[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘señorío tlaxcalteca’

Que tal la irrupción del jefe Diego en la ilegalidad del panismo tlaxcalteca!!

.

El PAN deja suelto el cabo de la inconveniencia de seguir teniendo un dirigente falto de calidad moral, como lo es Alberto Jiménez Tecpa.

Me llama la atención la tardanza del diputado Sergio González Hernández, para presentar licencia, como parte de la estrategia para camuflar las verdaderas intenciones del orticismo, de impulsar al legislador Julián Velázquez Llorente.

Vaya complejidad que acompaña a renunciar a una de las comisiones legislativas más importantes de San Lázaro, como lo es la de Salud. Creo que el compadre número uno impidió que el compadre número dos siguiera su ruta ascendente –incluso, se maneja a Velázquez como sustituto de José Ángel Córdova Villalobos en la Secretaría de Salud.

Tal acción nos muestra que por mucho afecto y hasta parentesco que medie, nunca el compadre número dos podrá aspirar a ser más que el uno. Llámele como quiera. Política anquilosada, costumbre del pleistoceno o, el panismo más priísta del que se tenga memoria.

Y sin embargo, está dando resultado.

Aunque, cuidado. La democracia interna del PAN se ha sobrepuesto por decenios a intentos semejantes.

Y aquí la duda es, si con todo y que es Tlaxcala la única plaza segura para el PAN, este permitirá el “aiga sido como aiga sido”, como parte de las medidas desesperadas de Cesar Nava para asegurar por lo menos una gubernatura, ante la inminente tragedia electoral que le aguarda en las 12 entidades donde habrá elecciones este cuatro de julio.

A ver, nada más imagine usted que Adriana Dávila, contase con los servicios del despacho encabezado por el jefe Diego. Ándale, entonces la judicialización de cada candidatura esta en puerta y con ello, la más estrepitosa caída del proyecto albiazul, hoy por hoy aparentemente seguro.

Comprobamos que para los panistas no hay peor enemigo que otro panista, pues saben ellos muy bien de sus puntos débiles. Ora sí que hay que tomarle sabor a la derrota, si con ella se demuestra que uno es muy digno. Sí señor.

Así que la traviesa e incómoda Adriana, resulta a estas alturas la piedra en el zapato orticista que le inhibe de una manipulación completa, de una dominación que, nada más hay que ver a Adolfo Escobar haciendo campaña para diputado local o, a Sergio González ofreciendo mil disculpas por la licencia tardía.

Digamos que el control total en el PAN es imposible.

Y no valen edificios regalados aprovechando a un dirigente ladino –como resultó Alberto Jiménez– cuya pasividad y entreguismo le han significado ganancias exponenciales.

En otras palabras, hacerse tonto genera riqueza.

Conste que el agarrón será de antología y que, la derrota por semejante liviandad será llorada por muchos, seguros de que estar en la bola es garantía de alargar su estancia pegados a la ubre presupuestal.

Cena de financiamiento en el Arlequín, ¿y la autoridad electoral?

.

Suena más a un negocio cortoplacista que al verdadero deseo de figurar entre aquellos y aquellas con años acumulados de experiencia.

Si a los empleados de la Semarnat, de la Conagua y del INAH les hubiesen dado a escoger, seguro habrían preferido emplear su dinero en cosas menos improductivas que comprar boletos para la cena de recaudación de fondos de una campaña política.

Fueron mil boletos con un costo de mil pesos cada uno que irán a dar a la cuenta de una ex diputada federal quien por cierto, omitió enterar de esta hábil acción de financiamiento a las autoridades electorales.

A lo anterior hay que sumar la promoción de su imagen y la permanencia de fotografías espectaculares a lo largo y ancho de la entidad.

Según se aprecia, estas acciones se están dando con plena conciencia y siempre ubicadas en el filo de la navaja, pues para muchos esos actos son claras violaciones a la ley y para otros se encuentran dentro del estado de derecho.

Quienes suponen que en la política se avanza mediante el descontón impune y que las campañas pueden iniciarse anticipadamente, pueden llevarse una sorpresa si prosperan las quejas o denuncias que se presenten por esos hechos.

Por lo tanto, la cena de financiamiento con mil boletos de mil pesos, enjaretados a empleados federales, contiene tantas faltas jurídico-electorales que resulta ocioso abordar  cada una de ellas.

Pero no es el único caso, pues nadie podrá negar que la alcaldesa de la ciudad capital, Lorena Cuéllar Cisneros, utilizó su informe para promover su candidatura al gobierno del Tlaxcala.

En fin, las acciones de los que aspiran a gobernar este estado ahí están y ahora corresponderá a los actores políticos decidir si presentan las denuncias correspondientes para ver si los nuevos consejeros electorales tienen los tamaños para garantizar unos comicios apegados a la legalidad.

La elección tiene aroma de mujer

.

Los viejos amargados nada tienen que hacer en la elección de julio.

Hay evidencias que nos llevan a sostener que será Lorena Cuéllar Cisneros, la candidata del PRI al gobierno de Tlaxcala. Y esas evidencias  van desde el silencio de Beatriz Paredes, cargado de la peor vibra a la persona de Mariano González Zarur –antes de que hábilmente afirmara que nadie está descartado-, hasta la reconstruida relación a través de Lorena, con el grupo Cisneros, que la culpó de la derrota en 1998, cuando José Antonio Álvarez Lima, generó las condiciones para hundir a un Joaquín que, a partir de entonces sólo tuvo rencor para él.

Entonces, nadie habría apostado a que con el tiempo la singular Beatriz borraría la afrenta de su memoria y sumase a Lorena Cuéllar, la sobrina del líder del grupo Cisneros a su causa.

Aderezada con el sabor  y la complicidad de género, la alianza Paredes-Cisneros apuntala la propuesta para sentarse a la mesa con su contraparte perredista, seguramente encabezada por Minerva Hernández Ramos y, pugnar entonces, por el póker definitorio, en el cual una u otra mujer deberá mostrar tamaños para dejar subir a su contraparte, para conseguir una verdadera alianza con posibilidades de competir al orticismo y su recién apuntalada imagen con tractores y maquinaria en concentraciones a las que ya no se veía.

Se antoja que de los tres (un panista y dos priístas-perredistas) se perfile una elección  entre dos, de pronóstico reservado. He ahí la verdadera posibilidad de una votación histórica porque los adversarios resultarán con un excelente nivel.

Viene aquí la sugerencia a Mariano, su rencor y a pesar de ello, los cientos que lo siguen para que entre en una etapa de reflexión que lo sume, con su bola de años y evidente deterioro, a una alianza ganadora. Dado su desfazamiento, eso es lo que le convendría. Mas viendo el escenario al cual Mariano es capaz de diseñar, ya lo veo pugnando por una limitada coalición con más formas mesiánicas que efectivas, encapsuladas en el desplante y la agresión, pero justificadas como método para restar a quien llegase a despuntar en la alianza PR-PRD.

Nada más destructivo que ver a un hombre ahogado en el odio haciendo política.

Ya me imagino la reacción al mutismo beatricista cuando fue él el tema de un cuestionamiento. Desprecio absoluto; descalificación y claro, frustración.

Y las circunstancias son en este momento inmejorables para las mujeres.

Supongamos que la diputada Perla López Loyo, sea la ungida en el PAN. Pues va a contar con la capacidad de movilización como la que recién vimos y la posibilidad de movilización, por lo menos igual a la de la elección del pasado julio, cuando el albiazul avasalló.

O sea, esto va tomando forma, forma de mujer.

Y los viejos amargados nada tienen que hacer en las boletas.

Vaya si Lorena ha tenido talento para resarcir la amistad con Beatriz. Descalificarla en el 98 fue deporte para su grupo. Y Beatriz aguantó y aguantó.

Y para 2004, tuvo que aguantar más. Otra pedrada a manos de su ex secretario particular Héctor Ortiz Ortiz.

Hoy, Ortiz condena la reelección de gobernadores, aun por interpósita persona. Yo creo que lo hace cruzando los dedos. Veo a Perla jugando un papel preponderante. Igual a Julián Velázquez, pero, él tiene otros encargos del nivel más alto.

Insisto. La elección tiene aroma de mujer.

De dos a cuatro, las zonas de desarrollo Puebla-Tlaxcala

.

Primero terminaron el corredor Texmelucan-Villalta-Tlaxcala; en esto están en el Tlaxcala-Zacatelco-Fábricas, faltan Santa Águeda y Natívitas.

Dicen que los buenos oficios del secretario de obras de Tlaxcala Adalberto Campuzano Rivero, se dieron en las mesas de negociaciones con sus similares de Puebla, para acordar el destino del Fondo Metropolitano.

Resultado de ello, que aquí empleemos los 75 millones de pesos que nos corresponden de dicho fondo a la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales y que, nuestros vecinos empleen lo suyo en la ampliación de las dos carreteras que comunican a la Angelópolis con Tlaxcala, vía Panzacola, es decir, la que pasa por el rastro de Puebla y la llamada Fábricas.

Las obras van a comenzar en enero y en ellas se nota la diferencia en la aplicación de recursos del ejercicio pasado, cuando el municipio de Puebla devoró la mayor parte del recurso. Y ni siquiera benefició a comunas vecinas de su entidad, sino que se lo agandalló.

Pudo hacerlo porque las reglas de operación carecían de la formalidad que ya les dieron los gobernadores Marín y Ortiz. Y siendo honestos porque el priísta Campuzano y su muy peculiar estilo de, lo tomas o lo dejas, se comió a los segundones del área de obras públicas del gobierno poblano que acudieron en lugar del titular.

Así que, emprenderla de Tlaxcala a Puebla, vía Zacatelco, es cada vez más recorrer una de las zonas más ricas del oriente mexicano, donde la transformación es evidente, donde los otrora changarros fueron sustituidos por distribuidoras y fábricas, mientras que las textileras no actualizadas pasaron a la historia y hoy se aprestan a recibir nuevas inversiones.

Creíamos que era imposible cambiar los eternos viajes de dos horas entre ambas capitales a lo que hoy es posible gracias a una carretera amplia, ordenada, con menos topes, más puentes peatonales y más oportunidades de hacer negocio. Y aunque todavía faltan tramos por construir, vale la pena la espera de lo que será un circuito impresionante.

Por si fuera poco, a partir de Barranca Honda por fin veremos la ampliación de la carretera que pasa por el rastro. Una zona llena de deshuesaderos y lotes baldíos que también se dedicó a albergar prostíbulos de mala muerte, pero hoy, quienes los poseían como la tierrita, ahí llena de hierba, verán que su predio se transforma.

Igualito pasó en la carretera de San Martín Texmelucan a Villalta Tlaxcala, donde la transformación nos hace pensar que llegamos a un estado con algo nivel de desarrollo. Por si fuera poco, es ahí donde cada martes se efectúan las vendimias de ropa, autos, perecederos y ganado más impresionantes de la región, con la visita de comerciantes del DF, Estado de México, Morelos, Hidalgo y hasta Veracruz.

Desde luego, Tlaxcala es anfitrión en esos tianguis, aunque la mayor parte de ellos se ubican en Texmelucan.

Ahora, ahí que poner la vistas en dos rutas estratégicas: Xoxtla-Tetlatlahuca-Tlaxcala y Aeropuerto-Natívitas-Tlaxcala. Ambas son los caminos más cortos entre Puebla y Tlaxcala. Las dos ya se encuentran en la mesa de los especialistas dedicados a observar desde el satélite las alternativas de vivienda e industrialización.

Así que no son dos los corredores susceptibles de recibir millones de la federación para entrar de lleno al desarrollo, sino cuatro, con miles de hectáreas cuyos propietarios fueron en su momento acasillados de las haciendas  que aún nos muestran sus cascos como, recuerdo de la opulencia, pero bellísimos desde un ámbito de la arquitectura relacionada con el turismo.

Llegó la hora del cambio generacional

.

Una mixtura del echeverrismo multitudinario y el “aiga sido como aiga sido” resulta de la trilogía actualizada Velázquez-Ortiz-Velázquez.

Con la incorporación de Antonio Velázquez Nava al PAN, el nombre de este entraría de lleno al juego político de la sucesión, en un entorno que en pocas semanas se fue transformando, con una cauda de factores facilitadores, esos que suelen darse cuando hasta las condiciones climáticas son favorables.

Supimos del interés albiazul por incorporar a sus filas a quien hoy se desempeña como secretario de Fomento Agropecuario. De confirmarse, necesariamente habrá que conjugarlo con el compromiso que crece entre el diputado federal Julián Velázquez Llorente y el presidente Felipe Calderón para incorporarlo como secretario de Salud, en sustitución de José Ángel Córdova Villalobos, quien ya planea su separación de ese cargo, para buscar la candidatura a gobernador de su natal Guanajuato y contender en la elección de 2012.

Y la trilogía Velázquez-Ortiz-Velázquez, puede adelantar el inexorable cambio generacional, al que aquellos personajes angustiados por lo que no conocen, renunciaban sin la mínima oportunidad de debate.

El crecimiento del cachorro del orticismo se fue dando sin tregua. Ciertamente en un entorno discreto, pero su consistencia fue indiscutible. Lo ha de demostrar con la última entrega de apoyos a este sector, el próximo 27 del actual, al darse la concentración que mezcle la irrenunciable carga tricolor del echeverrismo con el pragmatismo calderonista, en plena vigencia del “aiga sido como aiga sido”, cuando en perspectiva se advierte una elección harto complicada, donde la operación beatricista para fraguar una alianza entre PRI y PRD es, hoy por hoy el máximo desafío del orticismo-panismo-velazquismo.

El río dejó correr bastante agua.

Aunque otros personajes insisten en escenarios de cuentos de hadas, la madre de todas las batallas electorales en Tlaxcala comienza a tomar forma. De batirse en duelo solo dos personajes, aglutinando cada cual a los grupos más poderosos y a los partidos más convenientes, esto se avizora de pronóstico reservado.

Si por el contrario, la senectud de uno que insiste en seguir figurando lo convence de que él es, llevará la elección a tercios y, sencillamente no podrá conseguir sus obsesiones antiorticistas, porque de él depende el surgimiento de una tercera opción, tan debilitada como su propia integridad y tan enfrentada  al desfasamiento generacional, ese al cual la trilogía que citamos al principio parece estar superando.

Es la lucha de los viejos obcecados contra los jóvenes corregidos y aumentados. El cambio generacional que se presenta con los más estruendosos dolores de parto, porque los viejos se resisten hasta que los jóvenes los revienten.

He aquí la vigencia cobrada por la garantizada distancia del dirigente nacional panista, César Nava a la elección tlaxcalteca y el indiscutible Merlín Ortiz, infalible para ellos, los panistas, afectados por el fenómeno de muchachitos pendencieros, cuyo centro del huracán no tocó ni un pelo al panismo-orticismo en la contienda del pasado julio, cuando avasalló.

Todavía no les cae el veinte a los viejos. Y yo creo que no les va a caer. Unos, como Rubén Flores Leal, cambiaron el rumbo, muy a tiempo. Y enfilaron sus activos hacia esta nueva versión híbrida del panismo inserto en una nueva generación para la cual el fin justifica los medios.

Una amenaza que Aurora Aguilar pretende consumar con un acto arbitrario

.

Sin ninguna explicación, la encargada del despacho de la Delegación del ISSSTE pretendió correr al Tesorero del Instituto, sólo porque no la apoyó en sus aspiraciones en la asamblea estatal del PAN para elegir consejeros.

La venganza es un platillo que se come frío. Quizá nadie le ha dicho esa frase a la aún encargada del despacho de la Delegación del ISSSTE en Tlaxcala, Aurora Aguilar, quien el pasado viernes trató de despedir de la manera más arbitraria al Tesorero del Instituto.

Sin más explicaciones, la funcionaria federal le comunicó que estaba despedido y que necesitaba su renuncia. La respuesta del Tesorero no pudo ser otra. No le doy la renuncia y si me quiere despedir presente los argumentos que justifiquen la rescisión de mi contrato.

Obvio, la postura del funcionario provocó, como ya es costumbre, la ira de Aurora Aguilar, quien aún así decidió enviar a las oficinas centrales del ISSSTE la baja del Tesorero del  Instituto, pero sin que ese documento fuera acompañado con la renuncia o los motivos jurídicos para despedirlo.

La decisión de Aurora Aguilar no sólo llama la atención por la prepotencia con que hace las cosas, sino porque demuestra que como política es una intolerante que se deja guiar más por el hígado que por la cabeza, además de que es incapaz de aceptar su derrota en los procesos internos del PAN.

Y me explico, en la pasada asamblea estatal del PAN para elegir consejeros, la funcionaria federal amenazó a los empleados del ISSSTE que asistieron a ella con despedirlos si es que no apoyaban a su grupo, amenaza que intentó cumplir el pasado viernes.

El Tesorero apoyó al grupo identificado con la ex diputada federal Adriana Dávila y aunque también buscó ser consejero estatal, no obtuvo los votos suficientes para ganar una posición en ese órgano partidista.

Lo peor es que Aurora Aguilar podría enfrentar la segunda demanda ante la Procuraduría General de la República por su actuación como funcionaria del gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa.

En la actualidad, se integra una averiguación previa por abuso de autoridad, misma que presentó en septiembre pasado Rafael Andrade, quien se desempeñaba como subdirector Administrativo en la delegación del ISSSTE.

Ese ex funcionario argumentó en su denuncia que el pasado 31 de agosto fue desalojado de manera violenta de sus oficinas por Aurora Aguilar y los guardias privados de seguridad. También recibió una serie de amenazas por parte de la funcionaria.

El Tesorero junto con otros funcionarios y personal de la delegación de ISSSTE podrían presentar varias denuncias contra Aurora Aguilar por el ejercicio indebido del servicio público, las cuales de prosperar serían el pretexto que necesitan en México para darle las gracias, sobre todo ahora que se conoce su perfil psicológico, el cual, le juro, le daría miedo al mismo Dr. Hannibal Lecter.

La candidatura del PRI al gobierno de estado una prioridad para Mariano

.

Mariano González ya aprendió y no cometerá los errores del pasado, por lo que trabaja en las alianzas que le permitan cumplir su sueño de gobernar Tlaxcala.

Mariano González está decidido a conseguir no sólo la candidatura del PRI al gobierno de Tlaxcala, sino hacer realidad su sueño de dirigir los destinos del estado, de ahí que cada día está dedicado a tejer las alianzas que le permitan sumar más voluntades a su causa.

El ex candidato a la gubernatura no cometerá los mismos errores en los que incurrió en la pasada elección cuando perdió frente al actual mandatario estatal Héctor Israel Ortiz, por lo que busca que su nominación tenga el respaldo de diferentes grupos y sectores de la sociedad tlaxcalteca.

Aunque tiene información de que la líder nacional del PRI, Beatriz Paredes, impulsa y apoya las aspiraciones de la actual presidenta municipal de Tlaxcala, Lorena Cuéllar, lo cierto es que el ex diputado federal presionará para que el candidato sea electo en una consulta abierta o en una asamblea de delegados.

A diferencia de otros aspirantes a la gubernatura de Tlaxcala, el priista por el momento no está preocupado en su posicionamiento, sino en asegurar su nominación como aspirante del PRI. Sabe que los ciudadanos del estado lo conocen y que en una intensa campaña mediática de corto plaza recuperara su presencia entre los electores.

Si la alcaldesa de Tlaxcala, Lorena Cuéllar, quiere contender por la gubernatura en los comicios de julio de 2010, tendrá que mandar señales más claras y contundentes a los priístas y electores de estado, porque quizá su posicionamiento no sea suficiente para obtener la candidatura.

Es decir, para enfrentar al PAN en Tlaxcala que es gobierno, se requiere de una estructura y operadores en todo el estado, elementos que si se ven en la estrategia de Mariano González y no en la de Lorena Cuéllar.

Hay que tener presente que el PRI viene con un impulso a nivel nacional que lo hará competitivo en Tlaxcala y quienes piensen que en julio no dará la batalla por la gubernatura está equivocado, de ahí que la prioridad de Mariano González sea la de lograr la candidatura.

La alianza Dávila-González tiene canicas para buscar la dirigencia estatal de PAN

.

Hoy se abre la posibilidad de que existan dos candidatos para la dirigencia estatal del PAN, una vez que el grupo de Adriana Dávila y Sergio González demostraron que pueden disputar esa posición al grupo del gobernador.

Tras los resultados de la elección de consejeros estatales del PAN, los operadores del gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz Ortiz, no deben estar muy tranquilos, pues si son honestos tendrán que reconocer ante su jefe que existe la posibilidad de perder el control de la dirigencia estatal del partido.

La alianza establecida entre el ex secretario general de Gobierno, Sergio González y la ex diputada federal , Adriana Dávila, resulto más redituable de lo que ellos esperaban, debido a que en estos momentos casi tienen el control del 50% de los miembros del Consejo Estatal del PAN.

Y con esa cifra, la alianza González-Dávila estudia la posibilidad de presentar un candidato a la dirigencia estatal de partido, situación que hasta el sábado por la noche estaba descartada por lo difícil que sería ganar esa posición al grupo de Héctor Ortiz.

Sin embargo, los operadores del orticismo fallaron el pasado domingo y no pudieron evitar que Adriana Dávila se colara como miembro del Consejo Estatal. Según las cifras de esa alianza, llegar juntos les representó entre 27 y 28 consejeros de los 60 que fueron electos.

Con tal respaldo, ese grupo buscará la dirigencia estatal del PAN en Tlaxcala y tratará de llevar a uno de los suyos a esa posición, de ahí que desde la misma noche del domingo esos panistas iniciaron la búsqueda de la persona que podrían impulsar.

Los enviados del CEN del PAN tomaron nota de lo acontecido el domingo y palparon que la unidad de PAN en Tlaxcala podría perderse rumbo a los comicios de 2010 ante la rivalidad que existe entre los grupos.

La disputa por la dirigencia estatal y después  por la candidatura al gobierno de estado puede representar un desgaste, que los adversarios políticos pueden aprovechar para tratar de sacar al PAN del gobierno de Tlaxcala.

Leonor Romero y Aurora Aguilar, dos tipas de cuidado

.

La unidad será un factor clave en el PAN para poder retener el gobierno del estado, sin embargo ese elemento podría estar en riesgo por la polarización que existe entre los grupos de ese partido.

La  confrontación que se vivió ayer en la asamblea del PAN para elegir consejeros estatales es tan sólo una pequeña muestra de lo que está por vivir ese partido en la designación de su candidato al gobierno de Tlaxcala.

El PAN tlaxcalteca se encuentra polarizado en dos grupos, el del gobernador Héctor Israel Ortiz Ortiz y el que encabeza la ex diputada federal Adriana Dávila. Ambos ya mostraron sus diferencias y rencores, mismas que de mantenerse provocarán la división del partido rumbo a los comicios de julio de 2010.

Es evidente que el proceso interno de PAN para designar a su abanderado será complicado. El gobernador Héctor Ortiz sabe mejor  que nadie que las divisiones generan derrotas y que para mantener el gobierno su partido requiere llegar unido

Pero esa unidad nunca se logrará si políticos identificados con el orticismo descalifican y amenazan a los panistas que muestran simpatías hacia otros militantes ajenos a su grupo, como es el caso de la delegada de la Sedesol, Leonor Romero y la encargada de la Delegación del ISSSTE en Tlaxcala, Aurora Aguilar.

La primera lanzaba consignas y descalificaciones contra Adriana Dávila y no dejaba de operar para que la ex diputada federal no fuera electa como miembro del Consejo Estatal del PAN. La segunda, no paraba de amenazar a los empleados del ISSSTE. “Si apoyas a otros candidatos a consejeros ajenos a nuestro grupo de corro”, gritó en repetidas ocasiones.

Para desgracia de  ambas funcionarias federales, Adriana Dávila obtuvo la votación suficiente para asegurar su posición dentro del Consejo, así como de otros militantes afines a su causa.

Además, la alianza que estableció Adriana Dávila y Sergio González, diputado federal y ex secretario general de Gobierno en Tlaxcala, para llegar unidos a la elección de los consejeros estatales sorprendió a muchos, pues nadie creía que el integrante del grupo de los cuatro fantásticos optará por sumarse al grupo opuesto al orticismo.

Sergio González quizá sabe algo que nosotros no sabemos, de ahí que llama la atención su abierta alianza con Adriana Dávila.

Diciembre y enero serán meses claves para el panismo en Tlaxcala, pues en esos días se conocerá el método que empleará el PAN para designar a su candidato al gobierno.

Según el CEN del PAN, en febrero se conocerá el nombre de su candidato y para ese momento la oposición en Tlaxcala sabrá si es posible o no ganar la gubernatura del estado.

No pido un peso más, sólo que no me quiten: Héctor Ortiz

.

El gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz fue el único de los mandatarios estatales que no solicitó un mayor presupuesto para la entidad, como si aquí no hubiera problemas ni rezagos que urge atender.

La posición asumida ayer por el gobernador de Tlaxcala, Héctor Israel Ortiz Ortiz, ante los integrantes de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, sorprendió por el desinterés que mostró para lograr más recursos económicos para la entidad más pequeña del país.

Mientras mandatarios como Enrique Peña Nieto del Estado de México, Mario Marín Torres de Puebla, Juan Sabines Guerrero de Chiapas,  Félix Arturo González Canto de Quintana Roo, Ivonne Ortega Pacheco de Yucatán, Fernando Toranzo Fernández de San Luis Potosí y Eugenio Hernández Flores de Tamaulipas solicitaron más recursos públicos, el gobernador de Tlaxcala no pidió un peso más, sólo que no le quiten.

Todos los mandatarios que desfilaron por la Cámara de Diputados presentaron proyectos y justificaron sus demandas de incremento en sus presupuestos, de ahí que la actitud de Héctor Ortiz llama la atención porque pareciera que gobierna un estado donde no hay necesidades ni  pobreza.

Por ejemplo, Juan Sabines Guerrero solicitó un presupuesto de 23 mil 125.4 millones de pesos, en términos nominales, el cual registra un aumento de mil 298.6 millones de pesos respecto al monto aprobado en 2009.

El gobernador del estado de Quintana Roo, Félix Arturo González Canto, pidió a la Comisión de Presupuesto cinco mil 973 millones de pesos para proyectos de infraestructura carretera, aérea, hospitalaria y ecológica.

La mandataria de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, solicitó a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública dos mil 842 millones de pesos, con objeto de sacar adelante 25 proyectos de inversión de infraestructura prioritarios para la entidad.

Las solicitudes de mayores recursos de todos los gobernadores fueron consignadas en boletines de prensa que elaboró el área de Comunicación Social de la Cámara de Diputados, sin embargo la presencia del mandatario tlaxcalateca fue ignorada porque simplemente no presentó nada.

El periódico El Universal destacó esa actitud de la siguiente manera:

Fue la visita de Peña Nieto la que provocó los tumultos. Llegó en helicóptero. Le esperaban sus diputados, y los de otros estados, y personal administrativo, la mayoría mujeres. El salón de protocolo estaba repleto y hasta se dio la orden de que nadie más podría entrar.

En contraste, el gobernador de Tlaxcala, Héctor Ortiz, tuvo poco público. A los integrantes de la comisión de Presupuesto les dijo que no quiere más recursos, no pide un peso adicional, sólo que no le quiten.

La posición de Héctor Ortiz tuvo que ser otra, porque para nadie es desconocido que Tlaxcala tiene rezagos que necesitan ser atendidos y para eso es necesario contar con recursos públicos.

En fin, con esa actitud difícilmente Tlaxcala tendrá el desarrollo que todos deseamos.