[xyz_lbx_default_code]

Publicaciones etiquetadas ‘MGZ’

La Plaza Bicentenario por fin al Conacyt

.

Tuvieron que pasar casi siete años y siete meses para que se le pudiera encontrar un uso al inmueble conocido como La Plaza Bicentenario, la cual fue construida por el gobierno panista de Héctor Ortiz Ortiz y que implicó el gasto de más de 500 millones de pesos que por fin servirán de algo una vez que el Conacyt decidió instalar un consorcio tecnológico y científico.

Plaza Bicentenario

Hoy el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) asumirá el control de La Plaza Bicentenario, espacio en donde espera invertir alrededor de 27 millones de pesos para adecuar el inmueble que albergara un consorcio científico dedicado a la investigación automotriz, textil y química.

Los recursos que se invertirán provienen de las multas aplicadas a los partidos políticos y cuyos fondos por ley se deben aplicar a cuestiones de ciencia. Los proyectos que emprenderá el Conacyt en Tlaxcala serán regionales y estarán encaminados a apoyar a las ramas industriales antes mencionadas a fin de alentar su crecimiento y consolidación.

Hasta aquí todo se escucha bien, pero habrá que conocer cuál será la postura que asumirá María Maricela Escobar Sánchez, Contralora del Ejecutivo, para iniciar una investigación que permita fincar responsabilidades a los funcionarios de la administración de Mariano González Zarur, quienes ante su negligencia y omisión provocaron la pérdida de millones de pesos en equipo y mobiliario.

El gobierno de Héctor Ortiz no sólo gasto miles de pesos en la edificación del inmueble localizado a unas cuantas cuadras del zócalo capitalino, sino que también realizó la compra de butacas, elevadores, el sistema de aire acondicionado y de un sofisticado equipo de sonido.

La inconclusa Plaza Bicentenario que dejó Ortiz Ortiz al abandonar el gobierno sirvió de pretexto al vengativo Mariano González para emprender una encarnizada persecución contra funcionarios orticistas y constructores, pues según los sabuesos del marianismo había irregularidades financieras y estructurales que debían ser sancionadas.

En junio del 2015 el gobierno del hacendado Mariano González reveló los nombres de los ex funcionarios orticistas que fueron inhabilitados por supuestas anomalías relacionadas con el mencionado inmueble.

La lista la encabezó Adalberto Campuzano Rivera, ex Secretario de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda del Estado de Tlaxcala, Baldomero Ruíz García, ex Director de Obras Públicas, Gilberto Reyes Zepeda, ex Secretario Técnico, José Eusebio Rubén Téllez Gutiérrez, ex Encargado de la Unidad de Concursos y Precios Unitarios, José Luis Mejía Rojas, ex Jefe del Departamento de Infraestructura Urbana, Leonel Lima Loaiza, ex Jefe del Departamento de Infraestructura y Obras Viales, Marco Antonio Vázquez Salazar, ex Jefe de Oficina adscrito a la Dirección de Obras Públicas y Felipe Cuapio Tzompa, ex Residente de Obra.

Y como podrá ver nunca apareció el constructor de la obra y funcionario estatal Jesús Luévano Escalona ni el ex gobernador Héctor Ortiz, pues simplemente González Zarur no pudo proceder en su contra por más que buscó elementos para hacerlo o mejor dicho su contralor Hugo René Temoltzin Carreto nunca rascó donde en realidad estaban las inconsistencias porque no quiso o porque habría encontrado algún estímulo para engañar a su jefe.

Valdría la pena que la actual contralora María Maricela Escobar se pusiera a trabajar para indagar el destino y el estado que tienen los equipos que se compraron para el adecuado funcionamiento de La Plaza Bicentenario, pues hasta donde se sabe éstos estaban abandonados y sin el debido cuidado en una de las bodegas de la Secoduvi.

Se trata de millones de pesos que no fueron resguardos correctamente por funcionarios de la pasada administración, de ahí que es obligación de la Contraloría del Ejecutivo determinar si hay responsables o no por el daño que sufrió ese equipamiento que seguramente no sirve por el poco cuidado que recibió.

Si hay una dependencia que ha estado de adorno en la actual administración es la Contraloría del Ejecutivo que se ha dedicado más a tapar todas las irregularidades que dejó el gobierno de Mariano González y a cubrir los errores y anomalías que llevan a cabo los actuales funcionarios, ya que hasta ahora se desconoce si hay servidores públicos sancionados o amonestados por alguna inconsistencia.

Se agotó la herencia marianista

.

La herencia marianista sobre la captación de nuevas inversiones y la instalación de nuevas empresas se agotó en doce meses, pues la tendencia que dejó la pasada administración permitió presumir en el 2017 avances en esos rubros, sin embargo en este año no se ve ningún resultado tangible.

Jorge Luis%2c el cubas

Más allá de los resultados que arrojen las elecciones federales y locales, será a finales de este año cuando los tlaxcaltecas vuelvan a poner los ojos en los actuales funcionarios miembros del gabinete, quienes deberán explicar las razones por las cuáles varios indicadores van a la baja, es decir, ni siquiera han podido mantener lo realizado en la administración de Mariano González Zarur.

Pero esa problemática no es privativa de una sola dependencia, pues hay varias que desde ahora reportan números negativos que obviamente serán un referente para evaluar el desempeño de los funcionarios.

Un claro ejemplo de la modorra que prevalece en algunos funcionarios de los que se esperaba más, es el caso de Jorge Luis Vázquez Rodríguez, responsable de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), quien lejos de establecer estrategias para atraer inversiones y la llegada de nuevas empresas está convertido en un gurú de la divulgación científica, de las tendencias fiscales y la formación de nuevos artistas plásticos.

Durante el primer año de la actual administración, el ex alcalde de Apizaco andaba muy arrogante con la apertura de plazas comerciales y la ampliación de empresas, tanto que hasta se daba el lujo de llegar borracho a algunos eventos oficiales.

En la pasada administración el gobierno del estado logró la atracción de 59 empresas y la consolidación de 21 ampliaciones de factorías instaladas en Tlaxcala, lo que implicó una inversión conjunta de 13 mil 200 millones de pesos.

En el 2017 Tlaxcala captó 600 millones de dólares de inversionistas extranjeros, de los cuales casi el 80 por ciento provino de la empresa Simec que llegó a la entidad por las gestiones que llevó a cabo la administración de González Zarur.

Para este año y para el siguiente el escenario es desolador a decir del titular de la Sedeco, Jorge Luis Vázquez, porque no se espera el arribo de capitales ni la apertura de nuevas empresas.

Con esa actitud es muy probable que las cinco nuevas zonas industriales de la entidad conocidas como Vesta Park Tlaxcala I en Huamantla, Zona Industrial Zitlatépec, Parque industrial Oriente en Cuapiaxtla, Parque Industrial Sanctórum y Parque Industrial Tlaxcala dentro de la Ciudad Industrial de Xicoténcatl I tengan que esperar para su desarrollo hasta que llegue un funcionario que realmente esté interesado en atraer inversión y la llegada de factorías.

Jorge Luis Vázquez está más preocupado por organizar cafés científicos, sus cursos de contabilidad básica y facturación electrónica, así como en sus concursos de pintura en pro de la ciencia que en dedicarse a promover el estado.

Los cursos los encarga a sus chalanes que los hacen sin la mayor trascendencia, lo cual a él le da el tiempo suficiente para jugar squash o mantener sus tertulias con Baco una vez que sus servicios como operador político no fueron requeridos en este proceso electoral.

Ese es el nivel de algunos funcionarios. Salud por esa entrega.

Héctor Maldonado, la marioneta de Elsa Cordero

.

El nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia en el Estado (TSJE) resultó un toro manso que ya se acostumbró a vivir de las apariencias. Le encanta presumir aquí y en Puebla su cargo, pero por todos los medios trata de ocultar que la magistrada Elsa Cordero Martínez es la que sigue mandando en el Poder Judicial de Tlaxcala.

Sin título-9

Si existió alguna expectativa de cambio o de transformación del TSJE con la llegada del poblano Héctor Maldonado Bonilla a la presidencia de ese poder, ésta se fue a la basura cuando se comprobó que el magistrado es la marioneta de Elsa Cordero.

Incapaz de asumir el control del Poder Judicial en Tlaxcala una vez que fue designado como presidente a principios de este mes, el marianista Maldonado Bonilla demostró que lo suyo es obedecer y que será el mejor instrumento para que la ex presidenta del TSJE mantenga el control y los privilegios que compartió en los últimos dos años con un reducido séquito.

Como funcionario en el gobierno del hacendado Mariano González Zarur nunca mostró personalidad o un dote de liderazgo, por lo que Héctor Maldonado siempre fue catalogado como un toro manso y castrado que no daría problemas, porque lo suyo es la obediencia y la sumisión.

Sin dimensionar que su llegada a la presidencia del TSJE se la debe a los marianistas y no la frívola Elsa Cordero, el magistrado Maldonado no pierde oportunidad para consentir y apapachar a su antecesora. Por esa razón decidió dejar en sus puestos a los recomendados de la magistrada para que sigan cobrando sus jugosos salarios, con lo cual la soberbia abogada garantiza el control del Poder Judicial.

Como secretario Ejecutivo del Tribunal se mantiene José Juan Gilberto de León Escamilla, en la Tesorería Floriberto Pérez Mejía y en la Contraloría del TSJE María de Lourdes Parra Carrera.

En la dirección de Recursos Materiales sigue Julieta Sánchez Rojas, como jefa de la Unidad de la Mujer permanece, Erika Cortés Zamora, en la dirección de Recursos Humanos, Judith Marqués, en la dirección del Archivo el marianista Mauricio Rugarcia y en la secretaría particular a una tal Monserrat.

Y para tener a todos contentos, Elsa Cordero antes de irse logró sumar a su selecto grupo a la representante del Poder Ejecutivo ante el Consejo de la Judicatura, Mildred Murbatian Aguilar, quien olvidó sus ímpetus fiscalizadores cuando su marido Miguel Ángel Sánchez Hernández fue contratado como jefe de Inventario del TSJE.

El magistrado Héctor Maldonado no trascenderá como presidente y su gestión será una prolongación más de los excesos cometidos en los últimos años. La verdad es que el papel de marioneta lo desempeña muy bien, ni hablar.

Sigues las simulaciones

De no existir algún cambio, será un compadre del ex gobernador Mariano González Zarur el que finalmente ocupe la contraloría interna del Instituto Tlaxcalteca de Elecciones.

Aunque en este segundo proceso que lleva a cabo el Congreso del Estado para elegir a ese funcionario se inscribieron más personas, la realidad es que los dados se encuentran cargados a favor de Mario Sánchez Domínguez, ex director Administrativo de Cobat.

Patricia González Rojas, ex directora de Recaudación, Enrique Huitrón Sánchez, quien demandara a la CEDH por despido injustificado y Fernando Zamora González, responsable de una Unidad de Transparencia sólo son comparsas de un proceso legislativo que no tendrá credibilidad.

Meade y el PRI en Tlaxcala desangelados

.

El precandidato ciudadano del PRI a la presidencia de México José Antonio Meade Kuribreña simplemente no puede despegar, lo cual resulta preocupante porque los días pasan y su nominación sigue sin prender a los electores, quienes en su gran mayoría consideran a Andrés Manuel López Obrador como la mejor opción para ganar las elecciones de este año.

1bdb92c4-b069-4438-9264-28cb62c90a9f

Un PRI selectivo y sin verdaderos operadores políticos fue el que llegó al salón Joaquín Cisneros el pasado viernes a arropar al precandidato ciudadano a la presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, lo cual no es buena señal si en realidad ese partido junto con sus aliados pretende superar los 250 mil votos que requiere para disputar el Senado y la elección presidencial en Tlaxcala.

Aunque los escribanos oficiales hablan de que el ex secretario de Hacienda conquistó a los priistas tlaxcaltecas, lo cierto es que la gran mayoría de personas que acudieron al evento oficial encabezado por el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez eran servidores públicos de la administración estatal y de algunos ayuntamientos, quienes fueron obligados a asistir como porristas del precandidato.

A los auténticos militantes y operadores que acudieron por voluntad propia no se les permitió la entrada al recinto, pues alguien tuvo la brillante idea de aplicar un filtro para impedir que se colaran priistas identificados con otra corriente política diferente a la que hoy detenta el poder en el estado.

La burocracia estatal que asistió al evento buscó a los reporteros para dejar sentir su malestar no sólo porque fue obligada a echar porras en su periodo vacacional, sino porque su aguinaldo fue recortado sin ninguna explicación oficial. Con ese trato que recibimos no nos pueden pedir que respaldemos al PRI y a sus candidatos en los comicios de julio, fue la queja recurrente que externaron.

Los discursos fueron en exceso triunfalistas y sin perder el estilo priista hicieron referencia a realidades que sólo los dirigentes y gobernantes emanados de ese partido ven en el estado y a nivel nacional.

El mandatario estatal Marco Mena aseguró que el PRI ganará Tlaxcala y desdeño a la oposición. Ya se involucró abiertamente en el proceso electoral y sobre él recaerán los triunfos, pero también las derrotas.

José Antonio Meade sigue sin crecer y mantiene una enorme mediocridad. Simplemente tuvo temor de mencionar por su nombre a su amigo el ex gobernador Mariano González Zarur y recurrió a datos falsos en materia de seguridad.

El ex funcionario federal en gobiernos panistas fue incapaz de poner un tema propio en la agenda mediática y como ya es costumbre recurrió a la descalificación del Frente integrado por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano para defender la Ley de Seguridad Interna y así ganar nota en los medios nacionales.

Lo que cada vez es más notorio es que el precandidato priista debe recurrir a su esposa Juana Cuevas Rodríguez para tratar de ganar simpatías en eventos priistas y entre ciudadanos, sin embargo alguien debería decirle a Meade Kuribreña que los mexicanos votan por un presidente, no por una pareja presidencial.

O si de plano la esposa es más brillante, carismática e inteligente que José Antonio Meade, entonces que el PRI y sus aliados registren a la mujer como su candidata y que su marido regrese a ser el funcionario honesto que dicen siempre ha sido, porque su precampaña no enciende ni emociona a nadie.

Con esa mediocridad del PRI y su precandidato difícilmente darán pelea a Andrés Manuel López Obrador y a los candidatos de Morena en Tlaxcala.

Sólo la ASF ve la corrupción de Mariano González

.

En daño patrimonial del gobierno de Mariano González Zarur acumulado en los dos últimos años de su administración suman casi los mil millones de pesos, sin embargo no existe ningún procedimiento legal para sancionar a los ex funcionarios estatales que junto con el hoy ex mandatario son responsables de esos presuntos actos de corrupción que quedarán impunes.

manchis el impune

 

Si las cifras revelan o no la tremenda voracidad que mostró Mariano González Zarur durante el último año de su gobierno es otra cosa, sin embargo es un hecho que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró un daño patrimonial superior a los 200 millones de pesos cometidos a lo largo del 2016.

De acuerdo con los reportes de la ASF, la administración del hacendado gobernador pagó a 2 mil 900 empleados de los Servicios Educativos 156 millones de pesos de más y se comprobó que el ex mandatario ordenó la compra de bienes y servicios de forma directa por 45.9 millones de pesos sin que los funcionarios estatales responsables elaboraran la documentación que respaldara las adjudicaciones o licitaciones.

Según la información disponible, González Zarur y su secretario de Educación Pública, Tomás Munive Osorno pagaron 30 contratos de honorarios en los Servicios Educativos por 2.2 millones de pesos, sin que hubiera una relación laboral con la administración estatal.

Resulta que la pasada administración no presentó documentación correspondiente a los procedimientos de adjudicación de servicios adquiridos por 21.5 millones de pesos y tampoco elaboró un dictamen que aprobara la excepción de llevar a cabo licitaciones públicas que terminaron en 10 invitaciones a cuando menos tres proveedores que se supone fueron beneficiados con los contratos. También se ubicaron 32 adjudicaciones directas con irregularidades que sumaron 8.1 millones de pesos.

A estos más de 200 millones de pesos observados por la ASF hay que agregar los 743 millones de pesos que aún están pendientes por comprobar y que corresponden al ejercicio fiscal del 2015 del gobierno de Mariano González.

Lo lamentable es que nadie vio la corrupción rapante que prevaleció en el sexenio del hacendado gobernador. Los legisladores locales y federales se muestran indiferentes ante el descarado saqueo que hubo y la actual administración estatal ha optado por cargar el muerto y tapar los hoyos financieros heredados antes que iniciar un procedimiento legal para sancionar los excesos y abusos de Mariano González y su pandilla de vivales.

El ex mandatario goza de total impunidad y lo que es peor es que ya se prepara para regresar y tratar de recuperar el poder que perdió. Sólo espera que su amigo José Antonio Meade Kuribreña sea confirmado como candidato del PRI a la presidencia de México para volver a gritar y mandar y revivir al poderoso Mariano que todo mundo teme.

Si hoy en día la actual administración no puede o no quiere castigar la corrupción del pasado gobierno, difícilmente sancionará cualquier práctica similar que se esté realizando en estos momentos, o no.

 

El cinismo de Arnulfo Arévalo

La ausencia de argumentos y de capacidad se hizo presente en la persona que hoy ostenta la presidencia de la mesa directiva del Congreso del estado, el diputado priista Arnulfo Arévalo Lara, quien tiene bajo su responsabilidad el caso del ex magistrado Fernando Bernal Salazar.

Ante el grave problema que implica la negativa del Congreso local de resolver la ratificación o no del ex magistrado, Arnulfo Arévalo trató de introducir el tufo de la corrupción en el caso al declarar que hubo ofrecimiento de dinero a algunos diputados locales para avalar la reincorporación de Bernal Salazar al pleno del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

Sin aportar más elementos o nombres, el diputado dejó entrever que ese es uno de los motivos por los cuales el Congreso del estado no ha podido cumplir con el fallo de un juez federal, situación que resulta grave porque puede ser que también se haya ofrecido dinero para que los legisladores aceptaran la no ratificación de Fernando Bernal porque nadie se explica cómo le hizo el PRI para convencer a sus aliados (Nueva Alianza y Partido Socialista) de ir juntos en ese tema si estaban hace unos días casi al punto del divorcio.

Para terminar le cuento que la Feria de Tlaxcala 2017 cumplió. Tuvo cosas buenas y malas que sin duda servirán para organizar mucho mejor la próxima edición. El único escándalo que se registró fue el protagonizado por el magistrado Héctor Maldonado Bonilla, quien estando acompañado de los hermanos Temoltzin Carreto recibió tremendos gritos de su esposa, quien al parecer no le gustó algún comentario porque su malestar traspasó las paredes del restaurante La Botica un viernes a eso de las 22 horas.

Pronto despertará la estructura priistas ligada a Manchis

.

La inminente designación del próximo candidato del PRI a la presidencia de México es esperada con mucha atención en Tlaxcala, pues si se confirma que el actual secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, resulta el elegido, el grupo del ex gobernador Mariano González Zarur recibirá oxígeno puro para revivir y pelar posiciones en el 2018.

 pri

La estructura priistas que dejó Mariano González Zarur y que permanece aletargada en la actual administración pronto podría dar señales de vida, sin embargo ésta difícilmente se someterá al círculo de influencia que dice tener el actual líder del PRI en Tlaxcala, Florentino Domínguez Ordoñez.

 Sólo espera que se confirme la inminente nominación en el PRI de José Antonio Meade a la presidencia de México para dedicarse a trabajar por él y los candidatos que Mariano González decida apoyar para el Senado y las diputaciones federales y locales.

Florentino Domínguez nunca pudo convencer a la estructura priista montada en el gobierno del estado de sumarse al nuevo proyecto, porque los funcionarios y empleados que operaron en la última elección donde el PRI logró retener la gubernatura se sienten desplazados y traicionados.

A nivel nacional el PRI no visualiza ningún conflicto serio en Tlaxcala al momento de repartir las posiciones que estarán en juego en los comicios del próximo año, ya que en su radar sólo tiene registrados dos grupos con fuerza y capacidad para exigir candidaturas. Uno lo encabeza el actual gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez y el otro el ex mandatario Mariano González.

 Y aunque ambos grupos han mantenido las formas, la realidad es que mantienen una disimulada disputa por las candidaturas al Senado. El primero busca apuntalar a la actual secretaria de Gobierno, Anabel Alvarado Varela, mientras que el segundo impulsa a su hija y actual delegada de la Sedesol, Mariana González Fullon.

 Faltan pocos días para que el hacendado empiece a mover sus piezas en este juego de ajedrez. Veremos si tiene la fuerza y la habilidad para imponer sus deseos y caprichos como lo hizo en el último año de su gobierno.

Oposición se alista para dar otro coscorrón al PRI en el Congreso

Será mañana jueves cuando el caso del ex magistrado Fernando Bernal Salazar sea nuevamente puesto a discusión en el pleno del Congreso local, donde los priistas comandados por Mariano González Aguirre y Arnulfo Arévalo Lara harán hasta lo imposible por evitar la ratificación del abogado como miembro del Tribunal Superior de Justicia del Estado.

 Sin embargo, la oposición que hace unos días logró aprobar la ley para entregar uniformes escolares a los estudiantes de educación básica con el rechazo del PRI está convencida que lo mejor es evitar un conflicto con el Poder Judicial de la Federación, de ahí que al parecer podrían lograr los votos necesarios para ratificar a Bernal Salazar como magistrado.

 Los diputados panistas y perredistas ya comprobaron que no hay ningún elemento que impida la confirmación de Fernando Bernal como integrante del TSJE, por lo que tendremos que esperar hasta mañana para saber si el PRI logra su propósito o si la oposición vuelve a vencer a los priistas.

 Se valen las apuestas.

Mariano, un líder sin fuerza en el Congreso local

.

Mariano González Aguirre ya entendió que no es lo mismo ejercer el poder siendo hijo de un gobernador que ser un diputado más en el Congreso del estado, pues sus dotes de operador político que presume tener simplemente no le alcanzaron para evitar que diputados de oposición apoyados por algunos aliados del PRI hagan travesuras.

señorio

Algo tendrá que realizar el jefe político en el estado para evitar que cosas se descompongan más al interior del Congreso local, porque el responsable de tener el control en el Poder Legislativo ha fallado repetidamente al permitir que la oposición apruebe reformas que afectarán al gobierno.

De Mariano González Aguirre, hijo del ex gobernador Mariano González Zarur, se esperaba más como diputado local y presidente de la Junta de Coordinación y Concertación Política, pues a lo largo del sexenio de su papá disfrutó ejercer el poder, sin embargo es obvio que aprendió muy poco de ese talento que sólo unos cuantos políticos logran asimilar y desarrollar con éxito.

El primer fracaso del bisoño político fue cuando la oposición encabezada por el diputado perredista Alberto Amaro Corona logró hace unos meses reformar el Artículo 299 del Código Financiero para el Estado de Tlaxcala y sus Municipios para quitarle al Poder Ejecutivo el control sobre el destino de los recursos excedentes y regresar al anterior esquema que permitía al Poder Legislativo y Judicial tener participación de esos fondos.

A finales del sexenio de Mariano González Zarur la anterior legislatura aprobó una reforma al mencionado código para otorgar al gobernador en turno la potestad de decidir en dónde y en qué se gastarían los recursos excedentes que tuviera el estado de Tlaxcala, cambio legal que Mariano González no pudo mantener porque su soberbia no le permitió ver que su liderazgo es endeble.

El más reciente descalabro de Mariano González se registró ayer en la sesión ordinaria del Congreso del estado, donde los diputados de oposición junto con los legisladores aliados del PRI –J Carmen Corona y Sandra Corona (Panal), Agustín Nava (PS) y Yazmín del Razo (Independiente)- se juntaron con los del PAN, PRD, PAC, Morena y PT para aprobar una ley que obligará al gobierno estatal entregar uniformes escolares gratuitos a los estudiantes del nivel básico a partir del ciclo escolar 2018-2019.

González Aguirre no pudo o no quiso frenar dicha iniciativa que afectará las finanzas de la actual administración estatal, ya que para poder cumplir con esa obligación las autoridades tendrán que disponer de por lo menos 200 millones de pesos que implicará la compra de falda o pantalón, blusa o camisa, suéter y calcetas o en su caso ropa deportiva.

La propuesta realizada por los diputados de Nueva Alianza que hoy se encuentran distanciados del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez nunca explica de dónde saldrán esos recursos, por lo que la oposición en el Congreso local aprovechó la falta de operación política del PRI para avalar dicha ley que sin duda repercutirá en las finanzas públicas.

Al gobierno de Mena Rodríguez le está saliendo muy cara su postura de no entregar los 25 millones de pesos que su administración debió depositar al Congreso local para llevar diferentes obras de mantenimiento al inmueble, pues los diputados saben que parte de esos recursos serían destinados para ellos y por eso no han tenido empacho en demostrar que están molestos con el Ejecutivo.

Lo de ayer es un mal antecedente que sin duda debe preocupar, ya que la designación del fiscal anticorrupción se puede entrampar, así como el nombramiento de los dos magistrados que integrarán el Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala y la aprobación de las leyes secundarias del Sistema estatal Anticorrupción.

El PRI requiere con urgencia de un operador en el Congreso del estado que garantice el control de ese poder, porque está comprobado que Mariano González Aguirre reprobó en esa encomienda que le entregó su amigo el gobernador Marco Mena.

La evidente corrupción marianista que nadie ve

.

El exceso de confianza y la soberbia fueron los elementos que llevaron al gobernador Mariano González Zarur a cometer sendos errores en la compra de equipo de cómputo que demuestran la enorme corrupción que prevaleció en su administración, la cual fue documentada por la agrupación Versus Corrupción.
coyoteslocos
Aunque aquí nadie quiere hablar ni investigar los presuntos actos de corrupción en que incurrió el gobernador Mariano González Zarur y su amigo el empresario Rafa Torre Mendoza, dueño del Grupo Providencia, el caso preocupó de más al hacendado que podría ver frustrados sus sueños de regresar al poder en una posición privilegiada si es que en los próximos días se confirma la candidatura de José Antonio Meade Kuribreña a la presidencia de México por el PRI.

Sólo un ciego no podría ver las múltiples irregularidades cometidas en la licitación y en la entrega de tabletas electrónicas que se llevó a cabo en los últimos meses del año pasado cuando el hacendado estaba por concluir su mandato.

La agrupación Versus Corrupción documentó el tráfico de influencias, la revelación de información privilegiada al empresario Rafa Torre, los sobreprecios y la adquisición de equipo obsoleto, sin embargo ningún diputado local o federal y ninguna autoridad estatal decidió hablar sobre el asunto que involucra a González Zarur.

El caso que implicó más de diez meses de investigación seguirá siendo documentado y en breve la agrupación civil presentará las denuncias penales ante las instancias correspondientes para que se abra una investigación y se proceda a deslindar responsabilidades.

Por lo pronto, José Antonio Meade deberá repensar si mantienen en su grupo al ex gobernador tlaxcalteca, pues uno de los atributos que tiene el actual secretario de Hacienda es su trayectoria que está ajena a escándalos y a actos de corrupción.

Si bien la prensa nacional no le ha dado importancia al caso de corrupción de las tabletas electrónicas de Tlaxcala, no dude que éste sea retomado si Mariano González y el empresario Rafa Torre aparecen apoyando a Meade Kuribreña en sus aspiraciones presidenciales.

No hay que olvidar que hace unos días Mariano González regresó de sus vacaciones que compartió con miembros de la familia Torre en el pueblo de Ruenes, una comunidad autónoma del Principado de Asturias, España.

Los señalamientos de corrupción que recaen en Rafa Torre y sus empresas La Casa de los Sueños y Grupo Providencia son graves, sin embargo la actual administración estatal parece que quiere seguir manteniendo una relación con esa marcas que tarde o temprano terminarán pegándole en su imagen.

Con esos antecedentes, resultará muy cuestionable que el gobierno del estado decida concretar la ampliación del estadio Tlahuicole donde juegan Los Coyotes de Tlaxcala, pues como se sabe ese equipo de futbol lo controla Rafa Torre en sociedad con el Club Pachuca.

En Tlaxcala existen otras prioridades y valdría la pena que el dinero programado para la ampliación del mencionado inmueble mejor se canalizara a otras acciones, porque de lo contrario se reforzará la idea de que se quiere seguir beneficiando a un empresario de dudoso prestigio.

Yo dudo que el actual gobernador le deba algo a Rafa Torre, de ahí que no me explico porque seguir consintiendo a ese empresario.

Y las escrituras del Centro de las Artes, apá

.

Pese a la inversión millonaria que se hizo en ese inmueble, la realidad es que el Centro de las Artes  que la administración de Mariano González Zarur construyó en Apizaco carece de escrituras, por lo que nadie se explica cómo los diputados avalaron esa obra que se mantiene en litigio y que podría perderse.  

 centro de las artes

Un claro ejemplo de que los diputados y el Órgano de Fiscalización Superior simularon en la revisión de la cuenta pública del último año de gobierno de Mariano González Zarur, es el problema legal que enfrentan las autoridades estatales por la posesión del inmueble donde se construyó el Centro de las Artes en Apizaco.

 Resulta que sin tener la certeza de esa propiedad, el caprichoso hacendado que al inicio de su administración se mostró como  enemigo de las obras monumentales, pero que casi al final decidió llevar a cabo una para que su gobierno pudiera ser recordado, ordenó la inversión de más de 500 millones de pesos para adaptar la ex fábrica textil de San Luis Apizaquito en un moderno lugar donde se desarrollarían actividades artísticas y culturales.

 Hasta donde se sabe, la familia Solana habría donado ese inmueble al gobierno del estado, sin embargo esa acción fue de palabra porque nunca se plasmó en una escritura que permitiera a la administración de González Zarur presumir la posesión legal de esa propiedad.

 El actual titular del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Juan Antonio González Necoechea, no se cansa de mostrar su preocupación y contar a todos que la inversión millonaria realizada por su tío Mariano González en dicho espacio está en riesgo porque no tienen las escrituras de la propiedad.

 El año pasado cuando los trabajos del Centro de las Artes se encontraban avanzados, el gobierno del estado fue notificado de la existencia de un juicio sucesorio testamentario reivindicatorio que promovieron unas personas que reclamaron la propiedad de la ex fábrica de San Luis Apizaquito, por lo que la administración estatal inició la defensa para tratar de demostrar que el inmueble ya era suyo.

 Los detalles del mencionado juicio los conoció a detalle la ex consejera jurídica María Benita Inés Bonilla Sosa, quien fue la responsable de atender ese asunto legal. Su primera sorpresa fue al comprobar que no había escritura y que la supuesta donación nunca se había plasmado en un instrumento notarial.

 Desconocemos que argumentos jurídicos utilizó la ex funcionaria para acreditar la posesión del inmueble, pero lo que es un hecho es que Mariano González cometió el mismo error que el ex alcalde Adolfo Escobar Jardínez, quien realizó una obra pública sin tener los documentos legales de los terrenos como sucedió con el polideportivo “Carlos Castillo Peraza”.

 Aunque el Centro de las Artes fue una obra financiada con recursos propios del gobierno del estado, lo que parece increíble es que ni la Contraloría del ejecutivo ni el Órgano de Fiscalización Superior hayan detectado que la administración pasada invertía más de 500 millones de pesos en un predio que carecía de escrituras.

 El mencionado centro fue inaugurado oficialmente el pasado 22 de diciembre del año pasado, por lo que los expedientes fueron cerrados a finales del 2016, pero lo curioso es que nadie observó ese pequeño detalle que no mereció ni una observación en la cuenta pública de ese año que recientemente aprobaron los diputados locales.

 Si detalles como este que implican más de 500 millones de pesos son ignorados, no me imagino que otros pequeños aspectos tampoco fueron observados.

 Lo que le falló al hacendado gobernador fue recurrir a las mañas de Sergio Cuauhtémoc Lima López, director de Notarías y Registros Públicos, porque en eso de es especialista en registrar poderes falsos quien da y se aventaba el truco de otorgar escrituras al Centro de las Artes, o no.

 

Quién o quiénes obstaculizan la ceremonia de Mena

.

Resulta criticable que sean los mismos funcionarios de la actual administración los que obstaculicen la ceremonia donde Marco Antonio Mena Rodríguez rendirá protesta como gobernador de Tlaxcala.

inferno

En los últimos días la tensión entre el equipo de Marco Antonio Mena Rodríguez y el que  comanda  el Oficial Mayor Ubaldo Velasco Hernández ha crecido, pues pareciera que el aún mandatario Mariano González Zarur quiere influir en la logística, lista de invitados y otros detalles de la ceremonia donde el primero asumirá el control del gobierno de Tlaxcala.

Resulta que la actual administración del hacendado gobernador fue la encargada de contratar algunos servicios que serán requeridos para el evento del próximo domingo, situación que le dio el pretexto a los manchifuncionarios para tratar de cambiar la planeación que ya tenía el equipo del gobernador electo.

De entrada, se sabe que la lista de invitados habría sido alterada por instrucciones de Ubaldo Velasco. También hay personas que aún no reciben su invitación a la ceremonia oficial porque por una extraña razón sus pases se perdieron.

La logística de la toma de protesta busca ser alterada por manchifuncionarios que también son muy cercanos al diputado electo Mariano González Aguirre. En una revisión de los avances, esos “especialistas” en ceremonias oficiales pretenden cambiar el escenario, incluir más luces y otros detalles que rompen con la planeación previamente autorizada por Marco Antonio Mena.

Testigo de esos excesos cometidos por el grupo del mandatario estatal es Carlos Villanueva, quien es la cara visible del equipo de Marco Antonio Mena  para verificar que todo se haga de acuerdo a lo originalmente planeado.

Pareciera que Mariano González se resiste a dejar el poder y aún no entiende que su luz dejará de brillar el 1 de enero del 2017. Es muy probable que la ceremonia donde Marco Antonio Mena asuma el control  del estado sea mejor a las que el hacendado tuvo durante su gobierno, situación que desde ahora lo irrita porque sin duda marcará una diferencia y una sana distancia que será inevitable.

Si Marco Antonio Mena va a permitir o no los cambios que  le pretenden imponer no lo sé, sin embargo  lo que le puedo decir es que esos excesos de los manchifuncionarios no han caído nada bien en el equipo del gobernador electo,  el cual lleva anotadas todas las afrentas que ha sufrido y los responsables de las mismas.

Saben que en unos días más el balón caerá de su lado y entonces las condiciones serán diferentes, porque las únicas órdenes que se ejecutarán serán las del nuevo gobernador de Tlaxcala, quien tendrá a su lado tres voces que influirán en su forma de ejercer el poder.

La ruptura entre Marco Antonio Mena y Mariano González es inevitable y natural. Los más optimistas hablan de que se dará en un año y ocho meses, pero los pesimistas aseguran que iniciará con la designación de los funcionarios de primer nivel y cuando los recomendados por el hacendado no sean incluidos en el nuevo gobierno.

Muy pronto  se dejará de hablar de Mariano González, un gobernador que simplemente está para el olvido.