Archiv para julio, 2013

“Esos pobres e indefensos animalitos”

.

En el colmo de la ridiculez y la exageración,  compulsivos padres han obligado a un menor, de 8 años de edad a hacer absurdas declaraciones: Yo ya no vuelvo a comer carne porque no quiero que mueran más animalitos“. Y a esa tierna edad sus neuróticos y desequilibrados padres le han vuelto vegetariano.

¿Qué no sabe el nene que los vegetales, plantas, con los que se va a alimentar, son seres vivos? Nabos, lechugas, jitomates, coles, zanahorias, coliflores, son seres vivientes que de manera brusca y repentinamente son arrancados de las tierras de cultivo donde al momento de la cosecha son desprendidos con todo y la raíz que les une a la vida. Papas y demás tubérculos son con fuerza arrancados de manera inmisericorde y de ahí, aún con vida van al agua hirviendo de las cacerolas. Chicharos, ejotes; desprendidos de sus vainas que son parte de su vida, su piel protectora; los alegres y saltarines frijoles se sumergen en las hirvientes cazuelas, junto con la cebolla, jugosa, vivita que es cortada con filosos cuchillos, apoyando su tortura en la tabla de “picar”; por algo la transparente sabia de las venas de la cebolla hace llorar a sus despiadados verdugos, que con los ojos llenos de lágrimas, aun así les continúan cortando en mil pedazos.

130715-toros-01

Después de arrancados con brusquedad de su habitat, vegetales y verduras, con su sangre, que es la savia, circulante por sus nervaduras son sazonadas con sal y otras especies para ser fritas en aceite hirviendo y para otros guisos. Sometidas, junto con los frijoles al exceso de hervor en la olla exprés.

Y así, por sentencia paterna el menor será convertido al vegetarianismo, por culpa de sus padres, al fin gente descontentadiza;  que sin poder ver, pues su ignorancia les ciega, su minusválida conciencia no les permite ver esto, que aplicado a los pobres animalitos, sería una horrenda salvajada. Y dejan al menor con su absurda dieta sin proteínas que son indispensables para el metabolismo, absorción y utilización de otros nutrientes.

¡Nooo! Cómo va a comer el niño carne de esos pobres animalitos.

Esos pobres e indefensos animalitos en fotos que lo dicen todo.

130715-toros-02

Véase la musculatura. Tal parece que el Señor Toro ha pasado muchas horas en el gym. Aprecie usted como se le “marcan” los músculos por la rutina del ejercicio y el trotar por los pastizales; la brillantez y sedosidad del pelo, por supuesto fruto de la buena, selecta nutriente y vitaminada alimentación.

130715-toros-03

 

Pobres e indefensos animalitos a quienes la naturaleza ha dotado de amenazante encornadura.