Archiv para febrero, 2013

¡LA CONFECCIÓN DE CARTELES!

.

La confección o conformación de carteles da como resultado, eso: “carteles” los qué una vez hechos pueden resultar muy bien conformados o como se dice en el argot: “sin desperdicios”. Estos carteles pueden recibir la aprobación general, cosa que se refleja primero en las taquillas y luego en los tendidos, pero por muy buena aceptación que tengan siempre habrá disconformes, descontentos, “protestantes”, de los que nada les parece y protestan por todo. Desde luego estos carteles que muchas veces suelen ser “de tronio” pueden no gustarles a los “istas” de ciertos toreanderos que viven en su mentira, creyéndose sus historias y engañándose a si mismos, rumiando mentalmente sus falsedades,  tal ocurre con apoderados, matantes y gente que les sigue, que muchas veces viven a su sombra. Y ¡Oh desilusión! Cuando ven que se publican o se dan conocer los carteles de feria, de festejos de mucho arraigo, o los tradicionales de aniversario y el nombre de su torero ¡No aparece! Luego entonces los carteles están mal echos, son engañosos o son, suele decirse: “Más de lo mismo“. La cuestión es que si su torero no aparece acartelado, inventan mil y un pretextos, desde la procedencia de los toros: ¡Es que mi torero no mata eso! Hasta cuestionar ¿Quién es la empresa o quiénes la conforman? Y las críticas y protestas van hasta por lo que pagan: ¡Es que mi torero no va por unos cuantos pesos! ¡Lo que le quieren pagar no es lo que vale!

Y por supuesto, vienen las críticas y cacareos desprestigiando el festejo. Lo ocurrido en estos días al conocerse los carteles de los festejos del 67 aniversario de la Plaza México ha sido ejemplo fehaciente de la controversia que ello despierta. Ya no es motivo de este texto analizar la actuación detallada y minusiosa, los resultados de lo acontecido a cada torero, ni lo relativo a sus toros y la lidia de ellos. Lo que pretendemos resaltar aqui es el hecho de aparecer en los carteles de serial tan importante, de ver sus nombres entre los – en esta ocación fueron – seis, escogidos, selecionados para conformar los carteles festivos. La gran responsabilidad que esto significa aunado al hecho de quitar a otro torero la posibilidad de estar ahí, en la puerta de cuadrillas en festejos de aniversario. El despertar de las inconformidades, rechazos y quejas que esto provoca. Todo ello, ha quedado bien definido: El total de nombres que se barajearon sumaron más de 12, los convocados sólo 6, y pasados los dos festejos, justo es decirlo; ninguno de los seis, ni la combinación de sus nombres tuvieron el arrastre suficiente para provocar un lleno aceptable, es decir; que las entradas no fueron de “Corrida de Aniversario”.

Los nombres propuestos no tuvieron el requerido poder de convocatoria, sin embargo se salvan: (por estricto orden de aparicion) Juan José Padilla, aunque llegó a caer en un toreó tremendista y desplantes que no gustaron al respetable; Fermín Rivera con un toreó joven, fresco en una línea de clasicismo que justificó su presencia; Eulalio López “Zotoluco” quien demostró que con el poder, dominio y sometimiento de los toros que posee, puede llegar a lograr las faenas que firmó, lamentablemente mal logradas con la espada; José Antonio Morante de la Puebla, con su sonrisa espontánea y franca después de lograr sus pinturerias ha llenado el albero de arte del bueno, dejando con su sonrreir la ilusión de lo que pudiera haber pasado si sus toros fueran del arrojó y clase de su toreó. Octavio Garcia, sin duda el nombre más cuestionado de los aparecidos en los carteles, se ha re-te-que justificado, gritando fuerte que “El Payo” puede, y tiene con qué para estar en esos carteles. Superado el reto, seguro de sí mismo, pronto dará de que hablar. De los seis, fue el que escuchó un más fuerte, sonoro y justo gritar de: ¡Torero…Torero!

Por último y como cerrojonazo de temporada se dio un cartel de cuatro matantes, tres de a pie y uno de “a upa”; dos hispanos alternando con dos mexicanos. El resultado: un entradón provocado por la presencia del rejoneador navarro, Pablo Hermoso y el torero cumbre de Badajoz, Alejandro Talavante que dio marco a la confirmación de todas las posibilidades que guarda Fermín Spinola y propuesta que le quedó grande, por eso tocamos el tema aquí; de Victor Mora, que se derrumbó ante el tamaño del cartel.

EXPRESIONES TAURINAS.

“Aguanta vara”.

La expresión “aguanta vara” con sus variantes; “aguantando muy bien la vara” y “aguantó muy bien la vara” se refieren al momento de la suerte de picar o “de varas”, primer tercio de la lidia; cuando de la manera clásica, el picador avienta o recibe con la vara en mano al toro, que al empujar fuerte y no rehuir pelea, dando muestra de bravura pelea fuerte contra la cabalgadura y su cabalgante además para eso es para lo que fue criado, se dice entonces, que: “da la pelea”, que “empuja fuerte” y siempre rematando la frase con la expresión “aguantando vara”, dando afirmación y certeza de que el toro es bravo, enfrentando el reto y esto resulta más evidente y se hace obvio al momento de poner al toro enfrente al caballo de pica por segunda vez y aún más relevante por una tercera, donde el empujar fuerte y “aguantando vara” será un espectáculo digno del aplauso de un público entusiasta muchas veces puesto de pie, al reconocer la Bravura. De ahí que este término se utilice de manera coloquial y cotidiana para festejar el hecho de que alguien aguanta, resiste estoica y valientemente algún tipo de castigo. La frase, es premio; testimonio de reconocimiento a eso…un gran aguante, ante las circunstancias.