[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Renuncias Mariano Gonzalez’

El humor negro de Mariano: la sacudida a su gabinete en pleno 19 de septiembre

.

Está bien difícil reír con algún chiste del todavía gobernador de Tlaxcala; al contrario ya hay quien llora los recortes laborales y el amago que van a rodar cabezas en el gabinete

Ernesto Ordonies Carrera, Chapis, Napoleon, Hugo Rene Temoltzin, Renuncias Mariano Gonzalez, Tlaxcala Online

Ayer conmemoramos un aniversario más de aquellos sismos devastadores, de 8.1 grados a las 7:19 del diecinueve de septiembre de 1985, y la réplica de 7.9 a las diecinueve horas del día siguiente.

Creo que en forma inconsciente – como muchas cosas en su administración – Mariano rememoró a su modo aquella sentida fecha. Anunció a sus subordinados que a escasos cien días que restan a su estancia en Palacio, su gobierno registraría, “una sacudidita”.

¿De qué otra manera podría comenzar a despedirse el de la mano sísmica, sino infundiendo terror en empleados y colaboradores, conscientes que esta es la forma de anunciarles: el que se porta mal se queda sin aguinaldo y sin bono sexenal?

Las víctimas de este singular priísta – hoy viajando en Gran Turismo por Europa – no solo fuimos los de a pie. También muchos que lo adoptaron como culto, bajo la creencia con todo y la mala fama arrastrada por el cuasi libanés, que a su vida, laboral y afectiva, había llegado un líder que valía la pena. Un jefe, qué digo jefe…  ¡jefazo!, buena paga y mejor ejemplo (sobre todo a los urgidos de aprender a ser misóginos en tres lecciones).

Y de un plumazo el marianismo se deshizo de 500 trabajadores del Sector Salud, quinientas familias que van a pasar un invierno deveras frío. Pero eso a bigotón en qué le afecta, si la anda haciendo de zar en las Europas (claro, un zar a la altura del compadrito del doctor Herrerías).

Viene lo bueno

Es el día en que no se formaliza la salida de Licha Fragoso de la Procuraduría. Les digo que un tal Víctor Pérez Dorantes, ya se frotaba las manos seguro de quedar por lo menos de encargado del despacho. Oigan en cien días cómo no se va a hacer fortuna.

Recomendado de Héctor Maldonado Villagómez (el compadre viejo) con Pérez Dorantes se completaría el collar de perlas pipopes en la cúpula tlaxcalteca: la comadre Inesita Bonilla Sosa se quedó con la chamba del compadre chico y cobra como consejera jurídica del gobierno estatal.

Bueno ya sabemos que Hectorcito – sí, el maestro chafón de la UDLA – pues hoy cobra como magistrado y está alerta para cualquier indicación de nuestro viajero neurótico.

No vayan a creer que aquí terminó la crisis.

Dicen que el contralor, Hugo Temoltzin, es otro a quien ya sudan las manos – hasta se le borró por completo su origen panista-orticista – para convertirse en el nuevo fiscal de Tlaxcala.

Aunque para ello, el que ahorita anda gastando euros habría tenido que mandar la infame iniciativa para la creación de la fiscalía del estado, con una garantía de siete años para el afortunado.

También dicen que a los diputados ello no les hizo gracia, no por otra cosa sino porque piensan: condenado manchis, se anda gastando la papeliza que pudo ser para nosotros, por lo menos nos hubiera llevado a cargarle las maletas, o a concretarle las citas con Maricelita Morales (oigan qué caras nos salen las canitas al aire de este condenado viejo, que sabiendo de la existencia de otros mediterráneos, no a fuerza ha de ir al genuino, a tirar el dinero).

Y a escasos cien días que todo valga gorro, los representantes populares se dieron cuenta que pueden ser factor de contrapeso.

Napo prepara su renuncia

Tal como lo oyen… los mismos agentes utra secretos de la secretaría, están rete contentos porque aseguran que su jefe el Chapis Ordóñez, puede repetir en el próximo gobierno.

Claro, habría que considerar un par de cosas. Si a chapis Ordóñez le preguntan a quién prefiere, a manchis o a juaco, sin dudarlo se inclinará por el primero. Grave error de tiempos, porque bien que sabe que si no se empina hacia el rancio don Joaquín, de poco le sirve la hiperquinesis que padece desde que era así de chaparrito, mmm bueno, desde que era morrito.

Y otro que debería activar el derecho de todo pelón (ni uno de tonto) es el señor Temoltzin, quien tiene prendida su veladora para quedar como próximo procurador, sin considerar que por su culpa su jefe manchismandó al carajo a Joaquín Cisneros, cuando este se desempeñaba como presidente de la Feria de Tlaxcala.

El reporte fue más o menos de las de acá… chupa cada que puede y paga con recursos de la feria.

Y ya saben, el bigotón estalló en ira y mandó lejos a su compadrito.

Este, por su lado, se dijo a sus adentros… pero vas a ver ora que sea yo el poder tras el trono… te las voy a cobrar todititas y con intereses.

Entonces Hugo René, que ni se haga ilusiones. Opino que eso sería mejor.

Vaya, ya apareció Marquito

Aunque sea por un twit, a través del cual contestó a Adriana Dávila, la renovada heraldo de su gobierno (pero si todavia está pendiente el resolutivo del Tribunal Electoral).

Dijo la senadora que va a estar ojo de avispa con los nombramientos que haga el gobernador Marco Mena.Hablaba de su perfil y calidad moral, y aunque reconocío que no es quien para influir en las decisiones de la nueva autoridad, sí quedó muy claro que su intervención tenía una consigna, un mensaje para disipar la duda en quienes todavía creen que la elección puede anularse… o negociarse con el PRD por Aguascalientes.

Véase la facilidad de esta expresión panista con la que la seño Adri irrumpe en la incipiente era del cisnerismo.

El mensaje es claro: yo, legítima panista y con mis proyectos muy definidos, te legitimo como gobernador, y entre los dos queda – porque la perrada ni siquiera se da cuenta – que bajo ciertas condiciones yo te ayudo y tú me ayudas, en un prianismo a todo dar para ganar-ganar.

Marco Mena, buen pupilo de la expresión esta anticuada del PRI, optó por romper su voto de silencio, usando los adelantos en la tecnología. Escribió una respuesta a la seño Adri: “bienvenidas las propuestas en beneficio de Tlaxcala”… hasta yo lo creí.