Archiv para septiembre, 2017

A setenta años de su muerte, perdura el recuerdo de su enorme personalidad.

.

 

Personalidad, eso era lo que Manuel Rodríguez “Manolete” derrochaba a raudales, una regia presencia, que entre otras, hizo a escritores y cronistas de la época que le sustantivaron de las siguientes maneras: Prosopopeyico, Majo, Inimitable, Medieval, Exacto, Señoril,  Litúrgico,  Ritual, Majestuoso, Señorial, Alto, Inmensamente elegante, Irrepetible, Solemne, Estatutario, Enjuto, Erigido,  Mayestático, Majo, Ascético…Él.

A unos días de conmemorarse el LXX Aniversario de su fallecimiento queremos culto rendirse con 5 fotografías 5, que son testimonio de su personalidad fuera de serie.

La primera con el célebre Buick, aquel que con las ruedas delanteras girando a lo loco, quedara montado el carro en una roja a la orilla del precipicio de las cumbres de Acultzingo, viajando el “Monstruo de Cordoba” de Puebla a Orizaba.

tuy

El imponente y hermoso Buick, propiedad de un Manolete que aún vestido de paisano derrocha personalidad.

Trío de grandes del toreo, señorial presencia del “Ciclón Mexicano” Carlos Arruza, Francisco Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana” y el “Último de los Califas de Córdoba” Manuel Rodríguez “Manolete”.

toro2

Que trío de tres: Carlos Arruza “El Ciclón mexicano”, Francisco Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana” y Manuel Rodríguez “Manolete”

Con alta elegancia vestidos Manolete y Arruza se presentan a degustar y disfrutar la exquisitez de una Paella. Hoy, aspirantes y quienes dicen sentirse “gente de coleta” acuden a las tientas, que es una labor de campo profesional, vistiendo los horrorosos y fodongos “pant’s” y la greñera cubierta con cachucha con la visera pa’tras.

Sobriedad, seriedad, elegancia en un rostro que jamás o pocas veces sonreía.  Puede Usted imaginarse esta cara con cachucha beisbolera  con la visera pa’tras…¡Imposible!

FB_IMG_1499183028697(1)

De rostro adusto, sobrio, la seriedad del compromiso de oficiar con el traje de luces, se reflejaba en su enorme personalidad.

 

ANECDOTARIO DE “Manolete”.

Toreaba “Manolete” en México, después de la grave cornada sufrida en su presentación en México en el Toreo, cornada dada por el toro “Gitano”, vinieron la convalecencia, la rehabilitación,  la Dolorosa complicación de la flebitis. Tan molesta que “Manolete” exclamó: – ¡Me han tratado los doctores como a un toro! Y refiriéndose a las inyecciones continuó: – “ Me pegan Puyazos a dos tiempos; primero pinchaba y luego recrean la suerte”.

Camará, el apoderado pretendía suspender la siguiente corrida, se había agregado otra complicación. Un malestar gastrointestinal , pues pese a su quijotesca figura Manuel Rodríguez empacó surtidísimo menú de fritangas y antónimos sazonadas con harto picante a orilla de carretera. Pronto se le manifestó la “venganza de Moctezuma”. Por ello la insistencia del apoderado de diferir la corrida, argumentando: – Pero es que el compromiso es enorme y tú Matador ¡No conoces al público de México! A lo que su poderdante afirmó:

  • Cierto, que no conozco la público de Méjico, pero tal parece que ¡Usted, todavía no me conoce a mí!

20161020_103641

 Manolete, rumbo a una de esas Plazas de Toros en el mundo de Dios. Tras de él Camará , el apoderado, que no va tecleando el Cel como lo parece. Va limpiando su pipa.