[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘Nativitas’

Los yerros de diputados, magistrados y funcionarios

.

A la clase política tlaxcalteca le encanta el protagonismo mediático, porque sus acusaciones nunca se traducen en alguna denuncia ante las instancias correspondientes para que puedan ser investigadas y sancionadas, lo que demuestra la gran simulación con que trabajan y pretenden engañar a los ciudadanos.

dos
El diputado Alberto Amaro Corona confirmó que fue la ex presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Elsa Cordero Martínez, la responsable de alertar a los ex presidentes municipales con acusaciones de penales de la existencia de órdenes de aprehensión en su contra, lo que les permitió evadir la cárcel y tramitar amparos.

Adolfo Escobar Jardínez, ex alcalde de Tlaxcala, fue uno de los beneficiados de esa filtración por parte de Elsa Cordero, pero no su ex tesorera Norma S., quien el pasado 10 de enero fue detenida y enviada a la cárcel, cuando la intención era que el panista fuera el primero en pisar una celda ante el manejo dudoso de más de 25 millones de pesos que hizo en las finanzas del ayuntamiento capitalino.

El presidente de la Comisión de Finanzas y Fiscalización del Congreso del Estado reconoció que en los procedimientos contra los ex alcaldes hubo violaciones a la ley al filtrarse información privilegiada, sin embargo es la fecha que no ha presentado alguna denuncia por ese caso para que se investigue y se sancione esa conducta que permitió a los ex presidentes municipales burlarse de la justicia y del trabajo de los legisladores.

Lo más lamentable sobre el caso fue la estúpida defensa que asumió Elsa Cordero respecto al señalamiento que hizo en su contra el diputado perredista Alberto Amaro. La “honorable” abogada negó que hubiera utilizado la información confidencial que tenían los jueces para poner sobre aviso a los ex ediles implicados, dejando entrever que ella no fue pero que a lo mejor un juez si pasó el pitazo.

Esa postura traicionera de Elsa Cordero era de esperarse, pues antes de enfrentar una responsabilidad lo más seguro es que exponga a alguien más.

Además, nadie le puede creer que ella como presidenta del TSJE no estaba al tanto de los procesos penales que se mantenían abiertos en los juzgados y que involucran a más de cinco ex alcaldes.

Ni hablar, Elsa Cordero resultó ser toda una fichita.

Asusta y preocupa la postura que asumió el nuevo procurador de Justicia de Tlaxcala, José Aarón Pérez Carro, sobre el escándalo mediático que provocó la difusión en redes sociales de un video donde se observa como una mujer maltrata con golpes a un par de gemelos oriundos de esta entidad.

Pisoteando la presunción de inocencia de la mujer, el procurador aseguró que se utilizarán todos los instrumentos legales para aplicar el peso de la ley a esa supuesta niñera, porque según el funcionario en la Procuraduría no puede caber un solo espacio para aquellas personas que atentan contra los infantes y que sus conductas sean calificadas como ilícitas.

Si bien la conducta y actitud de la mujer resulta reprobable, lo prudente hubiera sido que el procurador primero investigara el caso y nos informara que sanción podría recibir la acusada y luego asumirse como el defensor de los niños tlaxcaltecas.

Y así como se muestra muy eficiente e interesado en la procuración de justicia sobre ese hecho, ojalá muestre el mismo interés para esclarecer la desaparición de la niña Karla Romero Tezmol, agilizar las investigaciones contra los ex presidentes municipales acusados de corrupción, resolver las ejecuciones estilo narco registradas en Apizaco y en Nativitas, detener a las bandas dedicadas al robo de autotransportes, de casahabitación y de automóviles.

La verdad es que se espera más de un procurador que decía tener una larga experiencia, pero por lo que se ve resultó otro petardo.

Santa Águeda, inicio de la expansión poblana que ambiciona hasta Tepeyanco

.

Mejor negocio no hay… buena tierra, limpia, boscosa y baratísima aunque… era un valioso patrimonio logrado por medio del reparto agrario

Caricatura 1, Santa Agueda, Fraccionamiento, Era Patrimonio Vestigios, Hacienda, Mariano Gonzalez Zarur, Cuautemoc, Nativitas, Tlaxcala Online

En absoluta opacidad una impresionante inversión que beneficiará a un particular, hace de la ex hacienda Santa Águeda la obra faraónica para el beneficio del limitado número de privilegiados capaces de adquirir lotes a precios de super lujo en una finca que jamás ha dejado de ser patrimonio social.

Con los caminos deteriorados por el paso de pesados camiones cargados con tierra para elevar los niveles de estos terrenos, con la sorpresiva introducción de un drenaje sanitario que desemboca al río Atoyac-Zahuapan, este desarrollo inmobiliario cuenta con el silencio cómplice de un gobierno federal a cuyos delegados parece haberles llegado el estímulo para  permitir un atropello de esta naturaleza.

Los conflictos de ingobernabilidad generados por el depuesto alcalde de Natívitas, Cuauhtemoc Barranco Palacio, parecen ser parte de una estrategia para salir por la puerta trasera de la presidencia municipal, pero con una cuenta bancaria rebosante.

Por cuanto a dependencias estatales, pues sencillamente recorrieron un camino aplanado para extender las licencias de cambio de uso de suelo, de construcción, para gestionar la reparación de los puentes y desde luego, para entrar con el pie derecho al Registro Público de la Propiedad.

Ese silencio cómplice de las extensiones del gobierno federal se apuntan en franca oposición al Gobierno Abierto propuesto por un Peña Nieto premiado ayer como el estadista del año.

Si supiera que aquí en Tlaxcala ese Gobierno Abierto tiene su  contraparte con proyectos como el “santaguedazo”, en tanto vil despojo de un patrimonio que pudo elevar el nivel de vida de cientos de lugareños a través de un proyecto comunitario para solaz de paisanos y visitantes, pero que está siendo vendido a particulares, sin la mínima oposición de los tres niveles de gobierno.

Tlaxcala, dentro de los planes de expansión de la Angelópolis

La ciudad de Puebla, con casi cuatro millones de habitantes, requiere ampliar su zona de influencia. Su colindancia con municipios como Natívitas, Papalotla y San Pablo del Monte, es vista por los desarrolladores de la Angelópolis, como una clara ventaja para superar los elevados precios de terrenos dentro de su demarcación, o en municipios como San Pedro y San Andrés Cholula.

Entonces, poner los ojos en Tlaxcala es una solución francamente sencilla pues la apertura a negociar de sus autoridades es una ventaja.

Y a final de cuentas resulta que municipios con áreas boscosas y tierras con vocación productiva, cambian casi en forma automática a zonas susceptibles de venta… claro una vez que vivales con información privilegiada se han hecho de esas hectáreas a precios francamente irrisorios.

Si los legítimos dueños merecían algún beneficio, gracias a la intervención (o la falta de ella) de los gobiernos municipales, estatal y federal, lo que obtuvieron fue un vulgar despojo, no solo de importantes extensiones, sino del cuidado entorno, sede de múltiples tonalidades de verde y con una fauna muy de la zona, como los tlacuaches, ratones de campo, garzas y otras especies, cuyo destino es realmente incierto.

Con el “santaguedazo” comienza una nociva etapa de especulación.

Adiós a las zonas naturales. Mejor decir, nos aguarda incorporarnos a las colonias poblanas.

Y mucho se los debemos agradecer a nuestras… honestas autoridades.

Los planes angelopolitanos de expansión llegan hasta los municipios de Tepeyanco y Tlaxcala. Así nos ven, como la reserva territorial para echar mano de ella en cuanto se den las condiciones.

Y esas… las condiciones, con autoridades como el tal Cuauhtémoc y de ahí para arriba, son las que esperaban los voraces especuladores.

Aufidersen Mariano

Son tan buenos anfitriones en Europa que, ante la llegada de personajes con la cartera llena, como el mandatario de Tlaxcala, le organizan en un tris una jornada como de la que se nos informa.

Sin embargo, las giras con algún sentido habrán sido planeadas con muchos meses de antelación.

Cabildeados sus logros y asegurado el gasto… el impresionante gasto para trasladar a un viajero tan exigente y a la comitiva que lo acompaña-

Habrá que ver si no lo acompaña la presidenta honorífica del DIF.

De ser así, ella y su consorte por un lado, mientras papi por el otro, estarán disfrutando una linda luna de miel, nada despreciable, pero con el detalle de ser costeada con el presupuesto del estado.

Ojalá el resultado de este enésimo viaje sea concreto y no nos salgan con promesas de inversión, como ocurrió con el Foro Automotriz, versión Adriana Moreno, con una cantidad impresionante de… esas promesas de adquisición, pero cash… ¡naranjas!.

Toma Iglesia la iniciativa: inhibe uso de pólvora y dona valiosas limosnas; ¿y el gobierno?

.

Como el gobierno estatal refleja su actuar en funcionarios conflictivos e inactivos, de la talla de Mateo Morales, de Protección Civil, otros actores como la Mitra, se puso en acción para ayudar a los damnificados del 15 de marzo en Natívitas.

Las autoridades civiles tienen la obligación de aprovechar la disposición mostrada por La Mitra para, de una vez por todas, restringir el uso de cohetes y cohetones, con una clara tendencia a su prohibición.

Por ejemplo, el director del Instituto Estatal de Protección Civil (IEPCET), Mateo Morales, debería superar su constante modorra desde que le amanece el día, acudir a los expertos en materia legislativa y dar a Tlaxcala la facultad de hacer práctica y accesible a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, a la cual el funcionario nos dibuja inalcanzable, como parte de su exculpación a priori, sabedor de la enorme responsabilidad con la tragedia de Jesús Tepactepec, del pasado 15 de marzo.

Otra reacción deseada corresponde al gobernador, Mariano González Zarur, a cuya mira se halla la solidaridad de la Iglesia Católica, destinando $200 mil constantes y sonantes, a las familias afectadas por la explosión.

Son las limosnas del Jueves Santo, reunidas en 63 de las 73 parroquias. Faltan diez, la cifra va a elevarse, como esperamos que ocurra con las miras del, «coordinador de los esfuerzos de todos», limitado a administrar la miseria cuando se le acercan los menesterosos de aquella dolorosa fecha, como no sucede a la hora de disponer del menaje estatal para pagar hoteles, boletos y pasajes a múltiples destinos tan globales como inútiles para la economía estatal, pero onerosos, ofensivos, cuando vemos a los nuestros a penas subsistiendo tras afrontar aquella eventualidad de mediados de marzo.

Acaso la avaricia gubernamental con los de Tepactepec descorre el velo de la quiebra virtual del estado, porque esos niveles de insensibilidad en Natívitas, más los despojos de Ciudad Industrial Xicohtencatl, más las policías que entregan inermes su existencia ante la perversidad de los misteriosos asesinos que robaron en la Secretaría de Fomento Agropecuario (Sefoa), son la constante que marca el rumbo de ese estado empobrecido desde antes del sanchezpiedrismo.

¿No es ofensivo pensar en cómo se tira el dinero para comprar las chamarritas de color verde canalla?

Y que hoy, como no lo ha hecho el gobierno, la Iglesia Católica, sea protagónica lo mismo dando dinero bueno a las familias empobrecidas a niveles impensados, que asumiendo acciones para desalentar en lo posible la riesgosa quema de cohetes en las inacabables festividadesa lo largo de todo el año.

¿Que merece?, ¿La excomunión?, ¿el desprecio popular por semejante daño, contrario al diantre discurso ese que enarbola la recuperación del tejido social?

Váyanse diputados, pero liquiden sus deudas

Si alguien piensa que con la salida de más de 12 diputados locales las grillas y confrontaciones al interior del Poder Legislativo terminarán está muy equivocado.

En los próximos días algunos pedirán que se informe si los cinco legisladores que recibieron en diciembre un préstamo de 180 mil pesos ya regresaron los recursos o se diga hasta el momento cuánto han cubierto del adeudo.

Muchos de los involucrados –Lilia Caritina Olvera, Adolfo Escobar, Fortunato Macias, Vicente Morales y Miguel Meléndez- en breve dejarán su cargo para ser candidatos a presidentes municipales, de ahí que podrían ser exhibidos por no pagar ese préstamo que en su momento les fue autorizado por el priista Tulio Larios.

Otra confrontación que se dará, será por la presidencia del Comité de Administración del Congreso del estado una vez que Adolfo Escobar deje ese cargo y empiece su campaña para llegar a la presidencia municipal de Tlaxcala a través del PAN.

Los priistas y sus aliados de la oposición impedirán que el panista Miguel Meléndez herede el cargo que dejará Adolfo Escobar. La intención es que a esa posición llegue el diputado del Panal, Rafael Zambrano, si es que éste decide quedarse en el Legislativo y abortar su aventura por una alcaldía.

Cero negocios con amigos y familiares ¿de veras?

La construcción de Ciudad Judicial, como muchas obras y programas que se impulsan en el gobierno de Mariano González Zarur, empieza a oler mal. Primero porque los terrenos donde se edifica pertenecían a un familiar del mandatario de nombre Manuél González.

Hasta donde se sabe y según los enterados, los terrenos tenían ciertos problemas legales que fueron resueltos, al parecer, con la intervención del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Justino Hernández Hernández.

Sobre el costo y el avance poco se ha informado, pero lo que más llama la atención es el silencio cómplice de Justino Hernández, quien con su actitud pareciera que respalda todas las irregularidades que existen en la construcción de Ciudad Judicial allá por los rumbos de Apizaco.

Expulsa Perla el adrianismo del ISSSTE

Una de las delegadas que en pocos días ha mostrado carácter y ganas de imprimir su sello particular en la dependencia donde fue designada, es Perla López Loyo, quien solicitó a la mayoría del personal directivo del ISSSTE su renuncia.

Después de llevar a cabo una evaluación, la ex panista encontró que algunos funcionarios no cumplían con el perfil y las necesidades del Instituto, de ahí que no se tentó el corazón y procedió a despedir a más de 20 personas.
Ya lo imaginará usted, los reclamos no se hicieron esperar.

Digo, tuvieron su oportunidad y bien que la aprovecharon.

Para evitar los resentimientos en la Izquierda

Crece el rumor que en el PRD analiza la posibilidad de designar al candidato a la presidencia municipal de Tlaxcala a fin de evitar divisiones y confrontaciones.

Una tonelada de pólvora en Natívitas, la mitad estalló, ¿lo detectó la autoridad?… No

.

El chofer de la camioneta que no estalló reveló que llevaba 75 gruesas de cohetones, cuyo peso bruto supera los quinientos kilos. Este es el tráfico de muerte en un estado que se tambalea.

Según declaraciones recogidas por un medio digital, el chofer de la camioneta que no estalló (suponemos que hubo dos vehículos, este es el que según el gobernador se había dado a la fuga), de nombre Marcos Sampedro Jiménez, reveló la cantidad de pólvora que llevaba en la batea: 75 gruesas de cohetes, es decir diez mil 800 unidades y dos bultos de bombas de luces.

Eso fue lo que no estalló.

Con un peso bruto aproximado a los 500 kilogramos, de pólvora, suponemos que los explosivos que estallaron, serían otros quinientos kilos.

Una tonelada de pólvora. La llevaban a bendecir. Feligreses de tres barrios que año con año se reúnen en el templo de Jesús Tepactepec, habían conseguuido esta impresionante cantidad de explosivos.

Mil kilos de pólvora traficados clandestinamente. Suficientes para matar a diecisiete personas, desaparecer a un número desconocido y causar terribles quemaduras y pérdida de miembros a decenas más.

¿Hay o no responsabilidad de las autoridades?, ¿hay o no responsabilidad del clero?

Tres barrios cuyos feligreses competían entre ellos para conseguir la mejor fiesta: la de más cohetes y luces, la de más comida, la de más bebida.

No es casualidad que en el Congreso del Estado consideren que hubo negligencia. Por supuesto que la hubo.

Y las autoridades tienen que responder. La Ley los obliga. Lo menos que debe hacer Miguel Moctezuma, de la Secretaría de Gobierno, Mateo Morales de Protección Civil y Jesús Fragoso, de la Secretaría de Salud, es renunciar, como el primer gesto de congruencia del gobierno. Deben disponerse a responder por su irreponsabilidad.

¿Conocemos el número de desaparecidos?

No. Mire que hay familias que desde el día de la explosión no volvieron a ver a un ser querido. Sencillamente desapareció. ¿Acaso en el espantoso fuego generado en el centro del desastre?

Lo ignoramos. Pero es el momento en que no hay un censo de muertos, desaparecidos y lesionados.

Hoy, piden dinero a la gente. Explotan su lástima. ¿Por qué? No, el gobierno dispone de millones de pesos, y los gasta en conciertos mal organizados, en viajes internacionales sin resultados, en subvenciones a firmas para que afirmen haber creado nuevos empleos sin que tal sea cierto. El dinero se gasta a manos llenas, en viajes de helicóptero, pese a las advertencias a inicio de gobierno para no caer en esa tentación. En recompensas a diputados para aprobar leyes.

¿Cómo es que no se ha anunciado la acción más justa y solidaria con deudos y familiares de víctimas?

Para eso no hay dinero.

Ese es el tejido social roto. Por el que este gobierno garantizó trabajar para resarcirlo. Aquí está la prueba.

No podemos seguir comportándonos como un estado de quinta. Nos hemos dedicado a administrar la abundancia enviada por la Federación. Y lo hacemos muy mal. Nos peleamos con la gente. La despedimos. No reaccionamos a tiempo para atender emergencias.

Para eso es el dinero. No para respaldar campañas políticas en medio del caos. ¿Para qué conservar el poder si lo hacen tan mal?

El diputado Víctor Morales Acoltzi (PS) reclamó información de los recursos federales empleados para atender esta contingencia. Nada habría más despreciable que algún funcionario, de esos que no faltan, medrara con el dolor de todo Tlaxcala, principalmente del municipio de Natívitas.

Seguimos como al principio. Sin una claridad en la conducción de las acciones tras la desgracia.

Minuto de silencio en el Senado, en el Congreso local. Luto permanente mientras la crisis no se supere.

Directo contra la procuradora

No ha habido maquillaje. Lilia Caritina Olvera, la diputada panista se fue a la yugular de la procuradora, Alicia Fragoso Sánchez, de quien aún conservamos recuerdos de un férreo activismo en el marco del compromiso social.

Mas hoy, la señalan como factor que ha permitido el crecimiento del crimen, organizado y el de siempre dentro de la demarcación tlaxcalteca. No hay combate. Pudiera haber el control. Pero el avance de aquél no se detiene. Y las familias tienen miedo.

Cualquiera sufre una extorsión. Llegan los malos, rompen los negocios, lastiman a la gente.

Cuando la autoridad se entera, así, así de rápído dirigen la mirada a Puebla… vienen de allá… allá hacen de las suyas y nos vienen a dejar a sus víctimas… vienen y nos roban, nos espantan.

El señalamiento no es para menos. Ha fallado la procuración de justicia.

La legisladora albiazul cuenta con elementos de peso.

¿Qué falta para reaccionar?, ¿Una matanza, equivalente a la tragedia de Natívitas?, ¿Que los cuerpos cuelguen de los puentes, como ocurre en Tamaulipas?, ¿Que las cabezas aparezcan en la plaza de la Constitución, como sucede en Guerrero?, ¿Que asesinen a un periodista?.

Ojalá no tengamos que volver a levantar nuestras naguas para dejar ver la miseria dentro de la cual sobrevivimos. La inseguridad es histórica.

Fragoso tiene que responder.

Si no lo hace, estará aceptando los señalamientos.

No la tiene fácil. Vive momentos de más en la administración pública.

La explosión del viernes nos desnudó: solos, sin capacidad de respuesta, con crisis en el sector salud.

.

Pese a que contamos con helicópteros y ambulancias de terapia intensiva, nos los tuvo que enviar Puebla, porque aquí nada más no reaccionamos.

¿Por qué el presidente Enrique Peña Nieto, no vino a Natívitas, a solidarizarse con los deudos de las diecisiete víctimas fatales de la explosión del pasado viernes 15 de marzo?… el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, tampoco vino. Pese a la magnitud de la tragedia, dieron la espalda a Tlaxcala y a su gobernador, Mariano González Zarur.

El mandatario estatal, sólo, pero con su habitual contrariedad, se limitó a dosificar una deficiente información y, a ver a gobiernos, como el de Puebla, reaccionar enviando helicópteros para el traslado de heridos, ambulancias con equipo de terapia intensiva, bomberos, personal de apoyo.

La explosión nos tomó por sorpresa y evidenció las graves carencias en el sector salud. No había medicamentos. Por más esfuerzos del personal médico, ¿qué podían hacer si carecían de lo necesario para responder a la gente que gritaba de dolor.

Y ante el colosal desastre -aquí van 17 muertos; en PEMEX la cifra llegó a 33- sobrevino el shock de la autoridad. ¿cómo fue que se abrió el telón y dejó ver la miseria en el sector salud; así como nuestra respuesta tardía para reaccionar (la gente debió aguardar agonizantes y eternos lapsos para que llegaran, primero ambulancias y luego las autoridades).

Hubo bajas al bloquear la ayuda ofrecida por la Fundación Michou y Mau, gestionada por la senadora Lorena Cuéllar, cuyo nombre, genera un rechazo en automático en la política local, agudizó la crisis.

A partir del 15 de marzo, nuestro comportamiento no puede seguir siendo el mismo. Cohetes, cohetones, bombas de luces y otros artificios de riesgo, sencillamente no pueden adquirirse en forma indiscriminada y menos almacenarse cerca de la gente. ¿En qué cabeza cabe llevar estos productos de pólvora en la batea de una camioneta? En una, que inicia una cadena de irresponsabilidades, desde los religiosos que estimulan la formación de comisiones ciudadanas para recaudar fondos con los cuales se paguen estos materiales de altísimo riesgo, hasta los propios feligreses, capaces de reunir importantes sumas, con las cuales habrán de adquirir la pólvora, siempre en el clandestinaje.

Tomo con mucho respeto algunas frases escritas por el sacerdote Ranulfo Rojas Bretón, a propósito del 15-M (15 de marzo): » Es muy probable que se critiquen las fiestas religiosas e incluso lleguen a críticas jacobinas de agresión contra la religión e incluso acusen de ignorantes e idolatras dichas prácticas. Sería normal en mentes demasiado cerradas a las realidades de la cultura. Accidentes de este tipo suceden en muchas partes y no solo por motivos religiosos puesto que no es la única ocasión en la que se detona pirotecnia».

Rojas Bretón -quien llegó a autopromoverse como candidato a obispo- pone sobre la mesa esa especie de obligada relación entre religión y cohetes, y como religioso poco aporta al desarrollo armónico aludiendo a las críticas jacobinas de agresión contra la religión, así lo llama.

Con el tema de las críticas jacobinas, el prelado Rojas alude a la Revolución Francesa y el acceso de los pobres al poder. Los coloca en una bandeja y victimiza a la religión católica. (aquí entre nos, poca falta le hacen defensores de este nivel).

Pero omite referirse a la extraordinaria capacidad organizativa de los ciudadanos, quienes al conformar una comisión para la compra de fuegos artificiales, llega a reunir cantidades entre los 200 mil pesos o más.

Doscientos mil pesos para comprar un gravísimo riesgo, y aunque Rojas seguramente lo hace a título personal, no deja de mostrar ese cobre religioso al minimizar este tipo de eventos: «suceden en muchas partes y no solo por motivos religiosos». ¿Recibe acaso una comisión de fabricantes de cohetes y cohetones?

No señor Rojas Bretón, la vida de las personas vale más que las interpretaciones mañosas y arbitrarias expuestas por usted. Creo que que los sacerdotes mucho tienen qué hacer en sus homilías y reuniones con los feligreses, para desinsentivar el uso de pólvora en las celebraciones con alta asistencia de personas.

Y esas comisiones deben anteponer la seguridad de los fieles. Ningún cohete vale más que el bienestar de la gente, pero hay que sortear a las voluntades como las del señor Rojas Bretón, y su sermón de, la vida no vale nada, mucho mejor si lo acompaña con música de mariachi y otras canciones de José Alfredo.

Cantinfleando

Peña Nieto nos dio la espalda. Osorio Chong, también. Moreno Valle no. Ex secretario de Finanzas de Puebla, sabe en qué consisten los momentos de apremio. De hecho él atiende el proceso eruptivo del Popocatépetl, allá por los dificiles últimos días de diciembre de 1994.

Pero créame, ante la ayuda ofrecida, hacía falta una reacción mariana dentro de la lógica.

Veamos esta declaración a Milenio. Se trata de un asunto serio en extremo… que causó la muerte a 17 personas y heridas a más de ochenta:

«En entrevista con Héctor Diego Medina, para Milenio Televisión, reveló que no existían los permisos para el uso de la pólvora, por lo que ya la delegación estatal de la Procuraduría General de la República comenzó la averiguación previa para deslindar responsabilidades».

«Alguien dice que uno iba fumando, otros que un cohete hicieron que subiera y que pegó en un cable y regresó, otros que una bomba, por lo que la PGR está haciendo las averiguaciones, por lo cual lo conveniente es que no hagamos conjeturas», sostuvo.

– ¿Entonces cual sería la línea?

– Vamos por que fue un cohete, sin embargo te aclaró que se encontraron más cohetones que no explotaron. Lo importante ahorita es atender a la gente».