[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Rolando Romero’

Los saldos de la imposición, en frases

.

Cómo cambia la gente ó, del “sí siñor presidente” al “me doy, me doy siñor presidente”, pasando por el “papi, mami… nos fregamos a todos”.

Dany, el travieso Herrera Murga, es hoy por hoy el ejemplar más representativo de los gurúes priístas al servicio de otras causas, con el visto bueno de su jefa política, Beatriz Paredes Rangel.

Pues el promotor turístico de Tlaxcala ya rindió protesta (frente a un espejo) como el principal promotor de quien va con evidente ventaja a la elección constitucional.

Otras, que le hacían fuchi a la Dávila, pero ya se apuntaron para no quedar fuera de la Corte, son las “superpoderosas” . Leonor Aguilar ó, Aurora Sevilla (como usted quiera conjugarlo), delegadas a las que les cayó el veinte respecto a las visiones adelantadas de la otrora chancluda que, en una de tantas aventuras panistas ya soñaba con ser diputada, y conste que tenía los pies sobre el piso, pues las chanclitas calzadas en aquellas fechas, le daban chance de probar la tierra con los dedos gordos de sus delicados piececillos (y con los de en medio y los chiquitos).

Caray, la vida da muchas vueltas. Un día, un lunático le dijo a su muchacha, ¡vamos a hacer de Tlaxcala y negocio y hay de ti donde me falles…!

Y ese lunático trastocó la política regional. Devaluó a los políticos de carrera. Es un… hijo desobediente.

Pero tiene la virtud de ser Presidente y, de seguirlo siendo pese a sus errores. Entona –por consecuencia- con originalidad su ya famoso “aiga sido como aiga sido” y, créame que aquí en Tlaxcala esa frase ya generó otras.

Las primeras son parte de una trilogía de hermosas construcciones gramaticales dichas con la solemnidad de quien las expresa en tres momentos distintos.

La primera es: “si siñor presidente”, en aquella visita de Calderón en la cual el de Michoacán le cantó derecho al gober, respecto a su orden deelevar a Adri a la quinta potencia.

La segunda es “no siñor presidente”, cuando mister Ortiz diseñó un modo de hacerla de tos. Y para eso hacía falta alguien dispuesta a chamuscarse mostrando sus “extensas limitaciones”. Tiene usted razón, quién mejor que Perlita para hacer ese papel (que también expresó frases memorables a las que abordaremos abajito).

La tercera es “me doy, me doy, siñor presidente”. Dicha cuando Calderón hizo mano de cochinito al gobernador de Tlaxcala, quien muy hábilmente aprovechó las tres frases para sacar raja.

Qué le parece pasar de la gubernatura de Tlaxcala a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (como mero mero) y luego, cuando el calderonismo haya valido, entonces encabezar la fórmula para senador, panista, desde luego.

Por lo tanto, sostengo que una frase más de Ortiz es: “¿cómo les quedó el ojo, mis queridos compinches? (conste que no puse guiones a la palabrita esta).

Adri también tejió frases memorables. La primera es: “mami, papi… ya nos chingamos a todos”. Como puede usted apreciar, en esta expresión hay una profundidad bárbara, la necesaria que, dibuja a quien en nuestras elucubraciones se manifestó de tal forma.

Una segunda alocución de semejante personaje ha de ir dirigida a “la Aurora y la Lionor”: “A ver, ¿no que muy chancluda?”.

Y ellas, ni tardas ni perezosas respondieron: “a sus benditas órdenes patroncita…”

Y conste que el día que vino Calderón les dijo: “Ya saben muchachas, a apoyar a Adriana”. Ellas, lógico le hicieron carita bointa, pero cuando el michoacano había caminado veinte pasos les salió un “¡ni madres…!” que se escuchó hasta las oficinas de (des) inteligencia del adrianismo.

Y yo creo que quien también modificó sus frases, memorables claro, es Beatriz. Lo primero que opinaba sobre Adriana fue, si acaso un “muchacha pendenciera”, evocando al ex líder panista autor de la más escandalosa cauda de fracasos en el albiazul. Mas con sus habituales “ejem”, entre frase y frase, la Paredes nada más cambió una palabra. De “muchacha pendenciera” a “muchacha de mi corazón”.

Cómo cambia la genta.

Ay, el más, no ridículo, sino… curiosito, es Rolando Romero. Con un pantalón apretadito, una playera a rayas que deja ver su peludo ombligo y un sobrerito entre campesino y bolero, con toda sus fuerzas expresó a la Adri: “¡S’órdenes jefaza!”.

Chismes otoñales y los que suenan para candidatos a la alcaldía de Tlaxcala

.

Quién habrá contratado a una empresa para realizar una encuesta electoral en Tlaxcala con la intención de medir el posicionamiento de los aspirantes a la candidatura al gobierno pero que optó por omitir el nombre de Adriana Dávila.

Dicen que los que andan locos de contentos y no dejan de presumir su triunfo son el trío de los chicos poderosos dentro del PAN conformado por el  secretario general de Gobierno, Adolfo Escobar, el titular de la Contraloría, Benjamín Ávila y el diputado Damián Mendoza.

Ayer se les vio más que contentos en el hotel Misión, pero no tanto como cuando acuden al antro Rumba, donde suelen salir en estado inconveniente.

El más feliz de los tres era Adolfo Escobar, pues dicen que ha empezado a sentir que se siente ganar algo dentro de la política local, pues para nadie es desconocido que el ex diputado federal es conocido en la capital de Tlaxcala como el gran perdedor, pues en las dos ocasiones que ha intentado competido por la alcaldía, las dos veces ha perdido frente a militantes del PRI.

**
Nadie sabe el nombre de la empresa que ayer inició el levantamiento de una encuesta para medir el posicionamiento de los aspirantes panistas a la gubernatura, ni porque en el cuestionario se incluía ha todos los que se han mencionado salvo a la ex diputada federal, Adriana Dávila.

En Apizaco, los encuestadores que viajaban en una camioneta Voyager de color azul optaron por retirarse de ese lugar luego que los entrevistados cuestionaban el hecho de que no se preguntara por Adriana Dávila.

Es decir, en la batería de preguntas se mencionaban los nombres de Benjamín Ávila, Adolfo Escobar, Perla López, Oralia López y Julián Velázquez, pero por ningún lado aparecía el nombre de la ex legisladora, situación que hace pensar que ese estudio fue pagado por el gobierno del estado que encabeza Héctor Ortiz Ortiz.

**
Al interior del PAN los ánimos cada día se calientan más y sobre todo porque ya han iniciado los destapes por ciertas candidaturas a otros cargos de elección popular. Por el ayuntamiento de Tlaxcala se menciona que la nominación es buscada por el actual delegado de la Sagarpa, Rolando Romero, quien estaría siendo apoyado por el grupo de Adolfo Escobar.

Otro que también anda trabajando para conseguir esa candidatura es el actual diputado local Edgar Carvajal, a quien los panistas no lo ven muy bien por la deslealtad que mostro hacia las personas que trabajaron durante su campaña electoral, pues lejos de abrir espacios para ellos en el Congreso del estado optó por ceder esos lugares a las personas con las que tiene un interés personal.

Pero quien podría dar la sorpresa y quedarse con la candidatura del PAN al ayuntamiento de Tlaxcala es Margarita Díaz, militante con trayectoria y que tiene la ventaja que los dos grupos dominantes del blanquiazul en la capital del estado la apoyarían en sus aspiraciones.

Colima, Herrera Murga, Beatriz Paredes… ¿le dicen algo estas palabras?

.

No es lo mismo mandar a Daniel a Colima que a Enrique Padilla a Guerrero… es como el ser y el no ser…


Consejo y tostón del panismo-orticismo de Tlaxcala a la mega urgida campaña de Martha Leticia Sosa Govea, a gobernadora de Colima es, digamos el valor agregado que el hábil aunque no menos añoso gobernador ex priísta, Héctor Ortiz, aporta a la relación con el calderonismo, a cuyo auto promovido baluarte, hemos dejado de ver y escuchar, como resultado de su inmolación para evitar, a la espiral descendente a la que le lleva el peso de su boca, como al pez que por ese órgano, muere.

Ello es sinónimo de lo sobrado que anda esta administración en los temas electorales para salir a la conquista de nuevos territorios, ya sea en tanto plazas receptivas a la labor de personajes como Daniel Herrera Murga, uno de los más connotados mapaches del orticismo, al cual le conviene hacer boxeo de sombra mientras llega 2010, cuando se dé la hora de la verdad.

Será a partir del lunes seis de julio cuando, a todo vapor se manejen con mayor ahínco los nombres de quienes quieren ser el sucesor de Héctor Ortiz. Mientras llega la fecha, Daniel “el travieso” Herrera Murga le anda asestando puntapiés al pesebre del cual se surtió prácticamente toda su vida de priísta, a la zaga de Beatriz Paredes.

Hoy, sin embargo, son otras las órdenes, otro el directorio y ya ve, la agenda es muy distinta. Mas la eficacia es la misma. Digamos que cumple con el perfil requerido para dar la batalla. Es una ficha más del prianismo del que, cosa extraña, el PRI es factor de sacrificio y el PAN, empoderado, recurre a todo con tal de ganar, recuperar y arrebatar, si así fuese necesario.

Sentarse a la modosita mesa del Presidente sería muy incómodo para el mandatario que el fin de semana así lo hizo, a invitación de su compadre Rolando Romero a comer tacos de carnitas. He ahí el ambiente propicio para que se sienta bien. Pero eso de andarse codeando con los aseñoritados ministros del sexenio no resulta atractivo. Mejor sería demostrarles otras artes, en las cuales andan en pañales, una de las cuales puede ser el mapacherismo.

Créame que a estas alturas ser operador electoral se acompaña con doctorados y encuestas como las de Gisela Rubach, acompañadas por sugerencias tan precisas para alcanzar el éxito que, por eso a la europea se le considera la gurú del priísmo. Guardando la proporción –sí porque ella es una académica y Daniel es un mapache cínico – los dos aportan importantes resultados a la causa que se les encargue.

Pero en el caso de Colima la senadora panista con licencia, Martha Leticia Sosa Govea, es un caso difícil. Creo que aquí el PRIAN poco tiene que hacer contra un PRI definido y fortísimo a la sombra del gobernador Silverio Cavazos Cevallos. Gracias a él, a la fecha su delfín, Mario Anguiano Moreno, quien por cierto no es santo de la devoción de Beatriz, por lo que el papel de los tlaxcaltecas con la encomienda presidencial es más que interesante.

Beatriz podría hacerse de la vista gorda y dejar que fructifique un posible juego sucio, única forma de doblegar al candidato tricolor. Y como ya comenzaron a circular los panfletos con descalificaciones, no digo que el autor sea Daniel el Travieso, pero pues quien se siente capaz de decir lo contrario.

Pero también podría sentir que le pican la cresta enviando a un gallo que se hizo en sus corrales. Entonces, creo que lo mejor es no perder de vista el desarrollo de la campaña al gobierno colimense porque, usted ya sabe qué paisano nuestro anda haciendo y deshaciendo con tal de que la sosa Martha se mueva por lo menos unos puntitos.