[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Tlaxcala’

Por fin habrá humo blanco en el PRI tlaxcalteca

.

Mañana sábado por fin se conocerá quienes serán los inminentes candidatos priistas que participarán en las elecciones federales y locales. Veremos si el grupo del gobernador de Tlaxcala Marco Antonio Mena Rodríguez aceptó amalgamarse con los marianistas que lo llevaron al poder y que poco a poco fueron echados de la administración estatal.

2

Pronto quedarán atrás las especulaciones y rumores que en las últimas semanas se han dejado correr respecto a los candidatos priistas, ya que mañana se sabrá quienes serán los militantes que intentarán llegar al Senado y a las diputaciones federales y locales.

Las designaciones dejarán entrever que tanta confianza le tiene el presidente Enrique Peña Nieto al actual gobernador Marco Mena, pues para nadie es desconocido que el primero funge como el verdadero coordinador de la campaña presidencial del ciudadano José Antonio Meade Kuribreña.

Aunque el ex gobernador Mariano González Zarur se ha mostrado prudente y discreto en la puja por las candidaturas en Tlaxcala, su grupo espera ser incluido en el reparto para sobrevivir políticamente y estar en condiciones de disputar en el 2021 la candidatura priista a la gubernatura del estado a la camarilla de Marco Mena.

Si los marianistas son relegados de posiciones relevantes, el peso total del triunfo o derrota priista recaerá exclusivamente en Mena Rodríguez, quien como mandatario estatal estará obligado a entregar buenas cuentas y recurrir a todas las estrategias posibles para impedir la derrota de Jose Antonio Meade y sus candidatos.

El gobernador deberá operar con reducidos márgenes de error en los próximos comicios, porque si pierde la elección presidencial, el senado y las diputaciones federales y locales su administración y él mismo quedarán vulnerables y ya no tendrá otro proceso electoral para recomponer su situación.

De ahí la importancia de los nombres de los aspirantes priistas a los diferentes cargos de elección popular, porque aunque usted no lo crea entre ellos podría estar el priista que podría suceder a Marco Mena en el cargo en caso de obtener el triunfo.

Se dice que la ex gobernador Beatriz Paredes Rangel podría ser la sorpresa en la lista de candidatos priistas. Ella sería una de las aspirantes a la Cámara Alta y tendría tanto la candidatura de mayoría como la plurinominal a fin de amarrar su llegada al Senado.

Beatriz Paredes es una operadora eficiente y aunque muchos consideran que ha estado mucho tiempo alejada de Tlaxcala, hay que recordar que en los comicios del 2010 influyó para que Mariano González ganara la gubernatura, de ahí que nadie puede dudar de su experiencia electoral.

Otros candidatos que seguramente llamarán la atención, son los que finalmente buscarán un lugar en el Congreso del estado. De ellos dependerá la gobernabilidad en el Poder Legislativo y de la entidad que tiene bajo su mando Marco Mena.

El PRI no se puede dar el lujo de perder el control del Poder Legislativo, porque el gobernador quedaría seriamente debilitado y con un reducido margen para operar en los últimos años de su administración.

En unas horas más conoceremos que tan buen jugador de ajedrez resulta ser el gobernador.

La descomposición y debilidad del Frente es inevitable

.

Poco a poco se desmoronan los sueños triunfalistas de los integrantes de la coalición México al Frente, porque la descomposición registrada entre panistas y perredistas de Tlaxcala ya alcanzó a aliados y estructuras, lo que seguramente afectará su competitividad y sus posibilidades de ganar posiciones en las elecciones previstas para el primer domingo de julio.

alianzapan 18

La dirigencia nacional del PAN y su candidato presidencial Ricardo Anaya Cortés seguirán traicionando y sacrificando a panistas para tratar de lograr su objetivo de ganar los comicios federales, de ahí que no les importó bajar de la contienda a Juan Carlos Sánchez García El Saga, quien se asumía como el novedoso candidato a diputado federal por el distrito 3 de los partidos PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Sus aspiraciones sustentadas más en medios de comunicación que en un trabajo de tierra y en una verdadera estrategia electoral no pudieron concretarse, porque es obvio que algún aliado importante y de peso de Ricardo Anaya solicitó en otra entidad una posición a diputado federal para un varón, la cual se le concedió sin ningún problema porque para eso hay y sirven los políticos de relleno.

Es obvio que El Saga no es visto como un auténtico panista y que para su mala suerte entró en la fila de los candidatos desechables, de ahí que simplemente fue borrado de la lista de candidatos a diputados federales y locales, pues su partido tampoco lo está considerando para que busque su reelección, debido a que su distrito ya fue asignado al ex alcalde de Españita, Miguel García Juárez, quien tiene meses trabajando esa demarcación.

Lo malo para el PAN y su coalición electoral es que Juan Carlos Sánchez se llevará todas sus canicas y su dinero. El empresario metido a político dejará de invertir y lo más seguro es que termine su periodo como diputado local sin canalizar un peso o una gota de sudor a las próximas campañas.

La panista que asuma la candidatura a diputada federal por el distrito 3 deberá trabajar de cero, situación que resulta complicada por la enorme ventaja que ahí lleva la abanderada de Morena, Lorena Cuéllar Cisneros.

Pero no crea que sólo existen problemas en ese distrito, pues en el 1 con cabecera en Apizaco, Humberto Macías Romero, cada vez está más sólo. Desde hace unos días el ex legislador local y operador del ex gobernador Mariano González para quitar el voto a los presidentes de comunidad, empezó a desconocer los acuerdos establecidos con los panistas que lo ayudaron a conseguir la candidatura a diputado federal.

Ese panista de doble moral no sólo está teniendo serios problemas para sumar a los miembros de su partido a su causa, sino también a los perredistas de esa zona de la entidad, quienes al conocer los antecedentes y orígenes de su candidato a legislador federal han optado por tocar las puertas de Morena.

La otra fractura que se espera al interior de la coalición México al Frente es cuando el PRD defina a su abanderado al Senado, debido a que dos de los tres aspirantes a esa posición no aceptarán la imposición que pretende hacer la dirigencia estatal y nacional de ese partido a favor del aún diputado local Alberto Amaro Corona.

Santiago Sesin Maldonado y Gelacio Montiel Fuentes son los perredistas que encabezan las encuestas, por lo que lo lógico sería que uno de los dos fuera el candidato a la Cámara Alta, sin embargo pareciera que sus esfuerzos y su trabajo al final del proceso interno no serán reconocidos, lo que sin duda provocará una división.

Después de estos problemas y divisiones habrá que ver si las preferencias electorales que registraba la coalición entre el PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y el PAC se mantienen, pues los electores tlaxcaltecas poco a poco se están dando cuenta que esa mezcla de intereses y ambiciones de los candidatos no les dejará nada bueno.

Los desencuentros en la oposición y la gris caballada priista

.

La duda que existe en Tlaxcala es si el partido de Andrés Manuel López Obrador irá o no en coalición con el PT y el PES en los comicios para renovar el Congreso del estado, pues sus aliados en los comicios federales no están conformes con el reparto que propone Morena para las 15 diputaciones locales.

corte02-1[1]

Los militantes tlaxcalteca del Partido del Trabajo (PT) y del Partido Encuentro Social (PES) están hartos de la soberbia que domina y controla a los seguidores del eterno aspirante a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, quien no conforme con haberse quedado con las candidaturas al Senado y a las diputaciones federales, ahora pretende agandallarse once de los 15 distritos locales.

Las negociaciones para replicar la alianza electoral nacional a los comicios locales no avanzan, pues el PT no acepta por ningún motivo que sólo le asignen dos distritos al igual que al PES, cuando según ellos tienen más fuerza que Encuentro Social.

Los petistas exigen a Morena que por lo menos entregue 5 distritos locales, de los cuales dos deberán ser considerados de alta competencia para garantizar la llegada de sus abanderados, propuesta que el equipo de López Obrador ha rechazado porque el PT no solo carece de cuadros con presencia y arraigo, sino porque está comprobado que sus legisladores suelen terminar siempre de aliados del PRI.

Aunque se ha hablado muy poco de los desencuentros entre Morena, el PT y el PES, la realidad es que la coalición electoral para los comicios a diputados locales podría venirse debajo de mantenerse las actuales posturas, situación que afectaría seriamente a esa alianza que de concretarse estaría en posibilidades de convertirse en la primera o segunda fuerza política en la próxima legislatura según los resultados que arrojan los últimos sondeos.

Joel Molina Ramírez, líder estatal de Morena es el que tiene bajo su responsabilidad esas negociaciones, pues el hijo de López Obrador, Gonzalo López Beltrán, dejó hace unos días de operar en la entidad, porque según el Tlaxcala está ganado, así que decidió llevar su talento a otros lados donde se requiere reforzar la estrategia de su padre.

El PRI de Mena débil y con puro gallito habanero

Muy pocos podrían asegurar que la caballada del PRI para las diputaciones locales esta fuerte, ya que los mensajes enviados ayer en el arranque del proceso interno de ese partido para elegir a sus candidatos son desalentadores.

De entrada los priistas que acudieron a presentar su carta de intención y a tomar el curso de inducción a su candidatura, requisito estatutario para lograr la nominación, no representaron ninguna sorpresa ni generaron grandes expectativas.

La ausencia de liderazgos y operados marianistas fue evidente y la presencia de Mariano González Aguirre y su séquito de diputados fue de mero trámite y compromiso, pues está claro que serán los amigos de la familia Mena y no los militantes con fuerza los que se alistan para ser los beneficiados de las candidaturas a diputados locales.

El PRI que busca quitarse el estigma de corrupto mal hizo en permitir la entrada al curso de ex presidentes municipales, ex diputados locales, delegados federales y ex funcionarios estatales, toda vez que muchos tienen pasados cuestionables como es el caso de Pedro Pérez Lira, Ángel Meneses Barbosa, Armando Hernández Ramírez y Héctor Martínez Zamora sólo por mencionar a algunos.

De nada sirvió que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez enviará al PRI de Tlaxcala al incoloro Florentino Domínguez Ordoñez, porque reunió a puro gallito habanero que no tienen el tamaño para enfrentar a una oposición crecida y que está metida realmente en la pelea por las diputaciones locales.

El PRI se está equivocando y va encaminado a la ruta de la derrota.

Los marianitas abandonaron al PRI, por lo que ahora falta ver si el partidazo tiene la capacidad de ganar sin tener como su principal operador al ex gobernador Mariano González Zarur.

La rebatinga por las candidaturas a diputados locales

.

El jaloneo al interior del Partido Acción Nacional por las candidaturas a diputados locales está a todo lo queda, situación que está generando heridas que tardarán en sanar y que sin dudas perjudicarán a los candidatos de la coalición integrada por el PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y el PAC.

pan 16
Las diferencias entre los grupos panistas por las nominaciones a diputados locales empiezan a dejar heridos en el camino, como es el caso de Dulce María Mastranzo Corona, quien nunca pudo conseguir el aval del alcalde de San Pablo de Monte, Cutberto B. Cano Coyotl, para buscar la reelección en distrito 15.

Por esa razón, Mastranzo Corona asumió ayer la presidencia de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, con lo cual es esfumó su sueño de mantenerse como legisladora por un periodo más.

Ahora sólo falta conocer el nombre de quién será el abanderado que Cano Coyotl proponga y busque esa posición en la próxima legislatura, pues tras dejar las filas del PRD en los comicios del 2016 el grupo del edil se refugió en el PAN y logró ganar la presidencia municipal de San Pablo del Monte y la diputación local.

Donde pronto habrá un herido más será en el distrito local 4 con cabecera en Apizaco, ya que el alcalde Julio César Hernández Mejía pretende adueñarse de esa posición y evitar que el grupo de la poderosa senadora Adriana Dávila Fernández imponga al candidato o candidata.

Lo malo para el edil panista es que sus esfuerzos se centraron en un varón y específicamente en el actual director de la Capama, Carlos Quiroz Durán, lo cual le está generando complicaciones porque al parecer en esa demarcación electoral la coalición electoral deberá registrar a una mujer, posición que ya está pelando la síndico del ayuntamiento de Apizaco, Anabel Alducin Lima, que goza del apoyo de Dávila Fernández.

Otro que anda preocupado es el actual líder del PAN, Carlos Carreón Mejía, debido a que el CEN podría inscribir por Tlaxcala a una mujer más en la lista de candidatos a diputados federales plurinominales por la cuarta circunscripción.

Hasta ahora Adriana Dávila tiene garantizada su posición en los primeros lugares de esa privilegiada lista, pero de acuerdo con la integración de ese listado no se descarta que el segundo lugar que tiene asignado Tlaxcala recaiga en una mujer y no un varón, por lo que Carreón Mejía podría quedarse en el camino y ceder su posición a Leticia Hernández, o Leticia Valera o Leticia Borraja.

Habrá que ver si la suerte favorece o no a Carreón Mejía.

La protección a los aprendices de Javier Duarte (Segunda Parte)

Una vez integradas las carpetas de investigación (más de 10) del total de 30 denuncias inicialmente presentadas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, vino la instrucción de poner a consideración del juzgador, sin sesgo político, las primeras cuatro de ellas – el criterio sería, las que presentaron mayor daño patrimonial en contra de la hacienda pública (entiéndase, contra el patrimonio de los tlaxcaltecas)– así que, con absoluta discreción, se dieron a conocer.

Hasta ese momento nadie se había enterado de las investigaciones que llevaban en promedio 5 meses de sigilo que toda pesquisa dentro de una causa penal ameritaba.

¿Qué pasó entonces?, nada, que llegando a las Casas de Justicia de Guridi y Alcocer (Tlaxcala) y del Distrito de Sánchez Piedras (Apizaco), se presume que sus pésimas administradoras: Maricela Sánchez Apan y Aida Báez Huerta, respectivamente, informaron a quien les dio la chamba tan nice -entiéndase, la magistrada Elsa Cordero Martínez– de los focos rojos en cuestión, situación que por cierto irritó a la también vendedora de agua purificada.

Lo primero que hizo la vanidosa mujer después de jalar aire, es sentenciar en tono burgués que a ella nadie le había avisado y que ni siquiera el propio gobernador podría pretender darle línea y que por lo mismo tales intentos de llevar a la cárcel a los ex alcaldes deberían ser bloqueados a toda costa.

Bueno, tal fue el berrinche que incluso su actitud a partir de ese momento cambio radicalmente, ya que se convirtió en la defensora ferviente que permitió al prestigioso grupo de ex presidentes aprendices de Javier Duarte evadir la “justicia”. La instrucción a sus juezas consentidas se hizo evidente y ya todos conocemos los resultados.

Debemos decir pues, que gracias a ese personaje ligado a esos presuntos ladrones, primeramente fue echar a perder la oportunidad de que ese mensaje del señor gobernador de combatir la corrupción fuera una realidad.

El alertarlos sobre las órdenes de aprensión en contubernio con una senadora enemiga de la activista Rosy Orozco y por lo mismo, de los corruptos ex alcaldes, permitieron que sigan comiendo caviar desde sus casas construidas con el dinero del pueblo y con absoluta impunidad.

Al mismo tiempo ese personaje que dejará también, en unos días, un boquete financiero en las arcas del Poder Judicial, envió mensajes a cada uno de los indiciados con el objeto de que se amparasen y se burlasen de paso del estadista de apellido Mena.

Y también hay que decirlo que no todo huele a estiércol pues de no ser por la intervención de otros actores del propio Poder Judicial todo hubiese terminado en un absoluto fracaso.

La magistrada Elsa Cordero resultó una enorme decepción para la justicia en Tlaxcala.

El desapercibido parto de los candidatos priistas de Tlaxcala

.

El proceso de parto de los futuros candidatos priistas a senadores, diputados federales y locales inició, de ahí que el sábado conoceremos quienes serán los menistas que intentarán ganar un lugar en el Congreso del estado, tarea que no será nada fácil porque la maquinaria no está aceitada y los liderazgos regionales están más que encabronados con el gobernador y su dirigente.

pri 15

Tarde y disparejos están siendo los apapachos que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez está dando a la burocracia estatal que en cada proceso electoral suele convertirse en un eficiente ejército que apuntala las campañas de los candidatos priistas.

Mientras a un sector importante de la burocracia estatal se le redujo el pago del aguinaldo de 45 días a 30 días, a los trabajadores sindicalizados de la Secretaría de Salud se les está consintiendo con estímulos y obsequios, situación que ha generado molestia entre los empleados de otras dependencias que están más que dispuestos a simular su apoyo hacia el PRI.

El año pasado la burocracia que operó para la campaña de Marco Mena bajo el mando del ex gobernador Mariano González Zarur fue olvidada y marginada, pero en este 2018 como hay elecciones las autoridades tratan de mostrarse solidarias y hasta buena onda, al grado que en la celebración del Día del Trabajador de la Sesa se contó con su presencia y rifaron dos automóviles nuevos entre los empleados.

La maquinaria priista incrustada en la administración estatal perdió dinamismo y sigue sin aceptar a los operadores menistas como sus nuevos jefes. Los empleados dejaron de recorrer los municipios y las secciones electorales que tenían asignadas, proceso que solían hacer periódicamente para llevar apoyos y programas del gobierno estatal y federal.

La ausencia de ese trabajo hoy se refleja en las tendencias electorales que existen en los 15 distritos locales, ya que el PRI apenas si es competitivo en seis demarcaciones, cuando antes mostraba fortaleza en 10.

Los liderazgos regionales del PRI están ausentes de la promoción de su partido. Marco Mena como candidato al gobierno de Tlaxcala los visitó y pidió su apoyo en los comicios del 2016, pero ahora como mandatario no sólo los ha olvidado, sino que nunca regresó a darles las gracias y a cumplir con los acuerdos establecidos.

El sentir de los priistas es que hay un gobernador que suele estar ausente la mayor parte del tiempo, lo cual no ayuda al trabajo político electoral que en teoría debería llevar a cabo el patético líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez.

El PRI en Tlaxcala muestra un exceso de confianza que al final puede traducirse en serias derrotas que serán acreditadas exclusivamente al gobernador Marco Mena.

La trama de los ex alcaldes corruptos

Respecto a los abusos cometidos por los atascados y descarados ex alcaldes, ahora se sabe que tras cinco meses en que la integración de las carpetas de investigación a cargo de la Procuraduría General de justicia del Estado, que involucra a diversos personajes políticos y de su absoluta secrecía, en el tramo final de un trabajo multidisciplinario y transversal que involucra desde Diputados, el OFS, la Procuraduría de Justicia e incluso a miembros del Poder Judicial, dos personajes bastaron para frenar (por escaso tiempo), uno desde la Procuraduría y una más desde su chueca silla del Tribunal Superior de Justicia del Estado esos procesos.

Ahora hay claros indicios de quiénes fueron los que enredaron y frustraron parcial y temporalmente este intento por frenar el abuso del dinero público que realizaron algunos ex presidentes municipales.

La historia que merece contarse en partes y a detalle comienzan con dos llamas Telefónicas realizadas desde las casas de justicia de Guridi y Alcocer y Sánchez Piedras a una oficina de alguien muy importante en el Poder Judicial, y desde luego otras llamadas realizadas desde las Unidades de Medidas Cautelares hacia la Procuraduría del Estado de Tlaxcala.

Quiénes realizaron las llamadas y a quiénes. Qué efectos y qué intención tuvieron, qué generaron estos “puyazos”. Mañana continuaremos con esta historia que lejos está de terminar y que involucra en temas muy delicados a altos mandos de ambas instituciones…

Al cagadero las intenciones de llevar a la cárcel a ex alcaldes

.

justicia 12

Tuvo que ser una mujer y una ex tesorera la sacrificada para alertar a los ex presidentes municipales que el proceso de extorsión en su contra, perdón que la intención de llevarlos a la cárcel era en serio, porque desde ayer muchos fueron contactados para recibir asesoría no sólo para evitar su aprehensión, sino para solventar las observaciones millonarias que les hizo el OFS.

De nada sirvieron los meses de enorme sigilo y el juego de policía chino que montó la auditora general del OFS Isabel Maldonado Textle en complicidad con la agente del ministerio público, Nohemí Nophal, porque difícilmente algún ex presidente municipal acusado de malversar recursos públicos pisará la cárcel como lo hizo la ex tesorera capitalina Norma N.

La nueva hermandad con aroma de mujer integrada por Isabel Maldonado, Nohemí Nophal y la magistrada del TSJE Rebeca Xicohténcatl Corona para, según ellas, castigar la corrupción de los ex alcaldes y quedar bien con el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, resultó un mayúsculo fracaso que supera por mucho la enorme vanidad y ego que suelen mostrar esas servidoras públicas.

La chafa estrategia armada para disque aprehender a los ex presidentes municipales sólo sirvió para alertarlos sobre el avance que tienen las denuncias presentadas por el Órgano de Fiscalización Superior ante la Procuraduría General de Justicia en el Estado.

El mensaje enviado por el OFS fue muy claro. Les conviene arreglar sus pendientes antes de enfrentar la ley como lo hizo la ex tesorera Norma N.

Pero la pésima trama necesitaba un sacrificado y fue entonces que la triada de mujeres decidió ensañarse con la ex tesorera municipal que laboró en la administración del panista Adolfo Escobar, quien el pasado miércoles fuera detenida y traslada al Centro de Readaptación Social.

Lo curioso es que los otros involucrados en la denuncia y con mayor responsabilidad como es el caso de Adolfo Escobar sí pudieron tramitar su amparo y no la encargada de la tesorería municipal que nunca fue alertada sobre la orden de aprehensión en su contra.

La ex funcionaria madre de dos menores de edad fue la víctima de los odios y frustraciones de un grupo de mujeres que lejos de aplicar la ley sin ningún interés personal, aprovecharon la oportunidad y sin medir sus consecuencias se ensañaron con Norma N. para tratar de trascender y quedar bien con el jefe político de estado.

Norma N. se desempeñó como responsable de las finanzas públicas en el gobierno capitalino de Adolfo Escobar Jardínez. Es Contador Público por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y también ocupó la Dirección Administrativa del Instituto Electoral de Tlaxcala de 1999 a 2002.

En diciembre de 2005 se desempeñó como coordinadora de los trabajos de auditoría y fiscalización de los ingresos y egresos de los recursos de los partidos políticos del ejercicio fiscal 2004, cargo que dejó para participar en la convocatoria para elegir al auditor del Órgano de Fiscalización Superior de Tlaxcala.

De 2007 a 2011 fue jefa del Departamento de Recursos Financieros del Hospital Infantil de Tlaxcala. De 2011 a agosto de 2012 fue subdirectora de auditoría financiera en la Contraloría del Estado de Puebla.

Del 15 de octubre de 2012 al 28 de enero de 2013 fue encargada de la Dirección de Prerrogativas, Administración y Fiscalización del Instituto Electoral de Tlaxcala y en ese mismo año asumió la Secretaría Técnica del Comité de Administración del Congreso del Estado.

En esos cargos nunca fue señalada como una mala servidora pública, pero para su mala suerte trabajó al lado del panista Adolfo Escobar, quien asumió decisiones equivocadas que involucraron y perjudicaron a Norma N.

Aunque la ex funcionaria logró su libertad la tarde de ayer luego de depositar una fianza de 250 mil pesos, ahora tendrá que lidiar con un largo proceso para tratar de demostrar su inocencia.

Hay que decir que la primera fianza solicitada por el juez a Norma N. fue de más de once millones de pesos, pero dicha cantidad fue modificada porque el monto era desproporcionado y exagerado.

Y si en realidad alguien piensa que un ex alcalde va a pisar la cárcel, mejor que busque un buen sillón y que espere sentado porque eso difícilmente pasará.

Las debilidades de la coalición PAN, PRD y MC

.

Aunque muchos tienen confianza que la alianza del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano cuajará y dará buenos resultados electorales, también hay quienes piensan que los resentimientos de políticos, sus candidatos y los conflictos internos de esos partidos dinamitarán sus posibilidades de lograr posiciones en los comicios del primero domingo de julio.

frente anayista

Si hay una característica que tiene la clase política en Tlaxcala es que sabe simular muy bien, por lo que panistas, perredistas y militantes de MC no tuvieron ningún problema para asistir el pasado sábado a una reunión y mostrar su apoyo al virtual candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya Cortés.

Los políticos dejaron sus resentimientos, odios y diferencias no porque estuvieran invadidos por los sentimientos de las fiestas de fin de año y del día de reyes, sino porque así les convenía a sus intereses.

Muchos se prestan al juego de la supuesta democracia que esos partidos pretenden vender a los electores, cuando se sabe que Ricardo Anaya se autoimpuso como candidato y que las nominaciones para el Senado y las diputaciones federales para Tlaxcala serán producto de un acuerdo cupular y no de procesos internos democráticos.

Adriana Dávila Fernández, dueña del PAN en Tlaxcala estuvo seria y sentada en primera fila. Fue una de las pocas panistas que a nivel nacional se opuso a la coalición electoral con el PRD y Movimiento Ciudadano, sin embargo optó por mantenerse institucional y acudir al evento, lo que hace pensar que sigue viva la posibilidad de aparecer en un buen lugar en la lista de candidatos a diputados plurinominales por la cuarta circunscripción.

La panista si bien asistió al encuentro donde Anaya fue apapachado eso no quiere decir que moverá un dedo por la mencionada coalición, sobre todo cuando se habla que el PRD encabezará la fórmula por el Senado con Alberto Amaro Corona, quien en los pasados comicios por la gubernatura fue fiel aliado de la ex perredista Lorena Cuéllar Cisneros.

Dávila Fernández no olvida ni perdona la guerra sucia que enfrentó por parte del PRD. Tampoco moverá la estructura electoral que tiene para que políticos convenencieros como Minerva Hernández Ramos lleguen al Senado –sería la compañera de Amaro Corona-, pues sabe que si la ex perredista y hoy panista gana los comicios tratará de buscar la gubernatura de Tlaxcala en el 2021, situación que le incomoda porque odia la competencia interna.

Al interior del PRD existe malestar por la imposición que la dirigencia de ese partido pretende hacer a favor de Alberto Amaro, quien por más que hizo y gastó no logró crecer en las encuestas. Si en el sol azteca respetan las reglas para elegir a sus candidatos, entonces la nominación para el Senado estaría entre Santiago Sesin Maldonado y Gelacio Montiel Fuentes.

Habrá que ver si esos dos perredistas aceptan la imposición de Alberto Amaro y terminan negociando uno la dirigencia estatal del PRD y el otro la diputación plurinominal para el Congreso del estado.

La tendencia electoral que tiene la coalición conformada por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano es alentadora en este momento porque se ubica en el segundo lugar de las preferencias a nivel estatal, pero esa realidad podría cambiar una vez que el PRI designe a sus candidatos al Senado y a las diputaciones federales y locales.

En una semanas más veremos qué tanta fuerza electoral tiene ese frente, porque lo que se vio el sábado no asustó a nadie, mucho menos con esos discursos que ubican a los gobiernos del PRI como los peores, cuando algunos de los políticos presentes en el evento anayista han sido aliados de mandatarios priistas.

Refugio Rivas, líder de Movimiento Ciudadano, fue testaferro del gober precioso de Puebla Mario Marín Torres. Juan Manuel Cambrón Soria, dirigente del PRD operó en el 2010 la campaña negra que el hacendado Mariano González Zarur tenía contra Adriana Dávila, el PAN y el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz.

De los virtuales candidatos del frente para las senadurías y las diputaciones federales pronto hablaremos, porque aunque se sientan los políticos a vencer en los comicios de julio, en realidad ninguno ha mostrado un crecimiento y una fortaleza que haga pensar que puede ganar.

La inseguridad el lastre que heredó el gobierno de Mariano

.

Si hoy el problema de la inseguridad es percibido por la mayoría de los tlaxcaltecas, su origen está relacionado con el gobierno de odios y resentimientos de Mariano González Zarur, quien por seis años castigó a los policías estatales y dejó de aprovechar los fondos disponibles para mejorar las condiciones salariales de los uniformados y adquirir equipo y tecnología de vanguardia.

herve

El desmantelamiento de la policía estatal por parte del gobierno que encabezó Mariano González Zarur nunca será reconocido por la administración de Marco Antonio Mena Rodríguez, quien en su primer año pudo comprobar que el rubro de la seguridad fue olvidado y maltratado por su antecesor.

No sólo encontró que el número de policías estatales no cumple con las especificaciones de 1.8 uniformados por cada 1000 habitantes, sino detectó el malestar que existe entre los elementos por los bajos salarios y la falta de capacitación y servicio médico.

Si bien el problema de la inseguridad es nacional, la realidad es que Tlaxcala no ha escapado a esa tendencia porque los ilícitos han ido a la alza, evidenciado aún más las limitaciones que existen en el estado para enfrentar adecuadamente a los delincuentes.

Al concluir el gobierno panista de Héctor Ortiz Ortiz se hablaba que el número de policías estatales era de 2 mil elementos, sin embargo ese número no se mantuvo en la administración del hacendado Mariano González que optó por llevar a cabo el despido de más de 800 uniformados.

Esos despidos se dan en el primer año de ese gobierno luego del movimiento que realizaron los policías estatales para exigir mejores salarios y condiciones laborales. La represión oficial se hizo presente y con ayuda del gobierno federal esa protesta fue eliminada, para lo cual varios elementos fueron perseguidos y encarcelados y otros más muertos.

En un dos por tres el egocéntrico Mariano González logró los ahorros que pretendía y decidió mantener sólo a 1,200 policías, pues los indicadores de esas fechas confirman que Tlaxcala se ubicaba entre los estados más seguros del país.

A un político como González Zarur que gobernaba con el estómago no se le podía exigir decisiones inteligentes, de ahí que fiel a su estilo optó por castigar los siguientes años de su gestión el rubro de la seguridad, al grado que dejaba de ejercer los recursos que recibía para ese sector para regresarlos a la federación y luego solicitar su devolución para gastarlos discrecionalmente en otras necesidades que implicaban un negocio para él.

Esa es una de las razones por las cuales el pago que reciben actualmente los elementos estatales -7 mil 187 pesos mensuales- se ubica por debajo de la media nacional que es de 9 mil 993 pesos.

Las promesas para mejorar la seguridad en Tlaxcala deben dejar de ser buenos propósitos y traducirse en hechos concretos, porque si Herve Hurtado Ruiz, responsable de la seguridad en el estado, piensa que con una campaña mediática va a resolver el problema de la inseguridad está equivocado.

Si el funcionario presume que existe mayor tecnología, capacitación y estrategia, entonces que eso se traduzca en resultados concretos y en los indicadores que maneja el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, porque mientras no sea así el trabajo de ese ciberpolicía sólo será pura simulación.

Pareciera que para Herve Hurtado el 2017 no existió y de acuerdo con la difusión de un video institucional de la Comisión Estatal de Seguridad el 2018 será el año en que si se verá la seguridad en Tlaxcala. Será.

El Senado en Tlaxcala podría seguir en poder de la oposición

.

El PRI en Tlaxcala tiene escasos 45 días para encontrar a sus dos candidatos ideales que puedan ser competitivos para ganar el Senado, de ahí que le urge acelerar el proceso de elección antes de que los abanderados de la oposición sigan creciendo en posicionamiento y en simpatías entre los electores.

partidos políticos
Por el momento no existe una tendencia marcada para que alguna coalición electoral se diga la favorita para ganar el Senado en Tlaxcala, pues aunque hoy en día Morena, PT y el PES encabecen las preferencias, la realidad es que la ventaja de 2.46 por ciento que mantienen sobre el frente conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano es mínima y puede cambiar.

Una vez definidas las alianzas electorales que participarán en los comicios del 1 de julio, se sabe que el PRI junto con Nueva Alianza y el Partido Verde Ecologista de México acumulan el 15.28 por ciento de las preferencias, cifra que lo relega a un tercer lugar de la competencia por las posiciones de la Cámara Alta.

De acuerdo con una encuesta estatal levantada a finales de diciembre, los resultados obtenidos revelan que existe en Tlaxcala un empate técnico entre la coalición integrada por Morena, PT y PES con el frente conformado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, pues mientras la primera obtuvo el 30.03 por ciento de las menciones de los electores tlaxcaltecas, la segunda logró captar el 27.43 de las simpatías.

Los datos anteriores confirman que en Tlaxcala podría existir un voto diferenciado para la elección de presidente de México y para el Senado, lo cual también se haría presente en la elección para diputados federales y locales.

Las tendencias que existen para la elección presidencial no se replican en la elección para el Senado, por lo que a seis meses de los comicios se desconoce si el arrastre de Andrés Manuel López Obrador será determinante para que sus abanderados a la Cámara Alta por Tlaxcala, Ana Lilia Rivera Rivera y José Antonio Álvarez Lima logren el triunfo, como sucedió en los comicios del 2012 cuando Lorena Cuéllar Cisneros y Martha Palafox Gutiérrez se alzaron con la victoria.

Habrá que ver si las simpatías logradas hasta el momento por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano se mantienen en las próximas semanas una vez que definan a sus candidatos oficiales, ya que algunos lejos de sumar votos en realidad restan apoyos, como es el caso de la ex perredista y hoy panista Minerva Hernández Ramos, quien como diputada federal se ha dedicado a apoyar a alcaldes dispuestos a solapar supuestos negocios realizados con la gestión de recursos para obras públicas.

También será necesario conocer quiénes serán los nombres de los candidatos priistas para el Senado, pues pensar que el partidazo no dará la pelea por esas posiciones sería iluso, toda vez que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez está más que comprometido a entregar buenas cuentas.

Los priistas mejor posicionados para el Senado son la ex gobernadora Beatriz Paredes Rangel y la presidenta municipal de Tlaxcala, Anabell Ávalos Zempoalteca, seguidos del gris y sumiso dirigente de ese partido en la entidad, Florentino Domínguez Ordoñez.

Más abajo se encuentra la actual secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, quien al parecer ya renunció a sus aspiraciones para convertirse en senadora al tener otras prioridades en su vida.

Ricardo García Portilla y Mariano González Aguirre son otros dos priistas que se mueren por convertirse en candidatos a senadores, sin embargo los números que alcanzan en las mediciones que se han realizado para evaluar a los probables aspirantes no les favorecen, pues siempre se ubican en los últimos lugares en conocimiento y aceptación.

Pronto veremos si el PRI dará la pelea por el Senado. Los candidatos será la clave para saber si quiere competir o sólo participar en los comicios.

Meade y el PRI en Tlaxcala desangelados

.

El precandidato ciudadano del PRI a la presidencia de México José Antonio Meade Kuribreña simplemente no puede despegar, lo cual resulta preocupante porque los días pasan y su nominación sigue sin prender a los electores, quienes en su gran mayoría consideran a Andrés Manuel López Obrador como la mejor opción para ganar las elecciones de este año.

1bdb92c4-b069-4438-9264-28cb62c90a9f

Un PRI selectivo y sin verdaderos operadores políticos fue el que llegó al salón Joaquín Cisneros el pasado viernes a arropar al precandidato ciudadano a la presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, lo cual no es buena señal si en realidad ese partido junto con sus aliados pretende superar los 250 mil votos que requiere para disputar el Senado y la elección presidencial en Tlaxcala.

Aunque los escribanos oficiales hablan de que el ex secretario de Hacienda conquistó a los priistas tlaxcaltecas, lo cierto es que la gran mayoría de personas que acudieron al evento oficial encabezado por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez eran servidores públicos de la administración estatal y de algunos ayuntamientos, quienes fueron obligados a asistir como porristas del precandidato.

A los auténticos militantes y operadores que acudieron por voluntad propia no se les permitió la entrada al recinto, pues alguien tuvo la brillante idea de aplicar un filtro para impedir que se colaran priistas identificados con otra corriente política diferente a la que hoy detenta el poder en el estado.

La burocracia estatal que asistió al evento buscó a los reporteros para dejar sentir su malestar no sólo porque fue obligada a echar porras en su periodo vacacional, sino porque su aguinaldo fue recortado sin ninguna explicación oficial. Con ese trato que recibimos no nos pueden pedir que respaldemos al PRI y a sus candidatos en los comicios de julio, fue la queja recurrente que externaron.

Los discursos fueron en exceso triunfalistas y sin perder el estilo priista hicieron referencia a realidades que sólo los dirigentes y gobernantes emanados de ese partido ven en el estado y a nivel nacional.

El mandatario estatal Marco Mena aseguró que el PRI ganará Tlaxcala y desdeño a la oposición. Ya se involucró abiertamente en el proceso electoral y sobre él recaerán los triunfos, pero también las derrotas.

José Antonio Meade sigue sin crecer y mantiene una enorme mediocridad. Simplemente tuvo temor de mencionar por su nombre a su amigo el ex gobernador Mariano González Zarur y recurrió a datos falsos en materia de seguridad.

El ex funcionario federal en gobiernos panistas fue incapaz de poner un tema propio en la agenda mediática y como ya es costumbre recurrió a la descalificación del Frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para defender la Ley de Seguridad Interna y así ganar nota en los medios nacionales.

Lo que cada vez es más notorio es que el precandidato priista debe recurrir a su esposa Juana Cuevas Rodríguez para tratar de ganar simpatías en eventos priistas y entre ciudadanos, sin embargo alguien debería decirle a Meade Kuribreña que los mexicanos votan por un presidente, no por una pareja presidencial.

O si de plano la esposa es más brillante, carismática e inteligente que José Antonio Meade, entonces que el PRI y sus aliados registren a la mujer como su candidata y que su marido regrese a ser el funcionario honesto que dicen siempre ha sido, porque su precampaña no enciende ni emociona a nadie.

Con esa mediocridad del PRI y su precandidato difícilmente darán pelea a Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de Morena en Tlaxcala.