[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘municipios’

Mal y de malas el sistema anticorrupción

.

En Tlaxcala no sólo estamos lejos de estar a la vanguardia en múltiples rubros como en seguridad, salud, ejecución de obra pública y desarrollo social, sino que es común que las autoridades incumplen con los plazos legales y retrasen la integración del anacrónico sistema con el que el gobierno del estado pretende investigar y castigar la corrupción.

El bodrio que hasta ahora llaman el Sistema Estatal Anticorrupción está en pañales y simplemente no tiene pies y cabeza. Los diputados de la pasada legislatura aprobaron su creación el 22 de febrero de este año y hasta la fecha ese andamiaje no se ha podido concretar ni poner en marcha por la marcada omisión que ha mostrado el gobierno actual para garantizar su funcionamiento y operación.

Sólo basta con echar una revisión al decreto publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado para comprobar que no hay voluntad de cumplir con los plazos legales para conformar ese sistema, al cual se han integrado personas que ya violan la ley y muestran una gran ambición como es el caso de algunos miembros del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción del Estado de Tlaxcala como José Justino Pérez Cuapio, Isabel Romano Hernández y Erika Montiel Pérez.

El primero pese a que la norma lo limita para no desempeñar otra función que interfiera con el desempeño de su cargo por incurrir en un probable conflicto de intereses, no ha dejado de litigar asuntos en los juzgados de Tlaxcala y sin ningún rubor o limitante aborda a los abogados de la contraparte para tratar de intimidar y llegar a un acuerdo.

Y lo que es peor es que tanto José Justino Pérez, Isabel Romano y Erika Montiel realizan las presiones necesarias para obtener un sueldo equivalente a un secretario del gabinete estatal, automóvil y gastos de representación para llevar a cabo comidas y desayunos y el tan anhelado turismo institucional.

No descarte que esos bisoños guardianes del maltrecho Sistema Estatal Anticorrupción obtengan esos privilegios y algo más, pues estarían siendo apoyados y protegidos por Francisco Flores Carvajal, el hombre que quizá influye más en las decisiones del gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez.

Sin tener cargo oficial, el ex orticista Flores Carvajal junto con su esposa de apellidos Guevara de Ita aconseja, sugiere, propone y goza de las comodidades que ofrece la Casa de Gobierno, lugar desde donde opera algunas decisiones oficiales al grado que el círculo cercano del mandatario lo considera el Córdoba Montoya de la actual administración.

O quién cree que fue el artífice para lograr que el ex gobernador Héctor Ortiz Ortiz y su esposa Guadalupe Lozano Tovar asistieran al Palacio de Gobierno a la ceremonia del Grito de Independencia, donde a ambos se les vio más que cómodos y felices. También es el autor de la nueva relación de amigos que se observa entre el gobierno de Mena y la UAT.

Pero regresando al tema del Sistema Estatal Anticorrupción hoy vence el plazo para designar al futuro responsable de la Secretaría Ejecutiva que ya debería entrar en operación. El Comité Coordinador también tendría que quedar instalado con la integración del presidente del Comité de Participación Ciudadana, el titular del Órgano de Fiscalización Superior, la responsable de la Contraloría del Ejecutivo, el presidente del Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Tlaxcala, el titular de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, el consejero presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública y el representante del Consejo de la Judicatura del Estado de Tlaxcala.

Es obvio que dicho comité coordinador no podrá conformarse ni quedar instalado porque el farsante procurador José Antonio Aquiahuatl Sánchez está más ocupado en proteger a sus amigos y conquistas, así como en cuidar el supuesto negocio que implica esa dependencia que en buscar al perfil indicado para nombrar al fiscal Especializada en Combate a la Corrupción, pues según la ley está en sus facultades tal designación.

Si el sobrado procurador desempeña un cargo que en teoría no debería existir, porque según las últimas reformas legales las procuradurías deberían cambiar a fiscalías, usted cree que tiene voluntad de nombrar al mencionado fiscal y garantizar que el Sistema Estatal Anticorrupción opere adecuadamente.

Valdría la pena que los actuales diputados dejaran sus diferencias y se pusieran a trabajar en asuntos importantes y relevantes. Ojalá revisen y corrijan los errores e inconsistencias que tiene ese sistema si es que en verdad están preocupados por castigar la corrupción en la entidad, porque si dejan las cosas como están Tlaxcala podrán presumir que aquí se protege y se alientan las malas prácticas en que incurren los funcionarios públicos.

Seguirá la ausencia de obras de gran impacto

.

El crecimiento que en los últimos años ha registrado el presupuesto del estado no se ha reflejado en grandes obras, pues desde la administración pasada hasta la actual existe una tendencia de llevar a cabo pequeñas construcciones que si bien atienden las necesidades de la población no tienen un gran impacto en el desarrollo de Tlaxcala.

Pese a que la actual administración estatal dispone de casi 19 mil millones de pesos al año, al parecer estos recursos son insuficientes para proyectar y ejecutar al menos una obra que deje huella entre los tlaxcaltecas.

Por esa razón, habrá que ver si la promesa de Andrés Manuel López Obrador, futuro presidente de México, de que “amor con amor de paga”, se traduce en una inversión importante para desarrollar y ejecutar obras de trascendencia en Tlaxcala, pues de los últimos mandatarios que gobernaron el país ha sido el panista Vicente Fox Quesada el que ha demostrado mayor “afecto” por el estado.

Si se compara la inversión pública federal del gobierno de Fox en la administración del panista Héctor Ortiz Ortiz con los recursos invertidos en el periodo del gobernador Mariano González Zarur, se podrá comprobar que los montos canalizados a Tlaxcala en la primera gestión mencionada fueron millonarios y la realización de obra se observó en rubros como la salud, carreteras y caminos, así como en seguridad.

El gobierno de Enrique Peña Nieto que está por concluir siempre se mostró distanciado a la administración del también priista Mariano González Zarur y de la actual que encabeza Marco Antonio Mena Rodríguez.

La única obra con aportaciones federales que se recuerda y que tuvo un relativo impacto fue la construcción del Hospital de San Pablo del Monte. La edificación del Centro de las Artes que se localiza en Apizaco, se realizó con recursos propios del gobierno de González Zarur y sin el apoyo de la federación.

Hace unos días durante una visita a Tlaxcala, López Obrador comprometió para el próximo año una inversión de casi 5 mil millones de pesos, con los cuales se financiarán los tres programas que pondrá en marcha al inicio de su administración y con los que se atenderá a los jóvenes, a las personas con discapacidad y a los adultos mayores.

Habrá que ver en términos reales cuántos de esos recursos se utilizan para programas sociales y asistencialistas y cuántos se destinan para obras públicas.

Al menos en el primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no se espera ninguna obra de gran impacto o trascendencia para Tlaxcala, de ahí que la fortaleza y apuesta de la próxima administración será la operación de los programas sociales que sin duda provocarán diferencias y pleitos entre los morenistas porque tratarán de sacar provecho político rumbo a las elecciones del 2021.

De entrada los encargados de operar esos programas asistencialistas mantienen diferencias y recelos políticos al pertenecer a distintos grupos. Lorena Cuéllar Cisneros, futura coordinadora general del gobierno federal en Tlaxcala sólo ve con buenos ojos al coordinador regional del distrito tres cuya representación recayó en Jorge Atristain San Germán.

Por lo que respecta a los coordinadores regionales de los distritos uno y dos, Isela Rojas Amador y Baldemar Cortés Meneses, respectivamente, éstos son vistos con desconfianza porque representan más los intereses de la ex senadora Martha Palafox Gutiérrez que los de Lorena Cuéllar.

Para nadie es un secreto que la senadora Palafox mantiene una marcado antagonismo contra la Cuéllar, el cual no es nuevo y data desde hace varios años cuando ambas militaban en el PRI.

Y si no me cree que lo importante en la próxima administración son los programas sociales, le cuento que el ex diputado local Baldemar Cortés, quien ocupó el lugar que Joel Molina Ramírez dejó en la coordinación regional del distrito uno para dedicarse de tiempo completo a la dirigencia de Morena, se ha dado a la tarea de amenazar al personal que colabora con el legislador federal José de la Luz Sosa Salinas “Pepeluche”, para que dejen de recibir solicitudes de ayuda de los habitantes de la zona, porque según sus palabras ese monopolio ya pertenece al gobierno federal y nadie podrá sacar provecho más que ellos.

Si siguen recibiendo las solicitudes y otorgando apoyos les vamos a partir su madre, fueron las palabras del chalán de Martha Palafox.

No cabe duda que los morenistas están empeñados en replicar todos los defectos del PRI.

La manifiesta incapacidad de Víctor Báez

.

Por los últimos acontecimientos registrados en la relación establecida entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, sin duda ambas instancias deberán revisar sus posturas y establecer una auténtica relación de trabajo antes de que el nivel de confrontación de algunos diputados locales con funcionarios estatales aumente y fracture irremediablemente la supuesta armonía que se intentó vender al inicio de la semana tras el encuentro privado entre 19 legisladores y el gobernador.

Muy poco duró la luna de miel que el diputado morenista Víctor Báez López ofreció al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez durante el desayuno del pasado lunes cuando 19 de los 25 legisladores que acudieron a Casa de Gobierno se pusieron las órdenes del mandatario.

Trascendió que el gobernador entre otras cosas les recomendó a los nuevos representantes populares evitar las visitas sorpresas a hospitales y agendar, en todo caso, un recorrido guiado por los funcionarios estatales para despejar sus dudas e inquietudes.

Es obvio que el mandatario soltó lo anterior porque ya tenía el reporte que diputados miembros de la Comisión de Salud estuvieron el viernes y sábado pasado en los hospitales y centros de salud de Huamantla y San Pablo del Monte, donde obtuvieron información de pacientes, enfermeras y médicos de las graves carencias que existe en ese sistema descuidado por el turista hidalguense Alberto Jonguitud Falcón.

Por esa razón, el diputado del PT y presidente de la mencionada comisión, Víctor Castro López, arremetió en la sesión ordinaria de ayer contra el secretario de Salud de Tlaxcala que acumuló varios adjetivos que describen su pésimo trabajo y labor como funcionario, al grado que en la máxima tribuna el legislador solicitó la destitución de Alberto Jonguitud que tiene mucho que explicar y justificar.

En esa dependencia no sólo existe la sospecha de una enorme corrupción en la compra de medicamentos y material médico, así como en el manejo de los recursos del Seguro Popular, pues según la queja del personal de los hospitales una jeringa cuyo valor en el mercado es de 3 pesos la Secretaría de Salud en el estado la compra en 15 pesos, de ahí que los directivos siempre argumentan que no existen recursos para atender a tantos pacientes.

También están documentados varios casos de negligencia por parte del personal de los hospitales y clínicas que pronto podrían salir a la luz. Se sabe de niños que murieron por no recibir la adecuada atención por 24 horas, debido a que en el nosocomio donde fueron recibidos no había doctores y ni los especialistas para tratar sus enfermedades o padecimientos.

En cuestión de horas el gobernador Marco Mena comprobó que el presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso del Estado, Víctor Báez, ejerce un liderazgo blandengue y que el control que presumió sobre el resto de los legisladores locales es una vil mentira.

En ese proceso el ex legislador priísta y enlace entre el Poder Ejecutivo con el Congreso del Estado, Arnulfo Arévalo Lara, también quedó evidenciado como un incapaz que carece del perfil y de tablas para operar y lograr una buena relación con los diputados locales.

La pasividad e indiferencia de los nuevos diputados locales es insultante. No muestran ningún interés por combatir y castigar la corrupción en las dependencias estatales ni en las actuales administraciones municipales, así como tampoco tienen deseos de evidenciar los malos manejos financieros en que incurrieron los ex legisladores.

Las diferencias entre los legisladores ya empezaron y las acusaciones y reproches serán la constante.

La actitud de los diputados pronto será reprochada y los ciudadanos no perdonarán tanta torpeza y complicidad.

Y por cierto, los actuales legisladores también recurrieron al reparto de cuotas respecto a los órganos directivos. Morena se quedará con la dirección de Asuntos Parlamentarios, el PAN logró la dirección Jurídica, el PES obtuvo la dirección de Estudios Legislativos y al PT la dirección de Comunicación Social.

Usted ve algún cambio o una diferencia de esta legislatura con la pasada.

Los obligados cambios

.

De no existir alguna modificación, será en la primera semana de diciembre cuando el mandatario Marco Antonio Mena Rodríguez rinda se segundo informe de gobierno, por lo que ya se elabora el documento que será presentado ante el Congreso del Estado para el análisis correspondiente por parte de los diputados carnales que lejos están de asumir una postura crítica y de oposición.

Sólo el gobernador Mena sabe si los ajustes de personal en su gabinete ya fueron suficientes, porque para un sector importante de la sociedad tlaxcalteca debe optar por nuevos cambios que le permitan recomponer las cosas en algunas dependencias que viven un franco proceso de descomposición, como en la Secretaría de Educación Pública y en la Secretaría de Salud cuyos titulares no pueden con el paquete.

Manuel Camacho Higareda no ha podido controlar ni manejar adecuadamente el sector educativo del estado. Su programa de becas se ha convertido en su prioridad y ha descuidado la atención a los maestros, alumnos y padres de familia, quienes ya no ocultan su malestar y rechazo hacia el secretario de Educación.

Los conflictos en las escuelas son evidentes y en todos los niveles educativos. Las sospechas de malos manejos financieros crecen ante las evidencias difundidas y el clima de inconformidad de los docentes va en aumento.

En la Secretaría de Salud las cosas no caminan bien y el titular de esa dependencia, Alberto Jonguitud Falcón, simplemente no ha podido solucionar la escasez de medicinas, la falta de doctores y especialistas y mejorar la atención en clínicas y hospitales.

En abril del próximo año Marco Mena habrá completado la mitad del periodo para el que fue electo como gobernador, de ahí que al mandatario le urge concretar algunos proyectos anunciados meses atrás para enviar señales de que su administración si está trabajando y cumplirá con lo ofrecido.

Urge que se concrete no sólo la compra de las nuevas patrullas y equipo para la policía estatal, sino que se multiplique el número de elementos estatales porque la actual fuerza de agentes está rebasada por un crimen que todos los días maltrata a los tlaxcaltecas con atracos, robos violentos, homicidios y violaciones.

La licitación del nuevo Hospital General de Tlaxcala debe acelerarse, porque si se mantiene el actual ritmo de planeación y trabajo lo más probable es que ese nosocomio sea terminado y entregado por la próxima administración estatal.

Los 300 millones de pesos que se tienen asegurados para ese inmueble apenas si alcanzarán para levantar la obra negra del futuro hospital, pues para acondicionarlo y equiparlo se requerirá de un presupuesto similar o mayor.

En 83 días la actual administración cumplirá dos años en el gobierno. Sus obras han sido modestas y de limitado impacto. Los indicadores serán un buen referente para comprobar si en los últimos meses hemos avanzado o si el estado se estancó o decreció.

Hay funcionarios que son simples figuras decorativas en el gobierno estatal cuyo trabajo no se ve ni se siente por ningún lado, de ahí que no sería extraño que el mandatario decidiera realizar ajustes para llegar a la mitad de su gobierno con fuerza y una dinámica diferente que permita tener una mejor evaluación por parte de sus gobernados.

En lo personal comparto la idea de que Marco Mena debe hacer ajustes en su equipo de trabajo, pero sólo el gobernador sabe si optará por esos cambios o decide mantener el mismo esquema y estilo de trabajo que no gusta a muchos.

A prueba el liderazgo de Víctor Báez

.

Este mañana los diputados locales sostendrán un desayuno con el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, donde seguramente ratificarán sus deseos y anhelos de trabajar unidos y evitar las diferencias políticas que puedan obstaculizar la relación entre ambos poderes, sobre todo cuando el Congreso del Estado está en manos de los legisladores de Morena, el PT y el PES.

Hoy se pondrá a prueba el liderazgo del presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso de Estado, Víctor Báez López, quien tiene la tarea de llevar al resto de sus 24 compañeros a la reunión privada que se realizará en Casa de Gobierno con el mandatario Mena Rodríguez.

Los legisladores morenistas seguramente serán los primeros en pasar lista, pues hace unos días recibieron la instrucción de Gonzalo Alfonso López Beltrán, hijo del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de respetar el liderazgo del blandengue Báez López y evitar las confrontaciones internas.

El grupo de la chiquillada en el Congreso local, cuya jefatura está siendo disputada por el perredista Miguel Ángel Covarrubias Cervantes y el panista Omar Milton López Avendaño, acudirá y ratificará que está bajo las órdenes del jefe político del estado pese a que en ese conjunto de legisladores el PRI, el Verde Ecologista y Nueva Alianza sólo aportan un diputado cada uno.

Los dos diputados del Partido Encuentro Social Luz Vera Díaz y José Luis Garrido Cruz seguirán la instrucción de Morena y asistirán a la reunión, sin que eso quiera decir que apoyarán todas las decisiones y compromisos que asuma Víctor Báez, quien dicen ya recibió línea de López Beltrán y el líder de su partido Joel Molina Ramírez para apapachar y dejarse querer por el gobernador.

La fracción parlamentaria del Partido del Trabajo era la que no estaba muy convencida de acudir al encuentro privado, porque en la invitación que recibieron los cuatro legisladores no se precisaba si era una reunión de trabajo o un simple encuentro social.

Hasta anoche los petistas encabezados por Irma Garay Loredo mantenían la postura de no acudir al besamanos con el mandatario estatal, por lo que habrá que ver si mantuvieron su postura o si en el transcurso de la noche recibieron la instrucción de sumarse a los diputados de Morena y al PES.

Será en las próximas horas cuando se sepa si esa reunión dejó algo de provecho o si sólo se trató de un desayuno social que llevaron a cabo para conocerse y jurarse respeto mutuo.

Procurador farsante y mentiroso

Como suele ocurrir con funcionarios torpes, el viernes pasado José Antonio Aquiahuatl Sánchez, el farsante procurador General de Justicia en el Estado, no tuvo otra más que explicar sus actitudes de hacendado que tanto criticaba al ex gobernador Mariano González Zarur, pero que le encanta asumir, para explicar que si violentó los derechos laborales del personal de la dependencia al recortar de manera unilateral el periodo vacacional al que tienen derecho.

Su idiota decisión la justificó bajo el argumento que la tomó con el propósito de evitar rezagos en las diferentes áreas laborales de la PGJE y eficientar el trabajo de la dependencia.

Por esa razón, el personal administrativo y operativo gozará de su periodo vacacional completo una vez que haya cumplido con sus objetivos y metas establecidos, según la postura que fijó el procurador en el portal de noticias Nexostxt.

Lo anterior, sin afectar los derechos y con el afán de que no exista una acumulación de trabajo, así como evitar rezagos y pendientes que pongan en riesgo la atención ciudadana y el desahogo de diligencias.

La mentira del chafa procurador es más que evidente, porque difícilmente terminarán con el enorme rezago que arrastra la PGJE en materia de órdenes de aprehensión y que supera por mucho la capacidad de la policía ministerial e investigadora y porque eso implicaría echar abajo el lucrativo negocio que desde hace años genera pasar pitazos, esconder esos mandatos judiciales y chantajear a los probables responsables de algún delito para que paguen y eviten su detención.

El procurador calladito se vería menos tonto. O no.

Una ilusión la separación de poderes

.

Cuando Morena y sus aliados el PT y el PES lograron en las elecciones del pasado 1 de julio la mayoría en el Congreso del Estado, nació la esperanza de hacer realidad la separación de poderes en Tlaxcala y lograr que los diputados locales se convirtieran en un contrapeso del actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, situación que nunca pasó ni pasará por el comportamiento sumiso que mostraron los nuevos residentes del inmueble de Allende.


Sin tener una personalidad y un liderazgo social, los legisladores locales ayer optaron por ratificar el papel de damas de compañía que decidieron asumir hace poco más de un mes ante el mandatario priista Marco Mena, quien los despreció en la instalación de la actual legislatura al convertirse en el primer gobernador en no asistir al arranque de los nuevos trabajos de los diputados y en tratarlos como invitados de segunda en la ceremonia del 15 de septiembre y en el encuentro que sostuvieron con él y el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador.

El entreguismo de los diputados locales es tal que pareciera que el PRI tiene el control del Poder Legislativo, pero resulta que el ex partidazo y sus compinches apenas si cuentan con tres legisladores que son suficientes para contagiar y multiplicar la sumisión y obediencia que están acostumbrados a seguir ante un gobernador.

Los diputados de Morena y sus aliados ya demostraron que recurrirán a los discursos llenos de vaguedades, a la diatriba y a los llamados a comparecencias de funcionarios estatales para montar una ilusión sobre su supuesto trabajo y aires de cambios que pretenden concretar para combatir la corrupción, lograr la rendición de cuentas y la transparencia, así como otras reformas legales de gran trascendencia.

El diminuto líder de los legisladores de Morena y vapuleado presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política del Congreso local, Víctor Báez López, evidenció su limitada capacidad al pronunciar un hueco discurso durante la sesión extraordinaria y solemne del Poder Legislativo para celebrar el centenario de la Constitución de Tlaxcala. El morenista se quejó de las reformas efectuadas a ese documento que, según él, han vulnerado la democracia y han concentrado el poder en un gobernante.

Sin precisar los cambios y nombres de los involucrados en esas “terribles modificaciones legales”, el mal recordado ex alcalde de Zacatelco lamentó no sólo los cambios constitucionales, sino a otros ordenamientos legales, porque de acuerdo con la postura de ese diputado se trató de reformas retrogradas que atentaron contra los intereses de las mayorías y limitaron la toma de decisiones.

Víctor Báez más allá de quejarse y de balbucear para describir una serie de ilusiones que nadie le cree, tuvo la oportunidad de fijar ante el mandatario tlaxcalteca cuál sería la postura de la actual legislatura en torno a la separación de poderes y al combate a la corrupción y la rendición de cuentas.

La pasada legislatura aprobó cuestionadas cuentas públicas no sólo de dependencias estatales con sospechas de malos manejos financieros como la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Salud y la Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda, entre otras. También hay indicios de corrupción en ayuntamientos y en el propio Congreso del Estado que involucra a los anteriores diputados encabezados por Mariano González Aguirre.

El gris diputado local no se comprometió a nada y bien pudo aprovechar la presencia del gobernador para comprometerse a revisar la integración del Sistema Estatal Anticorrupción que difícilmente dará resultados por la forma en que fue conformado y por las personas que fueron incorporadas.

Por lo que se ve el gobernador Marco Mena no extrañará a los diputados de su partido y tampoco se preocupará de que el Congreso del Estado se mueva bajo las órdenes de Morena, el PT y el PES, pues los diputados de esas fuerzas políticas resultaron más dóciles y sumisos que los priistas y panistas.

Si usted pensó que con la llegada de Morena y sus aliados al Poder Legislativo se daría un cambio, creo que se equivocó al igual que yo. Qué lástima, o no.

La soterrada disputa entre morenistas

.

La adelantada disputa que existe en Tlaxcala entre los simpatizantes de Morena por la candidatura al gobierno de Tlaxcala que se renovará en el 2021 provocó una serie de decisiones que afectaron al grupo integrado por el longevo líder de ese partido, Joel Molina Ramírez y el ex gobernador y actual senador, José Antonio Álvarez Lima, quienes recibieron el pasado fin de semana un primer estate quieto por parte del futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

La semana pasada López Obrador no sólo visitó la entidad para pulsar su popularidad y la de su partido, sino la del gobernador priista Marco Antonio Mena Rodríguez y la de sus futuros colaboradores como Lorena Cuéllar Cisneros.

A los pocos días de su estancia, el tabasqueño no tuvo problemas para ordenar cambios que incluyeron a su próxima administración y al partido que fundó hace unos años, de ahí que afectó los intereses de Molina Ramírez y Álvarez Lima, ubicados como los principales golpeadores de la futura coordinadora general del gobierno federal en Tlaxcala.

Joel Molina ya tenía asegurado un puesto en el gobierno federal como coordinador regional, sin embargo sus constantes grillas contra Cuéllar Cisneros le costaron la chamba y ahora permanecerá por un año más en la dirigencia estatal de Morena, por lo que su responsabilidad se limitará exclusivamente en el crecimiento del partido que en los pasados comicios logró triunfos importantes.

Álvarez Lima como buen ex priista seguramente entendió el mensaje y seguramente se limitará a desempeñar sus funciones de senador sin tener un papel protagónico.

Su búsqueda para encontrar a otro aspirante al gobierno de Tlaxcala quizá la suspenda, aunque no se descarta que el labioso político siga impulsado a algunos priistas que mantienen el sueño de convertirse en gobernadores como Noé Rodríguez Roldán, secretario de Comunicaciones y Transportes en el Estado y Anabell Ávalos Zempoalteca, la actual presidenta municipal de Tlaxcala, quien por cierto también cuenta con el apoyo del ex gobernador Alfonso Sánchez Anaya.

No resulta extraño que los ex gobernadores José Antonio Álvarez y Alfonso Sánchez coincidan para frenar las aspiraciones de Lorena Cuéllar, quien es sobrina del priista Joaquín Cisneros Fernández, enemigo político de ambos ex mandatarios.

Lorena Cuéllar no tiene asegurada la candidatura de Morena al gobierno de Tlaxcala y mucho menos es la única que puede aspirar a esa posición. En breve asumirá un cargo importante y tendrá que dar resultados, pero sobre todo deberá conducirse como una funcionaria que se apega a la ley y que no se deja dominar por su enorme deseo de ocupar la silla del actual mandatario Marco Antonio Mena.

Un dato que no debe pasarse por alto, fue el encuentro privado que Lorena Cuéllar y Andrés Manuel López sostuvieron la semana pasada en Tlaxcala. Cuando el futuro presidente de México concluyó su reunión con el gobernador Marco Mena, se trasladó a la casa de la diputada federal para compartir el pan y la sal.

En la actualidad Lorena Cuéllar debe ser ubicada como una de las tlaxcaltecas más cercanas al próximo mandatario del país, posición que resulta clave para lo que viene a futuro.

Los que están siendo vigilados y supervisados son los diputados locales de Morena y sus aliados del PT y PES. Hay sospecha de que algunos ya fueron tentados por el gobierno estatal y que recibieron ciertos estímulos para mostrarse dóciles. Son los mismos que aceptaron la interlocución del mediocre priista Arnulfo Arévalo Lara.

Sus nombres pronto se harán públicos, así como los apoyos que recibieron.

El lenguaraz de Manuel Camacho

.

El Foro de Consulta Educativa celebrado el fin de semana en Tlaxcala dejó un pésimo sabor de boca, no sólo porque quedó evidenciada la incongruencia de un académico encargado de ese sector en el estado, sino que mostró la alianza perversa que ya se observa entre los dueños de la UAT y los futuros funcionarios federales que trabajarán en el próximo gobierno federal que prometió combatir la corrupción.

El secretario de Educación Pública en Tlaxcala, Manuel Camacho Higareda, no tuvo más que enseñar el cobre y su pobreza intelectual al asumir una actitud disruptiva durante el desarrollo del Foro de Consulta Educativa organizado por el próximo gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador.

El ex chalán de la familia Ortiz regresó a la UAT y en esa trinchera decidió olvidar la férrea defensa y elogios que pronunciaba hace apenas una semanas en torno al Nuevo Modelo Educativo y a la Reforma Educativa impulsada por el hoy presidente de México, el priísta Enrique Peña Nieto.

Simplemente al cuasi poeta se le olvido la política priísta en materia educativa y sin ningún problema se sometió a la voluntad de las futuras autoridades del sector que estarán bajo el mando de Esteban Moctezuma Barragán, pues prometió que él y el gobierno de Tlaxcala se alinearán perfectamente a los esquemas de organización y de trabajo de la próxima administración federal.

Es obvio que su promesa de que Tlaxcala estaba comprometida con la consolidación del nuevo modelo educativo y que la presente administración estatal estaba involucrada con la puesta en marcha y eficiente operación del nuevo modelo en favor de la niñez y juventud fueron sólo palabras huecas y falsas.

Ese comportamiento de Manuel Camacho explica claramente porque el sistema educativo de Tlaxcala está convulsionado y porque los constantes conflictos en escuelas, así como el desorden administrativo y el manejo poco claro de los recursos de la Secretaría de Educación Pública en Tlaxcala.

Para las autoridades locales lo único que importan en materia educativa son las becas, lo cual limita al máximo su actuación.

El cinismo de Camacho Higareda es insultante, así como su entreguismo y lambisconería. Ese mediocre intelectual siempre va preferir sus privilegios que le da ser miembro de la burocracia dorada antes que mostrar una discrepancia con el proyecto educativo que impondrá López Obrador.

Otro punto que también necesitar ser aclarado es la relación que mantendrá el futuro gobierno federal con la Universidad Autónoma de Tlaxcala, pues la cercanía que muestran lejos de sumarles simpatías provoca rechazo y decepción.

La UAT asumió el control del mencionado foro y se adjudicó el derecho de admisión, situación que marginó a cientos de profesores y alumnos que no pudieron participar y en un momento dado hacer evidente el malestar que existe contra la familia Ortiz que tiene años controlando esa Universidad.

El nuevo rector de la UAT, Luis Armando González Placencia, el artífice de la cercanía entre esa institución y el gobierno de López Obrador camina por una zona pantanosa, porque aunque no lo crea el movimiento para exigir un cambio radical en la Universidad va en aumento y éste no se detendrá.

Que alguien me explique

.

La política de amor y paz y de perdonar todo que últimamente pregona y ejerce el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, no sólo incluyó a los priistas de la entidad, sino parece que también se hará extensiva a los dueños de la Universidad Autónoma de Tlaxcala, cuya institución será sede de una consulta educativa del futuro gobierno federal.

Sólo al interior del gobierno estatal no resulta extraño el comportamiento de Sergio Cuauhtémoc Lima López, titular del Registro Público de la Propiedad y Notarías, quien contradiciendo la recomendación médica y con ayuda de una silla de ruedas regresó ayer a su oficina, con la finalidad de evitar la llegada de un encargado de despacho o para frenar cualquier intento de cambio en esa oficina bajo el control absoluto del marianismo.

El accidente que le provocó una seria herida en el pulmón y que lo mantuvo por varios días en una zona de terapia intensiva, no detuvo el trabajo y la exagerada vigilancia que Sergio Cuauhtémoc Lima tiene sobre los documentos y trámites que se llevan a cabo en el Registro Público de la Propiedad y Notarías, al grado que los fedatarios aliados y amigos del marianista siguieron recibiendo papeles con la firma del funcionario, cuando eso era imposible por lo delicado de su estado de salud.

Solo el manchi funcionario sabe lo que oculta y los motivos por los cuales nadie tiene acceso a su oficina y mucho menos las razones que lo mantienen como director de una posición que por su relevancia debería estar bajo la responsabilidad de un menista y no de un lacayo del ex gobernador Mariano González Zarur.

Y ya que hablamos de manchi funcionarios, resulta que el presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado, Héctor Maldonado Bonilla, no deja de estar agradecido con el político que lo invitó a formar parte de la burocracia dorada de la administración pública y por esa razón decidió que unos eventos de la Quinta Reunión de la Red Nacional de Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias se realizarán en el Centro Turístico Val´Quirico, donde se dice que el ex diputado vedette, Marianito González Aguirre, tiene marcados intereses económicos.

La exclusiva y lujosa comida de clausura se realizará en ese atractivo lugar, para lo cual el TSJE no escatimó en gastos ni en rentar camionetas para trasladar a los selectos invitados que vinieron de otros estados del país.

Seguramente pronto sabremos cuánto costó el mentado evento y quiénes fueron los proveedores beneficiados, porque la austeridad en el Poder Judicial de Tlaxcala es un mito y ésta no existe desde hace varios años.

La buena relación entre el futuro gobierno federal y la Universidad Autónoma de Tlaxcala parece que avanza muy bien, pues ahora los funcionarios de ambas instancias ya decidieron tomarse de la mano y caminar juntos en los próximos años.

Las acusaciones de que la UAT es manejada, controlada y sangrada por una familia ya quedaron en el pasado y ahora la Universidad no sólo será sede de un foro para organizar una consulta educativa en torno al plan que en esa materia impulsará la administración de López Obrador, sino que serán estudiantes de esa institución los encargados de elaborar y levantar los padrones de tres programas federales que se pondrán en marcha a partir de enero.

Serán los alumnos de la UAT los que trabajarán el padrón de los jóvenes que recibirán un apoyo económico para seguir con sus estudios, el listado de los adultos mayores y el que incluirá a las personas con capacidades diferentes.

Si alguien pensaba que con la llegada de Andrés Manuel López Obrador al gobierno federal se terminaría con el control que ejerce la familia Ortiz sobre la Universidad parece que se equivocó, porque las cosas seguirán igual y nada cambiara.

Tan es así que el marido de una sobrina consentida de la familia Ortiz que fue descubierto en la movida fue expulsado de la nómina de la Universidad por andar de coqueto.

Y ya para finalizar, le cuento que corre muy fuerte el rumor sobre divorcio entre dos panistas. Se dice que la poderosa mujer optó por poner fin a su relación matrimonial y que la lujosa vivienda que tenía en el municipio donde es originaria ya fue puesta en venta.

La creciente ineptitud de la PGJE

.

Al interior de la Procuraduría General de Justicia en el Estado hay algo podrido que es capaz de corroer las buenas intenciones de los últimos tres responsables de esa área del gobierno estatal que han prometido un cambio y una transformación que sólo se ha quedado en declaraciones estrambóticas, porque hay incapacidad, corrupción y una enorme ineptitud que sólo un ciego no podría ver.

Aunque un sector de la sociedad tlaxcalteca haya perdido su capacidad de asombro por los terribles sucesos violentos registrados en la entidad, como fue el intento de ejecución de un padre y su hija sobre una carretera en el municipio de Huamantla, la realidad es que los crímenes van en aumento así como los niveles de crueldad que se emplean para llevarlos a cabo.

El procurador General de Justicia del Estado, José Antonio Aquiahuatl Sánchez, debería dejar los eventos oficiales y sociales, así como las entrevistas que le encanta dar para que exalten sus “logros” y dedicarle más tiempo a controlar a su personal y a investigar los hechos sangrientos que se han presentado en las últimas semanas, porque su labor deja mucho desear y empieza a ser decepcionante.

Debería dejar de proteger y avalar los excesos de la policía investigadora como los cometidos hace unos días por su amigo y subordinado Jesús Ortega, quien sin seguir con los procedimientos que establece la ley ordenó asegurar un inmueble donde se vendía huachicol.

Si bien en ese lugar se comercializaba hidrocarburo de manera ilegal, la realidad es que los procedimientos para asegurar y solicitar una orden de cateo ante el juez de distrito del sistema acusatorio en el estado de Tlaxcala no se cumplieron, lo cual el “experto” procurador debería saber porque según él domina el tema.

Lo peor del caso, es que dicen que los agentes de la PGJE reaccionaron con exceso y prepotencia al no obtener un beneficio económico por parte de los involucrados.

El impoluto Aquiahuatl Sánchez sabe de qué pie cojean sus agentes y de la enorme corrupción que prevalece entre ellos, pues las quejas de las víctimas que participaron en el Foro de la Construcción de la Paz y Reconciliación Nacional Región Tlaxcala-Puebla que se realizó en el Centro de Convenciones de la capital no fueron menores.

Uno de los temas principales fue la falta de atención de las víctimas de algún delito por parte de personal de la PGJE. Algunos asistentes manifestaron que es un temor entrevistarse con los miembros de la policía de investigación, ya que los empiezan a intimidar y en ocasiones éstos solicitan dinero para que realicen su trabajo de manera inmediata o de lo contrario se toparán con obstáculos para que se pueda aplicar la ley a quien haya cometido el delito.

En pocas palabras, trascendió que los policías de la PGJE bajo el mando de David Mejía Morales en lugar de ayudar en la investigación, acuden a ver a familiares o a los mismos denunciados para solicitar un estímulo económico con el compromiso de que rendirán un informe y trabajarán testigos para que salgan beneficiados y así entorpecer el actuar del ministerio público.

Conforme pasan los días se evidencian más los arreglos de la PGJE con las bandas criminales que operan en Tlaxcala.

Un ejemplo es lo que pasa en Atltzayanca, donde el alcalde priista Noé Parada Matamoros, dicen que permite que su cuñado realice “ciertos trabajos” en las carreteras y negocios de la zona, lo cual lleva a cabo con total impunidad al presumir que hay una complicidad con los elementos de la policía investigadora.

Es evidente que la PGJE y sus policías están más interesados en obtener beneficios que en atrapar a los delincuentes, por esa razón los homicidios de las últimas semanas siguen impunes y con cero avances en las investigaciones.

Lo sucedido ayer en Huamantla seguramente será otro caso que nunca será aclarado y ni se llevará a los responsables ante la justicia.

Con el paso de las semanas y meses empieza uno a entender porque el ex gobernador Mariano González Zarur no permitió que José Antonio Aquiahuatl Sánchez estuviera cerca de la Procuraduría General de Justicia en el Estado durante su administración.