Archiv para febrero, 2015

¡Tentando; practicando, en labores y faenas de campo!

.

Tentando, se dice a todo aquello que se realiza en una ganadería para ver, probar, valorar y calificar la bravura de las reses, e incluimos aquí, Toros, novillos, vacas, éstas, las hembras muchas veces en edad de becerras, y los machos cuando son novillos y según las notas de su genealogía, pudieran o van a ser destinados para simiente. O bien los toros, ya maduros, casi siempre después de los 5 años para consagrarles como sementales o ya siéndolo, lo que se dice “padreando” volver a tentarle; re-tienta para corroborar en la libreta de notas del ganadero lo que antes dieron incluso en una plaza de toros cuando han sido indultados, y ya por último decimos también tentar un toro o novillo toro en preparación de los matadores ante un compromiso importante en puerta y esto generalmente se realiza a “puerta cerrada”.

toros001

“Tentar”, nos dice el diccionario que es la acción de probar, examinar. Y, el término se amplía en el sentido de que significa: “Probar o hacer a examen a uno de su constancia o fortaleza”. Y, eso, eso es precisamente lo que se hace en el campo en lo que comúnmente se dice; labores y faenas de campo. Y no incluimos en esta definición que la tienta debe llevarse a cabo en un lugar específico llamado “plaza de tientas”, pues ello puede realizarse a campo abierto. Y, practicar el toreo en plan de entrenamiento, como en el campo en lugar cerrado o abierto, parques, jardines, puede llamarse también “Toro de salón”. 
Es el tipo de toreo que se practica en un espacio cerrado. José Tomás lo hace en un salón tipo estudio de ballet, rodeado de espejos.

toros002

Por supuesto que esta preparación en labores de campo requiere, demanda una extraordinaria condición física, la predisposición metal para realizar el toreo ante la presencia de sólo el ganadero, la gente que apoya la preparación y mentalización del torero y uno que otro invitado.

toros003

Las tientas que con carácter de masivas, promocionales, con asistencia de multitudes que hoy se han puesto de moda, algunas tipo excursión o “tour”, donde el asistente y toda su parentela, pagan una cuota por asomarse a este muy privado e íntimo mundo del toro, claro que resultan benéficas para la difusión y conocimiento de la fiesta, pero no dejan de ser una aproximación muy remota a lo que realmente ocurre en las tientas de tipo profesional, a la que asisten, como dicho queda arriba, el tentador el Sr. Ganadero su veterinario, caporal y un par de observadores más. Es decir lo que se requiere para que en privado se realice con arte e inspiración la muy difícil, y a la vez sencilla de poner una vaca brava frente al caballo de pica.

toros004

 

ANECDOTARIO TAURINO.

La anécdota que acompaña este post, va en el sentido del concepto “entrenar” que junto con “ensayar”, no son léxicos bien oídos en la parla taurina. Ocurrió en la Plaza de toros El Relicario, cuando ésta era la capital media del villamelonismo. Se encontraban en los tendidos, él y ella, ambos con sombrero imitando las pintas de piel de vaca en blanco y negro, con cintilla de plástico con incrustaciones de espejitos, chaleco y botas; los demás detalles de la indumentaria los dejo a la imaginación de cada quien pero, me reservo el derecho de afirmar, que ambos bebían en ¡Bota llena de oloroso mezcal!

Observaban, eso sí muy atentos todo cuanto ocurría en el ruedo.

toros005

Y al momento de sonar los clarines a la faena de muerte, se acerca el torero al burladero de ganaderos y muy efusivamente brinda la muerte del toro, a una persona, – el ganadero de la casa anunciada en el cartel –  también con sombrero Tejano, pero este de “XXXXX” y cigarro puro en la mano, que se descubre y sonriente acepta el brindis.

-¿Qué pasó? ¿Qué ocurre? ¿Qué le dijo? – preguntó ella a él.

– ¡Le acaba de “dedicar” el toro! – respondió su pareja con actitud de “sabelotodo”.

– Y ¿Quién es él? Pregunta ella.

– Ahora mejorando la impostura, mostrando que lo sabe todo, contesta: – ¡Es él señor que entrena los toros!