[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Orlando Santacruz Carreño’

De la Consejería Jurídica al Tribunal de Conciliación: el poder

.

Como si la Constitución local fuese un muégano, hay abogados con cargos dobles que lo mismo son árbitros que ejercen la abogacía, y hasta hacen iniciativas de ley.

Heriberto Gómez Rivera, es un abogado fuera de serie. Funge al mismo tiempo como encargado del despacho de la Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo local y como representante patronal ante el Tribunal de Conciliación y Arbitraje en el estado de Tlaxcala (TCAET).

La ley lo inhibe de actuar como árbitro y de ejercer la abogacía. Pero él, como decíamos, es un profesionista aparte y, lo demuestra con exhortos, “a continuar trabajando para que el TCAET se consolide en beneficio de los trabajadores”. (http://www.tlaxcala.gob.mx/prensa/boletines/2009/0150.html)

Y conste que es representante patronal.

Considero que no es requisito ser abogado para comprender el contenido del artículo 119 de la Constitución Política de Tlaxcala:

“El Gobernador, Diputados, Magistrados, Representantes del Ministerio Público, Secretario de Gobierno, Secretarios del Ejecutivo, Presidentes Municipales, Jueces y Secretarios del Tribunal y Juzgados, no podrán funcionar como árbitros o arbitradores, ni ejercer la abogacía ni la procuración, sino cuando se trate de sus propios derechos, o de su consorte, ascendientes o personas que estén bajo su patria potestad, tutela o dependencia económica”.

El castigo por desafiarlo es muy serio:

“La infracción de este artículo será causa de responsabilidad”.

Esto se llama ambivalencia.

El señor abogado Gómez Rivera, dijo el pasado 22 de abril (http://www.tlaxcala.gob.mx/prensa/boletines/2009/0866.htm) que la Consejería Jurídica del Gobierno Estatal ofrece asesoría y representación a los hombres del campo, interesados en realizar el juicio de usucapión, que es un modo de adquirir la propiedad por virtud del transcurso del tiempo, mediando la posesión, y con ello, acceder a los beneficios del programa de apoyo federal PROCAMPO, el cual se entrega a las personas que son propietarias de tierras para cultivo.

Un poco antes, el 22 de enero para ser precisos, Gómez Rivera, exaltaba su otra chamba: “Con un trabajo ético, responsable, honrado, legal, profesional, transparente e imparcial, el Tribunal de Conciliación y Arbitraje en el Estado, celebró este jueves  (21 de enero) su primer aniversario, logrando la impartición de la justicia laboral en la entidad y el equilibrio entre los trabajadores de los poderes públicos, municipios o ayuntamientos de Tlaxcala.

O sea, estamos ante un caso muy particular de funcionario que, lo mismo ejerce la abogacía que actúa como árbitro.

Así que el señor abogado Gómez Rivera, es responsable, según el artículo 119 de nuestra Constitución local, a no ser que en lugar de ser respetuoso de la Ley, se la pase por el arco del triunfo.

Se convirtió en encargado del despacho de la Consejería Jurídica del estado, desde que el director, Orlando Santacruz Carreño, renunció para dedicarse de lleno a su campaña para convertirse en diputado. Y después en líder de los legisladores panistas.

Intuyo que las grandes capacidades son una emulación de los superiores de Gómez Rivera, porque en fecha reciente envió al Congreso iniciativas como la igualdad entre hombres y mujeres.

O sea, la influencia del señor diputado Orlando Santacruz, puede ser indudable en la Consejería Jurídica del estado.

Así se hacen grandes los consorcios de abogados. Ojalá, de darse esa influencia, en la Consejería Jurídica de Tlaxcala no vayan a ventilarse asuntos de carácter particular y, menos en los que vayan a incidir clientes de algún despacho de renombre. Podría darse.

Y menos que llegase a existir una especie de tráfico de influencias con la representación patronal ante el tribunal de conciliación y arbitraje. Eso sería muy malo. Sobre todo si llegan a ventilarse, insisto, casos encargados a algún despacho de renombre.

¡Viva la opacidad!… a unos les significa subsistencia, a otros impunidad

.

… y el organismo encargado de combatirla vive su mejor actuación (de histrionismo) entre la impotencia ante la falta de leyes y la conveniencia de subsistir.

Los tres poderes de Tlaxcala tendrían intereses en una serie de negocios lícitos o ilícitos que, al día de hoy los tienen protegiendo un entorno de opacidad. Y aunque dicen lo contrario, actúan con los demonios de la corrupción.

Ahí tiene usted el caso del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Luis Aquiahuatl Hernández, quien fue emplazado por la sala electoral para que a la brevedad informe sobre los abultados bonos cobrados por los magistrados de ese poder.

Ahí tiene usted al líder de los panistas, Orlando Santacruz Carreño, incumpliendo hasta el día de hoy, el compromiso asumido hace diez meses para generar un entorno de transparencia, partiendo de la ley principal y a las que debe afectar. Pero nada de eso se ha logrado. Claro, por ofrecimientos no paramos. Pero en los hechos, esto nos reafirma como la entidad más opaca.

Del Ejecutivo sobran ejemplos, como la negación de Sabino Yano a que la institución que preside está quebrada en sus finanzas. “Nada más nos faltan tres millones” diría el singular funcionario (todavía) a un medio. Nada más que sin esa cantidad no habría tenido para pagar esta quincena. ¿La sacó de la manga o, se la prestaron?

¿Eso no es quiebra?

Pero además de bancarrota es opacidad, porque nadie sabe la forma en que se atomizó la estructura del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura. Como este ejemplo, abundan.

Ya ve usted lo vergonzoso que es informar sobre los consejeros del IET, que en una hora querían revisar el legajo que respalda al presupuesto 2010, de 164 millones de pesos. Nada más. Y en la víspera de la elección más importante.

Esta subcultura de la opacidad nos tiene mal.

No hay forma de exigir cuentas a nadie.

Los partidos políticos (como el PAN) estrenan edificio. Y nadie les puede pedir cuentas. Son tan impunes que llegan a la burla cuando se les tratan estos asuntos.

Ese es el nivel de transparencia, mejor dicho de ausencia de ella que padecemos en Tlaxcala. Y el organismo encargado de demandarla actúa a medio gas, primero por la falta de la legislación y luego, porque su trilogía, ejerce la mejor actuación (en tanto histrionismo) en un ambiente plano del que es meritoria la subsistencia.

Viva pues la opacidad. Explicada por algún diputado como la falta de capacidad del pueblo tlaxcalteca para entender tanta información… no vaya a ser que se enteren de ciertos gastos, por ejemplo médicos, que los representantes populares tienen… pero no hay razón para que nosotros, vulgares mortales, seamos informados de ellos.

¿Qué tal si a algún legislador le practicaron una cirugía… digamos incómoda?… no, pues cómo nos vamos a enterar….

Ah, sí, no sé cuántos millones de dólares costó el helicóptero, ni si ya hay otro learjet en los hangares de Atlangatepec. Lo que sí se es que está difícil sobreponerse a este nivel de ignorancia que al día de hoy nos otorga la medalla, la merecida presea de los más opacos.

Qué pena, verdad.

Andar a destiempo o… que aguante Orlando para Apizaco

.

* Florentino Flores, a Contla * Orlando lo medita *Reaparece Martín Hernández, con su imagen de músico de Bronco y ya sin amenazas en Texoloc.


Este jueves encontré en el patio del Congreso a dos de los puntales de la bancada panista: Orlando Santacruz Carreño (el líder del grupo parlamentario) y Florentino Flores Xelhuantzi, presidente de la Comisión de Fiscalización.

Los dos evalúan si solicitarán licencia a la LIX Legislatura para buscar las candidaturas a alcaldes de Apizaco y Contla, respectivamente.

En el caso de Orlando, se palpa que este proyecto es prioritario en su agenda, aunque realizarlo implicaría poner en práctica la rebeldía, indispensable como para allanar sitios distintos al encargo original, donde las actividades abundan, y no precisamente aquellas de manufactura sencilla.

Es un elemento estratégico para el diseño constante de mecanismos de poder. Llegó en una etapa demandante de elementos en cuya lista de propósitos no estén inscritos los de carácter personal y miras cortas. Y créame, hasta el exceso en los márgenes de maniobra, agotan.

Mas las decisiones de carácter personal las toma cada quien

A estas alturas, el otro legislador, Flores Xelhuantzi, vive una etapa bien distinta porque su municipio, Contla, está urgido de alguien que dé el carácter de institución al actual remedo de ayuntamiento, donde y alcalde de extraña forja hizo habitual práctica la desviación de recursos.

Alguien le dijo en broma le dijo que las leyes son para violarse. Y como este tipo de autoridad, silvestre e ingenuas nada más tienen una oreja para captar las cosas malas, no perdió el tiempo en formalidades y se dedicó a vulnerar las los recursos de programas y, a tratar de resarcirlos mediante, desquiciados descuentos a las percepciones de los más de doscientos servidores del ayuntamiento contlense.

En consecuencia urge a Contla un personaje comprometido. Flores Xelhuantzi lo sabe y me parece que ya está preparando los trámites necesarios para contender por ese municipio, por cierto el más densamente poblado de Tlaxcala.

Si alguien se diera una vueltecita a las actuales cuentas públicas de Contla se daría cuenta que pese a la pretendida profesionalización de este tipo de gobiernos, hay resistencias inexplicables, rupestres y con un tinte de la ley de Herodes que, Dios guarde la hora…

Texoloc power

El ex presidente de la Gran Comisión del Congreso, Martín Hernández González, es un caso para comentar. Una vez que su primo, Sergio González, dejó esa plaza para mudarse a San Lázaro, parece que nadie hay que le haga sombra para convertirse en el alcalde de esta pequeña provincia, ganadera y agricultora por excelencia.

Martín Hernández, sin embargo, podría utilizar su capital político en el contexto plural que usa el orticismo en esta etapa otoñal y así, como otros priístas han alcanzado buenos niveles (Alejandro García Arenas, Nacho López Sánchez), el de Texoloc podría redireccionar su potencial, hasta ahora, en los márgenes dela rebeldía y la confrontación.

Como presidente de la Comisión de Salud en el Congreso, tuvo “acertados enfrentamientos” con las autoridades en turno. Hoy, con un trecho recorrido y con el camino libre, parece meditar, con todo y su imagen de baterista de Bronco, qué le conviene más luego de una terrible etapa, de intimidaciones y potencial violencia, por parte de quien hoy ya despacha como diputado federal.


La decena trágica (o sea los mejor ranqueados del orticismo)

.

Como Gisela Rubach ya descalificó a Mariano, Adriana y Minerva, veamos ahora quiénes serían los mejor posicionados, según la gurú de los priístas, pagada por el gobierno panista de tlaxcala.


La constante evaluación de personajes mediante la precisa lente de Gisela Rubach, (Consultores y Marketing Político), es parte del Gran Hermano que al gobernador Héctor Ortiz, le da elementos para emitir juicios de valor en contra de quienes levantaron la mano porque quieren gobernar Tlaxcala.

Con más tiempo en este proyecto, la senadora perredista Minerva Hernández Ramos, tiene amarrada la candidatura de su partido, el cual considerará al método de las encuestas, la manera efectiva de medir a candidatos de otros partidos, con miras a conformar una alianza.

Según Ortiz, la perredista no alcanzaría ni los tres puntos. El equipo de Minerva, claro, tiene una apreciación diametralmente opuesta. Y creo que es el único caso que se presta al debate.

Primero porque hay una propuesta de gobierno, acompañada de un papel consistente en el quehacer parlamentario, lo que no puedo decir del papel demostrado por Adriana Dávila y Mariano González, ambos, demandantes de la candidatura aunque sin propuesta y sin respaldo parlamentario.

De los diez que según Ortiz hacen la caballada gorda en su gabinete, bueno, el número se me hace muy elevado y creo que la cifra va de la mano con el factor misterio, latente hasta el último día de su gobierno, pues no quiere generar expectativas que le resten poder.

A reserva de que enfrentamos una cantidad sacada de la manga, tratemos de hacer una lista de la decena gordita.

1.- Julián Velázquez Llorente. Diputado federal electo que aspira a la presidencia de la Comisión de Salud de la LVI Legislatura. La versión de que su suplente fue cambiada en el último minuto, de Prudencia Juárez Capilla a Guadalupe Lozano Tovar, me hace pensar en una carambola de tres bandas.

2.- Perla López Loyo. Diputada federal con el mayor grado de confianza de parte del gobernador Ortiz. Tanto es el apoyo que se olvidó su ruta perdedora de dos procesos hasta que, a un elevado costo se le hizo ganar una elección. Algunos la consideran el plan B del orticismo.

3.- Sergio González Hernández. Digamos que es el panista auténtico que combinó el tono azulísimo del traje con el que suele hasta dormir, con el orticismo que le ayudó a consolidar su sueño de ser legislador. Su agradecimiento es perenne y las ganas de ocupar el sillón de terciopelo rojo no deja de retumbarle en la cabeza.

4.- Alejandro Aguilar Durán. Ex diputado federal, gestor de lujo (así lo ve el orticismo) discreto, disciplinado y con la virtud de abrir la boca solo cuando es necesario. Actualmente se desempeña como secretario de Desarrollo Económico.

5.- Antonio Velázquez Nava. Es el cachorro del orticismo. Ahorita anda por las Europas pero no tarda en regresar a seguirle a su chamba de secretario de Fomento Agropecuario.

6.- Enrique Padilla Sánchez. Le acaba de caer la maldición tricolor, o sea, corre la versión de que puede ser el candidato de Beatriz para impulsarlo (a perder) como abanderado del PRI al gobierno. A veces es cínico, como cuando le renta a Lemus su edificio para mudar la subsecretaría que preside, pero otras, más, sobre todo si se trata de medir alardes y cercanías con la autora de sus días (en la política) la ex gobernadora doña Bety.

7.- Adolfo Escobar Jardínez. Es el último en darse cuenta que ya lo alcanzó la moda de los tics (esta moda la trajo ASA cuando cerraba el ojo, después Ortiz, apretando los labios y ahora Adolfo, haciéndole igualito) tal vez, porque últimamente ha pegado unos corajes a causa de los reparos de su creación, Alberto Jiménez Tecpa, el muchacho desobediente que lidera al PAN.

8.- Serafín Ortiz Ortiz. Rector de la UAT, hermano del gober y por lo tanto con la desventaja del apellido (al menos en el corto plazo) Habrá de ser mandamás en dicha institución hasta 2011, cuando le será posible tomar alguna decisión, digamos para buscar una senaduría en la elección de 2012.

9.- Guadalupe Lozano Tovar. Quien pretenda ignorar que la esposa del gobernador brilla con luz propia anda equivocado. Si es cierto que es la suplente de Julián Velásquez, resulta que en menos de seis meses podría convertirse en presidenta de la Comisión de Salud de la LVI, y de ahí, que dios nos agarre confesados….

10.- Orlando Santacruz Carreño. Si no lo incluimos hace berrinche.


Inician los preparativos del éxodo

.

Nada se deja a la casualidad, los márgenes de errores se nulifican.  El desmentido de Adriana a Minerva


En el Congreso se aceita la maquinaria para perfeccionar la eventual partida del gobernador Héctor Ortiz con una serie de reformas propuestas al Pleno por Orlando Santacruz Carreño, el legislador-abogado de cabecera del ejecutivo estatal.

Se consideraron todos los escenarios posibles ante lo que hoy consideramos el primer anuncio de lo que ya con antelación le hemos informado, respecto al probable llamado del presidente Calderón al gobernador Ortiz para integrarse a una determinada área de la Secretaría de Gobernación.

La posibilidad que, en un principio no fue sino un ejercicio especulativo –al menos así lo entendieron varios – busca eliminar el mínimo error, de tal forma que lo que pudiera advertirse como una coartada de alta nivel no vea obstáculos en las acciones básicas de tan importante proceso.
Estimo que el control remoto en este momento crucial para el estado daría pie a dos posibilidades.

1.- Ante una eventual y poco probable derrota en las urnas, el operador de colocar a Tlaxcala como uno de los estados panistas con mayor éxito electoral podrá justificar sus soldados que, ante su ausencia, por dedicarse a proyectos de miras más altas, dejó de concentrarse en cuestiones meramente locales.

2.- Como es difícil pensar que el orticismo colapse, los reclamos que sus adversarios le hagan cuando los resultados les sean adversos contarán con la coartada de que el responsable no se encontraba en la entidad y, por lo tanto, ahí háganse bolas (seguramente dirá el susodicho) mientras yo vuelvo a brindar con champan por un triunfo más, el principal tras la llegada de este grupo al poder.

Como puede usted darse cuenta, la ciencia de acceder al poder y conservarlo no permite margen de error.

El desmentido de Adriana

La diputada federal Adriana Dávila Fernández, negó haber sostenido una reunión previa con la senadora perredista Minerva Hernández Ramos, para dialogar sobre el proceso electoral de 2010.

Puede ser que la espontánea contestación de la panista carezca de elementos para inclinar la balanza en su favor, porque según Mitofsky hay buen trecho entre ambos apellidos en tanto franquicias de carácter político-electoral. Y usted sabe quien lleva la ventaja.

No todos tienen la intención de adicionar causas y grupos a lo suyo. A algunos los derrota el desconocimiento y les urge una auto evaluación cruel y despiadada, solo para darse cuenta del derroche del escaso activo que todavía se conserva.

Atracos en la capital

De manera violenta los responsables de una casa de empeño fueron despojados de los 50 mil pesos con los que pretendían comenzar la jornada.

El hecho, muy lamentable por la presencia de criminales en la capital tlaxcalteca, también exhibe el otro lado en este ámbito: la aparición brutal de casas de este tipo, dedicadas a despojar a los empobrecidos ciudadanos de sus bienes, para después rematarlos.

Esta incipiente época de crisis a penas exhibe los tamaños que alcanzará. Múltiples despidos, comenzando por el sector público, aparecen como el monstruo devorador de la de por sí raquítica economía local, nos arroja a las actividades informales e incrementa el trecho entre los que aprovechan las crisis para enriquecerse y aquellos obligados a llevar la tele, la computadora y hasta la bici del hijo, a empeñar por unos cuantos pesos, ocupados generalmente para comer.