Archiv para agosto, 2015

¡Callejonadas, Encierros y desmadres en las Calles!

.

Cada vez son más las poblaciones de esta región del altiplano poblano tlaxcalteca que ofrecen como atractivo en sus fiestas de feria las callejonadas con toros; encierros de corridas al estilo hispano que se corren por sus calles o bien algunas variantes como los toros embolados o el llamado toro “Enmaromado” de Yuncos, en Toledo y Benavente en Zamora. Otraspoblaciones con toros en sus calles en días de feria son:

Chinchón; recién en las fiestas del Señor Santiago, Ajalvir y Valdemorillo de la comunidad de Madrid, Villaconejos, Ciempozuelos, Villaseca de la Sagra, Illescas, la Puebla de Montealban, Ciudad Rodrigo en Salamanca, el toro “embolado” de Puig en valencia.

Aldeia Do Bispo y Moita en Portugal.

ttttt01

La defensa que algunas comunidades organizadas hacen de sus tradiciones se convierte en ejemplar, y precisamente, la unidad que muestran en sus acciones de promoción y defensa les dan la fuerza necesaria para que estas costumbres sigan vigentes y al contrario de lo que se piensa, cada vez no sólo se arraigan más, si no que son de mayor popularidad y atraen mayor número de visitantes disfrutantes curiosos y aficionados.

Tal cosa ocurre, aquí en México, donde también ya es numerosa la lista de municipios que en sus fiestas feriales incluyen la suelta de toros de lidia por su calles, para diversión, entretenimiento y permitir que aficionados calmen sus “ansias de novilleros” al salirle al toro en plena vía pública; como ocurre ya con singular organización en San Miguel de Allende, Guanajuato y en diversas ferias del estado de Tlaxcala, destacando Altzayanca, El Carmen y por supuesto la pionera en esta iniciativa: la feria del “Pueblo Mágico” Huamantla.

Las calles de esa ciudad con nombramiento de “Pueblo Mágico”, en el dia sábado siguiente a su fiesta patronal el 15 de agosto, festividad de Nuestra Señora de Asunción en este caso popularmente destejada como Virgen de la Caridad son cerradas con trancas y envigados; se

colocan burladeros, para que un total de 25 toros, años más, años menos, sean soltados en las calles para divertimiento de público, que en capeas en forma de circuitos; es decir, recorridos cerrados, los bureles dan vueltas y vueltas, a veces aquerenciados en un solo sitio, otras circulando entre la gente que les citan con descoloridos capotes, rasgadas muletas, restos de manteles o cobijas intentando hacerlos embestir y lo único que se logra, es que los toros, generalmente en buen peso y grades cornamentas, peguen arreos, arreando y arrasando con lo que encuentran enfrente; por lo que los heridos, contusionados y conmocionados se llegan a contar por decenas.

ttttt02

No faltando a veces el difuntito, que muere en las astas del toro o por golpes, traumatismos severos al ser golpeados contra pavimento, banquetas y has balcones, prevaleciendo la sentencia popular, cuando ocurre algún accidente grave; la muerte de uno a más espectadores asistentes se rotula con el epitafio: ¡Este año estivo muy buena la huamantlada pues hubo “N” muertos!

En cuanto al nombre o manera de llamar a la fiesta, ya sabemos que en San Miguel de Allende es la “sanmiguelada”, en Xico, es la “xiqueñada”, en Huamantla, la “huamantlada”; esto en imitación pura de la “pamplonada”. Imagine usted, cómo se llamará la fiesta el día que la organicen en el pueblo de la “Chinga”.

ANECDOTARIO TAURINO:

¡El año que viene, pero con Miuras!

“El año que viene pero con Miuras…¡¡¡No…!!” Eso fue lo que le gritaron al genial Joselito “El Gallo” en la plaza de Valencia, año de 1914, octubre 18 en la encerrona que se dio con 6 de Contreras 6, de los qué banderilleó a cuatro y le dieron las orejas de dos de esos 4. El grito que se escuchó cuando salía era de un grupo de aficionados, a los que Joselito respondió: “El año que viene serán de Miura los toros que vendré a lidiar”. Y así se lo hizo saber al empresario valenciano, que fue el primero en llegar al hotel a felicitar al matador. – Pero, vas a hacer caso de cuatro intransigentes que hay siempre en las plazas – Respondió el empresario.

ttttt03

…Ellos creen que al éxito de esta tarde le ha faltado que los toros fueran de Miura. ¡Pues el año que viene preparas una corrida de Miura!

Y al año justo, octubre de 1915, hacía el paseíllo en la plaza de Valencia, sólo con su cuadrilla para torear los seis toros de Miura, de aquellos que don Eduardo, que quienes no lo vieron, no tienen idea de cómo eran. Banderilleó cuatro toros y les cortó tres orejas: Brindó un toro al grupo que le pidió los Miuras el año anterior, que no se cansaron de aplaudirle durante toda la tarde.