Archiv para diciembre, 2014

¡ARMILLA. TOREROS DE DINASTÍA!

.

Son 4 generaciones 4 las que conforman la dinastía Armilla. Sobre- nombre que fue puesto al primero de ellos; la palabrabreja que muchas veces aun  preguntándole su significado a miembros de la familia, responden: ¡Pues eso, torero de dinastía, “Armilla”! Siendo que armilla significa o es una especie de “armella”, rondana o rodaja de metal que abraza una columna.

toross00

Cuenta la leyenda-historia que toreaba el primero de los Armilla, quien se anunciaba entonces como “Campanero” en la plaza de Guadalupe,      alternando en la brega y banderillas con el celebérrimo matador Saturnino Frutos “Ojitos”, quien le vio bregar con maestría y un sorprendente estilo para banderillear, qué llamó al espigado, moreno y patizambo muchacho y le preguntó: ¿Cómo te llamas? – “Fermín Espinosa “El Campanero”. –  le respondió.

–      ¿”El Campanero”? No, hombre, aquí dejas ese apodo y te vas a llamar “Armillita”, porque me recuerdas a un peón español que se llama Esteban Argüelles y le dicen “Armillita”, diminutivo de “Armilla”.

toross01

¿Fue esto algo premonitorio? Pues armilla, arriba queda dicho es el astrágalo o anillo que adorna y soporta las columnas, al grado de que el Maestro Armilla llegó a ser una de las columnas soporte del toreo mundial.

El Hijo de éste, llamado “Armillita Chico”  Fermín Espinosa Saucedo (Saltillo 1911) tuvo 3 hijos toreros; el primogénito Manuel Espinosa Acuña; Miguel “Armillita Chico” y Fermín Espinosa Menéndez, “Armillita Hijo”.

El también llamado “Joven Maestro”, Armillita, El Maestro de Saltillo” sorprendió de manera deslumbrante a la afición de México a los 13 años de edad y queda en la historia como el primer novillero que cortó un rabo en la ciudad de México, a un novillo de “Piedras Negras”. Ejerció el toreo junto con sus hermanos: Juan, quien sí llegó a tomar la alternativa y Zenaido excelente banderillero ¡Ya llevamos 6 toreros 6 Armillas!

Pero sigamos contando “Armillas”, pues la dinastía realmente nace en los años 1880- 85 con el primero de ellos el tío Pedro, hermano de Fermín padre, de apellidos Espinosa Orosco. La lista completa incluye 16, con Fermín el cuarto recién alternativado son 17. Son además; Eduardo, hijo de Zenaido, Juan Espinosa hijo del “El Chato”, hermano de este, también del Maestro Fermín, José Manuel Espinosa Flores, nieto de Zenaido, José Manuel Espinosa y Manuel de la Puerta Espinosa, bisnietos de Zenaido y los nietos de Maestro; Miguel y Fermín el motivante de estas líneas.

toross03

De éste joven “Armillita” del que hoy hablamos, bien llamado el “Cuarto de los Armilla”, en realidad viene siendo el décimo séptimo contado los mencionados y los faltantes. De su alternativa que algunos tildan de prematura él mismo ha dicho:

–      “Es una oportunidad que se me presentó y la aproveche. No me pesó. Estoy contento porque lo disfrute mucho…La verdad es que me hubiera gustado más rodaje, pero no tenía nada que perder”.

En relación a ese llamado “corto rodaje” expresó:

–      “El primer año me rodé sin caballos y el segundo fue el del debut. Pude debutar en un pueblo para estar más cómodo, pero decidí apostar por Valencia. Una plaza de primera. Fue una gran experiencia. En la cuarta novillada en San Sebastián de los Reyes vi la cara amarga con una cornada bastante fuerte. En poco tiempo viví lo duro y lo bueno de la profesión. Ha sido un año muy intenso, a la vez con experiencias buenas  y dura. Así  es el toreo”.

toross02

Y, termina sus declaraciones:

–      “Desde que debuté hasta ahora he cambiado: Cada tarde te va marcando. Salir al ruedo, torear como me gusta e ir madurando poco a poco. Estoy esperanzado”.

toross04

Una tarde en Saltillo, el iniciador de la dinastía, llevó a su casa invitado a comer a su capitán de cuadrilla y amigo el “Tigre de Guanajuato”, Juan Silveti. Silveti sorprendió a Fermincito el abuelo de nuestro protagonista de hoy el nuevo Fermincito; que andaba en los cuatro años de edad, lo sorprendió toreando de salón. Al sentirse descubierto en su inocente juego el niño, huyó a esconderse debajo de una cama, avergonzado, pero hasta ese lugar fue a buscarle el llamado: “Hombre de la regadera”, por aquello del baño que daba a todos sus alternantes, pare felicitarlo, aplaudirlo y alentarlo, y obsequiarlo con una brillante moneda de oro veinte pesos.

toross05

Puede sostenerse (nos dice Paco Malgesto en su obra clásica “Armillita”) que aquellos fueron los primeros aplausos que quién sería el “Maestro de Saltillo” conquistó como torero, y que aquellos fueron los primeros pesos de los muchos millones que más adelante habría de darle el ejercicio de la profesión taurina.