Archiv para noviembre, 2014

¡La tremenda fuerza de esos pobres y desnutridos animalitos!

.

La fuerza que algunos animales pudieran tener en algunas partes de su cuerpo, no precisamente la musculatura, ha pasado de ser un mito a un hecho bien documentado y estudiado; persistiendo la discusión de que sí ¿El gorila, el elefante o el buey de carga, son los que más fuerza pudieran tener? Curiosamente la ostra, aparece en los listados, en algunos en segundo lugar por la gran fuerza con la que suelen cerrar sus “mandíbulas”, todos, todos, hemos tenido la experiencia de tratar de abrir alguna que nos toca en la “paella” o en la “sopa de mariscos” y es verdadera labor de gran esfuerzo lograr abrirlas cuchillo o algún otro instrumento en mano.

De todos es conocida la gran capacidad de carga de las hormigas, que pueden llegar a transportar cargando con sus tenazas hasta un peso 60 veces mayor al suyo. Es como si usted y yo pudiéramos cargar un camión de transporte, utilizando únicamente las manos.

toro001

Pero es del toro de lidia y la gran fuerza de su musculatura, sobre todo la del cuello, de lo que nos interesa hablar. Se sabe y bien se sabe que un toro puede levantar accionando los músculos del cuello, apoyados en su inserción en la parte alta del dorso, “el morrillo” hasta 6 veces 6 su peso, que si generalmente anda cerca de los 500 kilos, su capacidad les lleva a poder levantar las 3 toneladas 3. Y, si no he aquí la prueba:

“Totomitli” que significa “Junco”, “Pitzintli” que es “Niño”, “Tlotli”: “Gavilan”, fueron 3 de los cárdenos, todos ellos caribellos de hermosas hechuras provenientes de la casa ganadera de Tenexac en Terrenate, Tlaxc. y que provocaron que los 6, fueran aplaudidos, algunos de ellos ovacionados a la salida de toriles; hace apenas unas semanas Los otros 3 se llamaron: “Tonacoyotl” que es “Frutero”, ”Moyamacay”, “Doncello” “Huilacapotztli” que significa “Flauto”, todos aplaudidos, decíamos de salida, hizo escucharse en los tendidos expresiones de admiración; los ¡Oooohhh! y los ¡Aaaahhh! salieron de las bocas de los entusiastas aficionados, por la gran presencia

Además de éste que fue causa de admiración, ya antes otros dos toros habían entusiasmado al público con el espectáculo de desprender los burladeros: el lateral de aviso y el central de matadores. Esto se llama bravura pura.

toro002

toro003

toro004

1968. Corrida “Olímpica”. “Pablito” de “Reyes Huerta”; Joselito Huerta brindo a la presencia en barrera de primera fila del Secretario de la OEA Galo Plaza Lasso.

Joselito echó rodilla en tierra, muleta en mano, mientras su peón de confianza y de brega Juanito Escamilla cierra al toro a tablas, pero éste en un mal trance se abrió hacia el tercio y desde ahí acometió de frente, no de costado, a José Huerta que le esperaba…quien al igual que Manolete, no se movió, viendo venir al toro, que se llegó a él en tremendo encontronazo, dicen quienes lo vieron que: “el toro bajó la cabeza y le prendió, penetrando el pitón en el vientre y haciéndolo volar por los aires literalmente, unos cinco metros sobre el ruedo”.

En un instante dramático, el llamado “León de Tetela” intentó sostener con sus manos la rojiza masa intestinal que salía por entre la camisa y la casaca del vestido de torear, mientras los monosabios que le llevaban en vilo corrían horrorizados, sin acertar encontrar el camino hacia la enfermería de la plaza.

Joselito se sintió desprenderse de la vida, Alzando la mirada al cielo, con las fuerzas que le restaban, exclamó:

¡De algo tienen que morir los hombres!