[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘señorío tlaxcalteca’

Debatan candidatos… no le saquen a exhibir su ignorancia

.

Que los medios mercenarios abran su micro a la confrontación de ideas para espantar al bicho del abstencionismo.

Hace poco, no me sorprendió, el dramático cambio encarnado por la luchadora social Rosalía Peredo Aguilar, sentada a la mesa de aquellos a los que en su momento tuvo en la mira. O sea, disfrutando de las mismas viandas que Luis H. Álvarez (que la malquiere) y Santiago Creel, con quien la hizo de una rota para un descosido.

Ya se veía venir la moda de los partidos en tanto franquicias. Usados como mero trámite, sin más cimiento ideológico que el servir de bastón a los personajes de siempre para asirse del presupuesto, hoy panistas, ayer opositores y seguramente mañana tricolores.

Por eso la propuesta perredista planteada este lunes: debatir ideas, me parece extra urgente para que los medios con apariencia de izquierdones dejen de ser unos mercenarios y aquellos de origen muy conservador, dejen de confundirnos con un manejo enteramente maquiavélico de la información política.

¿Qué pasa con la esencia de los partidos?

Pues, este avance en la democracia nos hizo unos primeros actores en cuestiones políticas. Y los priístas encarnan de maravilla el papel de panistas. Y los panistas la hacen de panistas disfrazados, o sea, qué complejo, ¿no? (como la seño que acude al café disfrazada de alcohólica camuflada porque busca otra cosa y no solo la cafeína del express cortado).

Es sano recuperar los principios. Más hablar con la verdad. El permanente estado de engaño en el que vivimos luego nos hace reconocer logros inverosímiles: “que los candidatos del PAN perdieron credibilidad”, ¡no me digas!, ¿de veras?, ¿se puede perder algo que nunca se tuvo?

Que los micrófonos mercenarios y maquiavelos… ahí perdón, los micrófonos privados y públicos se activen para que a muchos llegue la verdadera confrontación de ideas, así sea como dice el abanderado albiazul del segundo distrito, para expresar, “bendita ignorancia”.

Que con muchos watts se escuche el suplicio de tabasqueños a la voz de “Jilojtla” en lugar de Xiloxoxtla y los clascalas en lugar de Tlaxcalas. Pues si para eso es el micrófono, como decía Salvador Novo, “frío e impasible”, capaz de encuerar las más ocultas pasiones en tu interior.

Pero al defender ideas, entonces afloran los demonios menos imaginados. Y al panista le sale lo comunista y al priísta lo honesto y al perredista lo ordenado.

De eso se trata.

Quién quita y así espantamos al bicho ese del abstencionismo, decidido a subir hasta sesenta por ciento en una elección dominada por la apatía.

Pero que no se culpe de ella a los ciudadanos.

Mejor que se reconozca que es en el engaño como sistema y el dinero como medio que las elecciones como quien dice actualizadas, consiguen los votos del electorado.

Adelante con el debate… que la autoridad electoral deje su mecedora de las pasividades y los partidos el trabajo físico como único mecanismo de activar la energía en sus militantes.


La crueldad del general

.

…sacar frustraciones y recuerdos del baúl para pasarlos a la humanidad de mujeres y hombres con vocación.


De veras que la indignación de los normalistas de la Escuela Leonarda Gómez Blanco, era evidente. Pocas veces se ve semejante organización en demanda de peticiones justas, en contra de funcionarios que dan un destino arbitrario a los fondos que deberían llegar a instituciones como esta, ricas en sangre nueva y con un compromiso social a flor de piel.

Lo que preocupa es que el bello centro histórico de Tlaxcala comience a ser escenario de movimientos de este tipo que se multiplican por la proximidad de las elecciones, pero también por delicadísimas demandas, como la expuesta por comerciantes y artesanos en contra de policías estatales.

He visto la sinrazón como único lenguaje utilizado por policías que emulan al general secretario Leopoldo Martínez García, en eso de la prepotencia y el terror como mecanismo intimidatorio, incluso a la gente buena.

No hay postura más abyecta que la de un militar en retiro abriendo su baúl de frustraciones y sufrimientos para pasarlos por la humanidad de hombres y mujeres con vocación de servicio. Mire que eso de explotar a los becarios enviándolos a maniobras peligrosas es una forma de pasarse de listo y de ganar el mote de El jefe de la mafia, como algunos ya comienzan a llamarlo.

Así que la prudencia debe caber en todos porque unos nos pasamos de rebeldes y los otros de intolerantes, actitudes ambas que a nadie conviene en momentos tan intensos como los que estamos viviendo.

Ni modo de erigirle un monumento a la intolerancia y al terror al general que fue capaz de ir a saquear la bodega del ejido de Altzayanca bajo el pretexto de que había armas. No, lo que debemos hacer es decirle a los militares que son tan humanos como cualquiera y que cada quincena les pagan con el dinero que usted y yo aportamos en calidad tributaria.

Claro, estamos frente a las vacas sagradas retiradas del Ejército. Ya ve, al general Gastón Menchaca Arias –recién nombrado secretario de seguridad en Morelos- le quitamos lo huraño cuando le preguntamos sobre sus correrías para atrapar a Alcides Magaña y, cuando no le quedó más que explicarnos lo de la balacera en tierras michoacanas.

Pues intuyo que el general Leopoldo García también es humano. Y también tiene su corazón. Por eso pretendió liberar a bola de presos, bien peligrosos por cierto, pero aprovechando el momento del rezo y el tesito y la galletita de una fundación bien católica y piadosa de la que forma parte.

Hasta me hace recordar al portentoso Mario Benedetti que, hace unos días decidió dejarnos en este valle de lágrimas: Digamos que te alejas definitivamente/hacia el pozo de olvido que prefieres,/pero la mejor parte de tu espacio,/en realidad la única constante de tu espacio,/quedará para siempre en mí, doliente,/persuadida, frustrada, silenciosa,/quedará en mí tu corazón inerte y sustancial,/tu corazón de una promesa únicaen mí que estoy /enteramente solo/sobreviviéndote.

Afilar machetes en el suelo o desbordar cinismo

.

Si no se detienen las complicidades, va a colapsar el progreso regional

Ser un funcionario joven no tendría porqué hacer paranoico al delegado federal sorprendido con los dedos entre la puerta de la especulación de tierras por el rumbo de San Andrés Buenavista, allá donde la parroquia en forma de barco da la especial sensación de hallarse en una comunidad, cómo le diré…. contrastante, sí, porque entre el lujo de este edificio y la austeridad de la celda donde iba a ir a dar el párroco que plagió varios lienzos hay un largo trecho de detalles, algunos nada agradables, eh.

O sea, por este rumbo se respira la magia y, cualquiera, hasta un sacerdote sucumbe al encanto del olor del dinero. Claro, él accedió a plagiar esas pinturas porque así reuniría más recurso para poder avanzar en la magna construcción de la obrota con babor y estribor, anclas y hasta cuarto de masaje.

Cómo no iba a ceder a la tentación de un Midas como lo es Julio González Muñoz (hablo del delegado, no del cura) si este es un sujeto tan talentoso a la hora de reunir la marmaja que, será un zonzo el que no aproveche la charola de la limosna para emplazar a semejantes personajes a cooperar para la causa (ahora sí hablo del curita).

Mas el ejercicio de expiación ante un tal Rocendo González Patiño, ha de ser , en unos cuantos días, razón para superar el prurito ocasionado por una prolongada exposición a los rayos del sol, en compañía de del siniestro personaje cenesista que, ni ara terrenos ni pizca parcelas, nada más le hace de las de acá a su báscula y se dedica a mermar (o a robar) cincuenta kilos por pesada de camión de cebada antes de irla a dejar a los dominios de don Camilo García Marcos, allá por donde hay unos silos de este tamaño, en los que cabe más de la honestidad que puede entrar  en la humanidad del moranazo ese panista que pasó del volante de la camioneta de su  hoy ex jefa, Aurora Aguilar, al escritorio grandote, con todo y fotos y flores y hasta computadora de esas planas, bien bonitas de veras.

Pues es cuestión de que convenza al Don Rocendo de que nada tuvo que ver con el sembrado de desconfianza para hacer de la zona una especie de potencial  Atenco, nada más que allá, eran machetes los que se afilaban así, mira, así en el piso y hasta chispas sacaban, pero acá en Buenavista han de ser como bolsitas llenas de cinismo las que a la voz de una, dos y tres, se hagan estallar tras inflarlas como bolsita de papel de asmático.

No se vale que por la acción de un chavo metido en eso de cosas buenas que parecen malas (o a la inversa) se corra el riesgo de perder una importante inversión, de hacer el caos en una tierra con vocación como para crear varios miles de empleos, de los que hacen falta en cantidades industriales, ya ves como luce desolada Ciudad Industrial Xicohtencatl.

Con tantita dignidad el que se ha de confesar ante Rocendo González Patiño, ya hubiese renunciado.  Pero ya ves que hoy está de moda que los fucionarios panistas le jueguen al listo y que a veces resulten tan brillantes como ciertos servidores públicos priístas, de esos a los que el líder estatal del PRD, Luis Roberto Macías Laylle, encuentra un parecido espectacular.

A lo mejor en el ejercicio de la confesión consigue mejores cosas para el ejido en Tlaxcala (hablo del padre), sí, porque si todos los ejidatarios se confesaran ante un padrecito le dirían que están arrepentidos de hacerle caso al malo ese de julitoglez y a su secuaz que navega con bandera, sí porque acuérdate en la tierra del barco, que está retebonito y todo lleno de maderas preciosas adentro como si fuera la casa del presidente de Tlaxco, un cuate que se hizo una como mezquita, bien lujosa, tú, pero mejor la dejó a medias porque un día se le metieron los bandidos y le dieron un sostote….

Huele a deuda, entonces debe oler a progreso…

.

Hasta ayer encabezamos la lista de los menos endeudados, que sea para bien.

En Tlaxcala nos vamos a tener que despedir de nuestra calidad de no endeudados. Tras la aprobación de la Ley de Deuda Pública, ya no será posible encabezar la lista de las entidades con números negros.

En 2008 pagamos con puntualidad el único crédito contratado por el gobierno, el cual se destinó a sufragar aguinaldos y otras prestaciones del magisterio. A partir de entonces andamos sin preocupaciones de carácter prendario.

Tienden a imitarnos Tabasco que, con mucho esfuerzo reestructuró su deuda 54.7 por ciento; Campeche, 37.9; Morelos,25.6; Guerrero 20.7; Chihuahua, Sinaloa e Hidalgo con logros mínimos pero con una actitud muy positiva en el tema de ya no deber dinero.

Pero a nosotros nos urge entrarle al asunto de los grandes proyectos.

Dos de ellos son el puerto seco multimodal, en Atlangatepec y el centro de distribución de PEMEX que, efectivamente va a aprovechar nuestra envidiable ubicación para hacer aquí un concentrado de productos y luego enviarlos con los principales consumidores.

Es interesante la ruta de nuestra suerte, por llamarla de alguna forma, luego de participar en las acciones de atracción de la nueva refinería, la cual se va a Tula. Pues no nos fue nada mal porque una vez concretado el importante centro de distribución va a haber muchos empleos y, en consecuencia nuestra economía se va a alzar como ave fénix, porque oiga, la crisis nos ha pegado en serio. Una tras otra.

Así que, a punto de dejar nuestra calidad de no deudores es prudente que nuestras autoridades, nuestros diputados y quienes nos faciliten los recursos actúen en función del verdadero beneficio del estado-

La autoridad, impulsando obras realmente prioritarias y con grandes probabilidades de crear empleos. Aquí no valen obras de relumbrón o para taparle el ojo al macho. Digamos que es un principio alentador tanto el puerto seco como el centro de distribución de PEMEX.

Con ambos, nos subimos a las ligas mayores y dejamos la calidad de Estado asistencialista que ve cómo desaparece el dinero mediante pequeñas ayudas que se diluyen a la voz de viva el legado de Echeverría, sin pasar de lo mismo año tras año.

Y hay uno más: la plaza de la cultura, un importante atractivo en la mejor zona de la capital que seguramente va a representar la visita de miles de turistas, interesados en conocer un complejo de auditorios, teatros, explanadas en un área bien grande, de la cual ojalá salgan en los mejores términos los papás, maestros y quienes los patrocinan en el movimiento de Centro Escolar Lardizábal.

Ya contando con la posibilidad del crédito, mire usted el gran potencial que tenemos por delante en el turismo y los servicios. Estamos tan cerca de las grandes ciudades que bien pueden venir acá a divertirse, a descansar, a pasarla bien en pocas palabras.

Lo único que necesitamos es gente con una gran perspectiva del largo plazo. No es por ofender pero, en materia turística necesitamos más que al emocionado Daniel Herrera Murga.

En este contexto, lo que nos urge prioritariamente es un buen coordinador de Ecología, porque si le vamos a llegar al endeudamiento para ofrecer un estado atractivo no podemos depender de un cuate que a lo más que ha llegado es a emprender una graciosa campaña para extraer llantas del río zahuapan.


Urge orden en la feligresía católica

.

Cohetones, vino, dinero, y la fé, es eso la fé?

La revolución que consigo trajo el obispo Don Francisco Moreno Barrón, a inercias y derechos ganados en afanes arbitrarios debería reactivarse para poner orden a las desproporcionadas pachangas en que se convierten las festividades religiosas.

Cuando ministros suponían ser insustituibles, don Francisco los reafirmó en el bosque de sumisión del que su antidemocrático apostolado los tiene confinados. Y de veras no tienen alternativa.

Saben bien los sacerdotes oprimir los botones para despertar las más raras reacciones de fanatismo que en cada barrio se subdividen en comisiones.

Y la comisión para reunir bebidas trabaja con denuedo, logrando que tal o cual celebración tome tintes de caótica cantina. Hay otras comisiones, para pagar a la orquesta de viento, para dar mantenimiento a las capillas y parroquias, para acopiar valientes donadores de alimentos.

Pero una comisión ominosa se dedica a reunir fondos para comprar cohetones, castillos, bombas y todos los productos estruendosos que usted se puede imaginar y que hacen de las fiestas patronales una evocación de los combates revolucionarios que fue perdiendo la gracia y se ha convertido en una molesta acción que arriesga a todos y da ganancias a unos cuantos.

Gana el comisionado que se dedica a andar las calles de pueblos, colonias y cabeceras, solicitando a nombre del santo tal o cual, una cantidad determinada para comprar los cohetes y cohetones, y así la fiesta se luzca de veras.

Gana el párroco, porque haciendo presión sobre los comisionados, consigue que estos, activistas incondicionales en el nombre de Dios, compitan entre ellos para traer llena la charola y, si se puede tomar un poco, porque el que al altar sirve del altar come, así lo dicen ellos los comisionados.

Gana el tendero porque habrá de vender tantas botellas de vino como le es posible consumir a un pueblo dispuesto a evadir una lacerante realidad, si para ello cuentan con la justificación divina. Y de dársela se encarga el párroco, cada que lo considere necesario, en la misa, en la mesa, en la oficina.

Perdemos todos. Porque se nos despierta la proclividad a la clandestinidad. Y ahí tiene usted a los comisionados, viajando en combi con bultos de cientos de cohetones, en una actitud retadora porque tras su actuar se halla el buen decir –buen es una simple expresión – de los ministros de la fe que, los empujan cometer las más indescriptibles acciones.

Si una voluntad superior como la del jerarca católico en Tlaxcala se alzara con la autoridad que le es característica, otro gallo nos cantara. Y las comisiones para reunir esto o lo otro no tendrían por qué desaparecer.

Pero, que le parece si los grupos estos se dedican a difundir actividades relacionadas con la religión y la salud, la religión y el medio ambiente, la religión y la seguridad, digo, solo por citar algunas que serían necesarias y bienvenidas.

Cuando el prelado deje de presionar a los maleables y alcoholizados comisionados, la espiritualidad que ejerce la Iglesia Católica dejará de preocuparse por el avance de lo que se da en llamar sectas.

Hoy, tiempo en que las vocaciones están en crisis, también veo que la verdadera crisis es el relajamiento de quienes manejan a las multitudes en las comunidades.

Pero no se mandan solos. Y quien se encuentra a la cabeza de ellos, su excelencia Don Francisco Moreno Barrón, no debería dudar ni un ápice en poner orden a esta degenerada costumbre que mezcla alcohol con pólvora y se adereza con poder.


¿Qué es una política en salud, señor secretario?

.

Que a los tlaxcaltecas nos da por invertirle a todo menos a nuestra salud.

Yo creo que en Tlaxcala, la existencia de tráileres dedicados al rubro de la salud, no debería ser motivo de tanto escándalo. Total, unos sirven en el plano institucional y otros en el electoral.

Pero lo que los candidatos y autoridades deben tomar en cuenta es que en sus manos se encuentra la papa caliente de la influenza, a la cual se pretende dar un uso para ganar simpatizantes.

Y no es justo que se utilice un asunto tan sentido como la propagación del nuevo virus, contra el cual, por cierto no hay vacuna, como tema susceptible de incluir en los discursos de los tres que, de una u otra forma están relacionados con la salud.

La irrupción del mal, fue para perjuicio de ellos, en el peor momento, porque si el país, los medios y desde luego los ciudadanos no tuviesen la vista fija en este particular, tal vez el comportamiento se daría en condiciones de impunidad.

Pienso que los famosos tráileres deberían enviarse a un estacionamiento y tenerlos ahí hasta que la emergencia esté resuelta.

Lo que sí preocupa es la falta de una política definida de salud de parte de la autoridad actual y la suposición de esta, así, sin reflexionar, que si este rubro es deficiente, parte de la pésima costumbre de ciudadanos y ciudadanas para invertir en lo que quieras, menos en la salud.
Cuando uno esperaría que la respuesta del secretario fuese en dirección a que se consolida con principios bien fundados, la operación de hospitales, centros de salud, farmacias y miles de trabajadores, la respuesta señala a una culpabilidad de las gentes, a quienes falta cultura médica.

No hacen falta las grandes inversiones como la voluntad para que el sistema sanitario funcione como un engranaje perfecto.

Ahí tiene usted el ejemplo de Cuba, donde este rubro alcanzó niveles fuera de serie. Y el dinero en la isla no es lo que abunda. Sí en cambio la determinación del régimen y de los funcionarios, como aquí en Tlaxcala no alcanzo a ver.

La superficialidad de las respuestas del secretario Constantino Quiroz me llevan a desear que no tarde el vuelco en sus consideraciones y que a este derecho constitucional de los tlaxcaltecas se le dé la importancia y continuidad que requiere.

Mire que usar términos como “los tlaxcaltecas están bien consentidos en el rubro de la salud” es una temeraria forma de faltar a la inteligencia de quienes esperamos más y no solo una actuación con base en el papel de grupo, como desdichadamente se está dando.

Así como a la influenza deberíamos atender a la insuficiencia renal

.

Y a la persistente operación del monstruo de la toxicidad Dow

Que en Tlaxcala concentremos las miradas en el servicio de sanitarios de escuelas, oficinas, restaurantes y todo sitio público donde puede haber un sitio de infección, es una ventaja que nos dejan las enormes pérdidas debido a la emergencia sanitaria.

En las escuelas los baños daban pena. Ya fuera pública o privada la institución que se trate, ese, el servicio de excusados, nos remontaba a tiempos idos de la Europa correspondiente a la Revolución Industrial.

Hoy, gracias a ver que somos vulnerables a virus cuya existencia ni siquiera imaginábamos, también podemos aplicarnos a fondo y esperar que las autoridades metan en cintura a los supermercados, por ejemplo, que por fuera rebozan de colorido pero, en sus bodegas y sanitarios enseñan el lado miserable de sus dueños.

La llamada Coeprist tiene ahora razones más para no ser sospechosamente selectiva y arrear parejo con ricos y pobres, altos y chaparros en tratándose de la exigencia de los servicios sanitarios.

Mire que en este rubro no podemos ser tolerantes.

En los portales de Tlaxcala, por ejemplo, por el hecho de estar muy a la mano, la mayoría de los restaurantes tiene un servicio sanitario espantoso. Y eso que abunda el turismo nacional y extranjero.

Ciertos empleados del ayuntamiento de Tlaxcala son capaces de extraer la basura de esos restaurantes cuando en estos abundan los comensales. Y esos trabajadores parecen ignorar el foco de infección que exponen ante personas que consumen alimentos.

Hoy, debemos darnos cuenta que la enorme mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales no funciona.

Pero eso sí, nos llenamos la boca diciendo que estamos preparados para cualquier eventualidad.

Ya vio la cantidad de contaminantes y tóxicos que se vierten al río Zahuapan. Que no nos salgan con que antes era uno el comportamiento porque no había un virus como el H1N1 pero, ahora, tras su incómoda aparición, ya nos portamos como gente decente.

A ver, cómo es posible que a estas alturas siga funcionando el monstruo de los tóxicos, Dow en Tlaxcala.

Cómo es que nos alarmamos, nos ponemos frenéticos con la influenza, pero preferimos no observar nuestro nada agradable primer lugar en insuficiencia renal.

Dado que la mayoría de casos de tan doloroso mal se concentra en zonas con amplios sembradíos –de Atexcatzingo a Xaltocan es una enorme franja – nadie puede negar que el uso de herbicidas de Dow y otros guapos de la toxicidad, son los causantes de las múltiples muertes que ni son provocadas por el virus ese raro, pero tampoco movemos un dedo para descubrirlas.

A veces creo que en Tlaxcala somos preocupones de pose, de circunstancia, pero no ubicados en la realidad.

Y que si nos asistiera un poco de honestidad en estos momentos de crisis sanitaria, haríamos un verdadero y profundo examen que ni maquille información y que nos muestre así como somos de descuidados ante la comunidad internacional.

Ya vio que sí es posible que países como Japón y España nos manden ayuda.

¿Qué relación tiene la influenza con las campañas?

.

A estas alturas, las campañas de proselitismo tuvieron que modificar lo básicas que resultaban cuando lo más sencillo era llevar a cientos de votantes a fiestas en las cuales la tradición marcaba daba pie a presentar discursos descarnadamente predecibles.

Hoy, en cambio se recurre a la venta de seguridad. Y así como empresas de custodios particulares concurren al mínimo llamado a cumplir con una labor de guaruras, se ofrecen frases que dan confianza como ingrediente activo del proselitismo.

La gente está lastimada en su economía, espantada por el brote de influenza y todavía tiene que tolerar a los imprudentes candidatos que andan pidiendo el voto.

He aquí que la creatividad tuvo que anteponerse al acarreo.

Imagine usted a un ex secretario de salud tocando a las puertas de su casa. Eso le genera confianza.

A una ex primera dama del estado acudiendo en una forma discreta, sin aquellos despliegues que hoy adoptaron, paradógicamente, aquellos pertenecientes a partidos pequeños.

Yo creo que estamos ante una estrategia de meterse en la parte más sensible del electorado que, por su parte dispone hoy de sobrada información y no le cuesta trabajo distinguir entre un acto de buena fe y aquellos grotescos ejercicios que movían al llamado voto verde.

Vale la pena ver que en medio de la crisis hombres y mujeres tlaxcaltecas se crecieron al letargo que otrora nos correspondía a la hora de pedir el voto.

Atrás quedaron los excesos de panfletos y carteles que disputaban el más mínimo espacio en postes, puentes, árboles y hasta puertas.

Esto tiende a utilizar los medios más adelantados de la tecnología para privilegiar el cuidado al medio ambiente y otros valores como la confianza de los electores.

La modernidad nos llegó y no nos queda otra que aprovecharla.

Pero hoy, también nos llegó una rara enfermedad que, aquí entre nos, puede que hasta le estén sacando provecho. Sí, porque contra lo desconocido se impone la agraciada ventaja del conocimiento.

Otros, como Pedro Arturo López Obrador, suponen que el peso del apellido va a ser suficiente para convencer a la gente. Conste que acabó con su adversario al interior del perredismo, atacando el hecho de que aquél contaba en su haber con antecedentes penales.

¿Dónde quedó la creatividad?

Pues resulta que en este caso no la hay. Y hasta corre el riesgo de que se desempolven faltas del pasado, cuando AMLO debió intervenir para que al rijoso hermano no le fuera como en feria por haber agredido a un conductor de combi.

Pero esos son otros tiempos. Ahora, se trata de actualizarse. Y si Arturo López Obrador deposita toda su esperanza en su calidad de recién llegado, va a tener serios problemas.

Decía Ubaldo Velasco, el líder del PRI en Tlaxcala que los abanderados de ese partido, todos sin excepción, son originarios de aquí. El hermano de AMLO tendrá que superar esa desventaja. Supongo que se le va a complicar, pero ya veremos como le resulta.


Automedicarse es provocar un suicidio

.

La secretaría de Salud, en Tlaxcala o, en cualquier estado, no puede enfrentar la mínima improvisación. Es un engranaje que debe funcionar a la perfección porque cualquier falla generaría muerte.

Y tienen que aceptarse las carencias. Seamos honestos. No contamos con áreas de aislamiento. Así que en caso de que el brote de influenza porcina, que a este momento mantiene a cuatro bajo observación, ya nos puso a trabajar a marchas forzadas.

Es, en este momento, cuando autoridades y trabajadores deben superar sus diferencias, de colores y de pensamiento, porque nada más hay un objetivo: dar la batalla al enemigo mutante H1M1 que se originó en Perote y que a estas alturas ya habrá constado la vida a cerca de doscientas personas en todo el país.

Es hora de recordar que en materia sanitaria los mexicanos tenemos de donde echar mano, tratándose de personajes eficientes. Uno de ellos, Julio Frenk, con toda seguridad el mexicano con más autoridad para opinar sobre la emergencia.

«Es una situación muy seria, pero que la estábamos esperando; la comunidad mundial se había estado preparando para esto con la constitución de reservas estratégicas de medicamentos y con los pasos claros par enfrentar la emergencia», dijo el ex secretario de salud a la cadena CNN.

Cuando Frenk señala que ya nos estábamos preparando, necesariamente tengo que dirigir la mirada al sector salud de Tlaxcala y preguntarme si la labor de preparación se tenía en esa instancia de acuerdo con lo planteado por el especialista.

Y llego a conclusiones. Como aquella que me sugiera falta de continuidad en las políticas. Cambios súbitos y arbitrarios que se dan como acciones del grupo del secretario en turno y no toman en cuenta el perfil del personal ideal.

Ayer, el actual secretario, José Ángel Córdoba Villalobos, había reconocido 149 muertes cuya causa fue muy probablemente el virus mutante detectado por primera vez en Perote.

Sobre este tema, el doctor Frenk consideró que los únicos muertos reportados cometieron durante su padecimiento el error de auto medicarse sin conocer la gravedad de la enfermedad que afecta a adultos jóvenes, tal y como lo reporta un informe de trabajadores del Sector Salud de Tlaxcala.

«Ahora sabemos que los medicamentos (antivirales) son eficaces, pero sólo funcionan si se empiezan a usar en las primeras horas después de (la aparición de) los síntomas», dijo Frenk.

Cuántas veces no ha llegado usted a alguna farmacia y actúa como si de veras tuviera conocimientos de medicina. Recuerde usted que de una decisión tan grave como esta depende la vida de sus seres queridos.

Y, respecto a las decisiones tomadas por las autoridades para enfrentar la crisis, el hoy directivo en Harvard apoyó la capacidad de reacción:

«Las acciones enérgicas, que en un principio podían parecer excesivas, muestran la seriedad con la que se ha tomado el tema. Estamos mucho mejor preparados que cuando el SARS ocurrió, el mundo antes estaba desprevenido, pero las lecciones aprendidas nos ayudan ahora»

Usted debe tener la precaución de informarse con precisión antes de tomar decisiones que pueden cambiar el destino de los suyos.

Y, guardando la proporción, el gobierno también debe procurarse personas bien informadas en estos puestos clave, porque los riesgos que corremos en esta crisis que ya sabíamos llegaría, son mayúsculos.

Y de veras, nadie quiere morir.