Archiv para septiembre, 2013

¿Por qué embisten los toros? Parte 2.

.

Decíamos en la entrega anterior, que la bravura existe en los toros de lidia como un factor nato con el qué la misma naturaleza, y de manera sabia les ha bendecido; siendo, eso, una bendición, porque gracias a la embestida del toro se puede dar la magia del toreo, gracias a ello, un hombre íntegro armado de valor se puede enfrentar a la realidad de la muerte que va colgada en los pitones de un toro bravo. Indudablemente que la zootecnia empleada por el ganadero en su casa de toros criar tiene un papel importante en esto de que los toros embistan, según afirma don Gumersindo Aparicio.

130902-toros-01

Aunque también, don Cesáreo Sanz Egaña, atribuye estas embestidas a una reacción frente a la timidez con la que el burdel se comporta en la dehesa. Y he aquí la parte fundamental en la teoría del toreo: Es una respuesta o una forma de rehacerse ante el peligro que representa el verse de súbito encerrado en un círculo en el que carece de escapatoria. El toro bravo, de lidia, ha vivido para recibir el carnet  de toro, cuatro años en las dehesas, comúnmente entre la gente de campo se dice que ha comido “cinco hierbas”, porque si ha nacido al final del invierno con los pastos que come en su primer año de vida durante la primavera, al cumplir cuatro de vida habrá comido ya de cinco pastos o hierbas; de cinco años son los toros que ganaderos escrupuloso que también existen, envían a plazas, que así lo exigen. Para ser lidiado como novillo deberá tener tres años cumplidos, y en todo ese tiempo ha tenido una vida placentera; en los primeros años dedicado a comer, corretear y jugar con sus hermanos y ya después los juegos se convierten en un “medir fuerzas” de testuz a testuz, con las cornamentas trabadas, lo que le permite un hiper-desarrollo de los músculos del cuello. En este transcurrir de los días en su vida llega a conocer a unos “monitos” que tienen las cabezas libres de pitones, y se las cubren las más de las veces con sobreros y se sostienen en pie únicamente con los cuartos traseros. Estos bípedos vienen a diario a traer el alimento, grano, alfalfa, concentrado, melaza; a veces, hasta riquísima miel y están  pendientes de que siempre haya agua fresca y abundante en los abrevaderos.

130902-toros-02

Pero un buen día, estos familiares del mono, vienen en grupos; varios de ellos montando a caballo, traen autos, algunos “todo terreno”, y uno más grande con grandes cajones. Señalan a los toros con el índice y varios de ellos son separados de la camada y llevados a los cajones, a través de carriles enalambrados de los que no hay regreso. Y aquí, exponemos lo dicho por José Antonio del Moral al respecto: “En principio, la bravura se consideró como un instinto de defensa provocado por la cólera del toro en el instante de ser molestado. Hay quienes lo explican como un miedo o cobardía del toro ante lo desconocido y sucesivamente, con una huida hacia delante tratando de acabar con quien le molesta, aunque su empeño sea castigado. Otros dicen que la bravura es una misteriosa y natural valentía del toro que ataca impulsivo a cuanto se mueve y le excita. Desde luego, una de las características de la bravura es crecerse al castigo en vez de sucumbir o huir acobardado como cualquier otro animal“. He aquí una gran verdad que se palpa y se vive en los ruedos de las plazas de toros, en la que es el principal protagonista, este cuta genética ha sido, de alguna manera manipulada, para obtener los ejemplares con mayor potencial de respuesta de bravura. Y a propósito de lo que ocurre en los ruedos, hablaremos en el próximo post.

Va de anécdota.

Más que anécdota es una verdadera enseñanza escrita por Guillermo Sureda Molina en su Tauromaquia.

¿Quién no ha estado en el campo bravo en los tentaderos y escuchado una y mil veces esta frase?

– “Crúzate más con la becerra”…¡Vete más al pitón contrario!

Y una gran figura del toreo me ha dicho varias veces que precisamente en ese “pitón contrario” están los millones que ganan algunos toreros. ¡Gráfica y exacta frase!

130902-toros-03