[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘OFS’

La corrupción al parecer si será castigada

.

Los presidentes municipales del estado ayer comprobaron que enfrentarán otra realidad en el proceso de fiscalización de sus cuentas públicas, pues los actuales diputados locales ya dejaron claro que no están en la posición de ofrecer protección para cubrir quebrantos financieros, excesos, irregularidades y violaciones a la ley como sucedió en el 2017, por lo que más de uno podría enfrentar un proceso penal y su remoción.

La soberbia y la actitud retadora que mostraron la mayoría de los alcaldes de los 60 municipios de la entidad que asistieron al Salón Blanco del Poder Legislativo a una reunión con los diputados locales miembros de la Comisión de Finanzas y Fiscalización terminaron por desaparecer cuando comprobaron que sus oscuros arreglos para lograr la aprobación de sus cuestionadas cuentas públicas del 2017 no sobrevivirán, por lo que el daño patrimonial detectado por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) será revisado y en caso de persistir se procederá legalmente para recuperar esos recursos públicos.

La reunión celebrada por la tarde ayer se hizo con la intención de conocer las inquietudes de los presidentes municipales de Tlaxcala en materia presupuestal y para exhortarlos a mejorar sus procesos administrativos, así como corregir las inconsistencias en la presentación de sus cuentas públicas.

Sin embargo, los alcaldes se confundieron y empezaron a quejarse de los limitados recursos públicos que disponen y de los rigurosos procesos de fiscalización a los que son sometidos, actitud que provocó la molestia de los legisladores que al principio aguantaron pero después decidieron enfrentar los reclamos con señalamientos de anomalías.

El presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Báez Lópéz, les recordó que muchos ediles han cometido excesos y lamentó que éstos tengan sometidos a sus síndicos, a quienes no les entregan legalmente y en forma ordenada las cuentas públicas para ser revisadas y avaladas, lo cual genera dudas y sospechas de presuntos malos manejos financieros en los ayuntamientos.

Los alcaldes no contentos con esos señalamientos siguieron quejándose y negaron que existan anomalías financieras en sus administraciones, pues las observaciones detectadas durante el año fiscal del 2017 fueron solventadas ante la anterior legislatura y aceptadas por el Órgano de Fiscalización Superior.

Lo anterior fue desmentido por los actuales legisladores locales que fueron encabezados por María del Rayo Netzahuatl Ilhuicatzi, presidenta de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado, quienes les precisaron a los ediles que los quebrantos millonarios detectados persisten y que la información del OFS con la publicada en el Periódico Oficial del Estado no concuerda, de ahí que será verificada para aclarar esas inconsistencias.

Ustedes se arreglaron con los diputados locales de la anterior legislatura que utilizaron las instalaciones del OFS para negociar y vender la idea de que el órgano estaba avalando las solventaciones, pero eso no fue así porque los dictámenes técnicos de los auditores se mantienen intactos y ahí se detallan los quebrantos, expuso un legislador.

Y para que no quedara dudas de lo que se estaba hablando, el diputado local del PT Víctor Castro López empezó a mencionar los nombres de los ayuntamientos y los montos millonarios observados como Zacatelco con más de 31 millones de pesos, Apizaco con más de 13 millones de pesos, Calpulalpan con más de 14 millones de pesos, Contla con más de 8 millones de pesos, Huamantla con más de 13 millones de pesos, Texoloc con más de 11 millones de pesos, Panotla con más de 10 millones de pesos y otros más.

Lo intervención del legislador incomodó a los presidentes municipales presentes que para entonces ya habían perdido la sonrisa, la soberbia y su actitud retadora, al grado que la diputada del PRI Zonia Montiel Candaneda intentó frenar los señalamientos de su compañero bajo el argumento de que esos pequeños detalles no venían al caso.

Trascendió que las cuentas públicas del 2017 que dejaron aprobadas la anterior legislatura serán revisadas y de manera especial las que tenían un dictamen reprobatorio por parte del OFS y que terminaron siendo avaladas, con el propósito de verificar si los quebrantos fueron debidamente justificados o si es necesario enviar esos casos a otras instancias para que se proceda administrativamente y penalmente contra los presidentes municipales responsables.

Los alcaldes y sus cabildos que han votado para rechazar la reforma constitucional aprobada por los actuales diputados para modificar los tiempos legales para presentar las cuentas públicas podrían arrepentirse de su decisión, porque ayer les quedó claro que no tendrán aliados ni las mismas atenciones que recibieron de la pasada legislatura.

Ojalá la postura asumida por los nuevos diputados sea una primera señal de que ahora sí la corrupción será castigada en Tlaxcala.

La fiscalización y sus consecuencias

.

No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague, de ahí que los responsables de los 105 sujetos fiscalizables de la entidad deberán justificar el manejo de los recursos públicos para evitarse complicaciones legales, sobro todo cuando existe el antecedente de que cuatro ex alcaldes enfrentan procesos penales por creer que sus excesos no tendrían consecuencias.

El primer año de la administración estatal, al igual que el de los 60 municipios ya fue revisado, situación que arrojó 14 mil 750 observaciones del Órgano de Fiscalización Superior (OFS) que dependiendo de la gravedad y de la solventación que reciba, procederá a determinar si hay elementos o no para emitir un dictamen reprobatorio de las cuentas públicas del ejercicio fiscal del 2017.

Del total de esas observaciones, casi el 77 por ciento corresponde a las administraciones municipales y el resto a dependencias estatales y organismos autónomos, cifra que demuestra que los actuales alcaldes en funciones concentran un importante número de señalamientos que van desde cuestiones simples hasta advertencias de la existencia de graves irregulares que podrían derivar en procesos de responsabilidades.

Aunque los integrantes de la Comisión de Finanzas y Fiscalización de la LXII Legislatura Local recibieron por parte del OFS los informes de las cuentas públicas de todos los sujetos obligados a revisión, corresponderá a los próximos diputados locales que asumirán sus cargos a finales de agosto de este año revisar y aprobar los dictámenes correspondientes, proceso que se llevará a cabo a finales del 2018.

El rumor de que los actuales diputados podrían iniciar el proceso de aprobación de esas cuentas públicas es falso y sólo busca atraer a los alcaldes y responsables de las dependencias con observaciones para ofrecerles protección a cambio de ciertos estímulos.

Los procesos penales que existen contra los ex alcaldes Adolfo N., Antonito N., Filemón N. y Vicente N. que gobernaron los municipios de Tlaxcala, Chiautempan, Contla y Calpulalpan, respectivamente, sirvieron para incentivar a los presidentes municipales en funciones y a sus tesoreros para atender las observaciones del OFS, pues se calcula que la solventación de los irregularidades detectadas en las revisiones aumentó 70 por ciento.

Quizá ayudó también el hecho de que los procesos de observaciones contra ex ediles y ex tesoreros, así como de otros ex funcionarios estatales y municipales se incrementara en 400 por ciento.

Vaya, hay candidatos a un cargo de elección popular que hace unos días se presentaron ante el OFS para solventar algunos pendientes que arrastran cuando desempeñaron otra posición dentro de la administración pública.

Hasta ahora se sabe muy poco detalles de las observaciones detectadas por el OFS, pero entre los diputados locales trascendió que hay señalamientos graves como el detectar un déficit de varios millones de pesos en las finanzas de un ayuntamiento provocado por mantener una nómina abultada, así como múltiples desordenes administrativos que se podrían traducirse en un proceso penal que implicaría mandar a la cárcel a algún alcalde en funciones.

Muchos presidentes municipales no pasarán la primera prueba correspondiente a su cuenta pública del 2017, situación que sin duda encenderá los focos de alerta de la gobernabilidad en algunos ayuntamientos, porque los integrantes del Cabildo empezarán a exigir cuentas claras a sus alcaldes, que al parecer marginaron a los regidores de ciertas partidas económicas que seguramente fueron observadas.

Hay más de 5 mil observaciones que apuntan a un probable daño patrimonial y otras 3 mil más que podrían terminar en responsabilidad administrativa que puede estar acompañada de alguna sanción. La fiscalización es real y pronto se empezarán a ver sus consecuencias.

Los excesos y las malas prácticas en la administración pública al parecer ya no serán solapados.

La pantomima de la fiscalización en Tlaxcala

.

Sin título-24

La persecución iniciada por Isabel Maldonado Textle, encargada del Órgano de Fiscalización Superior (OFS), contra un pequeño grupo de ex presidentes municipales tiene tintes de venganza, porque nadie le puede creer que se ponga extremadamente estricta con los ex ediles y que al gobierno de Mariano González Zarur y sus funcionarios les haya perdonado todas sus transas.

El disfraz de dócil cordera que le gusta ponerse todos los días a la auditora general del OFS le ha servido para engañar y acercarse al poder que la ha arropado, situación que la fiscalizadora ha aprovechado para sacar su verdadera naturaleza de hiena y emprender una cacería donde va acompañada de un séquito que tiene una enorme hambre de venganza.

Hay ex alcaldes que cometieron excesos y abusos en el manejo de los recursos públicos y que merecen un castigo, sin embargo la aplicación de la ley en los casos que llegaron a la Procuraduría General de Justicia está siendo selectiva, al grado que el OFS y la ministerio público encargada de dar el trámite administrativo a las denuncias, Nohemí Nophal, no podrían justificar por qué se agilizó ciertas averiguaciones previas y por qué otras han sido olvidadas.

Además, quién puede confiar en la actuación de una ministerio público que trabajó y concentró la información en una de las oficinas que le fue asignada en las instalaciones del OFS, misma que sólo hace lo que los asesores y gurús de Isabel Maldonado le ordenan.

Vaya, es tan autónoma esa ministerio público que el mismo procurador de Justicia en el estado, Tito Cervantes Zepeda, desconoce el trabajo que Nohemí Nophal lleva a cabo para intentar meter a la cárcel a un reducido grupo de ex presidentes municipales.

La cacería iniciada ayer y que buscaba detener a ex alcaldes como el panista Adolfo Escobar Jardínez y al petista perredista Antonio Mendoza Romero, quienes gobernaron los ayuntamientos de Tlaxcala y Chiautempan, respectivamente, no prosperó y sólo pudo concretar la aprehensión de la ex tesorera de la administración capitalina Norma Sánchez Tepetla, quien es acusada por uso indebido de atribuciones y funciones.

En los próximas horas o quizá días veremos hasta dónde quiere llegar Isabel Maldonado, quien está empeñada en llevar a la cárcel a ciertos ex ediles, porque desde ahora le puedo asegurar que no todas las denuncias penales que llegaron a la PGJE terminarán en órdenes de aprehensión.

Habrá que ver si la vengativa Maldonado Textle en realidad cumple su cometido o si sólo busca asustar y aparentar supuestos castigos a actos de corrupción, con el propósito de sensibilizar a los actuales ediles y así obtener, a través de sus gurús, beneficios económicos como los han tendido todos los responsables del Órgano de Fiscalización Superior.

De hecho nadie en su sano juicio puede creer que Isabel Maldonado tiene la intención de realizar una verdadera fiscalización y castigar los abusos de los servidores públicos en el ejercicio de sus funciones, pues de entrada tuvo que pagar muy caro su imposición en el cargo por parte del ex gobernador de Tlaxcala, Mariano González Zarur.

La auditora general del OFS simplemente paso por alto todas las anomalías que se cometieron en la administración del hacendado, en especial las realizadas en el último año de esa gestión donde hay más que evidencias del desorden y corrupción que prevaleció, sin embargo no merecieron ninguna observación por parte de ese ente fiscalizador.

Es una lástima que en Tlaxcala se simule el castigo de la corrupción y sobre todo que exista funcionarios como Isabel Maldonado que utilizan sus cargos para llevar a cabo venganzas.

Sólo la ASF ve la corrupción de Mariano González

.

En daño patrimonial del gobierno de Mariano González Zarur acumulado en los dos últimos años de su administración suman casi los mil millones de pesos, sin embargo no existe ningún procedimiento legal para sancionar a los ex funcionarios estatales que junto con el hoy ex mandatario son responsables de esos presuntos actos de corrupción que quedarán impunes.

manchis el impune

 

Si las cifras revelan o no la tremenda voracidad que mostró Mariano González Zarur durante el último año de su gobierno es otra cosa, sin embargo es un hecho que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró un daño patrimonial superior a los 200 millones de pesos cometidos a lo largo del 2016.

De acuerdo con los reportes de la ASF, la administración del hacendado gobernador pagó a 2 mil 900 empleados de los Servicios Educativos 156 millones de pesos de más y se comprobó que el ex mandatario ordenó la compra de bienes y servicios de forma directa por 45.9 millones de pesos sin que los funcionarios estatales responsables elaboraran la documentación que respaldara las adjudicaciones o licitaciones.

Según la información disponible, González Zarur y su secretario de Educación Pública, Tomás Munive Osorno pagaron 30 contratos de honorarios en los Servicios Educativos por 2.2 millones de pesos, sin que hubiera una relación laboral con la administración estatal.

Resulta que la pasada administración no presentó documentación correspondiente a los procedimientos de adjudicación de servicios adquiridos por 21.5 millones de pesos y tampoco elaboró un dictamen que aprobara la excepción de llevar a cabo licitaciones públicas que terminaron en 10 invitaciones a cuando menos tres proveedores que se supone fueron beneficiados con los contratos. También se ubicaron 32 adjudicaciones directas con irregularidades que sumaron 8.1 millones de pesos.

A estos más de 200 millones de pesos observados por la ASF hay que agregar los 743 millones de pesos que aún están pendientes por comprobar y que corresponden al ejercicio fiscal del 2015 del gobierno de Mariano González.

Lo lamentable es que nadie vio la corrupción rapante que prevaleció en el sexenio del hacendado gobernador. Los legisladores locales y federales se muestran indiferentes ante el descarado saqueo que hubo y la actual administración estatal ha optado por cargar el muerto y tapar los hoyos financieros heredados antes que iniciar un procedimiento legal para sancionar los excesos y abusos de Mariano González y su pandilla de vivales.

El ex mandatario goza de total impunidad y lo que es peor es que ya se prepara para regresar y tratar de recuperar el poder que perdió. Sólo espera que su amigo José Antonio Meade Kuribreña sea confirmado como candidato del PRI a la presidencia de México para volver a gritar y mandar y revivir al poderoso Mariano que todo mundo teme.

Si hoy en día la actual administración no puede o no quiere castigar la corrupción del pasado gobierno, difícilmente sancionará cualquier práctica similar que se esté realizando en estos momentos, o no.

 

El cinismo de Arnulfo Arévalo

La ausencia de argumentos y de capacidad se hizo presente en la persona que hoy ostenta la presidencia de la mesa directiva del Congreso del estado, el diputado priista Arnulfo Arévalo Lara, quien tiene bajo su responsabilidad el caso del ex magistrado Fernando Bernal Salazar.

Ante el grave problema que implica la negativa del Congreso local de resolver la ratificación o no del ex magistrado, Arnulfo Arévalo trató de introducir el tufo de la corrupción en el caso al declarar que hubo ofrecimiento de dinero a algunos diputados locales para avalar la reincorporación de Bernal Salazar al pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Sin aportar más elementos o nombres, el diputado dejó entrever que ese es uno de los motivos por los cuales el Congreso del estado no ha podido cumplir con el fallo de un juez federal, situación que resulta grave porque puede ser que también se haya ofrecido dinero para que los legisladores aceptaran la no ratificación de Fernando Bernal porque nadie se explica cómo le hizo el PRI para convencer a sus aliados (Nueva Alianza y Partido Socialista) de ir juntos en ese tema si estaban hace unos días casi al punto del divorcio.

Para terminar le cuento que la Feria de Tlaxcala 2017 cumplió. Tuvo cosas buenas y malas que sin duda servirán para organizar mucho mejor la próxima edición. El único escándalo que se registró fue el protagonizado por el magistrado Héctor Maldonado Bonilla, quien estando acompañado de los hermanos Temoltzin Carreto recibió tremendos gritos de su esposa, quien al parecer no le gustó algún comentario porque su malestar traspasó las paredes del restaurante La Botica un viernes a eso de las 22 horas.

Nadie ve las anomalías financieras del ex gobernador

.

El ex gobernador Mariano González Zarur no le preocupa nada, porque al parecer no hay nadie en Tlaxcala que tenga el valor de confrontarlo y exigir a las autoridades que sea investigado no sólo por el probable daño financiero dejado a las arcas, sino por los excesos cometidos en su administración.

manchis

Nadie quiere tocar ni con el pétalo de un rosa al hacendado Mariano González Zarur, sobre quien pesan acusaciones de probables quebrantos financieros que no han merecido la mínima atención de los actuales integrantes del Congreso del estado.

En un reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) se documentó que en Tlaxcala existe un probable daño patrimonial de 352 millones de pesos que habría cometido la administración del ex gobernador, pues nadie sabe en qué y dónde fue a parar esa cantidad de recursos públicos.

Ese órgano realizó una revisión en aquellas entidades donde se llevó a cabo el relevo de gobernadores y encontró que en 10 estados había inconsistencias financieras que suponen desvíos o faltantes de importantes cantidades de dinero.

Las anomalías detectadas por la ASF son 42 mil 615 millones del gobierno de Veracruz, 9 mil 105 en Oaxaca, 4 mil 706 millones en Puebla, 4 mil 383 millones en Quintana Roo, 3 mil 923 millones en Zacatecas, 3 mil 247 millones en Sinaloa, 3 mil 256 millones en Durango, mil 48 millones en Chihuahua y mil 44 millones en Hidalgo.

Si comparamos la cantidad observada en Tlaxcala que fue de 352 millones de pesos con las cifras registradas en los otros estados llegaremos a la conclusión que es mucho menor, sin embargo no por eso los diputados locales y la actual contralora del ejecutivo, Marisela Escobar Sánchez, deben mostrarse indiferentes y solapar esa irregularidad.

Hay que tener presente que en el informe del 2015 la ASF encontró un daño patrimonial en Tlaxcala por más de 1,200 millones de pesos, sin que hasta la fecha la actual administración haya informado si las observaciones del ente fiscalizable fueron solventadas o se mantiene vigente ese quebranto financiero cuya cifra podría incrementarse con los resultados que arroje la revisión total del 2016.

Marisela Escobar es una enorme decepción. No pudo con el paquete y mucho menos tuvo el valor de iniciar una investigación no sólo al ex gobernador Mariano González, sino a los ex funcionarios que tienen responsabilidad en esos faltantes de recursos públicos.

Para que sirve una contralora del ejecutivo que se ha limitado a poner en marcha la campaña “Honestidad Tlaxcala” cuando no tiene la iniciativa y voluntad de indagar y sancionar los múltiples excesos de la pasada administración.

A principios julio de este año, Escobar Sánchez demostró que es una ternura de contralora al declarar que su dependencia tenía abiertos 43 procedimientos contra actuales y pasados funcionarios, sin que entre ellos se ubicara uno de primer nivel, es decir, la mujer optó por simular que investiga para así justificar su salario que cobra cada mes.

Llama la atención que los actuales diputados panistas se muestren hoy en día muy interesados en tratar de castigar la añeja práctica de “los moches” en la contratación y ejecución de la obra pública, cuando en el caso de los presuntos desvíos detectados por la ASF en el gobierno de González Zarur han guardado un absoluto silencio cómplice que demuestra que su “lucha” contra la corrupción es un asunto mediático.

Resulta ridículo que quieran reformar la ley para sancionar futuros actos de corrupción y no tengan la capacidad de exigir que se sancione las conductas ilícitas detectadas y documentadas por la Auditoría Superior de la Federación.

En fin, no cabe duda que Mariano González sigue siendo el amo en Tlaxcala.

Demuelen datos duros de IMCO papel de García Portilla en Finanzas

.

Hasta la llegada de Jorge Valdés Aguilera, Tlaxcala alcanzó un destacable quinto lugar nacional en la información sobre el uso de los recursos presupuestales.

Caricatura 1, Arturo Tecuatl, Cuentas Publicas, Salvador Mendez Acametitla, Crispin Corona Gutierrez, OFS, Tlaxcala Online

Es muy interesante ver las variaciones estadísticas en el uso de los dineros y la información que de ellos se hace pública.

Entre 2010 y 2014, es notorio el avance de Tlaxcala. De hecho, nos ubicamos en la quinta posición nacional, con 87 por ciento de efectividad según el Instituto Nacional de Competitividad (IMCO) en el Índice de Información Presupuestal Estatal (IIPE) 2014.

Nos encontramos debajo de Jalisco (96), Puebla (96), Colima (92) y Sonora (87).

Las cifras demuestran que antes de la llegada del nuevo secretario de Planeación y Finanzas, Jorge Valdés Aguilera (el secretario de oro, así lo llamaban en la Cámara de diputados).

Es decir, el dos veces doctor, Ricardo García Portilla, tuvo que hacerse a un lado para que la opacidad en el uso del presupuesto dejara de ser una constante.

De 2010, año en que asumió como titular de la Sefin a enero de 2013, cuando lo enviaron al PRI, donde por cierto la tardanza para entregar estados financieros hizo acreedor a ese partido a una severa sanción, la efectividad de su puesto nunca pudo aprobar.

Según el IMCO, en 2010 García Portillo logró 45 puntos (de un máximo de 100), 53 en 2011; 56 en 2012 y 50 en 2013.

Raro verdad, pero llega Aguilera y de 50 sube a 87. Un crecimiento bárbaro en la cultura de información.

Las investigaciones del IMCO nos permiten ver otros aspectos no menos delicados, como el llamado Rubros Específicos, donde García Portilla osciló entre 10 y 22 puntos, la peor calificación a nivel nacional. Otra vez insisto, a la llegada del secre de oro, el ámbito de los rubros específicos se ubicó en 82 unidades.

Otro avance notorio, aunque ni Valdés ha podido superar es el de los tabuladores de las plazas. Ricardo aporto cero informaciones desde su llegada hasta 2012, cuando apenas publicó información que le valió 11 de calificación (de un total de cien). Hoy, con el nuevo titular andamos por los 40 puntos. Seguimos reprobados pero, al menos es un inicio.

Los presupuestos de los municipios alcanzaron 100 unidades en 2014, contra 50 los tres ejercicios previos.

A resumidas cuentas, podemos ver que la salida de García Portilla de Finanzas, ni obedeció a un gran talento político o a verle tamaños para sustituir a su jefe Mariano en 2016. En realidad fue un acto impostergable porque su eficiencia siempre fue limitada.

Y todo indica que en el PRI sigue su misma tendencia, no nada más en lo técnico sino en la amplitud de temas que abarca el partido en el poder.

Dejaron la diplomacia

Las pugnas entre técnicos y diputados (rudos) se olvidaron de las formas al aparecer el cobre que a ambos mueve en el tema de las cuentas públicas, y con una sentencia del presidente de la Comisión de Fiscalización, Salvador Méndez Acametitla, podemos hoy dimensionar el tamaño de la corrupción de este productivo negocio.

“El auditor debe ajustarse como órgano técnico del Congreso y dejar que los diputados generen lo político”.

¿Político?

La lógica nos llevaría a pensar que si una cuenta pública cumple con los requisitos de ley, el asunto político sale sobrando. Un estado financiero pasa o no, dependiendo de la labor del tesorero, y ese a su vez hace lo humanamente posible con las decisiones de su jefe el alcalde o responsable del ente fiscalizable.

Sentarse a la mesa de la negociación, sin embargo, hace magia con los números. Un trabajo competente está en constante riesgo de irse al infierno si quien lo presenta no tuvo le precaución de cabildear la voluntad de los diputados. Y viceversa, que es lo peor.

Méndez Acametitla no oculta su coraje contra Crispín, pues este lo pasa por alto y se reúne con bancadas o con individuos clave.

En otras palabras, come el mandado al ex alcalde de San Pablo del Monte, sabedor de las ganancias en riesgo de esfumarse de sus manos. Ello no enerva y no demora en hacerlo público.

Y supone que la gente y los medios van a aplaudir su indignación.

¿Cuál de los dos peleoneros es más honesto?

Ninguno.

Al contrario. Son unos vivales. Descarados operadores que lucran con los votos.

“Él dice ésta sí, ésta no”.

¿En serio? Pues que lo encarcelen. Comete un fraude.

Entonces, Acametitla es quien debería tomar esas graves decisiones.

Ojalá también lo acompañe en la cárcel. Tras los barrotes dejarían de molestar. En eso hasta aigos se vuelven.

La responsabilidad en sus manos se han encargado de envilecerla.

Uno, Crispín, discreto y perverso. El otro, Méndez Acametitla, escandaloso y descarado.

¿Hay solución?

Propongo usar el detector de mentiras. Para ellos y para el hato de votos, listos a cambio de las recompensas para hacer bueno lo podrido… o reprobar a quienes no se pongan la del Puebla…

 

 

Invade Maricela Cuapio el PRI, en abierto desafío y en horario de trabajo

.

La titular del IEM Deja sin habla a los secretarios del Revolucionario Institucional, cuando los sube, los baja, los corre o los maltrata, a nombre del primer priista de la entidad

Caricatura 1, Arturo Tecuatl, Agrede Salvador Mendez Acametitla, OFS, Crispin Corona Gutierrez, Tlaxcala Online

A la seño Maricela Cuapio le ha dado por no salir de la sede del PRI, exhibiéndose –como es su insana costumbre- como la sucesora de Mario Armando, Jenny, Carlos Rojas o anexas, frustrados operadores políticos que intentaron sin éxito, “bajar” las decisiones del ejecutivo a lo que queda de partido.

Y lo hace en horario de trabajo.

Y como es la titular del Instituto Estatal de la Mujer (IEM), además de deslucir sus marcados rasgos, pasa a perjudicar a uno como zombie que sigue despachando en la oficina de presidente del Comité Directivo Estatal (CDE).

Cuapio se inventó un personaje, como de señora Marina (versión de petatiux). Y si aquella lavaba su linda piel a la orilla de Acuitlapilco, ante el pensamiento que traicionaba a Cortés, esta ha dejado correr versiones contradictorias de una convivencia más allá de la sana distancia.

No es decente, ni legal, devaluar las órdenes de un ejecutivo a grado tal del allanamiento en horario susceptible de que la corran, como por Ley debe ocurrir.

La “fiscalización”

En el tema de las cuentas públicas, unos y otros involucrados se han encargado de tirarse el suficiente lodo para acabar con su credibilidad.

1.- El Órgano de Fiscalización Superior (OFS), mantuvo hasta hace poco el monopolio de terror para los entes fiscalizables. Hordas de auditores con uñas y dientes afilados se aderezaron con negocios aleatorios como las auditorías externas. Y como eran arpías del mismo cuento, había de aquél ayuntamiento u organismo que se resistiera a hacer un reparto previo de recursos para ablandar a los contadores, capaces de ser miopes o tener vista de águila, dependiendo del puntual cumplimiento de pagos extralegales.

2.- Bueno, como en nuestro país están prohibidos los monopolios, a la comisión de fiscalización del Congreso llegó parte del pastel, antes nada más en custodia del OFS. Y se fue configurando una suerte de kramer contra kramer que, otorgaba una alternativa a aquél reprobado en sus estados financieros. Al ir de un lado a otro en realidad amagaban con revelar las artimañas del de enfrente, y las cosas no pasaban a mayores… es decir, las cuentas públicas acababan por ser aprobadas.

3.- ¿Y la comisión de Coordinación y Concertación, qué vela tiene en este entierro?… hombre, donde comen dos, tres pueden hacerlo. Entonces el kramer vs kramer se hizo un ménage a trois, con derecho a pingües orgasmos de la centaviza que llegaba a surgir cuando, de arriba venía la instrucción para bloquear a equis, o apoyar a ye, no le aunque que sus números estuviesen como las mallas de la Trevi. Entonces sobrevino el caos porque en el apriete y afloja se extravió el control en el reparto de propinas (qué digo propinas, verdaderas extorsiones).

4.- Alterados por el olor del dinero los tres anteriores vieron el involucramiento de la Contraloría del Ejecutivo –vaya acción injerencista de un poder a otro, pero es que no había opción. Y las reuniones de diputados para cabildear (que no es otra cosa que extender la mano para recibir lo más que se pueda) comenzaron a llamar demasiado la atención, y como unos legisladores andan más urgidos que otros, ya sea para juntar para su campaña o para depósitos urgentes a sus tarjetas de crédito, acabaron por aceptar que el negocio de la fiscalización requiere con urgencia reglas más claras sin el exceso de invitados a las pachangas donde se reparte el botín.

¿Reforma?

Primero, poner en claro a quiénes les asiste el derecho de meter su cuchara en la fiscalización.

Si bien al OFS corresponde el trabajo técnico, la comisión de Fiscalización tendrá bajo su responsabilidad, perfeccionar los procesos de análisis, mas no corregir la plana a su contraparte, en medio de la rebatinga para ver quién sangra más al ayuntamiento, organismo o dependencia.

La comisión de Marco Mena, nada tiene que hacer en los asuntos de fiscalización. Meterse, trastoca la alta responsabilidad de pugnar por una relación aterciopelada entre los distintos partidos políticos, representantes del pueblo en la casa del pueblo.

La Contraloría del Ejecutivo, tiene suficiente chamba con las dependencias de ese poder, como la encabezada por el incumplido Tomás Munive que, a dos meses de estar obligado a entregar útiles escolares, es la hora en que comienzan a hacerlo. No se vale.

El contralor del ejecutivo, Hugo René Temoltzin Carreto, mucho tiene que hacer con otras hordas, dueñas de comercializadoras, constructoras y otros negocios que sangran el presupuesto, hacen nuevos ricos a costa de la confianza del gobernador y denigran a la clase gobernante.

Un lugar para cada cosa

Si cada cual cumpliese con su obligación, otro fuera el sino del estado. El dinero, sin embargo, enrarece el engranaje que en teoría es perfecto.

Ambiciosos y perversos abundan, en las comisiones, en el Ejecutivo, en el OFS.

Pero vivimos en un Estado de Derecho. Y los diputados ganan lo suficiente como para ambicionar propinas. Y los auditores del OFS deben desistir de la venta de protección, advertidos que de no hacerlo, la cárcel los aguarda. Y los secretarios y demás subordinados deben limitarse al cumplimiento de sus obligaciones como parte del Poder Ejecutivo, no andar inventando nuevos mecanismos para perjudicar al estado.

De fondo

Por eso, los tesoreros de los ayuntamientos deben cumplir con un perfil y ejecutar las reglas de operación al pie de la letra.

Los alcaldes no tienen más que limitarse a su función de ejecutivos comprometidos con el desarrollo, y no andar desmantelando un programa para arropar candidatos o pagar las cuentas de las borracheras con las que pretende acallar a sus cabildos.

 

Fracasa Comisión de Fiscalización en su intento por rescatar a Apizaco y Tlaxcala

.

 Intentaron cambiar el dictamen negativo del OFS, y sus compromisos y sus cabildeos se vinieron abajo. ** Napoleón Ordóñez… un mini imperio dentro del marianismo.

Caricatura 1, Arturo Tecuatl, OFS, Congreso, Comision Fiscalizacion, Crispin Corona, Salvador Mendez Acametitla, Tlaxcala Online

Vaya si mermó su influencia la Comisión de Fiscalización del Congreso. Nos dicen que sus singulares integrantes intentaron ayer modificar el dictamen adverso del Órgano de Fiscalización Superior (OFS) a las cuentas públicas de Tlaxcala y Apizaco.

¿Un giro de 180 grados en las conclusiones del ente fiscalizador?

¡Tal como lo oyen!

Y en presencia de 23 legisladores, lo más que la comisión pudo hacer fue postergar la dictaminación de dichas cuentas públicas.

Ah claro… uno de ellos exigió respeto a las conclusiones del OFS, y los demás votos… como cascada.

¿Ya ven porqué el Ejecutivo operó la irrupción de su contralor?

A los muchachos y muchachas de la citada comisión ya les había gustado la papeliza generada por contradecir al OFS. Como quien dice, los estados financieros dejaron de ser susceptibles a los auditores y vieron la luz en el cabildeo brutal.

Y como parte fundamental de los gobiernos democráticos, la fiscalización de los dineros manejados por las autoridades se sobrepuso al descontrol, encabezado por el asambleísta más chaparro de la Legislatura, cuyo pasado de alcalde que pasó las de Caín para aprobar sus cuentas públicas, con el tiempo lo convirtió en una máquina de hacer dinero… dinero malo, con el concurso de los demás integrantes de su comisión, y a costa de las finanzas del estado.

La etapa de corrupción más impresionante dada en la historia de Tlaxcala.

Alcaldes chuecos, hasta guapos resultaban tras repartir fajos y fajos de billetes.

Pero, ¿de dónde los tomaban?

Ah, pues desde principios de sus administraciones operaban con sus tesoreros un fondo al que llamaremos: “de contingencias fiscalizables”. Retenían impuestos (Apizaco), cobraban dobles diezmos (Tlaxcala), servían de caja chica (Ixtacuixtla).

Y al llegar su año de hidalgo, abrían la maleta y comenzaba a circular el estímulo para los vividores del equivocadamente llamado ejercicio de fiscalización.

No contaban con que esos señores y señoras iban a atragantarse con los enormes bocados de billetes. Ello los llevó a disipar el miedo a su amo que, seguramente los sobrealimentó en el proceso de engorda para manternerlos como hatos obedientes, sumisos y prestos a votar la causa necesaria.

En cuanto la firuliza dejó de circular, aquellos activaron el poder de su comisión y se declararon casi independientes.

Luego-luego los frenaron.

Está difícil hacerlos recapacitar.

Es el precio que paga un gobernador-acaparador… finalmente le falló su peón de confianza, Marco Antonio Mena. También fracasó el experimento de convivencia con un equis, el perredista Salvador Méndez Acametitla.

El pequeño imperio de Napoleón

Al secretario de gobierno, Ernesto Ordóñez Carrera, le asiste la gracia de controlar casi todo –menos el asunto de la gobernabilidad- pues, se desempeña como el coordinador de facto de los esfuerzos de la grilla tricolor, voluntaria y a fuerzas.

Bueno, hasta al gobierno federal y algunos de sus delegados, les gira instrucciones para concentrarse en la zona donde han de llevar el mensaje tricolor, en vista que el impuesto dirigente (creo que aspirante ya no) Ricardo García Portilla, carece del liderazgo para conseguirlo.

Y la oficina del secretario Napo (el mismo así se bautizó) se ha convertido en el despacho donde grupos e individuos reciben capacitación e instrucciones para, por lo menos una vez este sexenio, ir a una elección constitucional sin las malas vibras que los llevarán a la rotunda ruina.

Cómo cambian las cosas verdad, hace apenas unos años, el mismo que hoy la hace de mini coordinador de los esfuerzos, era vapuleado por el coordinador original (Mariano fungía como líder del PRI estatal con derrota tras derrota), al grado que su renuncia al PRI fue inevitable.

Buscó refugio en otros partidos. Fue candidato a diputado por el Movimiento Ciudadano (si no estoy bien, corríjanme plis), y hasta se retó a muerte con Rubén Flores Leal, cuando aquél dejó de tolerarlo en su franquicia naranja, o sea Convergencia.

Hoy, el destino le sonríe tanto que, tiene la capacidad para hacerse tonto con el asunto de los útiles escolares no entregados y el presupuesto de 22 millones de pesos en el bolsillo de su mentor y protector, Tomasito Munive Ororno, a quien superó el alumno, chaparrito y frágil que en aquellos ayeres formaba parte de su kíndergarten (como extraído de los paisajes del crimen del padre Amaro).

Lo que sí me llama la atención es la forma en que se desmoronó el doble doctor y dirigente-ex aspirante del PRI, Richi García Portilla, quien de candidato a todo, ¡hasta a gobernador!, motiva hoy merecida ofrenda, ante la cercanía de los días de muertos (en la política, desde luego).

Acametitla, el rupestre negocio de la fiscalización

.

Son los daños colaterales de los vividores de la Izquierda que contribuyeron al triunfo del marianismo y hoy reclaman su parte de botín.

Caricatura 1, Salvador Mendez Acametitla, Crispin Corona, Corrupcion, Auditorias, OFS, Tlaxcala Online

Al diputado presidente de la Comisión de Finanzas, Salvador Méndez Acametitla, no deja de agobiarlo el recuerdo de una presunta malversación mientras fue alcalde de San Pablo del Monte. Por ahí de 2011, compañeros suyos del PRD lo acusaron de emplear a su arbitrio más de 800 mil pesos, etiquetados para erigir obras de carácter cultural en esa demarcación municipal.

Esa fue una valiosa experiencia. Porque de alcalde acusado de mano larga, las raras circunstancias de la política tlaxcalteca lo llevaron a la presidencia de dicha comisión. ¿Perfil? Ninguno, pero sí una tremenda hambre de dar con casos como el propio.

¿Para aplicarles la Ley?, ¿Para impedir un mal uso de los recursos públicos? o, ¿para buscar de ellos un beneficio, amparado en la voz popular: ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón?

Es, por mérito propio, uno de los daños colaterales del amorfo y de raros principios llamado sistema marianista de gobierno.

Vendió cientos de votos perredistas –al menos eso hizo creer- en aquella inolvidable elección de 2010, y a cambio exigió una serie de prerrogativas, una de las cuales hoy padecen los ex alcaldes cuyas cuentas públicas podrían ser auditadas de nueva cuenta, pese a que el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) ya lo había hecho.

Al señor Méndez Acametitla, le ha dado por calificar de poco profesional el trabajo de los sabuesos del OFS, y anunció una especie de segunda vuelta.

¿Qué se propone?

¿Reventar a los ex alcaldes?, ¿Bajarle con aquellos dispuestos a recompensarlo?

Estamos ante un rural fiscalizador, carente de todo perfil, pero con el poder que le asiste a una comisión de la cual, vemos, ejerce todas las presiones posibles para realizar su sueño americano, sin siquiera haberse acercado a la frontera.

Los ex alcaldes con verdaderos pendientes, tendrán manera de defenderse o, lista la maleta para cambiar al Cereso su residencia.

Pero aquellos que se esforzaron por cumplir tienen frente a sí un severo dolor de cabeza, producto de la disfuncionalidad de este sistema, donde cada quien toma la parte del pasetel según se lo permita el tamaño de sus dientes.

La corrupción no se limita a la obra pública, o a las compras o a la administración de los bienes.

Vemos que la extorsión en una de sus tantas caras, también recibe el aliento del sedicente coordinador de los esfuerzos.

De la Reforma Electoral

Para Acción Nacional, la bandeja con venganzas disfrazadas de buenos propósitos, enviada al Congreso por el Ejecutivo, puede resultar en la Corte, de persistir la estrategia del tricolor, sus rémoras y los vividores de la Izquierda, según lo reveló el líder estatal panista, Sergio González Hernández.

La experiencia con la Permanente, de legitimar lo espurio, ha llevado a los albiazules a pararse de uñas ante lo que ya vislumbran como un mayoriteo más en la lista de marianismos agendados.

Por cierto, nos llegó la información de la desesperada campaña de convencimiento desatada entre los antimarianistas, para hacerse de la voluntad necesaria que les permita alcanzar la votación de calidad, con la cual será posible reformar la Constitución.

Con esa visión gerencial, a Mariano le urge incrementar el número de paleros para seguir desmantelando al aparato burocrático en aras de buscar un importante ahorro de recursos públicos.

Fusionó tantas dependencias como alto ha sido el número de despedidos, pero un informe lo que se llama un informe detallando en qué se ha utilizado el excedente, nunca se ha dado.

Así que la petición de bajar el número de diputados pensando que acaso el presupuesto del Legislativo va a permitir la compra de cajitas de leche y cobijitas para las familias pobres del campo es más bien, la gran farsa que cubre la venganza para quitar de un plumazo a los enemigos ideológicos.

Trascendió

Nuestras fuentes cercanas a Bucareli captaron una reciente cita, muy seria a cierto gobernante rasposo y malmodiento, a quien exigieron una explicación creíble respecto a la jornada violenta registrada hace unas semanas, particularmente a aquel asesinato perpetrado con saña.

Al parecer, por petición de un legislador, creo fue gobernador de Sonora, sumaron al expediente de la ejecución que les comento, otra carpeta así de amplia donde se acumulan ciertos negocios relacionados con una tremenda bodega donde en mejores épocas ensamblaban máquinas de escribir.

Demasiado gordo el asunto, porque dicen hacer hallado unos tambos como los de la cinta El Infierno, y hasta unos camiones blindados, ajá sí a esos a los que les llaman monstruos.

Nada sencillo para el estado involucrado porque, tras los sucesos ocurridos en Michoacán, los ojos de la superioridad parecen apuntar hacia acá, con chicas lupas de este tamaño, porque ya pescaron más que una hebra, unos tremendos rollos de hilo.

 

Los cambios repentinos.. ¡los cañonazos!

.

Ser diputado en Tlaxcala no garantiza prestigio… aquí, el dinero aniquila principios panistas, perredistas y es campo fértil para los desbordados tricolores, bueno, los que abusan de esa franquicia.

img3726

¿Quién se anima a introducir sus manos en el fuego por alcaldes como Pedro Pérez Lira o Blanca Águila, y sus cuentas públicas?

Pero, ¿quién lo haría por las dependencias del Poder Ejecutivo de Tlaxcala, cuyos escandalosos desfalcos,nos dan fama nacional e internacional’

Entonces, ¿Por qué los diputados rasgaron sus vestiduras cuando, ¿la línea?, era satanizar a los ayuntamientos, para quitar presión a organisnos como el Itife y sus multimillonarias asignaciones directas a la constructora de un junior, como Secoduvi y su ambiguo titular -el de los dobles diezmos, a veces devueltos-, como la Secretaría de Salud y sus números caóticos, como la USET… en fin, la lista es larga.

De todas formas, triunfó el asqueroso contubernio entre Congreso, Ejecutivo y Órgano de Fiscalización.

¿El resultado?

Los cambios repentinos salidos de la Comisión de Fiscalización, el silencio del OFS y, los nuevos ricos -como la tal Rebeca, qué caso eh- en medio de la fiesta de opacidad retrógrada que nos ha llevado a la parálisis económica, según el reporte más reciente del INEGI.

¿Para eso querían ser diputados?

Así que el papel de contrapesos del ejecutivo se dosificó de acuerdo con el trato económico recibido, y el encargo constitucional de transparentar los negocios del Estado se volvió hipocresía en la tribuna y un apetito incontrolable por el dinero.

¿Han envilecido al Legislativo?

Digamos que hacer lo contrario sale de su ámbito. La escasa preparación de la mayoría y el hambre con la cual llegaron, tras campañas moleras o ecuaciones caprichosas para hacerse inexplicables plurinominales, ha conformado, pues no digamos que la peor legislatura, pero sí una de las más productivas, sí, de cuentas personales y episodios vergonzosos en los cuales pasó a segundo término el compromiso con el Pueblo.

¿Se avergüenzan?

Para nada. Al contrario. Si escucháramos sus conversaciones quedaríamos pasmados con voces como estas: «¿ya chingamos, verdad?… por un lado y por el otro… pobre pueblo… pobres muertos de hambre… cuando lleguen a un puesto como esta, hay que saber aprovecharlo…»

Por eso hace falta una verdadera reforma que, para empezar deje sin fuero a este tipo de delincuentes, no digamos de cuello blanco sino de panzas y carteras amplias. Que realmente puedan ser juzgados por el pueblo que -al menos hipotéticamente- los puso donde están.

¿Nuestra economía se encuentra paralizada, nuestras familias empobrecidas y la inseguridad nos agobia?

¿Y no hay responsables?

¡Claro que los hay!

Helos carcajeándose porque una vez más aprovecharon la nobleza de un pueblo que ha de creer en ellos aunque sean lobos arropados en piel de oveja.

Una verdadera reforma no aceptaría diputados perredistas con la espada en la diestra y la charola en la siniestra. A panistas más hipócritas que la deformación de sus principios, y a priístas, esos sí, desbordados por cuanto ambiciones, atropellando lo que haya a su paso y haciendo mofa del dolor de un pueblo que, insisto, no deja de creer en ellos, porque carece de más opciones.

Hoy, ser diputado tlaxcalteca no es garantía de prestigio. Al contrario, siempre cabrán las interrogantes: ¿de veras no te enriqueciste a costilas de los tlaxcaltecas?, ¿tienes la conciencia tranquila y sabes que tu familia se nutre con dinero bien habido?, ¿qué tan afectado estás por el licor y por otras drogas como la cocaína?, ¿estás seguro que no lastimaste a familias enteras con eso que llamas tu avasallante carrera política?