Archiv para 25 enero, 2019

¿Cómo carajos van a entender? El toro bravo de lidia ¡No sufre en la Plaza!

.

Esto que va de ejemplo pudiera parecer un poco burdo, pero es real, muy real, cualquiera de nosotros y más quien esto escribe, viajando en un auto en nuestras carreteras, a una velocidad por arriba de 130 km/ h., ya siente, sufre una enorme tensión, que comienza a manifestarse en forma de estrés desatado. Mil y una maneras de mostrar el miedo, el sufrimiento, el pasarla mal.

No ocurre así con lo pilotos de carreras. Sobre todo los de F-1, salen de la curva para tomar la recta a velocidad superior de 300; el estrés, el miedo a lo que pudiera ocurrir es superado por una enorme descarga de adrenalina, y la respuesta es – increíble – pisar a fondo el acelerador. El cuerpo, por la descarga energética: Pide más, al grado de que en los pilotos y fanáticos de deportes extremos, esto puede llegar a ser considerado como un vicio.

En el toro de lidia, animal criado especialmente para eso, para la lidia,  misma en la que va mostrando cada vez a más la bravura que es una de sus benditas cualidades innatas,  tal como lo plasma en su obra el cotizado artista colombiano Fernando Botero (Foto 1).

Foto1Plaza

FOTO 1.- La Lidia. Pintura del colombiano Fernando Botero.

Sobre la respuesta de un toro bravo al ‘Puyazo’ nos dice el ganadero Álvaro Núñez de la Campa: “La bravura no es natural, lo natural es huir del castigo – en cualesquier especie animal- la bravura es venirse arriba, entrega, ir de menos a más”. Y eso es lo que vemos y vivimos de una manera apasionada al ver al toro bravo en la plaza.

Foto2Pica

FOTO 2.- El toro bravo se crece y empuja fuerte frente al caballo de pica.

Y una comprobación más que evidente de la bravura de un buen toro -aquí va la comparación con lo afirmado en el segundo párrafo- que el toro ha sido quitado del caballo, muchas veces desde una buena distancia, el toro vuelve a arrancarse y codicioso busca pelea. ¿Cuál sufrimiento? Esta escena resulta espectacular y muy diga del aplauso, la ovación que brota de forma espontánea.

Foto3Caballo

FOTO 3.- De lejos una vez que se han “fijado” en el caballo van los toros bravos.

Pero además, siguiendo con el tema interrogante: ¿Quien diablos enseña a los buenos toros de lidia a embestir en la forma que lo hacen? ¿Cómo es que la madre naturaleza logra que un burel de buena cepa, producto del esfuerzo de los ganaderos que lo crían y de la maestría del torero que lo lidia, logra meter así la cabeza? De la manera impactante que vemos en esta foto.

Foto4embestida

FOTO 4.- Calla manera impactante de meter la cabeza en el momento cumbre de la embestida.

Y como una aportación de cultura taurinas agregamos este concepto de “Grazalema” que recién ha sido descrito por el ganadero del hierro de “José Luis Nuñez”: “cuando una res lleva tres patas al aire implica buen son (galope suave con ritmo), que es una de las cualidades más difíciles de conseguir. Sí además mete el morro se llama “Grazalema”) tal como se ve a continuación:

Foto5Grazalema

FOTO 5.- “Grazalema” es la manera de embestir llevando tres patas al aire y además, metiendo el morro.

GRANDES CHARLAS DE GRANDES PERSONAJES

Foto6Juncal

FOTO 6. – Juncal, en la increíble y magna representación hecha por Francisco Rabal.

Juncal,  en su interpretación hecha por Francisco Rabal, descrita como “El mundo de los toros visto a través de las andanzas de un simpático truhán, embaucador, y vividor”,  el increíble  y siempre vivo Juncal de muy gratos recuerdos pregunta al chaval que quiere ser torero, momentos antes de la corrida:

– ¿Has hablado con tu madre? –

El novillero muy nervioso responde:

– Siii.

– ¿Qué te ha dicho? –

– Que me cuide.-

Con firmeza Juncal interroga:

– ¿Y, con tú hermana? –

– ¿Qué te ha dicho? –

– ¡Que me arrime! –

 

PIES DE FOTOS:

 

FOTO 1.- La Lidia. Pintura del colombiano Fernando Botero.

 

FOTO 2.- El toro bravo se crece y empuja fuerte frente al caballo de pica.

 

FOTO 3.-  De lejos una vez que se han “fijado” en el caballo van los toros bravos.

 

FOTO 4.- Calla manera impactante de meter la cabeza en el momento cumbre de la embestida.