescarse

Un buen y refrescante chapuzón en el agua fresca del riachuelo.

Un buen y refrescante chapuzón en el agua fresca del riachuelo.

 en los riachuelos que cruzan e irrigan los pastizales. Muy frecuente es y siempre ocurre que los toros en su hábitat, tan pronto encuentran agua corriente, suelen aventarse al chapuzón y disfrutar de un refrescante baño.

 

“Junto al cerro de cal” ese es el significado de la exhacienda de San Pedro y San Pablo, hoy ampliamente conocida como Tenexac,  casa de toros criar en Tlaxcala en donde entre la belleza del campo y la Monumental estructura hacendaria los muy jarifos y guaperrimos cárdenos se integran de manera maravillosa a la hermosura del paisaje.

La exhacienda de San Pedro o de Tenexac, “Junto al Cerro de Cal”. Foto: Arjona.

La exhacienda de San Pedro o de Tenexac, “Junto al Cerro de Cal”. Foto: Arjona.

 

En el diario convivir de la vida en el Campo Bravo

En el diario con habitar en las dehesas el Toro Bravo continúan, parte alimento con los roedores. Foto: Alberto Ariza, publicada en El Secreto de la Bravura.

En el diario con habitar en las dehesas el Toro Bravo continúan, parte alimento con los roedores. Foto: Alberto Ariza, publicada en El Secreto de la Bravura.

 su Majestad el Toro Bravo; Negro entre-pelado y caribello comparte alimento con roedores habitantes y a la vez protectores contra la fauna nociva de su campiña.

 

De las imborrables páginas de la HISTORIA DEL TOREO:

Apuntes para una historia de los quites llenos de esplendor.

Fue en la entrega pasada que hablamos del vistoso quite del “BÚ” resucitado en Madrid por Morante in memorian Francisco Arjona “Cuchares” y justo es decirlo, fue Julián López el popular “Juli” quien primero, y durante su estancia en México se dedicó a la romántica aventura arqueológica de resucitar suertes usadas en el pasado. Fue Miguel Ángel Martínez llamado “El Zapopan” quien en ello lo guía, trayendo a su espuerta un repertorio de quites, entre ellos  la llamada “Zapopina” que alguien al verla del otro lado de los mares ingenuamente le rebautizaron como la “Lopecina”. Justo es reconocer el nombre de su creador y el verdadero nombre de esa vistosa suerte.

Los lances y quites que popularizó Julián López, en ilustración de José Puente.

Los lances y quites que popularizó Julián López, en ilustración de José Puente.

 

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario