Archiv para 24 julio, 2014

¡Qué banquetazo y con qué cartel!

.

¡Que banquetazo! Con un cartel de lujo, Master Chef, en el albero de “Las Ventas” ofreció un menú gourmet para deleitar y rendir homenaje a un cartelazo de 12 figurones: don Alvaro Domecq, autentico Caballero en Plaza junto a otro de la misma estirpe, torero también de a caballo y de época don Rafael Peralta; al lado de ellos Rafael de Paula, todo un tío a quien los años hacer ver más señorón. En la Foto

140727-toros-01

se le ve en burladero de callejón, conversando con el gran Morante de la Puebla. A la mesa de atenticos manteles largos se sentaron también; 140727-toros-02

Paco Camino, el ex “Niño sabio de Camas”, de vistoso blazer color fucsia y pañuelo rojo al bolsillo, Emilio Muñoz con una personalidad que impresiona e impacta el nada más verle. Manolo Sánchez, Eduardo Dávila Miura, y José Pedro Prados “El Fundi”, quienes junto con Miguel Baéz “Litri”, el último de la dinastía están que se comen los años. Raúl Gracia “El Tato” quien también se conserva en los buenos vinos; al igual que Paco Ojeda a quien da gusto, verdadero placer verle con sombrero cordobés “ladeado”; un Paco Ojeda que por cierto en estos días está cumpliendo 35 años de alternativa – vayan estas líneas como un pequeño homenaje – al torero de Sanlucar de Barrameda que se doctoró en la plaza del Puerto de Santa María el 22 de julio de 1979, con 24 años de edad, estando a dos meses de haber salido como novillero triunfante por la Puerta del Principe en la real maestranza de Sevilla. Y Pedro Gutiérrez Moya, “El niño de la capea”, quien se ha comido, devorado a todos con su simpatía; amplia y permanente sonrisa, buen talante y sus frases que son verdaderas sentencias, como aquella que soltó esa noche, sorprendido por lo esplendido del banquete: “A las Ventas se viene a eso, a sorprender”. – dijo -.

Previo al paseíllo de las figuras, los participantes en MasterChef han recibido una verdadera cátedra a cargo del Chef Oscar Velasco del SantCeloni restaurant madrileño galardonado con 2 estrellas 2 Michelin, una cátedra, decía sobre el Rabo de Toro, verdadero majar de mucha fama, prestigio y preferencia entre los aficionados a la tauromaquia. Para después, ahí mismo en el patio de servicios e instalaciones de Las ventas, los aspirantes a Chef En grado de maestro han cocinado para los excelsos comensales, cigalas gallegas en tres variedades de guiso: hervidas, a la plancha y crudas.

El postre ha sido a base de torrejas cubiertas de chocolate, de cuya oscura y suculenta cubierta se ha quejado el increíble Rafael de Paula, quien paladeando, y con cierta gesticulación, ha dicho: ¡Demasiado. Exceso de chocolate! Será quizá porque como buen bebedor que es, sus papilas gustativas rechazan los sabores dulces y empalagosos.

 

¡Para el álbum de los recuerdos!

La foto, de paco Ojeda, hace una tercia de años, nos muestra un Don  Paco Ojeda, por supuesto ya maduro, pero muy vertical, muy bien parao, frente a la becerra, la mano izquierda muestra un gran relajamiento corporal y con la derecha ejecuta aquel pase, tan de moda ahora, que todo mundo lo imita, o mejor dicho; tratan de hacerlo,

sin lograr siempre el objetivo deseado y descrito por el maestro Ojeda. Se trata de poner y quitar de la cara del toro la roja muleta, escondiéndola a ratos por detrás de la espalda, el cuerpo inmóvil del torero, logrando el efecto de: ¡Aquí está! ¡Ahora no está! – muy similar al de los magos: ¡Ahora lo ves, ahora no lo ves! Que con este truco logran cautivar la atención de los niños – y con esta magia, verdadera suerte del torero, en versión de cite, se logra la fijación del toro, el estado de fijeza que tanto gusta y ayuda en las buenas faenas. 140727-toros-04 Logrando el impactante efecto que se aprecia en esta foto.